Topic:

ICVV de La Rioja programa el 7 de marzo el seminario ‘Agonistas de ABA, cisgénicos y edición de genomas para aumentar resistencia a sequía'

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El Instituto de Ciencias de la Vid y el Vino (ICVV) programa el martes 7 de febrero, el seminario ‘Agonistas de ABA, cisgénicos y edición de genomas para aumentar resistencia a sequía’, a cargo de Pedro L. Rodríguez. Se celebrará en La Grajera, a las 12.30 horas. La entrada es libre, pero el aforo limitado.

Pedro L. Rodriguez Egea, del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (CSIC-UPV, Valencia), impartirá el seminario a las 12.30 horas en el Salón de Actos del ICVV en La Grajera.

Esta actividad forma parte del ciclo de seminarios que organiza el Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV) es un centro de investigación fundado por el Gobierno de La Rioja, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad de La Rioja.

Pedro L. Rodríguez lidera el grupo de señalización del ABA, con énfasis en el estudio de esta hormona por su potencial biotecnológico para mejorar la tolerancia de las plantas a la sequía y la salinidad.

El grupo de señalización del ABA ha desempeñado un papel clave en el descubrimiento y caracterización de la familia PYR/PYL/RCAR de receptores del ABA y su conexión con las PP2Cs y SnRK2s (González-Guzman et al., 2002; Saez et al., 2004, 2006, 2008, Park y otros, 2009, Santiago et al., 2009a, 2009b, Rubio et al., 2009, Vlad et al., 2009, Fujii et al. 2010, Antony et al., 2012, Gonzalez-Guzman y otros, 2012, Antoni et al., 2013, Merilo et al., 2013; Pizzio et al., 2013).

Algunos de estos trabajos son referencias obligadas en su campo y junto con los resultados obtenidos por otros grupos de investigación han conseguido elucidar la vía de señalización del ABA. Posteriormente, estudios realizados en el grupo han proporcionado información sobre la localización subcelular de los receptores del ABA y han descubierto que las proteínas con dominio C2 relacionadas con el ácido abscisico median la interacción de los receptores PYR / PYL / RCAR con la membrana plasmática (Rodriguez et al., 2014, Díaz et al., 2016).

En cuanto a la regulación transcripcional inducida por el ABA, el grupo ha descubierto una relación entre los complejos de remodelación de la cromatina tipo SWI / SNF y los componentes centrales de la señalización del ABA (Saez et al., 2008, Peirats-Llobet et al., 2016).

También ha contribuido varias estrategias genéticas que mejoran la señalización del ABA como una herramienta valiosa para mejorar la eficiencia en el uso del agua por la planta, lo que ha generado tres patentes.

Entre ellas, la inactivación constitutiva de PP2Cs (Saez et al., 2006), la sobreexpresión de receptores monoméricos del ABA (Santiago et al., 2009a, Gonzalez-Guzman et al., 2014) y la generación de receptores del ABA mutados que mejoran la inhibición de las PP2Cs (Pizzio et al., 2013).

Más recientemente, el grupo ha desempeñado un papel pionero en los estudios que abordan el recambio de los componentes de señalización del ABA, en particular de los receptores y las PP2C (Bueso et al., 2014, Irigoyen et al., 2014, Belda-Palazón et al., 2016; Wu et al., 2016).

Como resultado se ha descubierto una nueva ruta para la degradación endosomal de los receptores del ABA a través de la vía ESCRT (Belda-Palazón et al., 2016, Yu et al., 2016) y hemos identificado una nueva familia de E3 ligasas que median el recambio de las PP2Cs (Wu et al., 2016). Estos artículos son testigos de nuestro progreso en la caracterización fisiológica y bioquímica de la vía de señalización del ABA.

La Ruta del Vino D.O. Utiel-Requena ahonda en la creación de producto y experiencias ‘enogastronómicas’

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

El próximo lunes 6 de marzo tendrá lugar a las 9.00h en la ciudad de Requena, en el Espacio Cultural Feliciano Antonio Yeves, el II Foro de Enoturismo Ruta del Vino D.O Utiel-Requena que, bajo el título “Creación de producto y experiencias enogastronómicas”, pretende reflexionar con diferentes expertos del sector sobre la importancia de la creación de producto y conocer experiencias enogastronómicas ligadas a la cultura del vino

En los últimos años el enoturismo se ha convertido en un dinamizador para la economía de la región, por lo que se enfrente a una serie de retos propios de un sector tan cambiante como es el turístico.

El enoturismo representa una oportunidad para dinamizar y atraer el turismo a la zona, con el consiguiente impulso del desarrollo económico local. Para ello una de las principales acciones es implicar y formar a los diferentes agentes sociales que forman parte de él, pero también concienciar a la sociedad local de la oportunidad de negocio que existe si se desarrolla una estrategia adecuada. En definitiva es necesario impulsar el conocimiento, la formación y la investigación, siendo en este marco en el que ha surgido la organización de este encuentro. Gerentes y propietarios de bodegas, enólogos, comerciales y empresas vinculadas al mundo del vino como los alojamientos tienen oportunidad de debatir y concienciarse de las claves para el desarrollo y la comercialización del sector.

Para que esta iniciativa obtenga los resultados deseados, la Ruta ha elaborado un programa que gira en torno a tres grandes bloques.

En el primero de los bloques,  “Innovación en la creación de productos enoturísticos”. En el que intervendrá Manel Colmenero, creador y director de Ociovital

El segundo bloque se centrará en la importancia de “Creación de eventos gastronómicos como estrategia de visibilidad en la restauración”, y lo hará de la mano de Miguel Rives, director de Gastro Agencia y Comunica2.

Un tercer bloque, se dará a conocer “El papel de las Rutas del Vino de España como creadoras de producto”, en el que intervendrán Sara García, gerente Ruta del Vino Ribera del Duero; y Mª Jesús Gil Cantos, Jefe Área Oficina de Promoción Turística Instituto de Turismo de la Región de Murcia.

Una vez finalizadas las intervenciones se abrirá un tiempo de debate entre ponentes y asistentes para compartir impresiones y extraer las principales conclusiones con lo que se dará por finalizada la jornada.

Aquellas personas interesadas en asistir pueden inscribirse gratuitamente en www.rutavino.com donde pueden ampliar la información y consultar el programa completo.

Argentina espera una vendimia de entre 18,8 y 20,8 millones de quintales de uva (+9%/+20%)

 Publicado el por Paola Perticarari (colaborador)

Argentina.

  (photo: )

Argentina.

El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) argentino dio a conocer su segunda estimación de producción de este año 2017. Teniendo en cuenta que ya se ha iniciado la vendimia y que se han podido observar variables en cuanto a cómo se ha presentado el clima y el comportamiento de las primeras semanas, los datos del segundo informe, en general conllevan diferencias en relación al primero, presentado a fines del año pasado.

De este modo, ahora se estima que la cosecha reunirá un total comprendido entre los 18,79 millones y los 20,75 millones de quintales de uva, esta última cifra es la calculada en condiciones ideales. Recordemos que en el primer pronóstico, estas cifras fueron mayores y oscilaron entre 20,17 y 22,34 millones de quintales.

A continuación, información exclusiva para suscriptores.

Aproximación a los costes de la viticultura en Portugal

 Publicado el por Marc Barros (colaborador)

Portugal. (photo: )

Portugal.

La mano de obra es el principal coste de las actividades de viticultura, pero en la región del Douro es aproximadamente tres veces superior al Alentejo. Fuentes del Instituto de los Vinos de Douro y Porto (IVDP) señalan que “la mano de obra representa aproximadamente el 70-80% del coste total, ya que se trata de viticultura de montaña”. Eso porque en el Douro la mecanización “es residual”. “No se aplica tan rápido como se desea y, por lo tanto, es necesario recurrir al trabajo manual”, explicó a SeVi un productor de la región. En el Alentejo, dependiendo de las zonas, “los niveles de mecanización alcanzan el 50% en algunos casos y están aumentando”.

A continuación, información exclusiva para suscriptores.

El maratón de ‘anteprime’ toscanas de 2017

 Publicado el por John Umberto Salvi (colaborador)

Anteprima del Vino Nobile di Montepulciano. (photo: )

Anteprima del Vino Nobile di Montepulciano.

Este año, el maratón arrancó de forma pausada, puesto que llegué un viernes y mi primera cata fue el sábado. Por tanto, tuve tiempo de tomar aire, relajar mi paladar y prepararlo para los cientos de vinos que estaban por venir.

11 Tuscan Consortia

El sábado siguiente a mi llegada se celebró la cata de 11 de los 16 Consorzios de Toscana y tuvo lugar en la inmensa Fortezza da Basso, en Cavaniglia. Compartimos la fortaleza con una feria de moda y aunque había centenares de vinos, solo ocupamos una pequeña parte de su superficie en una sala inmensa.

Los 11 consorzios representados fueron: Morellino di Scansano, Montecucco, Maremma Toscana, Cortona, Carmignano, Valdarna di Sopra, Bianco di Pitigliano e Sovana, Orcia, Val di Cornia e Isola d’Elba. Los cinco que faltaban para tener a todos fueron: Chianti, Chianti Classico, Vino Nobile di Montepulciano, Vernaccia di San Gimignano y Brunello di Montalcino-Sant’Antimo.

Cada consorcio contaba con su propio expositor y su propia lista de vino y los catadores teníamos la libertad de probar lo que quisiéramos todo el día. A las 11.00 horas se celebró una ponencia con Marco Remaschi (consejero regional de Agricultura en la Toscana). Realmente no fue a ninguna parte y el debate sobre la política proteccionista de Trump no nos hizo más sabios. Sin embargo, la participación fue muy elevada. La comida que se sirvió fue sencilla y la tomamos de pie y a las 15.00 horas tuvo lugar una cata de un vino de cada uno de los 11 consorzios presentes. La dirigió la sumiller profesional Klaus Davi, pero lamentablemente no lo hizo sombra a las dos catas tan brillantes del último año. ¡La sumiller encontró la misma mezcla de fruta, flores y especias en todos los vinos!

La añada 2016 tiene pinta de haber sido entre buena y muy buena. Tuve una larga conversación con Beatrice Contini Bonacossi, de Tenuta di Capezzano, en Carmignano, que piensa que fue mejor que la de 2015 puesto que no tuvieron ni podredumbre ni mildiu en absoluto y las uvas llegaron con una sanidad perfecta. En general, buen tiempo, lluvia suficiente como para evitar el estrés hídrico y vendimias bajo buenas condiciones dieron como resultado una materia prima perfecta. Los vientos alejaron el riesgo de podredumbre. Son vinos orgánicos, pero este año las viñas no necesitaron ningún tratamiento especial. Son vinos con un contenido alcohólico elevado, pero elegantes. Muchos otros elaboradores de otras DD.OO. coincidieron con este diagnóstico.

Los productores se mostraron satisfechos, la asistencia fue mayor que la esperada y el resultado fue un éxito atronador.

Por la tarde, tuve la fortuna de ser invitado a una cata especial de 10 añadas por parte de la familia del Marqués Gondi, de Tenuta Bossi, en su maravilloso Palazzo Gondi. Fue en honor de Bernardo Gondi quien ha elaborado ya 45 añadas aquí. Quedó demostrado, sin duda, el potencial de guarda de la Sangiovese, puesto que probamos vinos de hasta el 1972 y todos contenían al menos un 80% de Sangiovese. Tras la cata, una cena deliciosa y unas vistas espléndidas de Florencia desde la terraza del palacio.

Chianti Lovers

Así es como se ha bautizado a la cata masiva programada para el siguiente día (domingo). También en la Fortezza da Basso, pero en una sala diferente. Se centró en la añada 2016 y en los Riserva de la añada 2014. Aquí me reencontré con muchos viejos amigos y conocí a muchos otros. La zona de producción de Chianti se extiende por las provinicas de Arezzo, Florencia, Pisa, Pistoia y Siena. El Chianti no se puede elaborar dentro de la zona controlada y definida como Chianti Classico. Según el caso, al término Chianti se le puede añadir las indicaciones “Colli Aretini”, “Colli Fiorentini”, “Colli Senesi”, “Colline Pisane”, “Montalbano”, “Rufina” y “Montespertoli”. También hay, por supuesto, Chianti Superiore. Chianti alcanzó el estatus de D.O.C.G. en 1984. Los reglamentos, bien diferenciados, de Chianti y Chianti Classico se publicaron en 1996. En todo Chianti, los vinos deben contener al menos un 70% de Sangiovese.

Chianti Lovers.

Chianti Lovers.

Tras hablar con muchos productores, las opiniones que encontré estaban divididas ante la añada 2016. Algunos piensan que fue un año bueno. Giovani Busi, presidente del Consorzio de Chianti, afirmó que 2016 fue una añada “fantástica”. Se elaboraron alrededor de 800.000 hectolitros y tendrán alrededor de 87 millones de botellas para comercializar. En Cantina Salcheto, no obstante, no están de acuerdo. Consideran que un exceso de lluvia en primavera y en la primera parte del verano propició tanto botrytis como mildiu. Julio y agosto sí tuvieron un clima equilibrado, no demasiado cálido, pero seco, lo que secó las podredumbres. En agosto hubo un ataque de polilla del racimo (Lobesia Botrana). Tres tormentas de lluvia en septiembre hicieron que los productores tuvieran que vendimiar mientras que las uvas permanecieran sanas (tercera semana de septiembre). En su opinión, la añada 2016 “no fue en absoluto un desastre”, sino un “auténtico reto”. La media “no será grandiosa”, resumieron. Lo que está muy lejos de “una añada fantástica”.

La comida y la cena fue más una muestra de bocados y porciones que una comida, pero la hospitalidad de los productores fue espléndida. Un total de 158 elaboradores participaron mostrando sus vinos de todas las regiones de Chianti. Durante el día, sus stands fueron visitados por cerca de 3.000 catadores. Muchos también trajeron Vin Santo del Chianti y algunos pocos sus vinos Colli del’Etruria Centrale. La organización fue óptima y eficiente y la cita, otro éxito.

Chianti Classico Collection 2017

Afortunadamente, este año (gracias a una organización muy mejorada) estuvimos los cuatro días en el mismo hotel de Florencia (el renovado y mejorado Michelangelo). Al igual que en los últimos años, lo que se conoce ahora como la Chianti Classico Collection se celebró en la inmensa Stazione Leopolda. Debido a un cambio en el programa, los productores permanecían detrás de sus mesas durante el primer día y no durante el segundo, al contrario que el año pasado. Me vino a la perfección, pues siempre he preferido poder andar libremente y hablar con los productores para recabar información sobre la última añada, en este caso la de 2016.

Chianti Classico siempre ofrece un dossier con mucha e interesante información.

Antes de entrar en el vino, permítanme que haga un ligero repaso al aceite. El año 2016 fue desastroso con mal tiempo, parásitos y mosca de la aceituna, lo que dio como resultado plagas y enfermedades. El Consorcio Olio D.O.P. Chianti Classico afirma que cuenta con 3.042 hectáreas registradas de olivar y 361.813 olivos en 2016. Solo 130.728 litros de aceite se habían embotellado hasta el 31 de enero de 2017.

Volvemos al vino de Chianti Classico. Para mi alegría había 57 muestras de barrica de vinos de la añada 2016 para poder catar. Además, había una multitud de referencias de Chianti Classico y Chianti Classico Riserva D.O.C.G. desde 2015 a 2009 y 87 referencias de Gran Selezione D.O.C.G. para catar de las añadas 2014 a 2009. Este año, en la Stazione Leopolda, 185 bodegas aportaron 676 vinos para catar. Se abrieron 9.000 botellas por 50 sumilleres durante los dos días. 300 periodistas y escritores de vino acudieron a la cita, llegados de 30 países y más de 1.500 expertos llegados de toda Italia. En 2016, se vendieron más de 285.000 hectolitros de Chianti Classico, en lo que ha sido el mejor registro de la última década.

A mediodía del segundo día se celebró una conferencia bajo el título “La importancia de ser… Chianti Classico”. Los ponentes fueron:

Giuseppe Liberatore, director general del Consorzio Vino Chianti Classico

Jean-Marie Barillère y Maxime Tourbart, presidentes del Comité du Vin des Champagnes

César Saldaña, director gerente del Consejo Regulador Vinos de Jerez

Harry Perterson-Nedry, fundador de la Willamette Valley Association (Oregon)

Marco Remaschi, miembro del Consejo Regional de Agricultura y Desarrollo Rural

Bill Nesto, MW, profesor en la Boston University

El tema principal fue la protección de nombres y denominaciones. Bill Nesto demostró cómo toda la promoción hecha por y para Chianti Classico en realidad ha promocionado más a Chianti. Todos los oradores coincidieron en que se debe reforzar la protección de las denominaciones, para evitar que sean usurpadas o mal empleados sus nombres.

Los miembros del Consorzio y su presidente, Sergio Zingarelli, afirman que la añada 2016 “promete ser excelente, empezando por la perfecta condición de las uvas, que llegaron ricas en extracto gracias a unas condiciones climáticas bastante habituales. Los vinos tienen buena estructura. Hubo algo de déficit de precipitaciones durante el envero, pero cualquier rastro de sequía se alivió con las lluvias a finales de agosto y en septiembre. Un clima cálido constante, pero sin picos de calor excesivo (como sí ocurrió en 2015) en el último mes mantuvo el equilibrio y ayudó a las uvas a alcanzar la maduración óptima sin sobremadurar. La amplitud térmica notable entre el día y la noche se traducirá en vinos con aromas de gran calidad y acidez. El alto nivel de calidad potenciará las características de la Sangiovese, rico extracto, antocianos, polifenoles y aromas únicos y muy varietales”.

Chianti Classico Collection.

Chianti Classico Collection.

Se celebraba el 300 aniversario de Chianti Classico y, por tanto, que coincidiera con una buena añada es algo que deseamos todos. Badia di Coltibuono califica 2016 como “un gran año”. “Hubo alguna granizada y se perdió algo de producción, pero las uvas llegaron muy sanas después de un verano cálido, lluvia suficiente y un buen otoño. Ha sido una añada de menor cantidad que en 2015, pero de mejor calidad”.

Por su parte, Castello di Albola señala: “Fue una vendimia corta en Radda a causa de las lluvias durante la floración. El envero se dio perfectamente. Nada de podredumbre o mildiu y una maduración y madurez fenólica constante y excelente. Julio y agosto no fueron excesivamente cálidos y por tanto no hubo estrés hídrico. Un buen manejo de la superficie foliar evitó la humedad y propició racimos abiertos y una manipulación muy delicada ayudó a retener el máximo de color”. Hay que decir que los nuevos clones de Sangiovese ya aportan un color más profundo.

La opinión de Antinori nel Chianti Classico es esta: “La Sangiovese fue especialmente buena en 2016, con excelente acidez, y unos polifenoles dulces y maduros. Las amplias variaciones entre las temperaturas diurnas y nocturnas favorecieron al flavour y el bouquet de los vinos. Fue una vendimia algo tardía, del 25 de septiembre al 15 de octubre. Nada de podredumbre ni de mildiu. Hubo un brote en primavera que se secó por completo en junio. El verano no fue en exceso cálido y no hubo parada en la viña. Los nuevos clones, junto con rendimientos más reducidos están aportando más color e intensidad”.

Castello di Gabbiano afirma: “En 2016 la relación de hollejos y pulpa fue de 50/50, lo que supone menos pulpa que antes. Nosotros utilizamos ahora solo los clones obtenidos de la selección 2000 de Chianti Classico. Una añada buena y elegante. Clima excelente durante la maduración, con maduraciones pausadas lo que conlleva a mucha fruta tanto en nariz como en boca. Esperamos hasta el 10 de octubre para recoger nuestras mejores uvas. Las bayas alcanzaron una maduración tánica completa, suave y sedosa; y las noches frescas conservaron las acideces y la frescura dinámica”.

Por último, Machiavelli (mi héroe) sostiene: “El 90% de los nuevos clones de Sangiovese dan un color más profundo y oscuro. Taninos rugosos y voluminosos, pero maduros. Un gran vino, estructurado y potente, especiado y poderoso. Necesita tiempo y está hecho para envejecer”.

Durante los dos días se sirvió una comida de buffet y la cena de gala se celebró en la Stazione Leopolda la primera noche. Las catas se terminaron demasiado pronto y era tiempo de marcharse. Nos despedimos de la encantadora Silvia Fiorentini, que parece hacerse más joven con el paso de los años y un autobús nos llevó hasta San Gimignano.

Vernaccia di San Gimignano

Llegamos desde Florencia por la tarde y nos alojamos en el Relais La Cappucina, a las afueras de San Gimignano. Un edificio enorme con largos pasillos en los que era muy fácil perderse. A las 18.30 horas, la encantadora Letizia Cesani, presidenta del Consorzio, ofreció una larga y prolija rueda de prensa, que incluyó una presentación igualmente larga por parte de Armando Castagno de su libro sobre la Vernaccia, titulado “Vino, territorio, memoria”. Cada uno de nosotros se llevó uno a casa (y pesa una tonelada). A continuación, se ofreció un cóctel de bienvenida y una comida en el hotel. Los 38 productores participantes se sumaron a nosotros en las mesas y pudimos catar hasta 78 vinos durante la comida.

Al día siguiente, una flota de autocares nos llevó hasta el Museo De Grada de Arte Moderno y Contemporáneo, donde la cata anteprima de Vernaccia se celebró. Algunos de nosotros, los que nos habíamos registrado, ascendimos por calles empinadas hasta el Palazzo Comunale, y aquí hasta la histórica Sala Dante. Rosemary George, una vieja amiga y Master of Wine, pronunció una cata magistral: “San Gimignano frente a La Clape; la Vernaccia y el Bourboulenc (llamado localmente Malvoisie)”.

En ella se cataron seis vinos de cada denominación. Los vinos de La Clape (Languedoc, Francia) fueron escogidos por Rosemary durante una visita a la zona y los vinos de Vernaccia los escogió de entre 107 muestras que le fueron enviadas a Londres. Prácticamente todos fueron excelentes y las descripciones que hizo de ellos fueron magistrales (directas, perspicaces, descriptivas, suficientemente técnicas pero sin adornos innecesarios). Un éxito. Luego bajamos de nuevo al Museo De Grada para las catas.

Puesto que mi principal interés era conocer la última añada, la de 2016, fue una alegría poder catar hasta 38 vinos blancos de Vernaccia de 2016 y hablar largo y tendido con los productores presentes. También había Riservas de 2015 y de añadas anteriores (en total 70 marcas y 100 vinos de añadas anteriores). Tenemos que recordar que este fue el primer vino al que se le asignó el estatus de D.O.C. en 1966, después de 850 años de historia.

La añada de 2016 fue buena aquí. Según informa el Consorzio, un verano seco y ventoso produjo uvas sanas, y vinos equilibrados, totalmente alineados con las características organolépticas de la variedad. Hablé con muchos productores. Tuvieron un invierno húmedo muy provechoso, pero en general el periodo de crecimiento fue más seco que en Chianti. La campaña arrancó con una primavera lluviosa y mal tiempo durante la brotación. Los viticultores tuvieron que aplicar tratamientos semanales.

Algo de lluvia en la primera parte de junio y a finales del mes. Junio y julio fueron bastante buenos y cálidos, de 30 a 35ºC. El verano fue bueno y cálido, pero no excesivo, con la excepción de unos diez días muy calurosos en agosto, y había llovido lo suficiente como para olvidarse del estrés hídrico, especialmente en los suelos más arcillosos. Los vinos son elegantes, los rendimientos fueron buenos y el vino es menos concentrado que en 2015, cuando la producción fue un 30% inferior. Los mejores elaboradores recogieron aproximadamente de 1 a 1,5 kilos de uva por cepa. Las uvas llegaron totalmente sanas y sin rastro de podredumbres o de mildiu.

A un buen agosto le siguió un hermoso y estival septiembre. La vendimia se llevó a cabo desde alrededor del 10 de septiembre y contó con un clima bueno y seco (salvo tres días de lluvia). Un productor me afirmó que recogió sus mejores uvas antes de las lluvias y que tuvo que esperar hasta el día 20 para vendimiar después de las tormentas. Las uvas fueron de tamaño medio y pequeño y el contenido de ácido málico fue muy bajo. La gran amplitud térmica entre las temperaturas del día y de la noche favoreció tanto el flavour y el bouquet. Las acideces fueron excelentes gracias a la frescura de las noches. Encontré narices muy florales y notas de madreselva.

Entrada la tarde tuvimos que finalizar nuestras catas, despedirnos de San Gimignano y tomar nuestros autobuses hasta Montepulciano. La maravillosa Elisabetta Borgonovi cuidó de nosotros tan bien como siempre y estuvo a mano para atender cualquier necesidad. Una visita deliciosa y exitosa.

Anteprima del Vino Nobile di Montepulciano

Llegamos bien entrada la tarde a Chianciano, para alojarnos, como de costumbre, en el Hotel Villa Ricci. Aquí tuvimos tiempo para asearnos antes de ser trasladados a la majestuosa Fortezza di Montepulciano para cenar. Esta cena siempre es una gran cita, con un gran despliegue de platos y una amplia gama de vinos para catar. Solo tienes que pedírselo al sumiller y te llega la botella a tu mesa. Mi sumiller favorito me recomendó un fantástico Vin Santo que estaba en la lista (Ada, de Le Bèrne). Regresamos al hotel en bus.

Al día siguiente se celebró la gran cata, de nuevo en la Fortezza, cuya restauración ya está terminada. Ha sido restaurada de una forma magnífica. Uno tenía la posibilidad de sentarse y catar con servicio de sumiller o caminar alrededor de las mesas de los productores para conversar y catar. Mi esposa eligió la primera opción, yo la segunda. Lo maravilloso de Montepulciano es la fantástica cantidad de información, estadísticas y detalles técnicos que nos proporcionan. Es algo esencial para mí y me encanta. A las 10.30 se desarrolló la presentación de la añada 2016 a cargo del enólogo Emiliano Falsini, en presencia del alcalde Andrea Rossi y del presidente del Consorzio, Andrea Natalini.

El invierno registró temperaturas por encima dela media con muy pocas heladas. La precipitación fue más abundante y por encima de la media, lo que compensó el otoño tan seco vivido. 150 mm se recogieron en febrero. Invierno en general cálido y húmedo. Marzo fue estable, pero con un final de mes muy cálido. Abril también fue caluroso y seco. La brotación de la viña se dio de forma rápida y uniforme entre el 26 de marzo y el 6 de abril. Mayo y junio fueron más lluviosos y fríos que la media, hasta el 21 de junio, cuando las temperaturas se dispararon. Eso generó una considerable presión de las enfermedades criptogámicas. El desarrollo fue lento y normal.

Anteprima del Vino Nobile di Montepulciano.

Anteprima del Vino Nobile di Montepulciano.

La floración empezó el 22 de mayo bajo unas condiciones climáticas muy irregulares, fue prolongada y finalizó alrededor del 15 de junio. El cuajado fue, por tanto, algo deficiente y los racimos dispersos. Julio fue un mes espléndido con lluvia suficiente, gran cantidad de sol y un tiempo muy bueno y cálido, sin superar los 35ºC. El estrés hídrico fue limitado. El envero arrancó en la parte final del mes y también fue prolongado (25 de julio al 24 de agosto).

Agosto fue bueno, con lluvias oportunas el día 6 y tormentas el día 30 (tan abundantes que el tamaño de las bayas creció de forma significante). Esto ocasionó un retroceso adicional a una maduración irregular a causa de la floración tan prolongada y, además, ocasionó brotes de Botrytis. La precipitación total en agosto fue de 100 mm, pero aunque los restos de agua estancada propiciaron los inicios de podredumbres y mildiu, los vientos fuertes que se dieron ayudaron a secar las viñas.

Septiembre fue un buen mes, en la media tanto en insolación como en lluvia. Octubre fue muy fresco y se recogieron 131 mm de lluvia. La maduración llegó entre finales de septiembre y la primera década de octubre. La vendimia arrancó alrededor del 20 de septiembre. Fue esencial llevar a cabo una selección manual de los racimos en cada parcela. Se podría resumir diciendo que fue un año bueno, pero complicado y volátil, fresco en general, con estrés hídrico limitado, buena maduración fenólica, con vinos de color profundo, muy aromáticos, una estructura tánica buena y densa y con acidez óptima.

Al final de su presentación se dio a conocer la calificación de la añada. La de 2016 recibió cuatro de cinco estrellas posibles. Una valoración sabía que demuestra una admirable contención para no concederle las cinco estrellas. Cuando hablé con Falsini me dijo que, aunque 2015 sí recibió la máxima puntuación, él personalmente prefería la añada de 2016 y piensa que será más longeva. Cuenta con mayor elegancia y finura. Yo estoy de acuerdo.

A la uva Sangiovese se le conoce aquí como Prugnolo Gentile. Todos los vinos D.O.C.G. Montepulciano deben contener como mínimo el 70%. Los viñedos se encuentran en un rango de altitudes que va de los 250 a los 600 metros sobre el mar. El rendimiento en vino no puede superar el 70% y la densidad mínima de plantación es de 3.330 viñas por hectárea. Hay cerca de 2.000 hectáreas en producción. El rendimiento máximo por hectárea es de 8.000 kilos.

Después de un generoso buffet llegó el evento que todos estábamos esperando y que estaba abarrotado: “50 años de D.O.C. Vino Nobile di Montepulciano”. Una maravillosa cata de las grandes añadas de Montepulciano desde 1967, hace medio siglo. Fue magistralmente conducida por Gianni Fabrizio, quien habló con gran conocimiento y una claridad cristalina.

El Consorzio nació en 1965 y en 1966 un decreto presidencial le otorgaba el estatus de D.O.C. Es interesante que en 1967 solo cinco productores embotellaran su vino. La mayoría de los elaboradores eran contadini (campesinos) que trabajaban en régimen de aparcería. Solo se empleaban viejos toneles de roble y se añadían también las uvas blancas. La añada de 1967 estaba prácticamente muerte, pero la de 1975 estaba viva, terrosa y con el bouquet de sotobosque. También catamos 1982, 1988, 1995 y 1999. Desde que se califica la añada mediante el sistema de estrellas todas ellas han recibido las cinco, salvo 1982 que quedó en cuatro. Un evento fabuloso.

Decididamente el día de Montepulciano está lleno de emociones. Desde las 16.00 horas en adelante muchas bodegas ofrecen visitas a bodegas y cenas. Elegí Fattoria La Braccesca, propiedad de Antinori. Ya la había visitado en varias ocasiones antes y siempre es un placer. Nos recibieron magníficamente en su moderna sala de catas/cocina. Una gran cata seguida por una cena deliciosa cocinada frente a nosotros y acompañada de numerosos vinos. Es una de las grandes bodegas de Montepulciano y el Marqués Piero Antinori nunca se dará por satisfecho hasta que logre lo imposible: la perfección.

Silvia Loriga saw to our every need and looked after us with charm and efficiency, making our visit both a pleasure and a success.

Silvia Loriga nos atendió con encanto y eficiencia, haciendo de nuestra visita un placer y un éxito. Un autocar nos devolvió a Montepulciano tras la cena y otro autobús nos llevó hacia la cata de Brunello, donde me hospedé en mi hotel favorito: Dei Capitani.

Benvenuto Brunello 2017

Lamentablemente, mi artículo sobre el Brunello di Montalcino será más corto de lo que me hubiera gustado. El Consorzio tomó la decisión de que los productores no estuvieran presentes tras las mesas el primer día y como mi vuelo de regreso era en la mañana del segundo día no pude hablar con ellos ni recabar toda la información que necesitaba. Así que partí con mi hambre de conocimiento sobre la añada 2016 insatisfecha, especialmente porque me perdí la entrega de los Leccio d’Oro 2017 y la presentación de la añada 2016. Más tarde me comunicaron que la añada de 2016 mereció la máxima calificación (5 estrellas), lo que, en teoría habla de una añada muy buena.

Tuve la fortuna de sentarme entre dos productores durante la cena de gala y les exprimí cuanta información pude, sin compasión. Uno de ellos fue mi amiga Candace Máté, de Bodegas Máté. Ella estuvo de acuerdo con la calificación de cinco estrellas. En su caso no tuvo nada de podredumbre ni mildiu durante el desarrollo vegetativo de la vid y pudo vendimiar uvas en condiciones perfectas y una madurez óptima. La fermentación transcurrió sin problemas, se obtuvieron colores profundos e intensos, los aromas son exóticos y las primeras catas muestran riqueza, profundidad y equilibrio. Al mismo tiempo los rendimientos fueron más que respetables y Candace se mostró muy satisfecha. Sus vinos son de profundo color y perfumados. La otra productora estuvo de acuerdo en general, pero en su caso sí que refirió brotes de mildiu en el final de la primavera, que tuvo que tratar, pero se secaron en junio y no tuvo más problemas durante el periodo de maduración. Su rendimiento fue inferior al de Candace, pero se mostró muy satisfecha con la calidad obtenida.

No debemos olvidar que Brunello di Montalcino está celebrando su 50 aniversario como D.O.C. El Consorzio se fundó en 1966 y el primer vino llegó al mercado en 1967. Fue además el primer vino italiano en recibir el estatus de D.O.C.G. en 1980. Hoy en día el municipio de Montalcino abarca 24.000 hectáreas, con un 15% (3.500 hectáreas) de viñedo de las cuales 2.100 corresponden a Brunello di Montalcino, 510 hectáreas a Rosso di Montalcino, 50 ha a Moscadello, 480 hectáreas a Sant’Antimo y 360 a otros.

A la variedad Sangiovese se le conoce en la zona como Brunello, la producción está limitada a 8 toneladas por hectárea (9 toneladas si el destino es Rosso di Montalcino), la comercialización está autorizada a partir del quinto año desde la vendimia (del sexto para el Riserva contando a partir del 1 de enero tras la vendimia), el vino debe permanecer dos años en barrica y cuatro meses en botella (6 para Riserva). La precipitación anual media es de 700 mm y las viñas deben estar conducidas en doble cordón.

El Consorzio cuenta con 221 productores. Este año el número de bodegueros presente fue de 134, alto inferior al año precedente. Los vinos que se exhibieron en el magnífico Claustro Museo de Montalcino fueron de las añadas 2015 de Rosso di Montalcino D.O.C., 2012 de Brunello di Montalcino D.O.C.G., 2011 de Brunello di Montalcino Riserva D.O.C.G., Moscadello di Montalcino y Sant’Antimo, ambos tanto tinto como blanco, y alguna botella de Vin Santo de Sant’Antimo. El servicio de sumillería fue impecable y la temperatura de los vinos perfecta.

La cena de gala fue una gran cita y la comida exquisita. Pudimos catar un gran número de vino de entre una larga lista y tantos como tiempo tuviéramos, lo que teniendo en cuenta que el servicio de la cena fue muy lento, supuso que tuvimos tiempo de catar prácticamente todo lo disponible. El servicio de la cena fue tan lento que, aunque empezamos a las 20.00 horas, tuvimos que avisar al hotel de que llegaríamos más tarde de la 1.00 hora para que no nos cerraran la puerta.

Lamentablemente, con esta parada cerré mi particular “maratón toscano” y dejamos la Toscana con el sentimiento de que es uno de los lugares más hermosos y acogedores de la Tierra. Stefania Tacconi, como siempre, estuvo en todas partes para atendernos siempre con una sonrisa infatigable y buen humor. El Benvenuto Brunello siempre es una fiesta. Ponemos fin al maratón.

Traducción: Vicent Escamilla