Topic:

El sector del vinagre de vino español alerta de una campaña difícil

 Publicado el por Asociación Española del Vinagre (colaborador)

 (photo: )

A la espera de que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente haga públicas las cifras de producción vitivinícola, el sector analiza los datos que se conocen a través de las publicaciones especializadas referidos a los precios de compra de la uva. Desde la Asociación Española del Vinagre (AEVIN) y a la vista de los primeros datos de la nueva vendimia analizábamos la situación de campo. Con una lluvia escasa en el momento más esperado y las específicas condiciones de temperatura previas a la vendimia en zonas concretas, se obtenía un desigual volumen según regiones, si bien la previsión del total español se situaba algo inferior que la campaña pasada.

Dentro de lo previsible y que parecía conducir a la relativa estabilidad en relación con la serie de campañas anteriores, situando una media productiva nacional en torno a los 40 millones de hectolitros. También destacábamos en nuestras valoraciones el efecto inicial y de futuro de la entrada paulatina en producción de las plantaciones que han sido objeto de reestructuración y reconversión, como otra herramienta que facilite al viñedo español alcanzar y mantener la competitividad, la diversificación y el equilibrio.

Incremento de precios de materia prima:

La evolución de la campaña 2016/2017 poco tiene que ver con los elementos conocidos y la situación actual. En apenas unas semanas, sin que se tenga noticia de situaciones imprevistas, debacle fitosanitaria o del mercado internacional, el comportamiento sobre el precio de la uva desconcierta las previsiones de los operadores, nacionales e internacionales. La traslación inmediata de incremento en el importe de la materia prima del vinagre, tomando como muestra las variedades de vino más comunes como Tempranillo y Airén, supone una media entre el 25 y el 35%.

Es muy difícil determinar las causas de una subida de precios tan marcada, pero sin embargo es sencillo determinar las consecuencias que ya afectan al sector del vinagre. Vendría a ser el primer indicador vitivinícola de la campaña de cómo repercuten las situaciones en todos los operadores de la cadena alimentaria, desde los elaboradores a los distribuidores.

Mercado interno:

A nivel nacional, y en el apartado de consumo, las grandes superficies y centros de distribución deben estar al tanto de la evolución de la campaña. El consumidor debe seguir teniendo a su disposición el vinagre español con la variedad y referencias con la que ahora se presenta, tanto de calidad como de cumplimiento de la normativa, en especial de seguridad alimentaria. Como se realiza desde hace varias campañas, se mantiene la colaboración desde AEVIN con el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) y con otros centros autonómicos, realizando las actividades que garanticen el cumplimiento de elaboración y comercialización del vinagre en los lineales. La repercusión de semejante subida de precios de la materia prima, afecta a toda la cadena alimentaria del producto desde la elaboración a la comercialización. Así, y conforme la actual Ley 12/2013 de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, el incremento en origen del producto obliga al sector de la distribución a comprender este escenario cumpliendo con la normativa que prohíbe expresamente las ventas por debajo de las cotizaciones en origen y de los costes de producción. En España contamos con la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) que desarrolla activamente la inspección y control coercitivo sancionador ante las conductas que infringieran las disposiciones, que dañan el sector y la competencia leal entre operadores.

Mercado exterior:

En el mercado internacional la exportación el vinagre de vino español va a sufrir un inevitable frenazo con la pérdida de los esfuerzos realizados durante muchos años y los logros conseguidos tanto en competitividad como en internacionalización. El súbito cambio de un elemento clave sin situaciones que lo prevean supone una variación grave. Nuestros principales compradores (Francia, Reino Unido, Italia, Países Bajos y Estados Unidos) se dirigen a otros proveedores internacionales que no les sorprendan con estas inasumibles variaciones que rompan una razonable estabilidad.

Como en su día valoró AEVIN, la campaña de 2015 supuso para el vinagre de vino español la exportación de cerca de medio millón de hectolitros. Esto marcaba respecto del año 2014 un aumento del 35,31% en cuanto a volumen y un 12,32% en valor. Tendencia creciente de las ventas al exterior que venía manteniéndose de forma consolidada. En la categoría de vinagre de vino envasado se incrementó su precio medio en un 2,64%. Y dentro de este, se destaca el producto gourmet cada vez más solicitado.

Estos valores de crecimiento, tanto en volumen como en valor, suponen el fiel reflejo de la confianza que la distribución y los consumidores internacionales depositan en nuestro vinagre y de la versatilidad de su uso. El valor añadido de este producto vitivinícola, siguiendo en el apartado del consumo, es su amplia aplicación alimentaria, ya que puede consumirse tanto como ingrediente directo, como de acompañamiento en otras elaboraciones culinarias. La posición del vinagre apreciado por el consumidor final, como venimos comprobando, es del efecto llamada a otros alimentos españoles, asociando directamente una dieta moderna, sana, equilibrada y natural.

Sin embargo, esta campaña 2016/2017 que ahora se nos se presenta y con tan importante modificación va a suponer una clara ruptura con nuestra sostenida tendencia alcista. Por mucha diversificación del potencial vitivinícola que se pretenda, si trasladamos a nuestros productos finales unas subidas inasumibles, que no permitan competir en un mercado global y sin tener herramientas de diversificación y equilibrio funcionando, el resultado será un problema encadenado.

Desde AEVIN y tal y como está avanzando la campaña advertimos estos signos preocupantes que trazan un año perdido que acaba de empezar, en el que veremos cómo se pierden clientes internacionales -que tanto costó afianzar- y en el que solo resta tratar hacer comprender a todos los operadores de la cadena, desde elaborador a distribuidor, que el sector vitivinícola (una vez más) ha vuelto de forma inexplicable a los dientes de sierra dando muestras de improvisación y falta de cohesión sectorial.

Las situaciones poco previsibles alejan a todos los operadores españoles de la competitividad internacional. Y aunque esta campaña se presenta muy difícil para nuestro sector, deberemos hacer un seguimiento de lo que ha pasado, determinar sus causas y dar razón que explique cómo un país que lo tiene todo para liderar el sector vitivinícola a nivel mundial se esfuerza en relegarse a las últimas posiciones.

Balance de la OIV sobre la situación vitivinícola mundial 2016

 Publicado el por Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) (colaborador)

Consumo mundial de vino. Fuente: OIV. (photo: )

Consumo mundial de vino. Fuente: OIV.

Con motivo del 39° Congreso Mundial de la Viña y el Vino, celebrado recientemente en Brasil, el director general de la OIV, Jean-Marie Aurand, presentó un balance global del sector vitivinícola y los primeros aspectos del informe temático dedicado al mercado de las uvas de mesa y las pasas, que se publicará a fin de año.

El balance trata sobre el potencial de producción vitivinícola, la superficie plantada de viñedos, la producción y el consumo mundial de vino, los volúmenes de exportación e importación de vino.

En 2015, la superficie vitícola mundial se sitúa en 7,5 Millones de  hectáreas.

La producción mundial de uva alcanzó los 76 millones de toneladas en 2015

La producción mundial de vino (excluidos zumos y mostos) se estima en 2016 en 259 Mhl.

El consumo mundial de vino en 2015 se calcula en 240 Mhl.

Superficie del viñedo

El tamaño del viñedo mundial (indistintamente de la utilización final de las uvas e incluidos los viñedos que todavía no están en producción) en 2015 se sitúa en 7,5 millones de hectáreas: una ligera disminución de 28.000 ha con respecto a 2014.

La superficie vitícola china continúa en crecimiento (+34.000 ha). China confirma su puesto de 2º viñedo mundial. En cambio, los viñedos de la UE siguen reduciéndose ligeramente (- 34.000 ha entre 2014 y 2015). España sigue a la cabeza de las superficies cultivadas con más de un millón de hectáreas (1,021 millones de ha), delante de China (0,83 Mha) y Francia (0,78 Mha).

Uvas

En 2015, la producción mundial de uvas (destinadas a todos los usos) es de 76 millones de toneladas (Mt).  La tendencia de la producción de uvas desde el año 2000 se encuentra al alza (+17%), no obstante la disminución de la superficie del viñedo: esto se explica principalmente por un crecimiento de los rendimientos, además de una mejora continua de las técnicas vitícolas.  China, con 12,6 Mt, en 2015 es el primer productor (17% de la producción mundial de uva); seguida de Italia (8,2 Mt); Estados Unidos (7,0 Mt); y Francia (6,3 Mt).

Producción de vino

La producción mundial de vino (excluidos zumos y mostos) en 2016 se estima en 259 Mhl. Se trata de una producción global de vino entre las más escasas de los últimos 20 años. El año 2016 estuvo marcado por condiciones climáticas difíciles que afectaron la producción de diversos países.

Italia (48,8 Mhl) confirma su puesto de primer productor mundial, seguida por Francia (41,9 Mhl) y por España (37,8 Mhl). El nivel de producción todavía sigue siendo elevado en Estados Unidos (22,5 Mhl). En América del Sur, las producciones disminuyen notablemente en Argentina (8,8 Mhl), en Chile (10,1 Mhl) y en Brasil (1,4 Mhl), como consecuencia de las condiciones climáticas desfavorables.

Consumo de vino

Los datos disponibles muestran un ligero aumento del consumo mundial en 2015, estimado en aproximadamente 240 Mhl. Los países tradicionalmente consumidores prosiguen su retroceso (o estancamiento), en beneficio de nuevos polos de consumo. El periodo comprendido entre 2000 y 2015 se caracterizó por un desplazamiento del consumo de vino: existe una tendencia creciente a un consumo fuera del país de producción.

Estados Unidos, con 31 Mhl, confirma su posición de primer consumidor mundial. El consumo es relativamente estable en Italia (20,5 Mhl) y España (10 Mhl) y sigue reduciéndose en Francia (27,2 Mhl) con respecto al de 2014. El nivel de consumo en China se estima en 16 Mhl, lo que implica un ligero aumento de 0,5 Mhl con respecto a 2014.

Intercambios internacionales de vino

En 2015, el comercio mundial de vino ha aumentado un 1,9% en volumen (104,3 Mhl) y, sobre todo, en valor, del 10,6% (28.300 millones de euros) con respecto a 2014. El mercado está marcado por una creciente internacionalización, en el año 2000, el 27% del vino consumido era importado, mientras que actualmente esta cuota representa más del 43%.

Enfoque especial de la OIV sobre las uvas de mesa y las pasas

El director general de la OIV, Jean-Marie Aurand, también se refirió a los primeros aspectos del informe temático sobre las uvas de mesa y las pasas que se publicará a fin de año. Este informe, elaborado en colaboración con la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) analiza el mercado mundial de uvas destinadas al consumo humano directo (uvas de mesa y pasas).

La uva es una de las frutas más cultivadas en todo el mundo, con aproximadamente 75 millones de tonelada  producidas por año. Casi la mitad de la producción de uvas se destina a la vinificación, un 36% de las uvas se consume en fresco y un 8% se consume como pasas, mientras que el resto de la producción se destina a la elaboración de zumos y mostos.

 

Resumen de las resoluciones aprobadas en 2016 por la 14ª Asamblea General de la OIV

 Publicado el por Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) (colaborador)

La 14ª Asamblea General de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), que se celebró el 28 de octubre de 2016 en Bento Gonçalves (Brasil), aprobó un total de 16 resoluciones, que tienen que ver tanto con la viticultura y el medio ambiente, como con prácticas enológicas y especificaciones de los productos enológicos y métodos de análisis o economía y el derecho del vino.

Decisiones relativas a la viticultura y al medio ambiente

Para dar seguimiento a la aprobación de las precedentes guías sobre la producción sostenible, la OIV aprobó “Los principios generales de la OIV para una vitivinicultura sostenible. Aspectos medioambientales, sociales, económicos y culturales” (resolución OIV-CST 518-2016) cuyo objetivo es precisar la definición y el campo de aplicación de la producción sostenible, aportando sus principios generales aplicables al conjunto de los productos vitivinícolas. Estos principios generales deben servir de base para la elaboración o la revisión de las guías de aplicación de la vitivinicultura sostenible, integrando los tres aspectos de la sostenibilidad: medioambiental, social y económico. El desarrollo de los sistemas y las prácticas de producción que preservan y mejoran las condiciones de utilización de estos recursos naturales y refuerzan las condiciones económicas de la zona de producción es imperativo para la viabilidad a largo plazo de las actividades vitivinícolas.

En el ámbito de la producción de las uvas pasas, la OIV aprobó una guía de “Buenas prácticas de la OIV para los sistemas de producción de las uvas pasas” (resolución OIV-VITI 522-2016). Este documento se concibió como complemento de la resolución OIV-VITI 493-2013 de la OIV sobre las “Recomendaciones de la OIV respecto de la producción de uvas pasas”. Su objetivo es proporcionar los requisitos técnicos necesarios para la producción de uvas pasas, aplicables a productores y organizaciones nacionales y/o internacionales.

Decisiones relativas a las prácticas enológicas

Se añadieron al Código Internacional de Prácticas Enológicas de la OIV numerosas resoluciones relativas a nuevas prácticas enológicas, en particular:

La actualización de las prácticas enológicas, mediante su consiguiente adaptación, a fin de tomar en cuenta la utilización cada vez mayor de levaduras no Saccharomyces cerevisiae en el proceso de vinificación (resolución OIV-OENO 546-2016).

El tratamiento de vinos mediante la utilización de una placa de filtración con zeolitas Y-faujasitas para la adsorción de cloroanisoles (resolución OIV-OENO 444-2016). El objetivo de esta práctica es reducir el contenido de cloroanisoles, responsables de las alteraciones del aroma de los vinos, y situarlo por debajo del umbral de percepción organoléptica mediante placas de filtración con zeolita Y-faujasita durante la filtración.

La actualización de las prácticas relativas a la oxigenación de los mostos y de los vinos (resoluciones OIV-OENO 545-A 2016 y OIV OENO 545-B 2016). Estas prácticas tienen como objetivo acelerar el proceso de oxidación de los mostos con la finalidad de generar las reacciones de pardeamiento de los compuestos fenólicos para mejorar la estabilidad de los vinos con respecto a la oxidación y, por otra parte, contribuir a reducir el carácter vegetal y a eliminar los aromas de reducción, como también garantizar el buen desarrollo de la fermentación alcohólica y evitar las paradas de fermentación. Además, la oxigenación de los vinos tiene como objetivo principal favorecer la estabilización de las sustancias colorantes y la maduración de los vinos tintos, así como elaborar vinos destinados a tratamientos de eliminación del exceso de hierro por oxidación del hierro ferroso a hierro férrico, disminuir los “compuestos sulfurados volátiles” y reducir el carácter vegetal de los vinos.

El tratamiento de vinos con poliaspartato de potasio fue admitido por la OIV para la estabilización tartárica de los vinos (resolución OIV-OENO 543-2016). La dosis óptima de poliaspartatos no debe superar los 100 mg/l. Con dosis superiores, la actividad estabilizadora del poliaspartato de potasio no aumenta y, en algunos casos, puede producirse un aumento de la turbidez del vino.

La OIV estableció por primera vez la distinción entre aditivos y coadyuvantes de elaboración para las sustancias ya admitidas por la OIV (resolución OIV-OENO 567A-2016). Esta distinción contribuirá a una mayor armonización entre las organizaciones internacionales y facilitará el comercio internacional del vino de uva, si bien la lista que figura en la resolución no es una enumeración exhaustiva de los aditivos y coadyuvantes de elaboración y la OIV sigue examinando y sometiendo a consideración los aditivos y los coadyuvantes de elaboración propuestos para la elaboración de vinos.

Decisiones relativas a las especificaciones de los productos enológicos

Se añadieron las siguientes monografías al Codex Enológico Internacional:

Una monografía relativa a la Zeolita Y-faujasita (resolución OIV-OENO 506-2016). Diferentes especificaciones detalladas acompañan a esta monografía, en particular, una de ellas concierne a la proporción sílice/alúmina que debe ser igual a 3 o superior. Asimismo, la monografía completa la práctica enológica que admite el tratamiento de los vinos con este copolímero.

Una revisión de la monografía sobre materias proteicas de origen vegetal (resolución OIV-OENO 575-2016). Se aumentó el límite del contenido de hierro a 300 ppm, exclusivamente para las proteínas del guisante y de la patata, mientras que el límite de zinc se aumentó a 150 ppm exclusivamente para las proteínas del guisante.

Decisiones relativas a los métodos de análisis

En el marco de la misma sesión, se aprobaron una serie de métodos de análisis nuevos o de líneas directrices que completan el corpus analítico de la OIV. En particular se trata de:

Disposiciones sobre la utilización de los métodos patentados que deben ser adoptados por la OIV (resolución OIV-OENO 526-2016). Como el Codex Alimentarius, la OIV ha aprobado una lista de requisitos que deben cumplir, a los fines de su aprobación, los métodos patentados y sobre los cuales la divulgación de información está por ende restringida, y/o cuyo propietario de los derechos limita el uso o la distribución del método o los materiales necesarios para su funcionamiento. Principalmente, no debería ratificarse un método patentado si se dispone de un método de análisis no patentado adecuado que haya sido ratificado o podría ratificarse y que disponga de características de rendimiento similares o superiores.

Se revisó el método de determinación de azúcares en mostos y vinos por cromatografía de líquidos de alta resolución (resolución OIV-OENO 552-2016). Este método validado por un ensayo interlaboratorios se aplica a la cuantificación directa de los azúcares de mostos y vinos hasta los 20 g/l y por encima de esta concentración previa dilución. También permite determinar el glicerol (entre 0,5 g/l y 15 g/l) y la sacarosa (entre 1 g/l y 40 g/l). Los azúcares y el glicerol se separan por HPLC en una columna de gel de sílice con alquilamina y la detección se realiza por refractometría.

El método de determinación del grado alcohólico volumétrico también se actualizó para tener en cuenta la medida en las bebidas de baja graduación alcohólica (resolución OIV-OENO 566-2016). Así, el procedimiento se modificó ligeramente para tomar en consideración las bebidas con un grado alcohólico volumétrico inferior o igual a 1,5% vol.

Un método relativo al análisis de los compuestos volátiles del vino por cromatografía de gases (resolución OIV-OENO 553-2016). El presente método se aplica al análisis de casi una treintena de compuestos volátiles de vinos con menos de 20 g/l de azúcar. Los vinos con más de 20 g/l de azúcar y las mistelas deben someterse a una destilación previa (idéntica a la destilación necesaria para determinar el GAV), si bien esta operación puede arrastrar una parte considerable de los compuestos.

Decisiones relativas a la economía y el derecho

La OIV también aprobó recomendaciones para la elaboración de programas de formación para los enólogos (resolución OIV-ECO 563-2016). Los programas de formación para los enólogos deberán garantizar que el enólogo sea capaz de actuar de manera eficaz en cada una de las cinco líneas de trabajo definidas en la resolución OIV-ECO 492-2013, sea capaz de gestionar las tareas allí descritas y tenga un conocimiento profundo y permanentemente actualizado de todas las prácticas que se realicen bajo su control. Estos programas se han elaborado de acuerdo con la Clasificación Internacional Normalizada de la Educación (CINE-UNESCO 2011). De conformidad con la misma, los programas de formación de los enólogos se consideran como educación terciaria y se podrían desarrollar en diferentes niveles.

Finalmente, la OIV aprobó una nueva definición de vinos especiales, específicamente, el “Vino con grado alcohólico modificado por desalcoholización” (resolución OIV-ECO 523-2016). El vino con grado alcohólico modificado por desalcoholización es la bebida obtenida exclusivamente a partir del vino o del vino especial y que ha sido objeto de un tratamiento de desalcoholización, lo que ha reducido el grado alcohólico adquirido inicial del vino o del vino especial en una proporción superior al 20%, y que tiene un grado alcohólico adquirido equivalente o superior al grado adquirido mínimo correspondiente al vino o al vino especial.

Los textos completos de las resoluciones aprobadas por la 14ª Asamblea General de la OIV se podrán consultar próximamente en el sitio web de la OIV.

Nuevo récord de la superficie de viñedo ecológico en España

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

FOTO: Cavas Recaredo. (photo: )

FOTO: Cavas Recaredo.

La superficie nacional de viñedo ecológico se incrementó casi un 15% en 2015 en relación con el año anterior, hasta las 96.590,71 hectáreas, según los datos publicados por el Ministerio de Agricultura y Pesca, y Alimentación y Medio Ambiente (Mapama). Esta superficie vitícola de cultivo ecológico representa un 15,61% de la superficie de agricultura ecológica por tipo de cultivo en cultivos permanentes (501.988 ha) aunque apenas un 4,91% de la superficie de producción ecológica total, que ocupó 1.968.570 hectáreas.

El aumento no fue homogéneo en todas las Comunidades Autónomas, aunque fueron mayoría las que elevaron su área ecológica en relación con el año anterior, destacando Castilla-La Mancha, donde se contabilizaron 54.512,8 hectáreas, un 15,6% y 7.370 ha más que en 2015 y que representa bastante más de la mitad (56,44%) de la superficie total en España.

A continuación, información para suscriptores.

La vendimia elevó un 57%, hasta 45,32 Mhl, las existencias de vinos y mostos sin concentrar en septiembre

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

El Ministerio de Agricultura informó sobre la evolución de los movimientos de vino y mosto durante el pasado mes de septiembre, según los datos del Sistema de Información de Mercados del sector vitivinícola (INFOVI), en cifras presentadas online por los grandes productores (de igual o de más de 1.000 hl de producción) y los almacenistas.

Como era de esperar, la vendimia y la entrada de uva en bodega durante septiembre (segundo mes de la actual campaña 2016/17) aumentaron considerablemente las existencias al final de ese mes de vino y mosto en un 57% y en casi 16,5 millones de hectolitros más sobre el mes anterior, hasta sumar 45,32 millones.

No hay que olvidarse de la salvedad de la no declaración de los denominados “pequeños productores” (con una producción histórica de menos de 1.000 hl) que, aunque representan en número algo más del 66% del total de los operadores del sector y un 70,5% de todos los productores, elaboran solo un volumen de alrededor de 600.000 hectolitros. Estos están obligados a realizar solo dos declaraciones anuales (en diciembre y en agosto).

A continuación, información para suscriptores.