Topic:

‘Condenada al cierre’

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Quienes me conocen saben de mi afición a hacer partícipes a quienes asisten a mis charlas y conferencias, con preguntas más o menos intencionadas cuyo único objetivo es hacerles reflexionar sobre cuestiones muy concretas y fáciles, pero en las que habitualmente no reparamos o pasamos por encima de ellas sin prestarles toda la atención que merecen. Hacer esto a través de un medio escrito, por más que existan las plataformas digitales, en las que se vuelca una pequeña parte de estos comentarios, y que se favorezca ese intercambio de opiniones que ayuda a enriquecer un tema; resulta complicado. Pero aun así, lo voy a intentar.

Muy posiblemente, si les preguntara si hay alguien de los que leen estas páginas que no conoce o no ha utilizado en alguna ocasión Wikipedia, la respuesta sería unánime en sentido negativo. Reafirmando con su respuesta mi creencia sobre el papel preponderante y dominante que tiene en nuestra sociedad del siglo XXI la información y el papel que en esta tarea desempeña la comunicación en su más extenso concepto y que va mucho más allá de la mera descripción o definición, hasta la facilidad de acceso y el precio que estamos dispuestos a pagar por ella.

Todos ustedes, en alguna ocasión, han accedido a Wikipedia en busca de alguna definición. Muchos más, seguro, de los que lo han hecho a un diccionario enciclopédico cualquiera, incluso en formato digital. Y en cambio, yo me pregunto ¿cuántos han hecho un donativo para evitar su desaparición? Incluso sabiendo que su supervivencia dependa de él, ya que se encuentra en serio peligro y corremos un alto riesgo de que esa plataforma deba ser cerrada. Como, por otra parte, ya han hecho revistas y medios físicos de gran calidad dedicados al sector vitivinícola.

Sabemos de la necesidad de la información y la importancia de una solvencia y acceso rápido a ella. Pero no estamos dispuestos a pagar por ella. El valor más preciado de esta sociedad debe ser sustentado por ¿¿??, porque no estamos dispuestos a pagar por ella.

¿Es sostenible este modelo de información?

Ustedes deciden

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Muy posiblemente acaben teniendo razón y comunicados como los emitidos en días pasados por Cooperativas agro-alimentarias sobre “un fin de campaña equilibrado y una posible disminución de la próxima vendimia”, o de la organización sindical agraria Unión de Uniones manteniendo que “se dan las condiciones para precios al alza en la próxima vendimia”; resulten premonitorios, teniéndome que tragar todas estas palabras.

Pero me cuesta mucho entender cómo es posible que, después de lo sucedido la pasada campaña, sea posible que todavía nos atrevamos en el mes de mayo a hablar sobre la próxima vendimia. Máxime cuando todavía están por cuantificar exactamente los efectos que acaben teniendo las heladas sufridas en buena parte del tercio norte peninsular, las consecuencias que puedan acabar teniendo los episodios de granizo, las posibles plagas de mildiu, olas de calor,… y muchas más inclemencias que pueden afectar de manera significativa a la próxima cosecha.

Eso por no hablar del gran desconocimiento del que, todos, hemos hecho gala cuando hemos tenido ocasión, sobre el verdadero potencial de producción actual de nuestro país. Muy distante del que teníamos hace apenas cinco años y que, hasta el momento, nadie ha acertado en cuantificar correctamente.

Mercados 07-06-17

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Mercados 31-05-17

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Los vinos de la familia Antinori seducen a los aficionados al vino de Valencia

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Cata de vinos de la Familia Antinori en Tintorera (Alboraya, Valencia). (photo: )

Cata de vinos de la Familia Antinori en Tintorera (Alboraya, Valencia).

El pasado 25 de mayo la familia Antinori (una de las grandes familias del vino en todo el mundo) aterrizó en Valencia para ofrecer una cata de 19 vinos de siete de sus bodegas. Una bodega cuya tradición vinícola se remonta a 1385 cuando Giovanni di Piero Antinori entró a formar parte del Gremio de Vinateros. En un cómodo formato de miniferia, el espacio de vino Tintorera, permitió recorrer algunas de las principales regiones italianas, tanto en espumosos, como blancos y tintos, con las atentas explicaciones de Filippo Pulisci, export manager del Grupo Antinori y del equipo de la enoteca valenciana.

Cata de vinos de la Familia Antinori en Tintorera (Alboraya, Valencia).

Cata de vinos de la Familia Antinori en Tintorera (Alboraya, Valencia).

La cata la arrancamos con los dos espumosos disponibles, de la bodega Tenuta Montenisa (Franciacorta D.O.C.G.), en la región de la Lombardía italiana. El primero de los que catamos fu el Marchese Antinori Cuvée Royale, en cuyo coupage manda la Chardonnay (78%) sobre la Pinot Noir (12%) y la Pinot Blanc (10%). Elaborado mediante el método tradicional, el vino permaneció junto a sus lías durante más de 36 meses antes de su degüelle. De brillante color amarillo alimonado. Sorprende por su abundante carga frutal, cítrica y de fruta blanca de hueso, notas de panadería, todavía con matices que crecerán con el tiempo. Buena acidez, sabroso en boca, graso, amplio y ligeramente salino. Buenos amargos elegantes como final de boca. Crecerá en botella.

A continuación, llenamos la copa con Marchese Antinori Rosé, monovarietal de Pinot Noir, también espumoso por el método tradicional y una crianza de 24 meses en contacto con sus lías. De agradable color rosado pálido, la nariz conjuga un primer impacto de cítricos como el pomelo rosa, con frutillos rojos silvestres, sobre un fondo de levaduras y aromas de bollería. Aparecen con el tiempo notas incluso florales. Acidez equilibrada. Muy largo y de recuerdo cítrico. Elegante.

Cambiamos de bodega y de región (saltamos a la Toscana), para probar el blanco Vermentino 2016, que la familia Antinori elabora bajo la bodega Tenuta Guado Al Tasso en la D.O.C. Bolgheri. Un vino 100% Vermentino, elaborado totalmente en acero inoxidable, donde cada parcela se vinifica por separado antes del ensamblaje final. Intenso en nariz, con un punto tropical y de cítricos dulces. Profundo y ligeramente especiado. Boca sabrosa, con gran acidez, elegante y largo. La misma bodega elabora el rosado Scalabrone 2016 (40% Cabernet Sauvignon, 30% Merlot y 30% Syrah).

Seguimos en Toscana para catar el Villa Antinori Bianco 2015 (I.G.T. Toscana), elaborado con Trebbiano Toscano y Malvasía Toscana mayoritariamente (el resto es Pinot Bianco, Pinot Grigio y un ligero porcentaje de Riesling). Se mostró meloso en nariz, graso, carnoso, con una fantástica acidez frutal. Elegante y maduro, quiere mostrar las notas empireumáticas de esas variedades minoritarias en su coupage.

De ahí “volamos” al centro de Italia, a la Umbria, para conocer el vino Bramito 2016 (I.G.T. Umbria) bajo la bodega Castello della Sala, en su totalidad a base de Chardonnay, y que es el primer vino de nuestro recorrido en el que aparece la barrica (parte del vino fermentó en roble). Sorprende por el marcado carácter varietal de la Chardonnay, con fruta blanca limpia y fresca, junto con otra cítrica y madura, que no está enmascarada por las notas de la barrica, que le aportan una sensación ligeramente dulzona en boca. Nada que no compense la buena acidez que muestra así como el perfil ligeramente mineral.

De la misma bodega es el Conte della Vipera 2013 (Sauvignon Blanc en un 80% y Sémillon en un 20%). Aún guarda reflejos verdosos, pese a los casi cuatro años que tiene el vino. Nariz profunda y amplia. De nuevo los cítricos amables, junto con fruta blanca de hueso y una marcada ¿salinidad? La boca es amplia con cuerpo, de carácter graso, largo recuerdo frutoso. Fue el último blanco que probamos… antes de pasar a los tintos.

Empezaremos con el recuerdo que tenemos de los tintos de la bodega Tormaresca, en Puglia. El primero de ellos fue Torcicoda 2014 (I.G.T. Salento Primitivo), que nos permitió conocer la expresión monovarietal de la uva Primitivo. El vino tuvo una crianza en barricas de roble francés y húngaro durante 10 meses y aguardó en botella otros 8 meses antes de su comercialización. La nariz está ricamente especiada (pimienta, clavo), pero no enmascara una buena carga frutal (frutos rojos maduros, ciruela, guindas), algo licoroso. Torrefactos y notas de cacao. Sabroso en boca, con buena acidez y agradable tanino.

Seguimos con Bocca di Lupo 2012 (D.O.C. Aglianico Castel del Monte), monovarietal de Aglianico, con crianza en roble mayoritariamente francés. Un vino serio, con intensa nariz en la que encontramos algunas notas sanguinas, de nuevo frutos rojos muy maduros, junto con ahumados y regalices. En boca es amplio, con gran estructura, equilibrio y tanino marcado, con un sabroso recuerdo balsámico.

Regresamos a tierras toscanas, para probar los tintos de Tenuta Guado al Tasso. Es el turno de Il Bruciato 2015 (D.O.C. Bolgheri Superior), elaborado con Cabernet Sauvignon (55%), Merlot (30%) y Syrah (15%), cada una vinificada por separado para potenciar su carácter varietal. El vino tiene una semicrianza en barrica (7 meses). Muestra una nariz frutosa (frutos rojos de óptima maduración), con ligeros apuntes ahumados y torrefactos. Sensual. Debe evolucionar fantásticamente en botella.

Visitamos ahora una pequeña D.O.C., la de Cortona, para conocer el Achelo 2015 (100% Syrah) de la bodega La Braccesca. El 70% del vino se crió en madera y el resto en acero inoxidable. Buen impacto frutal (mora, ciruela), junto con las características notas de caramelines de violeta e incluso pétalo de rosa pasado. Ligeramente especiado (pimienta, tabaco rubio) y mentolado/balsámico. Potente en boca, con buen cuerpo. Tanino sedoso.

La misma casa elabora su Nobile di Montepulciano 2014 (D.O.C.G. Vino Nobile di Montepulciano), donde la Sangiovese (aquí conocida como la Prugnolo Gentile) se complementa con la Merlot. 12 meses de barrica y otros 12 de botella. El resultado es un vino muy elegante, con una expresión de frutos negros silvestres y de flor seca. Apuntes ahumados. En boca es elegante, con tensión mineral, refuerza la fruta encontrada en nariz. Largo.

Nos desplazamos un poco hasta la bodega Prunotto en el Piemonte para catar su Mompertone 2012 (D.O.C. Monferrato Rosso) con un 60% de Barbera y un 40% de Syrah. El 60% del vino se crió durante 10 meses en barrica nueva de roble francés y el resto en barricas de segundo o tercer vino. Es un vino goloso, con aromas a caramelo tostado por debajo de frutillos rojos acidulces. De trago largo. Agradable y fácil.

De la misma bodega probamos su Barolo 2013 (D.O.C.G. Barolo), monovarietal Nebbiolo con crianza mínima de 18 meses en barricas de roble francés. Fruta roja y negra tramada, carnosa. Hierbas aromáticas y algo de sotobosque. Especias (pimienta verde, clavo). Ligeramente medicinal. Boca estructurada, fresca, con fantástica acidez. Tanino sedoso. Ahora estaba muy rico, pero ganará con los años.

Llenamos la copa luego con el Barbaresco 2014 (D.O.C.G. Barbaresco), 100% Nebbiolo con crianza de un año en barrica francesa. En una compleja nariz encontramos especias (clavo, pimienta, comino) y frutillos rojos y negros. Ofrece un agradable punto láctico de yogur, junto con refrescantes balsámicos. Boca elegante, amplia, fresca y sabrosa. Persistente.

Cata de vinos de la Familia Antinori en Tintorera (Alboraya, Valencia).

Cata de vinos de la Familia Antinori en Tintorera (Alboraya, Valencia).

Llegamos ya a los tintos de la casa madre, Antinori, para empezar con el Villa Antinori Rosso 2014 (I.G.T. Toscana), mayoritariamente a base de Sangiovese, con pequeños aportes de Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah. 8 meses en barricas de roble francés, húngaro y americano. Intenso y franco en nariz, con fruta negra bien madura (mora, arándano, ciruela negra) y notas especiadas y avainilladas. Sabroso en boca.

Subimos un escalón con el tinto Villa Antinori Chianti Classico Riserva 2013 (90% Sangiovese y 10% Cabernet Sauvignon). El vino envejeció en madera de distintos tamaños (barricas y fudres) durante algo más de un año. Muestra la elegancia del Chianti Classico. Con una nariz profunda, en el que la fruta roja está contrapunteada con ligeros balsámicos y un carácter especiado. Boca con buena acidez y un tanino frutal. Largo y de espíritu toscano.

Seguimos la escalada y llegamos a Badia a Passignano 2011, 100% Sangiovese, vinificada y envejecida por parcelas. La crianza de 12 meses en barricas de roble húngaro. Nariz profunda, con fruta negra en sazón, encontramos incluso higos, elegantes notas de monte bajo y hierba aromática y ricas especias. Encontramos apuntes minerales, como de grafito. Boca noble, amplia, fresca y con un recuerdo frutoso muy largo.

Nuestra cata concluyó con el mítico Tignanello de la añada 2014 (I.G.T. Toscana), con Sangiovese, Cabernet Franc y Cabernet Sauvignon. 12-14 meses en barricas de roble francés, parte nuevas y en parte de un uso. Cada variedad fermentó y envejeció por separado. Sorprende con una nariz muy fresca y potente. Frutos rojos acompañados de un perfil ligeramente animal agradable (cuero), ahumados y especias dulces. La boca refrenda esta potencia, con una gran amplitud, taninos presentes pero bien maduros. Largo. Con gran capacidad de evolucionar todavía en botella, si eres capaz de resistirte a abrirla…

Nos consta que hubo quien tras el showroom disfrutó del menú toscano preparado por el equipo gastronómico de Tintorera, en el que además de los vinos comentados estaban el Guado al Tasso y el dulce botrytizado Muffato della Sala. No nos quedaremos sin conocerlos.

Cata de vinos de la Familia Antinori en Tintorera (Alboraya, Valencia).

Cata de vinos de la Familia Antinori en Tintorera (Alboraya, Valencia).