Topic:

Vinos ‘Manuscritos’ para obtener la máxima expresión varietal

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

Manuscrito es una colección de vinos de las más reconocidas regiones españolas creada por la firma comercializadora Terra Furati. La componen actualmente ocho referencias de reconocidas D.O.P./I.G.P. españolas que comparten un concepto común. Así se parte de uvas seleccionadas de variedades autóctonas, de viñedos excepcionales (por suelos y edades), para desarrollar la línea de vinos monovarietales de diseño propio con la máxima expresión varietal.

La dirección técnica recae en la enóloga uruguaya Estela de Frutos, quien sostiene que la “gran diferencia” de la colección Manuscrito “radica en que son todos vinos de crianza sin barrica”. Los blancos la efectúan sobre lías y los tintos se afinan solo en botella. Aun así, son “vinos con promesa de guarda”. “Es la enología que practico para saborear solo las uvas, lo más maravilloso que tiene vuestra viticultura”, destaca.

Para ello se ha desarrollado una plataforma de elaboraciones con protocolo propio en pequeños volúmenes. El resultado es una colección de vinos muy diversa proveniente de distintas regiones de España, abarcando varios climas (con influencia marítima y continentales), altitudes, suelos, insolación, etc., que una única bodega no puede ofrecer al menos que estuviera instalada en muchas DD.OO. de España.

Los vinos de la colección provienen del Bierzo, Rías Baixas, Ribera del Duero, Rioja, Toro, Arabako Txakolina y Tierra de Castilla y están elaborados con las variedades Tempranillo, Garnacha, Mencía, Graciano, Tinta de Toro, Albariño y Hondarrabi Zuri.

Familia Torres plantará 5.000 hectáreas con árboles en la Patagonia chilena para mitigar los efectos del cambio climático

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Familia Torres ha adquirido recientemente una extensa propiedad en la Patagonia chilena con vistas a mitigar los efectos del cambio climático. El fundo, situado en la provincia de Aysén y conocido con el nombre de ‘Los Cóndores’, ocupa una superficie de más de 5.000 hectáreas y se destinará a la plantación de bosques con un doble objetivo: compensar, con esfuerzos propios, la huella de carbono de la bodega, y recuperar el paisaje forestal que históricamente caracterizaba estas tierras.

‘Los Cóndores’ es una finca de uso ganadero, con la vegetación típica de pradera esteparia y  lagunas con abundantes aves. La llegada de los colonos a finales del siglo XIX habría provocado la substitución de los bosques de esta zona por praderas. La intención de Familia Torres es reforestar estas tierras, preservando la flora y fauna locales. A finales del 2016, ya adquirió con la misma intención una finca de 740 hectáreas en la provincia de Coyhaique de la Patagonia chilena, en una zona llamada Altos de Ñirehuao. 

Los bosques contribuyen a la lucha contra el cambio climático por su capacidad de capturar CO2 de la atmósfera y almacenar el carbono en forma de biomasa (tronco, ramas, cortezas y raíces).  Cerca de la mitad de la materia seca de la planta es carbono. El árbol captura más CO2 en su etapa de crecimiento, hasta llegar a la plena madurez. La gestión forestal sostenible garantiza la persistencia, mejora, crecimiento y renovación de la masa forestal, y permite una retención permanente en el tiempo del carbono.

Para Miguel A. Torres, presidente de Familia Torres: “Tanto en Chile como en España, contamos con una gran superficie forestal que nos permite preservar el paisaje y cuidar el medio ambiente. Plantar bosques en determinadas zonas nos ayudará también a reducir aún más nuestras emisiones de CO2 e ir más allá en nuestro compromiso medioambiental”.

La custodia forestal y reforestación de espacios naturales forma parte del compromiso de Familia Torres de cuidar la tierra y preservar el medio ambiente. Este compromiso queda reflejado en el programa Torres & Earth, que tiene como principal objetivo disminuir la huella de carbono de la bodega del Penedès para mitigar los efectos del cambio climático. La reducción de emisiones de CO2 por botella de Familia Torres en todo su alcance, desde el viñedo al transporte final, se situó en 2017 en un 25,4% con respecto al 2008, con el objetivo de llegar al 30% de reducción en 2020. 

¿Es posible atrapar el alma del mar en una botella de vino?

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

¿Es posible atrapar el alma del mar en una botella de vino? Con esta pregunta en mente acudimos a la presentación en Valencia del proyecto enológico de la bodega/arrecife artificial Crusoe Treasure. Su apuesta en el mercado es clara: la diferenciación y para ello han optado por criar (atesorar, es como ellos lo denominan) sus vinos bajo el Mar Cantábrico, en la bahía de Plentzia, en Bizkaia.

El reputado enólogo Antonio Palacios es el responsable técnico de esta iniciativa que es capaz de transformar en valor añadido todos los procesos que el mar “acelera” en la botella de vino en este arrecife artificial a 18 metros de profundidad (unas tres atmósferas de presión), sometido al oleaje y las mareas.

El mismo Palacios, fue el encargado de dirigir la cata de vinos atesorados. Defendió que los vinos que se seleccionan (no elaboran vino) deben tener estructura y condiciones de estabilidad microbiológica total para aguantar la crianza submarina.

Palacios explicó que la crianza de bebidas sumergidas en el mar tiene su antecedente en las botellas vino y champagne encontradas en pecios de naufragios, que se comprobó que seguían conservando características organolépticas aceptables. La bodega funciona como un auténtico “laboratorio submarino”, con controles mediante sondas submarinas e inmersiones periódicas para realizar las catas de seguimiento. El proceso del atesoramiento ya fue expuesto en SeVi en 2014.

La cata comprendió: Sea Soul Nº1, Albariño de la zona del Valle del Salnés; Sea Soul Nº3, Tinta Fina originaria de Peñaranda de Duero; Sea Soul Nº8, Garnacha de la zona del Moncayo aragonés; Sea Passion Nº6, Tempranillo y Maturana de la zona de la Sosierra (La Rioja) y Sea Passion Nº2, Tinta Fina de Peñaranda de Duero. Este último se cató en su versión “duet”, es decir probamos el mismo vino con proceso de atesoramiento submarino y sin él.

Vinos con un valor añadido que tienen en la exportación (el 90% de su facturación viene de mercados exteriores, de Suiza, por ejemplo) su principal salida, aunque empiezan a hacerse hueco en el mercado nacional.

De los mismos “padres” nace también la bodega Los Locos de la Bahía, esta vez criados de forma “terrestre”, de los que se dieron a catar Temprus El Loco, Tempranillo 100%; Garnax El Loco, Garnacha 100%; Vertxo El Loco, Verdejo 60% y Hondarrabi Zuri 40%; y Gartxo El Loco, Garnacha Blanca 50% y Hondarrabi Zuri (50%).

¿Cómo será el 2019 en Tempos Vega Sicilia?

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

Tempos Vega Sicilia es responsable de algunos de los vinos más icónicos de la enología española. La actual Tempos Vega Sicilia nace en 1982 de la mano de la familia Álvarez, su actual propietaria, cuando adquiere la mítica bodega de la Ribera del Duero (fundada en 1864) a la que se le irían sumando, a lo largo de los años, el resto de bodegas.  Así, en 1991 nace Alión, buscando un corte diferenciador del marcado clasicismo de Vega Sicilia, desde sus inicios marcó un punto de inflexión en la Ribera del Duero. En 1993 se fundó Tokaj-Oremus (Hungría), buscando el máximo respeto por la tradición enológica de uno de los grandes vinos nobles del mundo. En 2001 la familia se incrementó con Pintia, en la región de Toro y en 2013 llegó el nacimiento de Macán (Bodegas Benjamin de Rothschild & Vega Sicilia), buscando la personalidad de la D.O.Ca. Rioja con una interpretación propia.

Recientemente tuvimos la ocasión de conocer las nuevas añadas que llegarán al mercado a partir de febrero de 2019, firmadas por los enólogos Gonzalo Iturriaga, Begoña Jovellar y Juan José Parra, cuya materia prima es responsabilidad del director de viticultura, Enrique Macías.

Empezamos con Mandolás 2016, un curioso vino blanco seco elaborado en la región húngara de Tokaj (conocida por sus vinos blancos dulces). Elaborado a partir de la variedad Furmint, ha ido evolucionando desde su primera cosecha en el 2001 hasta llegar a la de 2016, que es con diferencia, la mejor de todas las que hasta ahora, se han lanzado. Una serie de mejoras se han ido incorporando en todos sus procesos, desde el viñedo hasta su salida al mercado, conviviendo en perfecta armonía, la enología más moderna con la tradición ancestral. Una de las claves han sido los cambios en el tostado de las barricas nuevas utilizadas en el proceso de fermentación junto con batonages frecuentes y muy cuidados, que le devuelven la mineralidad del suelo volcánico característica de la región. Aromas muy finos junto con la frescura de su acidez natural. Disfrutable hoy, pero con potencial de guarda de una década si se conserva en condiciones óptimas.

A continuación, Pintia 2014 (D.O.P. Toro), 100% Tinta de Toro, efectúa la fermentación maloláctica en barrica (60%) de roble francés (80%) y americano (20%), para descansar finalmente en botella desde mayo de 2016. Pintia 2014 tiene una nariz franca y expresiva con aromas intensos, golosos y de fruta bien integrada con las especias de la madera. Añada voluptuosa, amplia y generosa. Un vino con mucha textura que no escapa a la elegancia propia de Vega Sicilia, pero con mayor contundencia, al que un prolongado reposo en botella le sentará de maravilla.

Luego vino Macán Clásico 2015 (D.O.Ca. Rioja), Tempranillo 100%. Su elaboración se lleva a cabo en depósitos de acero inoxidable, con una parte de fermentación maloláctica en roble, y una crianza en barrica nueva y de un vino, que oscila entre los 12 y los 14 meses en función de las características de la añada. La de 2015 se embotelló en mayo de 2017. Espíritu Rioja interpretado a la perfección por Bodegas Benjamin de Rothschild & Vega Sicilia. Ofreció la expresión más pura del Tempranillo de Rioja. Es un vino fresco, pero a la vez serio, con sustancia y concentración. Recuerdo fresco, frutoso y delicado.

 

Le siguió Macán 2014 (D.O.Ca. Rioja), elaborado a partir de una cuidada selección de la uva Tempranillo de las mejores parcelas de San Vicente de la Sonsierra, Labastida, Ábalos y El Villar. Fermenta en tinos de madera de roble francés durante 10-15 días, su crianza en barrica nueva de grano extrafino se alarga entre 16 y 18 meses, y descansa en botella durante al menos tres años antes de salir al mercado. La añada 2014 se embotelló en mayo de 2016 y en cata proyecta una expresión golosa, mostrándose como un vino voluptuoso, placentero pero a la vez hondo. En un momento de consumo fantástico, pero llamado a crecer en barrica durante la próxima década y media.

Volvimos al curso del Duero con Alión 2015 (D.O.P. Ribera del Duero), 100% Tinta Fina, pasa unos 12 meses en crianza de barrica de roble francés nueva y un 5% en roble americano.  La añada de 2015 se trabajó con un 80% de roble nuevo y el resto en barricas usadas. Embotellado en junio de 2017. Se mostró carnoso, complejo e intenso. Más concentrado y profundo que otras añadas. Un vino elegante y de gusto universal. Muy versátil. Se beneficiará enormemente de los meses en botella que le restan hasta que salga al mercado (potencial de guarda de 15 a 20 años).

La cata siguió con Valbuena 5º 2014 (D.O.P. Ribera del Duero), mantiene el coupage de 95% Tinta Fina y 5% Merlot, criado en madera francesa y americana (barricas de 225 litros nuevas y usadas, y tinos de 8.500 litros). Gracias al buen trabajo en la viña, limitando la producción y a la crianza de su segundo año en tinas, se ha conseguido un Valbuena 5º 2014 aterciopelado, con complejidad, armonioso. Un vino refinado que es, tal vez, la expresión más pura del tinto en Vega Sicilia, que muestra el factor añada con claridad. Armonía embotellada en junio de 2017, pero con larga vida por delante (más de dos décadas de capacidad de guarda).

Pasamos a Vega Sicilia Único 2009 (D.O.P. Ribera del Duero), 94% Tinta Fina y 6% Cabernet Sauvignon, cuya crianza, con un mínimo de 10 años entre madera (francesa y americana; barricas de 225 litros nuevas y usadas, y tinos de 20.000 litros) y botella (se embotelló en junio de 2015), probablemente sea la más larga del mundo. Con esta añada 2009 se retoma el ciclo “normal” de Único, volviéndose a comercializar (en 2019) una década después de su vendimia. La de 2009 se mostró como una añada potente y generosa, para un vino con estructura y elegancia, amplio, profundo y suculento. Apto ya para beber, pero el destino de este vino es ser descorchado décadas más tarde (potencial de guarda de hasta 60 años), si se tiene el temple y la paciencia para no abrirlo antes.

Luego llegó Vega Sicilia Único Reserva Especial (mayoritariamente añadas 2006, 2007 y 2009) (D.O.P. Ribera del Duero). Es el vino que concentra la filosofía de la bodega en cuanto a constancia de producto se refiere y representa el estilo Vega Sicilia. Expresa a la perfección la Tinta Fina (complementada con la Cabernet Sauvignon). Mantiene fruta bien madura bajo una estructura balsámica y un fondo tostado y mineral. Inmenso en boca, con frescura y acidez cítrica, sabroso y estructurado. Eterno. Una elegancia llamada a ser infinita con la guarda en botella.   

Por último, catamos el dulce tokaj Aszú 5 Puttonyos 2008, un vino mítico de lágrima y elaborado con uvas afectadas por botrytis cinérea (podredumbre noble). Al mosto base se le añaden 5 cestas (puttonyos) de 25 kilos cada una de uvas vendimiadas una a una y cubiertas de botrytis. Estas uvas son maceradas durante dos días hasta que aumentan de tamaño, para después ser prensadas levemente para pasar a fermentar en roble húngaro y luego a criarse en barricas de varios tamaños durante entre 24 y 36 meses. Excitante, con aromas dulzones, profundos y elegantes. Sorprendente vino mágico botrytizado, con una acidez (9,5 g/l) perfectamente equilibrada con la carga de azúcar (139 g/l).

Terceras Jornadas del Grupo de Viticultura de la Sociedad Española de Ciencias Hortícolas (SECH) (28 y 29 NOV), en Palma de Mallorca)

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Las terceras Jornadas del Grupo de Viticultura de la Sociedad Española de Ciencias Hortícolas (SECH), que tienen como objetivo principal poner en común los últimos trabajos realizados en el ámbito de la investigación vitícola, tendrán lugar los días 28 y 29 de noviembre en Palma de Mallorca. Están organizadas SECH, la Universidad de las Islas Baleares (UIB) y el  Instituto de Investigaciones Agroambientales y de la Economía del Agua  (INAGEA), y promovidas por el Grupo de Trabajo de Viticultura de la SECH, creado hace 5 años.

Las Jornadas pretenden promover el intercambio del conocimiento entre los diferentes equipos de investigación que integran el Grupo de Viticultura, difundir los avances en viticultura a la comunidad universitaria y al sector productivo e incentivar la colaboración entre investigadores, técnicos y empresas del ámbito de la vitivinicultura.

El programa científico abarcará las novedades, innovaciones e informaciones relacionadas con las tendencias actuales en materia de la producción vitícola y se organizará en las siguientes sesiones temáticas: genética y genómica vitícola, fisiología vitícola y respuestas a estreses bióticos y abióticos, nuevas técnicas de manejo del viñedo, nuevas tecnologías al servicio de la viticultura y, por último, estudios sobre el agrosistema vitícola sostenible y su adaptación a un escenario de cambio climático.

Las Jornadas están abiertas a la participación de instituciones públicas, empresas  y profesionales del sector vitivinícola.

28 y 29 de noviembre de 2018

Salón de Actos de la Escuela de Hostelería de la Universidad de las islas Baleares

Edificio Arxiduc Lluis Salvador

 

-- Programa Provisional --

Día 28 de noviembre

9:00: Inauguración de las II Jornadas del Grupo de Trabajo de Viticultura de la SECH, a cargo de su Presidenta, la Dra. Felicidad de Herralde.

Participan: Director general de agricultura, Vicerrector de investigación, Directora de la escuela de hostelería, Organizador de las jornadas

9:30: Conferencia plenaria: por decidir

10:30: Sesión 1. Genética y genómica vitícola. Moderador: a determinar

10:30 a 11:15 Sesiones orales

11:30 a 12:00 Café / visita posters

12:00 a 13:00 Sesión orales

13:15 a 13:45 Sesión póster 1(a cargo del moderador)

13:45 a 14:15 Discusión y conclusiones sesión 1

14:30 Comida y visita posters

16:30: Sesión 2. Fisiología vitícola: respuestas a estreses bióticos y abióticos. Moderador: a determinar

16:30 a 18:00 Sesiones orales

18:20 a 18:40 Sesión póster 2

18:40 a 19:00 Discusión y conclusiones sesión 2

21:00: Cena de gala

 Día 29 de noviembre

9:00: Conferencia plenaria

10:00: Sesión 3. Manejo del viñedo y nuevas tecnologías al servicio de la Viticultura. Moderador: a determinar

10:00 a 11:15 Sesiones orales

11:30 a 12:00 Café

12:00 a 12:30 Sesión póster 3

12:30 a 12.45 Discusión y conclusiones sesión 3

12:45  13:30 Sesiones Técnicas (empresas patrocinadoras)

13:30 a 14:30 Reunión Grupo de viticultura

14:30 Comida

16:30: Sesión 4. el agrosistema vitícola sostenible. Adaptación a un escenario de cambio climático. Moderador; a determinar

16:30 a 17:15 Sesiones orales

17:30 a 18:00 Sesión póster

18:00 a 18:15 Discusión y conclusiones sesión 4

18:30: Acto de Clausura

Para más información e inscripciones, se puede consultar la web de las Jornadas http://iiijornadasdelgrupodeviticultura.com