Topic:

Infografía: Precio testigo del vino semana 6ª 2019/20

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Ofrecemos la siguiente infografía en la que se recoge visualmente el precio testigo del vino en España y en plazas como Albacete, Badajoz, C. Real, Cuenca, Murcia, Toledo, y Valencia en la semana 6ª de la campaña vitivinícola 2019/2020. La infografía permite comparar de un vistazo las cotizaciones con aquellas que regían hace un año.

Infografía: Disponibilidades estimadas en los principales productores europeos de vino 2019/20

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Disponibilidades estimadas 2019/20 (estimación a 17 de septiembre). Fuente: SeVi.  (photo: La Semana Vitivinícola)

Disponibilidades estimadas 2019/20 (estimación a 17 de septiembre). Fuente: SeVi.

Ofrecemos, a continuación una infografía en la que realizamos una estimación (a 17 de septiembre) de las disponibilidades (existencias finales 2018/19 + producción estimada 2019/20) con las que contarán los principales países productores vitivinícolas europeos en 2019/20.

Disponibilidades estimadas 2019/20. Fuente: SeVi.

Disponibilidades estimadas 2019/20. Fuente: SeVi.

Infografía: Precio testigo del vino semana 5ª 2019/20

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Ofrecemos la siguiente infografía en la que se recoge visualmente el precio testigo del vino en España y en plazas como Albacete, Badajoz, C. Real, Cuenca, Murcia, Toledo, y Valencia en la semana 5ª de la campaña vitivinícola 2019/2020. La infografía permite comparar de un vistazo las cotizaciones con aquellas que regían hace un año.

Perfiles y hábitos del enoturista en España

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Foto: Acevin/RVE. (photo: )

Foto: Acevin/RVE.

Informe completo en pdf adjunto aquí

Según el último informe sobre “Análisis de la demanda turística Rutas del Vino de España 2018/19” editado por la Asociación Española de Pequeñas y Medianas Ciudades Vitivinícolas (Acevin) y el Club de Producto Rutas del Vino de España (RVE), que describe los resultados del estudio y caracterización de la demanda enoturística realizado durante el segundo semestre de 2018 y el primer semestre de 2019, El gasto del enoturista en destino se estabiliza tras varios años experimentando un importante ascenso.

Concretamente, el gasto medio diario ha descendido un 1% respecto al periodo anterior pasando de 161,88€/día a 160,21€/día. Sin embargo, prácticamente en todas las partidas de gasto han ascendido ligeramente, exceptuando el gasto en regalos.

El informe permite, además, trazar el perfil del enoturista en España, tanto de sus hábitos, como de la composición del grupo de viaje enoturista, alojamiento y actividades realizadas. Así, como veremos más adelante, los enoturistas realizan sus viajes de forma mayoritaria junto a su pareja (44,0%), sus amigos o compañeros de trabajo (29,0%) y, en menor medida, en familia con o sin hijos (18,8%). Estos viajes son normalmente escapadas de fin de semana o puentes (2,40 días de duración media) y se desplazan principalmente con vehículo propio o alquilado (85,5%). Las actividades preferidas del enoturista son visitar bodegas (84,4%) y pueblos vitivinícolas (63,5%), disfrutar de la gastronomía local (56,5%) y degustar vinos (52,3%). Visitan una media de 1,93 bodegas en el destino.

Durante el periodo analizado por Acevin/RVE, han vuelto a destacar los viajes en pareja (44,0%) y los grupos de amigos, que representan un 29,0% del total. Los viajes familiares continúan aumentando levemente su importancia respecto a periodos anteriores. Las familias con niños representan un 12,6% del total, mientras que las familias sin niños alcanzan un 6,2% en este periodo, lo que manifiesta la importancia creciente del enoturismo como alternativa vacacional familiar.

Sin embargo, el porcentaje de personas que viajan solas ha aumentado respecto al periodo anterior, alcanzando un 4,3% de la demanda, mientras que las personas que se desplazan en grupo organizado o viaje de empresa o incentivo suponen tan sólo un 3,9%.

El tamaño medio de la unidad de viaje de enoturismo es de 6,2 personas, lo que indica que los visitantes de las Rutas del Vino de España viajan en grupos cada vez más reducidos (7,46 el año anterior). El tamaño medio de los grupos de tamaño reducido (familias, grupos de amigos y compañeros de trabajo) es de 3,61 personas, lo que supone un leve descenso respecto al año anterior. El tamaño medio de los grupos organizados (grupos de viajes organizados de mayor dimensión) es de 28,55 personas, lo que supone un descenso significativo del tamaño medio de la unidad de viaje respecto al periodo anterior.

Para la realización de estos viajes, el informe de Acevin/RVE revela que el medio de transporte más utilizado por los turistas del vino continúa siendo el vehículo propio o alquilado (85,5%), que vuelve a presentar un aumento de su importancia porcentual respecto al periodo anterior. Entre los medios de transporte colectivos más utilizados, vuelve a destacar el autobús, aunque continúa descendiendo (10,2% frente al 14,8% del periodo anterior), mientras que el tren experimenta un ligero crecimiento. Entre las respuestas englobadas bajo la etiqueta “otros”, destacan las personas que se desplazan con autocaravana, a pie (senderismo), en bicicleta o en moto.

Estancia media y alojamiento:

La estancia media del enoturista en las Rutas del Vino es de 2,40 días, lo que supone una ligera caída frente a los 2,43 días del periodo anterior. Se ha producido por segundo año consecutivo una reducción de la estancia media, aunque continúa siendo superior a los datos registrados en 2015 y 2016, en los que apenas se superaban los dos días de estancia media.

Desde Acevin/RVE destacan que estos resultados “ponen de manifiesto la necesidad de seguir impulsando la creación de propuestas que animen al turista a alargar su estancia en las Rutas del Vino, ya sea a través de nuevos productos turísticos en bodegas y viñedos, desarrollo de oferta complementaria (hoteles, restaurantes y bares, museos, empresas de actividades, …), la organización de eventos y festivales, jornadas temáticas, etc.”.

En cuanto a la tipología de alojamiento elegida por los turistas durante su estancia en las Rutas del Vino, han destacado en primer lugar los alojamientos rurales, que se posicionan durante este periodo como la opción de alojamiento favorita de los enoturistas. Concretamente el 23,0% de los encuestados se ha alojado en este tipo de establecimientos durante su viaje, lo que manifiesta la importancia creciente del enoturismo como dinamizador de la llamada “España vaciada”, siendo cada vez más las personas que eligen alojarse en el entorno rural durante sus vacaciones para disfrutar de las Rutas del Vino. Los alojamientos hoteleros de 4*, que tradicionalmente ocupaban el primer lugar entre las preferencias de los viajeros del vino, se posicionan durante este periodo en segunda posición, siendo utilizados por el 18,0% de los enoturistas. Le siguen en importancia los hoteles de 3* (16,1%) y las casas de amigos y/o familiares (15,2%), a pesar de que ambas tipologías han sufrido un descenso respecto al periodo anterior, a favor del aumento de los alojamientos rurales y apartamentos turísticos. Estos últimos, elegidos por el 11,1% de la demanda, han experimentado un fuerte ascenso respecto al año pasado.

Actividades del enoturista:

Visitar bodegas vuelve a destacar un año más como la actividad más elegida por los visitantes de las Rutas del Vino, siendo realizada por el 84,4% de los enoturistas durante su viaje a los diferentes destinos vitivinícolas que conforman el Club de Producto. Durante este periodo, los visitantes de las Rutas del Vino han visitado una media de 1,93 bodegas en el destino, una cifra muy similar a la registrada el pasado año (1,94). La segunda actividad más realizada por los enoturistas, que, además, ha experimentado un fuerte ascenso respecto al periodo anterior, ha sido visitar pueblos (63,5%). Cabe destacar que el porcentaje de personas que manifiestan haber visitado pueblos durante su estancia en las Rutas del Vino se ha duplicado desde 2017 (31,7%). Otras de las actividades favoritas de los enoturistas son las relacionadas con la degustación: disfrutar de la gastronomía local (56,5%)y degustar vinos locales (52,3%) se posicionan en tercer y cuarto lugar respectivamente. El porcentaje de personas que compran vinos durante su estancia en las Rutas se mantiene en valores cercanos a periodos anteriores (48,0%) aunque desciende ligeramente.

La visita a museos del vino (27,3%) y la realización de actividades en la naturaleza (25,8%) se mantienen en torno a las cifras registradas en periodos anteriores, mientras que la realización de actividades culturales (23,9%) desciende en un 5%. En menor medida, los visitantes de las Rutas del Vino también realizan visitas y actividades en viñedos (17,5%), participan en eventos enoturísticos (10,7%) y asisten a cursos de cata (8,0%).

Según concluye Acevin/RVE, “las actividades más ligadas al mundo del vino, como visitar bodegas, recorrer pueblos vitivinícolas y disfrutar de la gastronomía degustando productos y vinos locales continúan siendo las actividades estrella” para los enoturistas en España.

Gasto medio del enoturista:

El gasto medio diario que realiza el enoturista en los destinos que componen las Rutas del Vino comienza a estabilizarse en torno a los 160€ tras varios años experimentando un crecimiento considerable.

El capítulo de restauración continúa siendo el que registra un mayor gasto de los visitantes alcanzando la cantidad de 41,81€/día, seguido por el gasto en alojamiento, que crece ligeramente respecto al periodo anterior (36,19€/día). Los visitantes de las Rutas también gastaron 32,45€ en compras de vino y 20,58€ en visitas a bodegas, y en menor medida, 13,84€ en compras de regalos, 10,23€ en museos y 5,12€ en otros conceptos.

Por tanto, el gasto medio total diario del enoturista asciende a 160,2€/día, lo que supone un leve descenso respecto al año anterior. Si multiplicamos el gasto medio diario por la estancia media (2,4 días), obtenemos que el gasto medio por estancia en las rutas del vino es de 384,51€, lo que supone un leve descenso respecto al periodo anterior, en el que se alcanzaron los 393,38€ de gasto medio por estancia.

El gasto en restaurantes y bares se mantiene en valores cercanos a la máxima registrada el pasado año, mientras que el gasto en visitas a bodegas continúa aumentando tras alcanzar por primera vez los 20€ durante el periodo anterior, motivado por un incremento del precio de las visitas en las bodegas. También continúan creciendo, pero a menor ritmo, el importe gastado en visitas a museos y en otros conceptos.

En general, se aprecia un ligero aumento en prácticamente todos los capítulos de gasto, a excepción de la cantidad gastada en regalos, que experimenta un leve retroceso.

En cuanto al gasto medio diario del enoturista, cabe destacar que la cantidad ha aumentado considerablemente en los últimos años, pero comienza a estabilizarse. En este periodo se ha alcanzado la cifra de 160,2€ por persona y día frente a los 161,88€ de 2018, cifra que continúa siendo muy superior a los 144,34 €/día registrados en 2016. El dato también es superior al gasto del turista general extranjero (gasto medio diario de 146 € según último dato publicado por el INE-Egatur correspondiente al año 2018). Este dato es aún mayor si lo comparamos con los 47,70€/día de media que gasta el turista nacional en sus viajes en España (último dato disponible Familitur correspondiente al año 2018, viajes de los españoles dentro de nuestras fronteras).

Motivaciones:

Durante el periodo analizado por Acevin/RVE, el 40% de las personas que han visitado las Rutas del Vino lo han hecho motivadas por la realización de actividades enoturísticas. Es decir, la cultura del vino ha sido el motivo principal del viaje. Los motivos de ocio y vacacionales (36,3%) continúan siendo la segunda motivación para la realización de viajes a las Rutas del Vino, disminuyendo levemente su importancia respecto al periodo anterior. Otros aspectos que han motivado el viaje han sido la gastronomía (5,7%), aproximarse a la cultura de los territorios vitivinícolas (5,3%) y la visita a amigos y familiares (4,6%). En menor medida, los visitantes han realizado su viaje a los destinos que comprenden las Rutas del Vino motivados por la naturaleza (3,3%), salud y bienestar (1,5%) y por motivos relacionados con el trabajo y los negocios (1,3%). Englobados en la etiqueta “otros”, los turistas han mencionado repetidamente motivos educativos y relacionados con la formación.

Las recomendaciones de amigos y familiares (40,6%) y los vinos que se elaboran en cada uno de los territorios que conforman las Rutas del Vino (24,8%) continúan siendo los principales factores que determinan que el enoturista conozca las Rutas del Vino. Vuelve a destacar por tanto el papel del propio visitante como prescriptor de las Rutas, lo que refleja la importancia de seguir apostando por la mejora de la calidad con el fin de garantizar la mayor satisfacción posible del visitante en el destino. Los vinos se posicionan en segundo lugar a la hora de dar a conocer el territorio en el que se elaboran logrando atraer al consumidor y convertirlo en enoturista, lo que refrenda la importancia de alinear la estrategia comercial de las propias bodegas y de las DD.OO. con su estrategia enoturística. Las fuentes online ocupan la tercera posición siendo un 21,8% las personas que han conocido la Ruta visitada a través de la página web y de las redes sociales de la propia Ruta y un 19,9% a través de internet. En menor medida, los encuestados manifiestan haber conocido la Ruta del Vino visitada a través de los medios de comunicación (8,6%), de las Oficinas de Turismo (8,0%) y por sus folletos informativos (6,7%).

El enoturismo resulta una actividad que “engancha”, pues el 58,3% de los enoturistas manifiesta haber visitado antes alguna otra Ruta del Vino. Porcentaje que crece respecto al informe anterior.

En cuanto a la forma en la que organizan el viaje los visitantes de las Rutas del Vino, cabe destacar que, durante este periodo, la mayoría de los enoturistas (concretamente el 50,9%) han efectuado sus reservas a través de internet, ya sea a través de la página web de la empresa que ofrece el servicio o vía email. Asimismo, aunque continúa ocupando la segunda posición, el porcentaje de personas que reservan de forma telefónica ha vuelto a experimentar un descenso significativo siendo utilizado únicamente por el 29,2% de los visitantes.

El porcentaje de personas que llegan al destino sin reservar ningún servicio previamente se mantiene en torno al 20,7%, y las agencias de viaje, utilizadas por el 4,1% para organizar su viaje a las Rutas del Vino, continúa descendiendo.

El nivel de satisfacción del enoturista en las Rutas del Vino es muy elevado, con una puntuación de 8,56 sobre 10 (frente a los 8,3 de 2016, los 8,39 de 2017 o los 8,47 de 2018). Entre los puntos más débiles que percibe el enoturista vuelven a destacar la señalización turística (7,58 puntos) y las carreteras, senderos e infraestructuras (7,64).

El nivel de recomendación constituye un indicador claro del nivel de satisfacción del visitante. En este sentido, en el gráfico que figura a la izquierda se percibe con claridad manifiesta que el 99,4% de los encuestados recomendarían la Ruta del Vino visitada a sus amigos, familiares, compañeros de trabajo, etc.

La proporción entre los viajeros encuestados que pernoctan en el destino (60,48%) y los que no pernoctan (39,52%) continúa siendo bastante equilibrada. Sin embargo, cabe destacar que cada vez son más las personas que pernoctan en las Rutas del Vino (en 2017 el porcentaje se situaba en torno al 53,7%).

No obstante, el excursionismo continúa siendo un fenómeno de gran importancia en las rutas del vino y, por ello, a continuación, se analiza específicamente el comportamiento de aquellos visitantes que no pernoctan durante sus viajes. Esta información se ha obtenido mediante la aplicación de un filtro que permite segmentar las respuestas de aquellas personas que han manifestado no pernoctar en el destino durante su visita a las Rutas del Vino de España. A pesar de que el vehículo propio o alquilado es el medio de trasporte más utilizado tanto por los excursionistas como por los turistas, los primeros lo utilizan en menor proporción que aquellos que pernoctan en las Rutas del Vino, ya que un 17,1% se desplaza en autobús. Esto se debe entre otras causas a que suelen desplazarse en grupos más numerosos (tamaño medio 8,22 personas, frente a 4,85 de los turistas) y organizan su viaje con un medio de transporte colectivo. Cabe destacar también la diferencia existente en cuanto a la motivación principal del viaje. La mayor parte de los excursionistas que se desplazan a las Rutas del Vino de España en el día (sin pernoctar), lo hacen motivados por el enoturismo (51,5%), mientras que los turistas, en su mayoría, viajan por motivos de ocio y vacacionales (44,4%).

Perfil del enoturista en España:

El turista del vino de las Rutas del Vino de España, corresponde a una mujer en un 52,3% y en un 47,7% a un hombre. Esta leve mayoría ya manifestada en 2015, da la vuelta a las encuestas realizadas en 2013, donde existía una ligera mayoría de hombres, aunque, en general, podemos hablar de que es un producto con cierto equilibrio entre ambos sexos.

La mayoría de los enoturistas encuestados, concretamente el 27,8%, tienen una edad comprendida entre 36 y 45, mientras que el 26,4% de las personas que nos visitan tienen entre 46 y 55 años. El intervalo de 26 a 35 años continúa retrocediendo hasta representar el 21,0% del total, lo que supone una disminución del 0,8% de este segmento de edad. No obstante, el público más joven (18 a 25 años) ha experimentado un crecimiento de más del 2%, representando actualmente el 9,3% del total de visitantes.

Los turistas del vino, con carácter general, no son grandes entendidos del mundo del vino. Mayoritariamente (39,3%) se declaran aficionados, es decir, que conocen ciertas características del producto y su cultura, y disfrutan catando vino, visitando bodegas y territorios vitivinícolas desde su enfoque más vivencial y de disfrute.

Un 23,4% se consideran principiantes, personas que con escasos conocimientos enológicos buscan aproximarse a la cultura del vino de una forma lúdica. Por tanto, el enoturismo para ellos representa una oportunidad de introducirse en el mundo del vino, de aproximarse al producto y a toda la cultura que lo rodea.

Solamente un 21,5 % se consideran apasionados o entusiastas, personas que conocen mucho mejor el producto y sienten verdadera atracción por el vino. A este perfil le interesa la perspectiva más cultural e incluso formativa, ya que normalmente buscan ampliar sus conocimientos enológicos y descubrir nuevas variedades y terruños.

Un 5,8% son profesionales del sector, mayores conocedores de este apasionante mundo y un 9,1% no guarda ninguna relación con el mundo del vino.


Cada 7 Días 11-09-19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Agrupada por regiones vitícolas, en esta sección se localiza la información que concierne al viñedo acontecida en la semana previa al cierre de nuestra edición. Desde la Región Gallega a la Andaluza, del Duero, Alto Ebro, Levante o Canarias, el lector localiza aquí el dato especializado...