Topic:

La Universidad de Córdoba desarrolla un nuevo método de elaboración de vinos tintos dulces

 Publicado el por Francisco Acedo (colaborador)

Después de varios años de trabajo, un grupo de investigadores del Departamento de Química Agrícola de la Universidad de Córdoba (UCO) han logrado desarrollar un novedoso sistema para elaborar los vinos tintos dulces. Para ello han usado hasta cuatro variedades de uva como la Merlot, Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Syrah. Los resultados ya se han publicado en la acreditada revista internacional ‘Journal of Agricultural and Food Chemistry’.

Julieta Mérida, una de las integrantes del equipo cordobés, ha indicado a esta revista que el trabajo se centró en el secado de la uva tinta. Para ello emplearon una cámara en condiciones controladas de temperatura y humedad. Así se lograba el máximo color rojo típico de estos mostos, una disminución del tiempo y de los tonos pardos que surgen cuando se elaboran de forma tradicional al sol, aumentando la actividad antioxidante.

Los científicos de la UCO pretendían demostrar que el control de la temperatura y humedad en cámara reduce el tiempo de la etapa de secado de la uva tinta, a la vez que lograr mantener tanto su color como sabor. “Con este nuevo proceso acortamos el período de deshidratación de la uva, quedando en tres días en vez de los diez habituales. De paso se aumenta el tono rojo de los mostos y su efecto antioxidante”, según indican. La gran ventaja es que ahora se puede desarrollar este vino en cualquier lugar, no dependiendo tanto del sol como hasta el momento.

El trabajo de campo ha tenido lugar en la comarca cordobesa de Montilla-Moriles, tanto desde la recolección hasta el secado controlado. Incluso se pudo evitar que aparecieran hongos y se eligiera el grado justo de madurez de la uva. Fueron agrupadas en lotes de 30 kilos y se secaron a temperaturas de 40ºC (constante) y 20% (humedad). Así se dieron las condiciones favorables de la cámara para detener cualquier factor contaminante durante el proceso de maduración.

Constituida la Asociación para la Promoción del Vino de Garnacha

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Racimo de Garnacha (photo: D.O. Campo de Borja)

Racimo de Garnacha

Las DD.OO. de Calatayud, Campo de Borja, Cariñena, Somontano y la catalana Terra Alta y las instituciones Aragón Exterior y el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria han constituido la Asociación para la Promoción del Vino de Garnacha-Garnacha Origen. La componen 31 bodegas y dos instituciones del Gobierno de Aragón. El ámbito territorial en que la Asociación realizará principalmente sus actividades es el de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Entre sus fines está la difusión y promoción del vino elaborado con la variedad Garnacha en los mercados nacional y extranjero, la mejora de la competitividad comercial, productiva y de innovación de las bodegas y viticultores productores de vino de Garnacha, según señala el Gobierno aragonés en un comunicado.

Actividades

La asociación desarrollará varias actividades como la difusión de las características del vino de garnacha, apoyo a la colaboración entre las bodegas y otros agentes implicados en la producción, elaboración y comercialización del vino de garnacha y la colaboración con las Autoridades públicas y organizaciones privadas, tanto internacionales como nacionales para la promoción del vino de garnacha, en particular, y del sector vitivinícola, en general.

Además la asociación participará en programas de promoción del vino y difundirá campañas publicitarias en toda clase de medios. La participación en ferias, exposiciones y mercados organizados en torno al sector vitivinícola es otra de las actividades.

Sierra de Salamanca: en busca de la identidad de la Rufete Blanca

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Durante años se asimiló a la Verdejo, de hecho el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) la registró en su día como Verdejo Serrano; sin embargo desde la D.O. Sierra de Salamanca apuestan por su identidad propia y sus características diferenciadoras. Hablamos de la variedad minoritaria Rufete Blanca, que será aprobada y reconocida como tal (si no fallan los pronósticos) a lo largo de 2014 e incorporada inmediatamente al reglamento de la D.O. Sierra de Salamanca, según señaló a SeVi el director técnico de la D.O, Miquel Udina.

Como paso previo la D.O. organizó el pasado 14 de enero una cata de caracterización para “empezar a trabajar” con esta variedad. Participaron doce enólogos y sumilleres que cataron seis vinos monovarietales de Rufete Blanca, de la última vendimia y también con crianza en madera. El objetivo es determinar las características organolépticas de esta variedad.

Udina explicó a esta revista que los vinos elaborados con Rufete Blanca no son aromáticamente muy explosivos, pero son muy agradables en boca, sutiles en nariz y se trata de vinos que ganan con la crianza en madera.

Entre las características comunes que los catadores destacaron el pasado 14 de enero figuran los aromas herbáceos (hinojo, anís) o de flores blancas. Siguiendo las características de otros vinos de la D.O., son vinos muy minerales, con una alta pero equilibrada y un ligero amargor al final. En aquellas muestras que han sido sometidas a envejecimientos en barrica destaca la untuosidad que muestran los vinos.

Propósitos de las bodegas de Castilla y León para 2014

 Publicado el por Javier Pérez (colaborador)

Panorámica de viñedos en la Denominación de Origen Ribera del Duero.  (photo: )

Panorámica de viñedos en la Denominación de Origen Ribera del Duero.

Los cambios en la dirección de los consejos reguladores de las DD.OO., un mercado cambiante y una generosa vendimia (a pesar de las complicaciones) marcarán el músculo del sector del vino en Castilla y León, que entra de lleno en una nueva etapa. Esta deberá retomar el pulso del mercado nacional y retroalimentar un mercado exterior que se ha convertido en la tabla de salvación para muchas bodegas de esta región.

Exportar es caro. Hay que invertir de forma permanente y afianzar la posición de los vinos en mercados muy variopintos. El exterior valora los vinos de las franjas altas de precio y prestigio, pero también tira de vinos baratos. Y esta es la cuerda sobre la que habrá que mantener el equilibrio para que salgan las cuentas de resultados de las bodegas.

La añada del 13 irrumpe con los primeros jóvenes en el mercado. La del 2014 será decisiva, si se cumplen los pronósticos de reactivación de la economía y el consumo. Un aspecto clave, pues es posible que esa sea la fisura más inquietante que preocupa al sector del vino de calidad desde las últimas cinco vendimias.

Habrá que ir deshaciendo una tendencia que se encamina a limitar los esfuerzos por la calidad y la alta gama en muchas bodegas. Es decir, en los últimos tiempos, imperan las franjas de vinos de calidad jóvenes y con cortos envejecimientos en roble. Por pura rentabilidad, este fenómeno está alterando los criterios enológicos de muchas bodegas. Los esfuerzos e inversiones en viña, barrica y vino dirigidos a la alta gama, a la excelencia, han echado el freno. Y esta situación nos conduce a la reflexión.

Más de la mitad de las bodegas que elaboran vinos de calidad en las DD.OO. de Castilla y León nació con una filosofía clara de diferenciación, situándose en las franjas nobles de los vinos: reservas, grandes reservas, selecciones especiales, de autor y vinos de alta expresión. Un camino que solo medio centenar de bodegas es capaz de mantener.

Castilla-La Mancha, tras el modelo cooperativo ideal

 Publicado el por Elisa Laderas (colaborador)

Aunque en Castilla-La Mancha no existe un modelo cooperativo vitivinícola único, sí que, salvo honrosas excepciones, hay un denominador común en estas empresas: la falta de dimensión. Hasta ahora, lo más habitual era que cada grupo cooperativo hiciera “la guerra por su cuenta”, dispersando las fuerzas e impidiendo la creación de valor en detrimento de la competitividad y eficiencia en los mercados.

En las más de 200 bodegas cooperativas y sociedades agrarias de transformación que hay en la región, como ocurre con las sociedades mercantiles, “hay de todo”, ha explicado a la SeVi Bienvenido Amorós, técnico de la Sectorial Vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha, para quien la industria agroalimentaria en esta región, como en el resto de España, especialmente la vitivinícola, “de lo que carece fundamentalmente en la mayoría de los casos es de dimensión”. Partiendo de esta realidad, el que mejor se adaptaría a las necesidades actuales sería “un modelo de dimensión que permita abordar proyectos que avancen en la cadena de valor en embotellados, destino o en la comercialización de marcas propias”.

En el caso de los graneles, que es en el que las propias cooperativas se hacen la competencia, el modelo más idóneo sería el de “la economía de escala”, buscando una dimensión a nivel comercial para conseguir una mayor implantación y notoriedad en el mercado, ha asegurado Amorós. En este sentido, el técnico ha subrayado que lo más adecuado es que en Castilla-La Mancha hubiera cuatro o cinco grupos que manejaran la comercialización de sus cooperativas base y de esa forma optimizar recursos y realizar inversiones que de otra forma no se podrían hacer.