Topic:

El consumo de vinos y derivados crece al 3% en valor en el canal hogar hasta julio

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Consumo de vino en hogares. (photo: )

Consumo de vino en hogares.

El consumo de vinos y derivados en el canal alimentación (hogares) sigue creciendo en términos de valor. En volumen, la cosa va por barrios. Pero, al menos, la inversión de las familias sí que se mantiene en la senda del crecimiento, con alzas en valor tanto en el dato interanual a julio de 2019 (+2,81%), como en el acumulado en los siete primeros meses del año (+3,07%) y, especialmente, en el dato de los 31 días del mes de julio (+7%). No obstante, como hemos señalado, los volúmenes son otro cantar: crecimiento nulo en el interanual, del 1,43% en el acumulado anual y de tan solo el 0,93% en el dato del mes (si atendemos solo vino, sin derivados, los signos son incluso negativos).

A continuación, información para suscriptores.

El enoturismo debe ser un negocio. Sostenible, pero negocio

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Imagen de la Jornada. (photo: )

Imagen de la Jornada.

El pasado 1 de noviembre tuvo lugar en Gandesa (Tarragona) la Jornada Técnica que la D.O.P. Terra Alta organizó en el marco de la Festa del Vi. En esta ocasión, la jornada giró alrededor de la actividad enoturística, un objetivo clave para la D.O.P. Terra Alta y para la comarca, en la que el vino es el principal motor económico. Entre las conclusiones, quedó patente que el enoturismo “debe ser un negocio”. Sostenible, tanto medioambiental como socialmente, pero un negocio, una actividad que genere rédito al sector.

Bajo el nombre “Apuesta por el enoturismo: modelos de éxito”, los asistentes conocieron de primera mano tres casos de éxito en el campo del enoturismo: el del C.R.D.O.P. Jerez, de mano de César Saldaña, director del Consejo Regulador; el del Consorzio Vino Chianti Classico, a cargo de Gerardo Giorgi, su director de Marketing; y el proyecto del C.R.D.O.P. Ribeira Sacra, con la intervención, José Manuel Rodríguez.

Una vez finalizadas las presentaciones de cada uno de los proyectos, los ponentes debatieron sobre el estado actual del enoturismo y los caminos que quedan por recorrer. Lo hicieron en una mesa redonda moderada por Alicia Estrada, especialista en comunicación y gestión turística y enoturística. En ella, todos los ponentes coincidieron en resaltar la necesidad de trabajar desde el territorio con un objetivo común.

Para Saldaña, el papel de los Consejos Reguladores es “fundamental”, pero también lo es el del tejido empresarial. Se trata de “maximizar el potencial turístico, transformando recursos en productos vendibles, desde el paisaje hasta el conocimiento de la gente”, añadió e incidió en que se deben “vender experiencias”.

Por su parte, Gerardo Giorgi planteó la necesidad de implementar foros de diálogo público/privados, puesto que el diálogo entre administraciones y las empresas es “fundamental para la actividad enoturística de éxito”.

José Manuel Rodríguez, por su parte, defendió firmemente la necesidad de promover el “hecho diferencial” que cada zona vitivinícola lleva ligado a su propio paisaje. En su opinión, “es muy importante vender el territorio”. “Se debe creer en la tierra y el paisaje que cada uno tiene y ofrecerlo en su conjunto. El vino tiene que ser el acicate que haga que el resto vaya tras él. Vender el territorio como una unidad”, apuntó.

La moderadora, Alicia Estrada, a modo de conclusión afirmó que, en términos generales, el sector del vino “implica poco al del turismo”. A su juicio, el enoturismo “debe ser un negocio”. “Tiene que ser sostenible para el territorio, pero también para los diferentes actores económicos implicados y para ello se debe contar más con el sector turístico y lograr una relación más fluida”, concluyó.

La OIV prevé un 10% menos de vino en el mundo

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

De las múltiples estimaciones de cosecha que se publican, la de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) era la que faltaba para poder completar este puzle que debe conducirnos a la composición del lienzo sobre el que cada bodega y organización dibujar su estrategia para esta campaña y definir los pasos a seguir en aspectos que van desde la propia segmentación de volúmenes por categorías y precios, hasta aquellas decisiones propias de nuevos productos o modificación de los existentes.

Sabíamos que la campaña 2019 no iba a ser muy grande, como así lo confirman los 263 millones de hectolitros estimados por la OIV. Pero faltaba saber hasta dónde podía llegar ese descenso y si las mayores existencias de las que disponía el sector para enlazar la campaña compensarían esta pérdida.

Conociendo que la cosecha a nivel mundial es un diez por ciento inferior a la del pasado año, podríamos asegurar, sin mucho riesgo a equivocarnos, que las declaraciones de existencias en la UE se acercarán lo suficiente a la pérdida de cosecha como para poder afirmar que las disponibilidades serán muy similares a las de la campaña anterior.

Además, las previsiones de la OIV también constatan otro dato que veníamos adelantando hace semanas: España será, de entre los principales productores, el que más cosecha pierda respecto a la abultada vendimia de 2018. En concreto, y según el informe de estimación del organismo internacional, con un retroceso del 24%, frente a las mermas del 15% que deberían experimentar en sus producciones de vino italianos y franceses, a la sazón primeros y segundos productores mundiales en 2019, respectivamente.

Otra cosa es lo que pueda suceder con los precios y las transacciones internacionales. Cotizaciones que, tras el primer tirón del inicio de la vendimia, han experimentado un frenazo bastante importante, con precios que mantienen sus valores, pero cuya nominalidad les resta la robustez suficiente para asegurar que seguirán así cuando los operadores decidan retornar al mercado recuperando una actividad comercial, que en estos momentos podríamos definir como de “extrañamente” paralizada.

A continuación, información para suscriptores.

España ajusta cuentas

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Apenas hace una semana desde la publicación de nuestro Extraordinario dedicado a las vendimias, cuando las Cooperativas Agro-alimentarias de España avanzan una nueva estimación de cosecha para nuestro de 36.647.300 hectolitros, ligeramente por debajo de los 37.080.964 que estimábamos nosotros como rango inferior de la horquilla en la que situamos la cosecha española de 2019.

Diferencia que, en ninguno de los casos, ni tan siquiera considerando el rango superior de los 38,59 Mhl, debiera suponer ningún cambio de estimaciones que modifiquen en lo más mínimo la evolución de los mercados, tanto en operaciones, como en la posible evolución de sus cotizaciones.

Mientras que Europa, a través de Dirección General Agri, revisa a la baja su primera estimación y cifra ya la cosecha 2019/20 en 160,9 millones de hectolitros para el conjunto de sus Estados Miembros. Destacando entre los principales productores como país que más cosecha pierde: España con un 23%, mientras que Italia lo hace un 15%, Francia un 13%, Alemania 12% y Portugal aumenta un 10%. Vendimia muy alejada de los 189,13 de la anterior (2018) y muy cercana a los 168,36 Mhl que es la media de las últimas cinco campañas.

A continuación, información para suscriptores.

Mercados 06-11-19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.