Bodegas Vegamar transmite ambición y expectativas en su nueva etapa

 Publicado el Por Vicent Escamilla

De izquierda a derecha: P. Ossorio, Tania Arastey, Cosme Gutiérrez, presidente del C.R.D.O. Valencia; y Maripaz Quílez. (photo: )
De izquierda a derecha: P. Ossorio, Tania Arastey, Cosme Gutiérrez, presidente del C.R.D.O. Valencia; y Maripaz Quílez.

En Bodegas Vegamar se nota que hay algo en “ebullición” y no solo de fermentaciones estamos hablando. En su nueva etapa con el enólogo Pablo Ossorio como director técnico se respira ambición y expectativas, tal y como pudimos comprobar en la reciente presentación a los medios especializados de este nuevo proyecto.

Ubicada en la localidad valenciana de Calles (subzona Alto Turia, en la D.O.P. Valencia), Vegamar quiere apostar por vinos de altura, tanto por el desnivel sobre el mar en el que se cultivan sus viñedos (los pagos están por encima de los 600 metros e incluso de los 700 metros sobre el mar), como por la calidad de los mismos.

Sin duda, tienen potencial para ser “los nuevos grandes vinos” de la D.O.P. Valencia. La llegada de Pablo Ossorio, a principios de 2014 al equipo de la bodega, le ha dado una nueva dimensión y ha fijado como objetivo la internacionalización de los vinos de Vegamar.

Para ello, se apostará, entre otras, por variedades autóctonas como la Merseguera, la Moscatel o la Garnacha Tintorera, perfectamente adaptadas a las condiciones agroclimáticas de la zona; junto con los varietales internacionales más reconocidos, como el Sauvignon Blanc o el Merlot.

Uno de los retos más interesantes es ver el resultado con la Merseguera, de la que pudimos catar en rama. Promete dar agradables sorpresas una variedad muchas veces despreciada, salvo honrosas excepciones. También el nuevo rosado de Tempranillo o el futuro Sauvignon, junto con los tintos jóvenes varietales.

El tándem enológico Ossorio- Maripaz Quiles está llamado a deparar alegrías a Bodegas Vegamar. Así lo transmitió Tania Arastey, del Consejo de Administración de la bodega.

Además de los vinos, pudimos conocer la oferta enoturística de Vegamar, con alojamiento con vistas a los cañones de los ríos Tuéjar y Turia; o su gran restaurante. Sin olvidar la “bodega urbana”, que Vegamar tiene en la calle Colón de Valencia y que actúa como una auténtica puerta a los viñedos, desde el corazón de la capital levantina.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Bodegas Vegamar transmite ambición y expectativas en su nueva etapa”

Comentarios disponibles para usuarios registrados