Topic:

Por una información y conocimiento más profundos

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

Si hace unos días les anunciábamos que cumplíamos 70 años y que nos encontrábamos hechos unos chavales, llenos de ilusión y con grandes proyectos que nos permitieran seguir otros setenta años al frente del sector vitivinícola, apoyándolo y sirviéndole de altavoz a sus necesidades y logros alcanzados. Hoy nos llena de orgullo presentarles el primer monográfico, un número que intenta analizar en profundidad temas de actualidad para el sector y ofrecer las diferentes alternativas que se nos presentan.

Y como estamos hablando de futuro, hemos querido que el tema elegido para abrir esta serie de monográficos sea el que más preocupa a nuestro sector, en el que más nos jugamos y sobre el que más tendremos que trabajar en los próximos lustros, ya que en él se encuentra una buena parte de nuestras posibilidades de éxito.

Sabemos que contamos con excelentes vinos, elaborados por cualificados técnicos y provenientes de históricos viñedos. Pero somos conscientes de que esa calidad ya no es suficiente, que no es ahí donde se encuentra su valor añadido, sino en la capacidad de acceder al consumidor con nuestra propia marca y ser capaces de generar fidelización. Algunos bodegueros ilustres y con la cabeza muy bien amueblada se han atrevido a declarar públicamente que el sector del vino español debía evolucionar rápidamente de los graneles hacia los envasados y que solo de esta manera sería posible la subsistencia y el futuro de nuestros viticultores y bodegueros.

Y a tenor de los últimos datos de exportación, correspondientes al mes de noviembre de 2014, pero que no hacen sino corroborar lo que ya viene sucediendo desde mediados de año, y lo que ha sucedido el año anterior, y el otro, y el de más allá... Y que no es otra cosa que nuestro principal argumento de venta solo es el precio, el bajo precio de nuestros vinos. Estoy de acuerdo con que habrá que incrementar el precio medio que, para quien no lo sepa, en dato interanual se sitúa en 1,15 €/litro (-19,9%), pero que si entramos en desgloses, los graneles se venden a 0,41 €/litro (-34,5%) frente los 2,06 €/litro (-3,4%) al que lo hacen los envasados. Parecen argumentos más que justificados para pensar que debemos envasar nuestros vinos.

Aunque llegar a conseguirlo no sea, ni muy fácil, ni rápido, ni deba hacerse de una única manera. Como así lo demuestran los mercados, definidos por unos consumidores cuyos hábitos de compra, momentos de consumo, preferencias, expectativas, lugares de compra,… han cambiado mucho y lo van a seguir haciendo en los próximos años.

Conocer las diferentes alternativas que se nos presentan a la hora de envasarlo, cerrarlo, etiquetarlo,… son cuestiones prioritarias que debemos conocer y sobre las que en este primer número monográfico sobre packaging hemos querido abordar con la independencia y profundidad de un medio especializado.

En los planes de estudio se nos exige cada vez más especialización, en la comunicación concreción, en la industria sencillez ¿y en nuestra definición de los vinos que elaboramos, para quién lo hacemos, en qué tipo de mercado se van a vender, a qué precio, en qué formato, con qué presentación,…?

Podemos gastar el dinero que queramos en intentar desplazar a un vino francés, italiano, australiano o chileno de los lineales de los principales mercados. Lo podemos hacer de la mano de una marca paraguas como una denominación o individualmente. Pero si no hemos estudiado ese mercado, sus consumidores y nuestras posibilidades (que no sirven para todo), las posibilidades de éxito serán muy bajas y el esfuerzo altísimo.

Conocer e informarse parecen dos requisitos imprescindibles.

Sí podemos

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

Definir la situación de los mercados del vino en España o las estadísticas de exportación, incluso los escasos datos disponibles sobre el consumo interno, son ejercicios que ningún operador, incluidos los viticultores (que también ellos tienen un mercado en el que competir), deberían dejar de hacer con cierta frecuencia. Olvidarse de que nos encontramos en una sociedad de la comunicación, dominada por la información, puede resultar fatal para nuestro negocio. Contar con fuentes fiables y asequibles resulta cada vez más necesario.

Estamos cansados de escuchar que nuestros vinos tienen una excelente relación calidad/precio, cuando lo único que queremos decir es que somos, de los grandes países productores, el que más barato vende con gran diferencia. Pero en escasas ocasiones escuchamos análisis serios y rigurosos que expliquen cuáles son nuestros costes de producción y si tenemos condiciones (naturales o técnicas) para reducirlos.

Mercados 23-01-15

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Mercados 15-01-15

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Tendencias en etiquetas de vino para 2015

 Publicado el por Etygraf (colaborador)

El envase y su etiqueta establecen un contacto directo con el consumidor, por lo que es clave cuidarlo para crear marca. (photo: )

El envase y su etiqueta establecen un contacto directo con el consumidor, por lo que es clave cuidarlo para crear marca.

En los últimos años hemos vivido una revolución en cuanto a materiales autoadhesivos se refiere. Los mayores fabricantes del mundo, y proveedores nuestros, no dejan de investigar y lanzar novedades al mercado, adaptándose a las necesidades de bodegas, almazaras y otros embotelladores… Incluso desarrollando productos que ni imaginábamos.

Actualmente a nadie sorprende ver materiales texturizados o porosos en etiquetas de vino, pero esto es no es suficiente para sorprender al consumidor final. Por este motivo podemos encontrar materiales antihumedad, ideales para vinos blancos, cavas y cervezas. Estos materiales permiten el uso de los envases en zonas de frío y humedad, evitando la condensación y mal estado de la etiqueta y su consecuente mala imagen. Esta aplicación ha tenido gran acogida por los embotelladores en los últimos años y su uso sigue en crecimiento.

En esta línea se ha trabajado para conseguir materiales antigrasa, usados en aceites, embutidos y ahora también para vino, pues evitan la poco deseada mancha de vino en la etiqueta.

Desde Etygraf observamos 5 tendencias diferenciadas para este 2015:

               1) Nuevos materiales

               2) Nuevas tintas

               3) Nuevos acabados

               4) Personalización

               5) Creatividad

Una innovación propia de Etygraf es el uso de materiales acomplejados, o lo que es lo mismo, un material pegado sobre otro, creando infinidad de combinaciones y efectos únicos. Este año, este sistema fue el elegido para nuestro vino 1981, vino anual conmemorativo del nacimiento de Etygraf.

El empleo de materiales acomplejados, propio de Etygraf, permite crear combinaciones y efectos únicos.

El empleo de materiales acomplejados, propio de Etygraf, permite crear combinaciones y efectos únicos.

El universo de las tintas es otra de las áreas que más ha evolucionado en los últimos años y que lo va seguir haciendo a corto plazo. Trabajos con tintas con relieve por medio de serigrafía, o con tintas con cambio de color por brillos ya están totalmente instalados en nuestro uso diario.

A esto se le ha une la tendencia de tintas con purpurina, técnicamente conocidas como “glitter”, estas tintas permiten dar un brillo especial a las etiquetas y marcas que lo utilicen o bien ese efecto rasposo tan característico de la purpurina, en función del uso y aplicación que le demos en Etygraf.

La purpurina o “glitter” consigue un efecto diferenciador en la imagen que transmiten las etiquetas del vino.

La purpurina o “glitter” consigue un efecto diferenciador en la imagen que transmiten las etiquetas del vino.

Otro uso que empieza a extenderse es el de tintas termosensibles. ¿A quién no le gustaría que la etiqueta de vino le avise cuando el vino esté óptimo para el consumo? Se puede conseguir por medio de una etiqueta en la que la tinta cambie de color cuando alcance cierto grado de temperatura.

Nos consta también que se está trabajando en tintas que desprenden olores, buscando despertar un sentido más en el consumidor. Esto abrirá un nuevo abanico de posibilidades en un futuro próximo. El envase multisensorial permite conectar con las emociones del consumidor y hacer que se identifique con la marca, mejorando la experiencia y decisión de compra.

Respecto a los acabados, todos hemos visto etiquetas con troqueles imposibles, formas complicadas y troquelados a fondo, dejando ver el producto. Cada vez son menos las limitaciones técnicas que se dan en la fabricación, dando lugar a formas más creativas y originales.

Una de las técnicas que hemos empezado a aplicar en Etygraf en 2014 y seguro que crece en 2015 es la de holografías. Conseguimos crear hologramas personalizados, haciendo que las etiquetas no se puedan falsificar, dando autenticidad al producto y diferenciándolo de la competencia.

Sin lugar a duda la personalización de los envases es algo que va a dar que hablar en 2015, ya hemos visto marcas como Coca-Cola o Nutella, las cuales mostraban nombres de consumidores en el envase. Estas campañas pretenden comunicarse con el cliente y mejorar la relación de la marca con los consumidores. Enfocado a público joven, quieren acercar los modelos de consumo a una generación muy informada y cada vez más critica. Por lo general, la experiencia de marca que percibe el consumidor final compensa los sobrecostes de personalizar el envase. Estas innovaciones están al alcance de todos a día de hoy, por medio de la impresión digital con dato variable.

Todas estas tendencias descritas son a nivel técnico y cabe recalcar que en Etygraf tenemos toda esta tecnología disponible para nuestros clientes.

El etiquetado de vinos con materiales antihumedad evita la condensación y el consiguiente deterioro de la etiqueta.

El etiquetado de vinos con materiales antihumedad evita la condensación y el consiguiente deterioro de la etiqueta.

Además queremos destacar las tendencias a nivel creativo que se pueden dar: Sistemas de información como códigos QR, dónde se cruza el offline con el online, ofreciendo mayor información del producto, recetas, vídeos, imágenes, instrucciones de preparación en realidad aumentada o campañas de marketing vía web.

A nivel creativo es clave contar con agencias y estudios especializados en envases y etiquetados. Creemos que la combinación entre producto, agencia e impresor es la clave del éxito. Por eso en Etygraf tratamos de colaborar con agencias, formándolas y reciclando sus conocimientos.

El 43% de los consumidores deciden su compra en función de las innovaciones que presente el envase. Está demostrado que el envase, y con ello especialmente la etiqueta en el mundo del vino, influye directamente sobre las decisiones de compra. El envase está en contacto directo con el consumidor final, por lo que es el escenario perfecto para construir una identidad de marca potente y única.