Topic:

La CE acepta incluir los costes de personal como gastos admisibles en los planes de promoción de vino en países terceros

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

La Comisión Europea acordó aceptar los costes de personal, con dedicación exclusiva o parcial, como gastos admisibles de apoyo en el programa de promoción e información del vino en países terceros, según informó al sector el Ministerio de Agricultura. La CE ha validado estos cambios en una nueva versión de las Guías de promoción del vino en terceros países, que influye en las solicitudes de programas de 2013, que están ahora en trámite, y cuyo plazo de solicitudes concluía en la mayoría de las Comunidades Autónomas, salvo País Vasco (10 de mayo) y Baleares (30 de abril) este miércoles 15 de mayo. En la nueva versión de las Guías se consideran admisibles tanto los costes de personal dedicado en exclusiva o parcialmente al programa, como los gastos generales (2% del total de las acciones consideradas en el Real Decreto 244/2009).
Los costes de personal pueden considerarse subvencionables si están relacionados con el proyecto de promoción, en el sentido de que se hubiera incurrido en la prestación de servicios específicos para la preparación, aplicación o seguimiento de ese proyecto en particular, incluyendo su evaluación.

La paradoja nacional entre los múltiples valores del vino y su reducido consumo en España

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

La Asociación Parlamentaria por la Cultura de la Viña y el Vino organizó el pasado 8 de mayo en el Congreso de los Diputados una mesa redonda en la que se hizo hincapié en el arraigo popular y en los diversos valores con los que cuenta el vino desde el punto de vista social, económico, histórico, cultural, artístico y defensa del medioambiente y la biodiversidad.
En esta mesa redonda, además de los portavoces parlamentarios de la Comisión de Agricultura del Congreso de los Diputados, disertaron Carlos Delgado, escritor y crítico del vino en ‘El País’ y en otras publicaciones; Eduardo Muga, presidente de la Fundación para la Cultura del Vino (FCV) y el ganadero y también productor de vino, Victorino Martín.
El portavoz del Grupo Popular, José Cruz Pérez Lapazarán, recordó que esta Asociación inició su andadura en el pasado mes de diciembre con la intención de impulsar el vino y transmitir a los ciudadanos el potencial enológico de nuestro país.
Lapazarán volvió a incidir en que se ha pasado de ser un país en el que vino formaba parte de la cultura más ancestral y en el que su consumo era habitual, a ser un país consumidor más, pero incluso por debajo de países sin tradición, como Suecia, Reino Unido, Holanda o Alemania.
A pesar de que el vino es un importante agente dinamizador de la economía española, con la mayor superficie mundial de viñedo y una facturación total superior a los 5.000 millones de euros, su consumo “per cápita” no supera los 16 litros por habitante, frente a los 30 litros de media europea.
Por eso, descifrar y combatir lo que podría denominarse ya como la “paradoja española” es uno de los objetivos de la Asociación para la Cultura de la Viña y el Vino, que se ha propuesto organizar debates periódicos en torno al vino y su cultura, intentando acortar distancias entre el sector y los consumidores, especialmente los más jóvenes.
Cuestión de Estado
El primero en intervenir fue Calos Delgado, que se autodefinió como un “viejo evangelista del vino”, no se anduvo por las ramas al exponer la contradicción que supone que en España se haya construido toda una amplia cultura en torno al vino, en el arte, el pensamiento y las relaciones sociales y, sin embargo, se beba menos que en Australia o la misma cantidad per cápita que en Canadá.
Delgado defendió que el vino en España debería ser una “cuestión de Estado” por la multitud de implicaciones que tiene para la sociedad, el arte o la cultura, y como instrumento de socialización, a través de la gastronomía o las relaciones sociales, y una necesidad de nuestra sociedad, como parte de nuestra identidad, que debe ser tratada como en otros países, caso de Francia o Italia, donde esta bebida está siempre presente en su vida cotidiana.
También lamentó el hecho de que en nuestro país “nunca hemos hecho mejores vinos, con una gama de precios tan amplia y una calidad tan sensacional y, sin embargo, el consumo ha venido cayendo año tras año y está ya muy por debajo de la media europea”.
Por lo tanto, añadió, el problema es posible que no sea la calidad de los vinos, sino en el cambio de valores y de hábitos sociales, puesto que la costumbre o la práctica del consumo del vino se iniciaba en la familia, en la comida, en la mesa del hogar, que era el momento inicial más importante de la socialización de esta bebida y, en gran parte, se ha perdido.
Delgado hizo también referencia al factor de defensa medioambiental y la biodiversidad del viñedo y a su oposición al arranque de vides, que de seguir convertiría a nuestro país en un desierto.
Ya en la mesa redonda, Delgado reivindicó, como viene años pidiendo, una asignatura de educación sensorial, en la que desde edad infantil se enseñase a los niños la importancia del disfrute de la alimentación desde todos los sentidos.
Por su parte, el actual presidente de la Fundación para la Cultura del Vino y miembro en su tercera generación de las Bodegas Muga, Eduardo Muga, subrayó la necesidad de transmitir al público todos los valores positivos asociados al vino, desde su riqueza varietal y tipos de vino, unidos al paisaje, al turismo y la gastronomía, como elemento de conversación, inspirador para muchos artistas, vinculado a la economía y al tejido industrial propio y auxiliar, a la cultura desde tiempos ancestrales (egipcios) y al arte.
Muga se interrogó sobre qué hacer para hacer más interesante el mundo del vino entre los consumidores, sobre todo los más jóvenes, y se contestó sobre la necesidad de destinar más recursos a formación e información, a adaptarse sin complejos a los gustos de los clientes y a las tendencias del mercado, a explorar nuevos elementos de comunicación (redes sociales, internet, etc.).
Por último, el ganadero de toros de lidia y productor de vino, Victorino Martín, vino a reivindicar la necesidad de salvaguardar las tradiciones y las raíces de la cultura del vino, la defensa de una cultura, de una identidad y de un territorio. Hizo hincapié en las enormes similitudes que existen entre la defensa del toro bravo y el vino, en cuanto a la defensa de las variedades de uva y la genética de estos animales, el ecosistema, el paisaje y la defensa del medio ambiente, la cultura y el turismo que existe en su alrededor…etcétera.
El primer debate de la Asociación Parlamentaria por la Cultura de la Viña y el Vino hizo referencia sobre los lazos entre gastronomía y vino. El próximo 22 de mayo está previsto que celebre un tercer encuentro relativo a la campaña europea “Wine in Moderation”.
Además, la Comisión de Agricultura del Congreso de los Diputados aprobó en noviembre la declaración institucional en la que respalda que la “Cultura del Vino” sea declarada Patrimonio inmaterial de la Humanidad por la Unesco.
 

FEV y Anev solicitan poder usar legalmente sulfuroso en vinos aromatizados

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

La Federación Española del Vino (FEV) y la Asociación Española de Elaboradores y Distribuidores de Vermouth, Bitter-Soda y Aperitivos Vínicos (Anev) solicitaron recientemente a la Comisión Europea, a través del Comité de Empresas del Vino (CEEV), autorización expresa del uso de anhídrido sulfuroso (SO2)-sulfitos (E220-E228) en la elaboración de vinos aromatizados (productos del Reglamento 1601/1991).

La exportación vitivinícola española crece un 4,5% en valor durante el primer trimestre de 2013

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Tablas en pdf adjunto. HAY AMPLIACIÓN AQUÍ
Durante los tres primeros meses del año 2013, España exportó vino, mosto y vinagre por valor de 643,7 millones de euros, fruto de haber colocado en los mercados internacionales más de 478 millones de litros. Estas cifras suponen un incremento en el acumulado del primer trimestre del 4,5% en valor, pero con descensos del 22,2% en volumen. El precio medio de la exportación vitivinícola española quedó en 1,35 euros por litro, una revalorización del 34,3%. Así lo recoge el último informe del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), que puede adquirirse en su web (www.oemv.es).

Cooperativas defiende la compatibilidad entre las ayudas al viñedo por superficie y el programa específico de apoyo al sector vitivinícola

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El Consejo Sectorial Vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias de España defiende la necesidad de recuperar los fondos que la OCM actual destinó a la medida de pago único del anterior programa de apoyo sectorial, para el nuevo programa vitivinícola que se aplicará en el periodo 2014-2018 que excluye dicha medida. Para el presidente del sector, Ángel Villafranca, “los viticultores españoles deben tener acceso al cobro de las ayudas del pago básico por superficie de viñedo, en el régimen de pagos directos a la agricultura resultante de la nueva la Política Agraria Común que ahora se negocia”.
El sector vitivinícola cooperativo justifica esta reclamación, en beneficio de los viticultores y de las bodegas, basándola en numerosas y sólidas razones que avalan dicha compatibilidad, sin agraviar a otros beneficiarios de la PAC y así lo reconoce y lo ha manifestado también la consejera de agricultura de Castilla La Mancha, Maria Luisa Soriano.
Las bodegas cooperativas recuerdan que cuando la reforma de 2008, se transvasaron fondos propios del sector vitivinícola al segundo pilar, por un montante que se ha consolidado en 46,5 millones de euros anuales y durante todo el periodo de vigencia de dicha OCM supera ya en España los 175 millones de euros, de los que se han beneficiado también diversos sectores o acciones transversales no vitivinícolas.
Además, el nuevo programa de apoyo asumirá la financiación de ayudas a las inversiones específicas en este sector, con fondos propios del primer pilar, unas ayudas que hasta ahora corrían a cargo de los Programas de Desarrollo Rural (PDRs). Este cambio sustancial en la financiación de las inversiones cuenta con el respaldo unánime del sector y de las administraciones afectadas y producirá, sin duda, dos efectos muy positivos: uno, al propio sector vitivinícola, que podrá seguir adaptando sus estructuras productivas a las exigencias del mercado sin consumir fondos de los futuros PDRs y, por tanto, sin cofinanciación por las administraciones estatal ni autonómicas; y otro, porque los recursos públicos previstos para estos fines quedarán en su totalidad a disposición de otros sectores agrarios u otras actuaciones horizontales en el ámbito rural.
El sector vitivinícola destaca por ser el más activo e innovador de la industria agroalimentaria española a través del segundo pilar, con una previsión de inversión total de unos 1.600 millones de euros en el periodo actual y un montante de ayudas que asciende a 350 millones de euros (cerca de 50 millones de euros/año y un 22% de ayuda media), es decir, casi un tercio de las inversiones totales, de las cuales este sector no participará en el próximo periodo.
A juicio de Ángel Villafranca “es muy importante para el sector vitivinícola español recuperar esos fondos y disponer de recursos financieros suficientes en el primer pilar para afrontar los nuevos retos y situarse también en igualdad competitiva con otros productores comunitarios como Francia o Italia”.
Finalmente, el sector vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias considera que resultará mucho más rentable y eficaz el empleo de los recursos públicos disponibles en políticas activas que obliguen a realizar acciones específicas en beneficio del sector y de todos sus componentes, que dedicarlos a otros fines que pueden invitar a la relajación y llevar al estancamiento.