Topic:

El canal alimentación asume unos precios del vino un 3,9% superiores en el primer trimestre de 2018

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

. (photo: Tyler Olson)

.

Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores)

Los datos del panel de consumo alimentario que publica el Ministerio de Agricultura indican que en los tres primeros meses del año 2018, las ventas en el canal alimentación de vinos y derivados supusieron un valor superior a los 256 millones de euros, con un incremento frente al primer trimestre de 2017 del 2,18% propiciado, fundamentalmente por el comportamiento de los vinos bajo I.G.P. (Vinos de la Tierra), que registran un importante incremento del 75,6%, aunque su incidencia sobre el valor total consumido por las familias es todavía pequeño (apenas el 5% del total). En este periodo, destaca el incremento del precio medio experimentado en todas las categorías, como veremos a continuación.

A continuación, información para suscriptores.

El mes de junio cerró con unas existencias de vino y mosto s.c. de 32,4 Mhl, un 11% inferiores a las de hace un año

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

///AMPLIACIÓN///

Informes del Infovi completos en pdf adjuntos y artículo con tablas (para suscriptores)

Las existencias de vino y mosto sin concentrar cayeron un 8,3% y en casi 2,95 Mhl en junio pasado respecto al inicio del mes, hasta sumar 32,38 millones, según lo registrado por el Sistema de Información del Mercado Vitivinícola (Infovi) del Ministerio de Agricultura, con lo que, a falta de contabilizar el mes de julio, el stock final de la campaña 2017/18 podría quedar por debajo de los 30 millones. Los 32,38 Mhl almacenados (31,1 Mhl de vino y 1,2 Mhl de mosto s.c.), suponen un descenso del 11% respecto al stock vitivinícola almacenado en España a 30 de junio de 2017. Al respecto, desde la Interprofesional del Vino de España (OIVE) se manifiesta que, “de mantenerse la tendencia”, no sería descabellado pensar que las existencias de cierre de campaña 2017/18 el pasado 31 de julio rondaran los 29,5 millones de hectolitros. Esto significaría que la nueva campaña 18/19 se iniciaría con unos stocks un 10,5% inferiores a la precedente.

Si a este volumen almacenado, se le suman 168.607 hl de otros productos derivados del mosto (107.553 hl de mosto concentrado, 54.474 hl de mosto concentrado rectificado y 6.580 hl de mosto parcialmente fermentado), el stock total acumulado de vino y mosto a finales de junio quedaría en casi 32,55 millones de hectolitros.

A continuación, información para suscriptores.

La exportación vitivinícola revaloriza un 16% sus precios medios durante el primer semestre

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores)

No cabe duda de que el ejercicio exportador 2018 estará condicionado en gran parte por las escasas disponibilidades mundiales fruto de la campaña 2017/18. Para los operadores españoles el balance es positivo (más para aquellos que manejan vinos a granel), pues el dato de los seis primeros meses (enero-junio) refleja una exportación vitivinícola de 1.283 millones de litros, con una contracción del 5,8%; pero con unos reembolsos económicos de 1.605,1 millones de euros (+8,9%) y una consiguiente revalorización del producto español del 15,7% hasta una media de 1,25 euros por litros, con las lógicas diferencias según producto y categoría, según recoge el último informe exportador elaborado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) y que puede consultarse en www.oemv.es.

A continuación, información para suscriptores.

Prudencia extrema con los precios

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Las vendimias, los constantes episodios tormentosos que están afectando gran parte de nuestra geografía, sus posibles consecuencias sobre la calidad y cantidad de la cosecha y los precios a los que acaben firmándose los contratos; o incluso las denuncias realizadas por las organizaciones agrarias sobre las entradas de uva que se están produciendo sin los obligados contratos que fijen plazo y precio, son los temas que verdaderamente ocupan a todos los operadores del sector.

Hasta el momento, todo lo que conocemos son rumores, con una opacidad bastante importante en la difusión de los precios a los que están entrando las uvas y que en la zona centro estarían en torno a los del año pasado o ligerísimamente por encima para algunas partidas seleccionadas.

Y es que, si en campañas anteriores las tablillas representaban un claro cartel anunciador, esta campaña está siendo aprovechada por las grandes bodegas para, acogiéndose a la obligatoriedad de los contratos que impone la Ley de la Cadena Alimentaria, obviarlas y demorar lo máximo posible la generalización que supone su publicación. Nadie quiere ser el primero, corriendo el riesgo de pisarse los dedos con unos precios que podrían ponerles en una situación muy delicada de cara a defender las cotizaciones de sus vinos y derivados a lo largo de la campaña.

Ninguna campaña es fácil, pero esta se presenta especialmente delicada ya que no sabemos muy bien cuál puede ser el comportamiento de nuestro mercado exterior, fundamental para nuestro sector, al que la recuperación de la producción a nivel mundial, el retorno a una cierta normalidad en los países de nuestro entorno y principales compradores; genera grandes dudas. Lo que no parece afectar a las pretensiones de los viticultores, expresada a través de sus organizaciones agrarias, y que son las de que aumenten las cotizaciones de las uvas entre un cinco y un diez por ciento respecto a las del año pasado; todo ello aludiendo a que las existencias han descendido este porcentaje.

A continuación, información para suscriptores.

Por una ordenación del sector

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Con las vendimias como una realidad palpable ya en muchas regiones españolas, adquieren especial relevancias todos los asuntos relacionados con la “colocación” de la producción.

Somos el primer país del mundo por extensión de viñedo de uva de vinificación, hecho que nos conduce de manera irremediable a escalar posiciones en la producción de vino, mostos y derivados. Y nuestros datos de consumo mejoran tan lentamente y en unas circunstancias tan hostiles que la simple imaginación de alcanzar incrementos sustanciales resulta totalmente utópica.

Y aunque las exportaciones nos han ido solucionando el problema de los saldos generados entre producciones y utilizaciones, todo parece indicar que estamos cerca de nuestro techo en el exterior y que cada año será más complicado mantener los volúmenes exportados si queremos aumentar el valor.

¿Qué hacer entonces? ¿Cuál es la solución?

A continuación, información para suscriptores