Compromiso de bodegas de Rioja con la avifauna del viñedo

 Publicado el Por Vicent Escamilla

Publicación con los resultados del estudio. (photo: )
Publicación con los resultados del estudio.

La Responsabilidad Social Corporativa supone la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas. Es un concepto que no es ajeno al sector vitivinícola, que da muestras continuas de este valor añadido social en innumerables actuaciones. En este caso, traemos a las páginas de SeVi la iniciativa “Aves de Haro y de sus viñedos”, impulsada por la Plataforma en Defensa del Paisaje del Rioja y apoyada desde sus inicios por Bodegas Bilbaínas, R. López de Heredia-Viña Tondonia, Muga, Ramón Bilbao y Bodegas Roda.

Tal y como explica el biólogo y ornitólogo Eugenio Montelío, uno de los responsables del proyecto, a SeVi estas bodegas han sido y son todavía “muy proactivas” en su defensa de la avifauna propia del viñedo de Haro. De hecho, su implicación va a seguir en el futuro inmediato y, al margen de los beneficios propios de la Responsabilidad Social Corporativa (en forma de reconocimiento social y valor añadido a la marca), también han descubierto gracias a las investigaciones desarrolladas en este proyecto que la defensa de las aves y su presencia puede traducirse en términos económicos, como veremos a continuación.

Ejercicio de Responsabilidad Social Corporativa de Bodegas Bilbaínas, R. López de Heredia, Muga, Ramón Bilbao y Roda

El proyecto nació en 2012 como reacción a la posible instalación de líneas eléctricas en zonas vitivinícolas de la Rioja Alta. Era necesario mostrar y divulgar los valores que atesora la avifauna (las aves son un claro bioindicador del grado de conservación de los diferentes hábitats). El estudio contó con apoyo económico inicial de las bodegas y con financiación europea (Fondos Leader). Todos los resultados obtenidos se han publicado ahora en la guía ‘Aves de Haro y de sus viñedos’.

Publicación con los resultados del estudio.

Publicación con los resultados del estudio.

Del estudio ornitológico de un ciclo anual llevado a cabo por los biólogos Eugenio Montelío y Jesús Serradilla se concluyó la importancia que tienen sobre las poblaciones de aves las prácticas agrícolas que se llevan a cabo en los viñedos. Así, las densidades más elevadas de aves se obtuvieron en los viñedos no intensivos. En las viñas donde se aplican unas prácticas agrícolas menos intensivas hay más especies y más ejemplares, muchas de ellas insectívoras.

Por tanto, la conservación de las aves propias del viñedo y el respeto a su entorno también puede ser “rentable” para los viticultores, pues las aves constituyen un barato y efectivo sistema de control biológico de plagas en los viñedos. Por ejemplo, una pareja de carbonero común puede consumir hasta 27 kilos de invertebrados en un año. Además, el mantenimiento de una mayor cubierta vegetal (positiva para las aves) supone la reducción del uso de herbicidas e insecticidas.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Compromiso de bodegas de Rioja con la avifauna del viñedo”

Comentarios disponibles para usuarios registrados