Nos quedamos con el vino. Nos despedimos de la botella

 Publicado el Por ARAN Europe

Aran. (photo: )
Aran.

Todas las ventajas de Bag in Box junto con la atmósfera prestigiosa de la botella de vino. Así, en una frase, se puede describir los nuevos envases que están conquistando Europa. El vino no es “una bebida más”: se trata de uno de los clásicos de la cultura humana y de todo un mundo de contenido y conocimientos. Pero también ante una tradición milenaria, y aunque un vino añejo es considerado excelente, resulta que el envase del vino avanza con el tiempo. Después de centenares de años de botellas de cristal, la industria vitivinícola mundial ha descubierto el área de los envases Bag in Box.

Esta avanzada tecnología ha creado un creciente mercado para los envases de vino del sistema Bag in Box. De acuerdo a las estimaciones de la industria, el mercado mundial de B-i-B mueve hoy en día más de 800 millones de dólares al año y se encuentra en constante crecimiento. El área del Bag in Box para vino está liderada por algunas empresas que se especializan en el envasado de alimentos y entre ellas se encuentra Aran Europe, una subsidiaria de Aran Packaging. Este fabricante internacional, que posee plantas de producción en Israel y en España, se cuenta hoy en día entre los cinco mayores fabricantes de B-i-B del mundo en el campo de los envases de alimentos líquidos, en gran medida gracias a las bolsas para el envasado de vino que provee a las principales bodegas internacionales.

Lior Mor, gerente general del grupo Aran, explica que se trata de un envase apto tanto para el mercado institucional (restaurantes, hoteles y servicios de restauración), como para los vinos de mesa y el mercado doméstico. “Aquí hay una combinación ganadora de comodidad de uso, transporte y almacenamiento con ahorro económico y protección del medio ambiente, conservando la calidad del vino y manteniendo un uso fácil y cómodo del producto a lo largo del tiempo. Se trata de una solución que constituye lo que en inglés se llamaría una ‘win-win solution’ (solución ganadora)” y agrega sonriendo y haciendo un juego de palabras en inglés, “quizás sea más apropiado llamarla ‘wine-wine solution’ (solución vino-vino), para ilustrar la completa adaptación de la industria de B-i-B al mundo del vino y sus requisitos”.

Las soluciones de B-i-B para el envasado de vino ocupan en los últimos años un creciente segmento de mercado en los principales países productores de vino como Francia, España, Portugal, Italia y Grecia. “Francia es el país con la más alta tasa de uso de B-i.B en Europa en el área del vino,” señala Félix Mallul, vicepresidente de Marketing y Ventas de Aran. “Este sistema de envasado irrumpió en el mercado francés después del éxito que se anotaron los envases B-i-B en Rusia y en Argentina, mercados complejos y desafiantes en todo lo relacionado al transporte de vinos por la necesidad de transportar por vía terrestre a través de grandes distancias y el consiguiente problema del Flex-Crack”, explica. En Rusia, donde el producto debió dar solución al transporte en distancias de 10.000 km y más, el B-i-B se convirtió en el envase de vinos líder por su firmeza y su flexibilidad, que garantizan una mejor resistencia a los agujeros durante el transporte. Para los mercados francés y español, en los que se requiere un transporte en distancias mucho menores, se desarrolló en los laboratorios de Aran una versión especial en la que los ingenieros de la empresa lograron reducir en un 27% la cantidad de materia prima de cada bolsa. La mejoría de la calidad del material y su sofisticación, así como las condiciones de transporte más fáciles de Francia permitieron producir una bolsa de un grosor de 100 micrones en lugar de 127, conservando la calidad de firmeza y flexibilidad requerida.

Los profesionales en la industria vitivinícola concuerdan en que una de las razones de la exitosa penetración de los envases B-i-B para vino es la crisis económica mundial y la necesidad de ahorrar en los costes de transporte y almacenamiento. Los datos son claros: en un envase de vino en B-i-B el coste de almacenamiento y transporte es aproximadamente un 30% más barato que en botellas de vino. Además, se trata de un producto verde y respetuoso para el medio ambiente (de un valor de huella de carbono especialmente bajo).

Desde el punto de vista tecnológico, el personal de I+D logró reducir al mínimo el riesgo de Flex-Crack durante el transporte gracias a una materia prima especialmente fina y resistente, que brinda al envase características de barrera mejoradas, alta resistencia a las conmociones y alta calidad de impermeabilidad. El envase plástico no solamente es mucho más liviano que la botella de cristal, sino que requiere un lugar de almacenamiento más pequeño que las botellas y permite un transporte liviano y económico, todo esto mejorando la resistencia y la protección del producto. “El mercado mundial de envases B-i-B para vino es desafiante y sorprende constantemente con desarrollos tecnológicos inteligentes como One ply bag (bolsa de una capa) que garantiza que el envase sea un producto más verde y más económico, resultado de la utilización de menos materia prima y de una contaminación ambiental inmensamente más baja en comparación a las botellas de vidrio,” agrega Félix Mallul, “desde el punto de vista del fabricante, este goza de un beneficio adicional en el área de marketing: la capacidad de aprovechar una mayor superficie de publicidad en el envase, en comparación a la etiqueta de la botella.”

Planta de Aran Europe en Valladolid.

Planta de Aran Europe en Valladolid.

Las bolsas de vino de Aran se fabrican y venden en los últimos años en España. Castilla y León fue la comunidad elegida por Aran Europe para establecer su planta de producción. En la planta de Valladolid se fabrican, bajo la marca InboxSept, tres familias de productos específicos para el envasado de vino: Vinoflex-bolsas transparentes (One ply bag) que brindan una alta resistencia al fenómeno de Flex Crack y características mejoradas de alta barrera; Vinometal-bolsas metálicas que combinan resistencia, comodidad y seguridad con protección del medio ambiente, y VinoClear-una lámina transparente y delgada compuesta de nueve capas de EVOH+nylon, en vez de cinco capas en las otras láminas multicapas. A pesar del alto número de capas, el grosor de la lámina en esta bolsa fue reducido considerablemente gracias a avanzadas tecnologías. El resultado es un mejoramiento del envase de vino en todos los aspectos, incluyendo el aspecto económico.

La competencia entre el envase B-i-B y la botella de vidrio mitológica dio a luz un interesante desarrollo: bolsas B-i-B destinadas específicamente a envases redondos. El producto desarrollado por Aran y vendido bajo el nombre de TubeBOX®, permite vender vino para consumo doméstico en un envase B-i-B tubular y especialmente estético, que crea la sensación de una caja de excelente brandy.

El vino, indudablemente, es un producto ganador: una bebida que ha permanecido a lo largo de la historia humana, que ha deleitado el paladar humano durante miles de años y que permanecerá con nosotros, así parece, eternamente. Pero ¿durará igualmente la botella de cristal?

El vino joven es más sabroso en Bag in Box
Un estudio de degustación presentado en la Convención de la Organización Mundial de B-i-B para vino, realizado en La Rochelle, Francia, presentó hallazgos sorprendentes. De los datos del estudio resulta que el paladar de los consumidores de vino por lo general no diferencia entre el vino embotellado y el vino envasado en B-i-B. Un dato más sorprendente aún revela que al tratarse de vino joven (de nueve meses) los degustadores prefirieron el vino envasado en B-i-B al de la botella tradicional.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Nos quedamos con el vino. Nos despedimos de la botella”

Comentarios disponibles para usuarios registrados