Topic:

Concretar objetivos y cómo alcanzarlos

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Con los datos de exportación de 2019 en la mano, ya podemos aseverar que no ha sido un buen año para nuestro comercio exterior en lo referente al sector vitivinícola. Perder un 8% del valor con respecto al año anterior, hasta alcanzar los 2.690,64 M€ en el total de vinos, o un 8,8% si tenemos en cuenta mostos, vinagres y aromatizados, en cuyo caso el total del valor alcanza los 3.014,71 M€; es una pésima noticia, si tenemos en cuenta que nuestro volumen aumentaba un 6,5% y 6,2% respectivamente, hasta situar en 21,242 Mhl los vinos y 27,099 Mhl el total de productos vinícolas.

El porqué de lo sucedido es bastante fácil de imaginar, máxime cuando llevamos muchas campañas evidenciando que cualquier modificación en el volumen de exportación tiene una repercusión, muy similar, pero con signo contrario en el valor. Consecuencia de ello, una fuerte alteración en los precios unitarios que, con un descenso del 13,6% nos devuelve a valores muy parecidos a los del 2017, con un precio medio entonces de 1,24 €/litro frente al 1,27 de este año, o los 1,12 €/litro vs. 1,11 para el conjunto de productos.

Con estas cifras, no parece muy arriesgado afirmar que nuestro vino, en términos generales, se comporta como una especie de commodity, fuertemente sujeto a los vaivenes de la producción y con un escaso valor añadido que le permita disfrutar de la necesaria estabilidad en los precios para generar verdadero valor añadido.

Cierto es que no todos los productos que componen nuestra cesta de exportación han tenido el mismo comportamiento en sus precios; y que, frente al descenso del 28,6% que han soportado los vinos a granel, tenemos apenas una caída del 3,6% en los envasados. Siendo los tintos con D.O.P. y envasados los únicos que presentan crecimiento (del 2,8%), con un precio unitario en 3,9 €/litro. Dándose la paradoja de ser el mayor precio al que vendemos y con un crecimiento constante en la última década. Luego, podemos concluir que no es el precio lo que justifica la alta variabilidad de nuestras exportaciones.

A continuación, información para suscriptores.

¡Basta ya!

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Han tenido que salir a la calle agricultores y ganaderos con sus tractores y pancartas reclamando un trato justo para sus productos para que el Gobierno se haya puesto manos a la obra y adoptado una serie de medidas encaminadas a evitar la venta a pérdidas y garantizar la existencia y cumplimiento de los contratos.

La tan cacareada cadena de valor, con la formación teórica de los precios, desde el origen hasta el consumidor, se sabe, desde el primer momento de su puesta en marcha, que no era más que una falacia. Una aspiración con la que los diferentes gobiernos han querido justificar su inoperancia en el camino a la ruina de nuestros agricultores y ganaderos y el consecuente vaciado de nuestra España rural.

Ahora, “aseguran” que con esta reforma no se realizará venta alguna en origen que no vaya acompañada de su correspondiente contrato en el que, figure, entre otras, el precio al que es adquirido el producto por el comprador; cosa que, por otro lado, ya era obligatorio en nuestro sector. Y que este no podrá ser inferior a los costes propios de producción. Sin concretar muy bien cuál será la fórmula para fijar esos costes, ya que todos sabemos, y aquí sí que ya me estoy refiriendo solo al sector vitivinícola, que no son los mismos, ni en todas las regiones españolas, ni para todas las variedades, ni para todos los tamaños y grado de mecanización. Establecer un mínimo puede llegar a suponer un importante agravio comparativo entre diferentes explotaciones.

A continuación, información para suscriptores.

Mercados 04-03-20

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Mercados 26-02-20

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

El vino Baluarte Muscat 2019 seduce con su dulzura a las mujeres niponas

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Por séptima vez. las mujeres de la industria del vino japonesa se  han reunido para calificar los vinos presentados a concurso en el Sakura Japan Women’s Wine Awards. En total 560 juezas de todo el país nipón, que han catado más de 4.000 referencias de todo el mundo. Entre ellos Baluarte Muscat 2019, que ha merecido una medalla de oro.

Un vino de la D.O.P. Navarra, fresco, de disfrute, donde la protagonista es la variedad Moscatel y sus aromas. Baluarte Muscat 2019 es un vino joven, de color amarillo pajizo, muy brillante y limpio. Su aroma es muy intenso, fino, y destacan las frutas de hueso como melocotón, cítricos y un elegante fondo floral. En boca es muy fresco con una entrada amplia marcada por una presencia de cítricos. Su final resulta largo y persistente. En su elaboración, y tras una corta maceración, se obtiene el mosto yema por sangrado, se realiza un desfangado estático y pasa a fermentar en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada durante 10-12 días.

Los premios Sakura comenzaron su historia en 2014 como la primera competición internacional de vinos juzgada exclusivamente por mujeres en Japón. El prestigio de estos galardones ha ido creciendo y en la actualidad se ha convertido en el concurso de vinos más grande e importante de Asía que nació con dos objetivos: aumentar el consumo anual de vino en Japón a 5 litros/persona y ampliar las oportunidades para las mujeres en la industria del vino.