Topic:

Proyecto MINORVIN: Evaluar y valorizar 51 variedades minoritarias frente al cambio climático en viticultura

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

Unos 16 centros de investigación de España, entre ellos el IRTA catalán y el IMIDRA madrileño, han sumado esfuerzos para desarrollar el proyecto MINORVIN, cuyo objetivo central es poner en valor la biodiversidad existente en 51 variedades de uva de vinificación minoritarias de todas las regiones, recuperadas en España, con el fin de evaluar su potencial sobre la mitigación de los efectos del cambio climático en la viticultura. Estas variedades de uva minoritarias están actualmente infravaloradas y lo que se busca es someterlas a una serie de pruebas para analizar su resistencia a la sequía, su tolerancia a enfermedades fúngicas, muy dependientes de la climatología, como el mildiu y el oídio, así como su potencial enológico para diversificar la producción de vino.

Como ya se ha comentado en otras muchas ocasiones, el cambio climático está causando un incremento de las temperaturas y la reducción del régimen de lluvias. Efectos adversos que pueden dar lugar a la producción de vinos de mayor graduación alcohólica y a una menor acidez, debido altas temperaturas y al estrés hídrico en las vides.

Además, la viticultura que ha predominado en los últimos años ha provocado un empobrecimiento del número de variedades de vid cultivadas y una erosión genética del cultivo y, como consecuencia, un grave peligro de extinción en las variedades autóctonas.

Una de las grandes preocupaciones del sector vitivinícola a nivel mundial es, precisamente, la disminución del número de variedades de vid cultivadas y la desaparición de otras muy antiguas, causada por factores como el bajo número de variedades admitidas en las Denominaciones de Origen o las ayudas a la reestructuración y reconversión del viñedo, que potencia la eliminación de aquellos más viejos y con más diversidad genética.

El proyecto MINORVIN estudiará el potencial vitícola y enológico de estas variedades de uva minoritarias y efectuará los análisis sensoriales de todos los vinos que se acabarán elaborando a través de los respectivos laboratorios y los paneles oficiales de cata de los mismos.

Cultivo en peligro

Por otro lado, según un estudio del Grupo de Meteorología de la Universidad de las Islas Baleares (UIB), los cultivos de vid del Sur de Europa y del Mediterráneo van a verse afectados gravemente en las próximas décadas, debido a la falta de precipitaciones y al aumento de las temperaturas causado por el cambio climático.

El estudio ha sido publicado en la revista científica “Regional Environmental Change” y concluye que “el impacto del cambio climático podría condicionar la viabilidad de la viticultura en estas zonas. Según el doctor, Romualdo Romero, “la viña estará más expuesta a más estrés término para una maduración adecuada”.

El trabajo de investigación se realizó a partir de la comparación entre los datos reales del periodo comprendido entre 1981 y 2005 y las proyecciones climáticas para el próximo periodo 2021-2100, considerando un escenario alto de emisiones contaminantes a la atmósfera con ausencia de políticas de mitigación de gases de efecto invernadero (GEI).

En concreto, la investigación, que se centra en el tramo 2046-2070, prevé un incremento generalizado de la temperatura máxima estival en la región de Europa meridional y en el Mediterráneo de entre 2,7ºC y 4,3ºC respecto al periodo 1981-2005. Este aumento hará que en muchas zonas productoras de España, Francia, Italia y Portugal la temperatura acabe siendo superior a los 25ºC, que es la óptima para el cultivo de la viña. Además, entre los meses de abril a octubre, época de crecimiento de la viña, en España se alcanzarán unas temperaturas unos 3,6ºC más elevadas.

El estudio prevé que el aumento de las temperaturas comportará una nueva clasificación de las regiones europeas y cambios importantes en las variedades de uva de cada región, en función de la idoneidad que se alcance con los efectos de la acumulación del calor para cultivar la viña y obtener la calidad del vino.

El descenso de precipitaciones del 40% en primavera en las regiones vitícolas actuales de España, Portugal y el Sur de Italia podría ser un factor limitador del crecimiento de las uvas, por lo que será necesario establecer estrategias de adaptación para frenar esa limitación y reducir las causas adversas del cambio climático en estos cultivos, como las redes de sombreado; el aumento del riego de las viñas; modificar la poda; el enrejado en la planta para que la viña suba y evite la elevada temperatura del suelo; la reubicación de cultivos y pasarlos de laderas o vertientes en el Sur a zonas del Norte, o la plantación de la viña en terrenos a mayor altura, según María Cardell, del grupo de investigación en Meteorología de la UIB.

Empleo de imágenes satelitales para la gestión del viñedo

 Publicado el por Marta Rodríguez Fernández (colaborador), Xesús Pablo González (colaborador), Paula Fandiño (colaborador), Rubén Pérez (colaborador), Javier J. Cancela (colaborador)

Artículo con gráficos en pdf adjunto.

Cada día son más numerosas las aplicaciones de la teledetección como conjunto de técnicas y procedimientos, que han demostrado ser de gran utilidad en muchos y diversos campos de la agricultura (Pinilla, 1995).

En la actualidad, la mejora de la resolución espectral y espacial junto con la disminución relativa de los costes, ha servido para desarrollar técnicas de tratamiento de imágenes en el monitoreo de la vegetación y desarrollo del cultivo (Smith, 1998).

En las últimas dos décadas, se ha podido hacer realidad un manejo de precisión en las explotaciones agrarias, aplicándose a una gran diversidad de cultivos.

Más concretamente, la teledetección ha sido utilizada con éxito en la denominada viticultura de precisión, quedando demostrado el interés de los índices de vegetación como indicadores de la variabilidad dentro del viñedo; así pues, se ofrece la posibilidad de disponer de información sobre el cultivo en los diferentes momentos del año (Bramley et al., 2011; Johnson et al., 2003; Santesteban et al., 2013).

Precios del aceite 12-09-19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Extensión de Norma del aceite de oliva para las próximas cinco campañas

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La campaña 2019/20 del aceite de oliva, que arrancará oficialmente el nuevo 1 de octubre, será la primera de la nueva Extensión de Norma de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español. Será una prórroga de la vigente hasta ahora y tendrá una duración de cinco campañas (desde el 1 de octubre de 2019 hasta el 30 de septiembre de 2024).

De este modo, se mantiene una aportación económica obligatoria de seis euros por tonelada de aceite elaborada y comercializada. Como hasta ahora, la aportación se divide en dos cuotas, una sobre la producción (tres euros por tonelada) y otra del mismo importe sobre la comercialización.

La cuota de producción la debe pagar el titular de la almazara que produzca el aceite, salvo en los casos de servicio de molturación a terceros (a maquila), en cuyo caso la almazara que preste este servicio será quien deba asumir el pago. La aportación de producción devengará en el momento de salida de almazara o desde las instalaciones de terceros donde tenga el aceite propio depositado.

Mientras que la cuota de comercialización devengará desde la entrada del aceite adquirido procedente de almazara y el obligado al pago será el titular de la entidad compradora.

Por segunda vez en su historia, la IAOE contará con una Extensión de Norma de cinco campañas, en lugar de tres. Un mínimo del 80% del total de las aportaciones tendrá como destino la promoción de los aceites de oliva y su consumo. El resto (hasta un máximo de un 20% del total recaudado) será destinado a la información y estudios de mercado y al impulso de los programas de I+D+i.

Balance de campaña del aceite de oliva a 31 de julio de 2019

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Los recursos de aceite de oliva a 31 de julio continúan muy por encima de la media de campañas anteriores (+39%) como consecuencia del récord productivo histórico marcado esta campaña (1.785.900 toneladas), según los últimos datos de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) y el Ministerio de Agricultura.

A esa producción se suman las compras de aceite foráneo. En diez meses de campaña, la importación de aceite de oliva alcanza un volumen de 124.300 toneladas, un 12,3% inferior a la precedente.

A 31 de julio, la cantidad de aceite de oliva total comercializada es de 1.303.500 toneladas, un 16% por encima de la campaña anterior, con un promedio mensual de comercialización de 130.400 toneladas. Destaca el mes de julio que, con 145.400 toneladas, supone el máximo de la campaña y la mejor cifra para este mes a nivel histórico, sólo por detrás del de la campaña 2013/14.

Las exportaciones continúan la tendencia positiva de los últimos meses, alcanzando en julio un volumen de 100.000 toneladas y un total en la campaña de 840.000 toneladas, un 16,2% por encima de la anterior. Lo vendido en el mercado interior es superior en un 15% y mantiene su marcha ascendente con unas salidas de 463.500 toneladas y 46.400 toneladas/mes de promedio.

Mientras, las existencias totales se sitúan en 984.200 toneladas un 69% superior a la campaña precedente y continúan en niveles máximos frente a las campañas anteriores.

Según informó el Ministerio de Agricultura, en el mercado nacional, tras el alza de las cotizaciones en los meses de junio y julio, se produce un ligero descenso en agosto en un contexto de menores operaciones en el mercado. En la semana 34 (19 al 25 de agosto) el precio se sitúa en 2,10 €/kg para la media de categorías, con 2,26 €/kg en el caso del virgen extra. A nivel internacional se mantienen las caídas iniciadas en el mes junio, aunque sólo se registra cotizaciones en las dos últimas semanas en Grecia.

 

Balance de campaña a 31 de julio de 2019 (miles de toneladas)

Mes

Existencias iniciales

Producción(**)

Importación

Mercado interior (*)

Exportación

Existencias finales

OCTUBRE

375,6

7,3

11,0

37,0

80,5

276,4

NOVIEMBRE

276,4

98,4

15,2

46,5

71,4

272,1

DICIEMBRE

272,1

630,5

19,2

42,7

71,2

807,9

ENERO

807,9

689,4

11,5

53,1

81,9

1.373,8

FEBRERO

1.373,8

276,6

13,6

46,6

88,4

1.529,0

MARZO

1.529,0

71,2

13,6

49,6

89,9

1.474,3

ABRIL

1.474,3

10,3

10,3

53,1

78,7

1.363,1

MAYO

1.363,1

4,1

9,0

45,0

87,7

1.243,5

JUNIO

1.243,5

0,0

9,9

44,5

90,3

1.118,6

JULIO

1.118,6

0,0

11,0

45,4

100,0

984,2

TOTAL

375,6

1.787,8

124,3

463,5

840,0

984,2

*Mercado interior aparente. Datos de comercialización provisionales para el último mes publicado. **Producción + ajustes. Fuente: AICA. Fecha de consulta: 02/09/19.

 

Aceituna de mesa

En el penúltimo mes de campaña, la aceituna de mesa muestra un volumen de comercialización superior al de la campaña anterior con 479.280 toneladas (+6%), gracias al incremento de las exportaciones y a pesar de la disminución de las salidas en el mercado interior. Las existencias finales se sitúan en 446.790 toneladas, un 3% por encima de la campaña anterior.