Topic:

Extractos fenólicos vegetales como antimicrobianos en vinificación (y II)

 Publicado el por A. García-Ruiz, E.M. González-Rompinelli, J.J. Rodríguez-Bencomo y otros (colaborador)

La aplicación tecnológica de extractos fenólicos vegetales para el control de la fermentación maloláctica y el crecimiento de bacterias lácticas y acéticas del vino ha sido evaluada recientemente, comprobándose en un experimento a escala de laboratorio sobre vinos tintos elaborados a nivel industrial que la adición de un extracto de hoja de eucalipto retrasa significativamente la fermentación maloláctica, tanto inducida por un inóculo como llevada a cabo de forma espontánea (Bartolomé y col., 2011; García-Ruiz y col., 2012).
El anhídrido sulfuroso o dióxido de azufre (SO2) es, indudablemente, un conservante muy eficaz y, en la práctica, se adiciona al vino después de la fermentación y antes del envejecimiento para garantizar la estabilidad microbiana y para lograr un mejor control del proceso de envejecimiento. En muchas regiones vitivinícolas, la crianza del vino en madera, durante la que tiene lugar el envejecimiento oxidativo de los vinos en las barricas, es una práctica tradicional que requiere de un control exhaustivo para evitar alteraciones de la composición y propiedades del vino. Desde el punto de vista químico, el proceso de envejecimiento modifica específicamente la composición volátil y fenólica de los vinos.
Con el objetivo de proponer alternativas que permitan evitar o reducir el empleo de sulfitos durante la vinificación, en este trabajo se ha estudiado la aptitud tecnológica de dos extractos fenólicos vegetales (extractos de hojas de eucalipto y de piel de almendra) como una alternativa parcial a los sulfitos para controlar desde el punto de vista microbiológico la crianza en barrica de vinos blancos y se ha evaluado su impacto sobre la composición volátil y fenólica, y en las características sensoriales de un vino blanco de la variedad Verdejo.
Materiales y métodos
Se seleccionó un vino blanco (var. Verdejo) (vendimia 2010) elaborado siguiendo una vinificación en blanco en una bodega de la D.O. Rueda. La fermentación alcohólica se realizó en depósitos de 10.000 litros. Cuando la densidad del mosto en fermentación fue de 995 g/l, este se transfirió a barricas de 225 litros, donde finalizó la fermentación alcohólica. Una vez concluida la fermentación alcohólica, el vino se dividió en tres lotes distintos: una barrica se trató con 146 mg/l de SO2, nivel habitual en vinos blancos (vino control); dos barricas fueron adicionadas con 80 mg/l de SO2 y 100 mg/l de extracto fenólico de eucalipto y otras dos barricas se trataron con 80 mg/l de SO2 y 100 mg/l de extracto fenólico de piel de almendra.
Estos extractos se seleccionaron a partir de los resultados obtenidos en García-Ruiz y col., (2012); caracterizándose por mostrar una alta actividad antimicrobiana frente a las especies de bacterias lácticas y acéticas del vino. Los vinos permanecieron en las barricas durante seis meses. Además, se tomó como vino testigo el mismo vino blanco que siguió una elaboración completa en depósito de acero inoxidable y tratado con la dosis habitual de SO2 (146 mg/l de SO2 al igual que el vino control).

Descubiertas 23 nuevas moléculas en el vino tinto que pueden ser saludables

 Publicado el por Luis Moreno (colaborador)

En los últimos tiempos se han publicado numerosos estudios científicos que prueban los beneficios que ejerce el vino tinto sobre la salud de las personas que lo consumen con moderación. Recientemente, un equipo de químicos de la University of British Columbia (UBC), en Canadá, ha hecho público el descubrimiento de 23 nuevas moléculas que contienen los vinos tintos y que les podrían conferir aún más virtudes de las que hasta ahora se les atribuían.
Estos resultados se han obtenido con la colaboración del profesor Cédric Saucier, que dirige el Laboratorio de Enología en el Campus Okanagan de la UBC, y el estudiante de doctorado Ryan Moss, de la Universidad australiana de Adelaide, que ya estaba trabajando en proporcionar un perfil más completo de las moléculas del vino. El equipo de científicos esperaba encontrar moléculas conocidas como estilbenos, de las que se sabe que son beneficiosas para la salud. La sorpresa ha sido el gran número de compuestos hallados, un total de 41 que no se habían detectado anteriormente en el vino, de los que 23 son nuevos. El descubrimiento se ha realizado mediante la concentración de extracto de vino tinto y se han separado los compuestos para poder examinar cada molécula de forma individual y crear una huella digital de cada una de ellas.
 

Explosión de burbujas en Extremadura

 Publicado el por Tania Agúndez (colaborador)

Extremadura ha vivido una explosión de burbujas en los últimos años. Las cuatro bodegas que realizan cava en la región, todas afincadas en la localidad pacense de Almendralejo, han visto crecer su producción de manera importante en las últimas campañas. En la región extremeña, la elaboración de este vino espumoso está en manos de las firmas Vía de la Plata, Marcelino Díaz, López Moreras y Romale.
Fuentes del sector explican que, hace poco más de dos o tres años, la producción global de cava extremeño se situaba en torno a 500.000 botellas. Sin embargo, en estos momentos se estima que la fabricación de este espumoso ronda anualmente el millón de botellas.
 

Cada 7 dias 31-07-13

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Aprueban la Ley de fomento de la integración cooperativa

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Texto legal completo en pdf adjunto.
El Congreso de los Diputados aprobó el pasado 17 de julio la Ley de fomento de la integración cooperativa y de otras entidades asociativas de carácter agroalimentario, con el respaldo de la gran mayoría de los grupos políticos del parlamento, lo que supone un fuerte impulso y avance hacia un nuevo modelo cooperativo en España. El objetivo es que un sector (el cooperativo), caracterizado por su atomización, ejecute medidas que fomenten la integración y la creación de grupos comercializadores de base cooperativa y asociativa, con implantación y ámbito de actuación superior incluso al de una única comunidad autónoma. De esta manera, el Gobierno espera incrementar la competitividad, el redimensionamiento, la modernización y la internacionalización de las cooperativas.
En España, el asociacionismo agrario en general, y las cooperativas en particular, contribuyen a la vertebración del territorio al dar continuidad a la actividad agraria, con lo que fomentan el empleo rural y el desarrollo económico y social de las zonas rurales.
En concreto, España cuenta con cerca de 4.000 entidades y más de un millón de socios, con una facturación de 18.797 millones de euros en 2012, dando empleo directo a cerca de 100.000 trabajadores. Aproximadamente, el 11,5% de las cooperativas agrarias se dedican al sector vitivinícola, unas 460, con una facturación cercana a los 1.000 M€, más del 5% de la facturación total de las cooperativas españolas. Estas entidades suponen un 77% de la producción de vino del país, pero solo representan el 21% de su comercialización.
Entidad asociativa prioritaria
La nueva ley establece la figura de la entidad asociativa prioritaria de ámbito supraautonómico, con suficiente capacidad y dimensión, para mejorar su estrategia empresarial y contribuir al incremento de la eficiencia y rentabilidad de estas entidades.
Para que una entidad asociativa pueda tener la consideración de prioritaria deberá ser sociedad cooperativa, cooperativa de segundo grado, grupo cooperativo, sociedad agraria de transformación, organización de productores o entidad civil o mercantil, siempre que más del 50% de su capital social pertenezca a sociedades cooperativas, a organizaciones de productores o a sociedades agrarias de transformación; tener una implantación y un ámbito de actuación supraautonómico, llevar a cabo la comercialización conjunta de la totalidad de la producción de las entidades que la compongan y, entre otros requisitos, que en sus estatutos o disposiciones conste expresamente la obligación de los productores de entregar la totalidad de su producción para su comercialización en común.
Las entidades interesadas deberán solicitar al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) el reconocimiento oficial como entidad asociativa prioritaria. Queda por definir el procedimiento reglamentario para esta solicitud y la forma y las condiciones en que se deba acreditar el mantenimiento de los requisitos para ser reconocida y las consecuencias de la pérdida de este estatus. El Magrama creará un Registro Nacional de Entidades Asociativas Prioritarias.
Ventajas
Las entidades asociativas prioritarias podrán tener preferencia en la concesión de subvenciones y ayudas en materia de inversiones materiales o inmateriales destinadas a mejorar la gestión y la comercialización; en el acceso a actividades formativas; en materia de internacionalización, de promoción y de I+D+i; en acceso a líneas ICO de financiación preferente, así como en actuaciones dentro de los Programas de Desarrollo Rural (PDRs), entre otras. Asimismo, los productores que forman parte de ellas también tendrán ventaja en la concesión de subvenciones y ayudas.
Plan estatal
Otro de los instrumentos que ofrece la ley es la articulación de un Plan Estatal de Integración Asociativa, para coordinar las políticas de fomento asociativo del Ministerio con las Comunidades Autónomas, en colaboración con el sector, con el fin de aunar esfuerzos y eliminar las medidas que puedan conducir a la dispersión de la oferta. Se presentará en la Conferencia Sectorial. Según el texto aprobado, el Gobierno presentará el primer plan en un plazo de seis meses a contar desde la entrada en vigor de la ley.
Asimismo, la nueva norma introduce modificaciones en la Ley de Cooperativas de 1999 y la Ley sobre régimen fiscal de las Cooperativas de 1990, dirigidas a contribuir y facilitar el desarrollo cooperativo en España, mediante la ampliación de sus fines y actividades. En el caso de la primera referencia citada, entre otros puntos, se reforma su artículo sexto con el objetivo de mejorar la definición de las clases de cooperativas agrarias para adaptarla a su realidad económica y social, que ahora pasarán a denominarse “agroalimentarias”. Una nueva denominación que venía siendo reclamada por la totalidad del sector. Además, hay modificaciones que resaltan la actuación de las cooperativas agroalimentarias en el entorno territorial y social de su ubicación.
Por lo que respecta a los cambios en la Ley de 1990 sobre el régimen fiscal, se elimina la referencia a las personas físicas, ya obsoleta en el contexto actual y que generaba no pocos problemas para la transmisión generacional de las explotaciones en gestión cooperativa y que era un obstáculo para la generación de grupos cooperativos.