Topic:

Sauvignon Blanc: la dulzura es invencible

 Publicado el por Frédéric Galtier - Comité Editorial del Concours Mondial du Sauvignon (colaborador)

En Llívia, la viña de Sauvignon.... ¡y las pistas de esquí están abiertas! FOTO: Celler Llivins. (photo: )

En Llívia, la viña de Sauvignon.... ¡y las pistas de esquí están abiertas! FOTO: Celler Llivins.

Conocemos y apreciamos el Sauvignon por su carácter incisivo, su tensión afilada como una cuchilla, pero en la categoría de los vinos dulces, el Sauvignon también tiene algo que decir. Revelando terruños e ilustrando proezas en el viñedo y en la bodega, los vinos dulces de Sauvignon expresan el carácter original de esta variedad todoterreno. Ofrecemos aquí una visión general de cuatro aventuras en Cataluña, Sauternes (Francia), y más allá, en Chile y Nueva Zelanda.

Llívia (Cerdanya): un vino de enclave y altitud

“Nos encanta la Cerdanya y el Sauvignon”. Habla Isaac Rigau. Junto con Anna Baquès, estos dos enólogos catalanes se han instalado a más de 1.250 metros de altitud en la Cerdanya pirenaica, en el enclave de Llívia, a unos 15 km de Font Romeu. El proyecto es la realización de un sueño y la fusión de dos pasiones: la viticultura y la montaña. Convencidos del potencial de esta región, donde la producción de vino es bastante nueva, Celler Llivins es la única bodega que vinifica en la Cerdanya.

Nacido en 2011, el proyecto ha permitido plantar 2.400 cepas de Sauvignon Blanc en una superficie de poco menos de una hectárea. El clima se caracteriza por muchas horas de sol (estamos a pocos kilómetros del horno solar de Mont-Louis) y por la influencia beneficiosa y sanadora del viento foehn. Aquí no había nada: ni bodega ni viñedo, un verdadero reto en esta región con un clima muy marcado y donde la viticultura de montaña es a menudo heroica… ¡Y caprichosa! Pero también escribe bellas historias y da lugar a vinos muy expresivos con el profundo carácter del Sauvignon y la dura belleza del paisaje. Se elaboran dos vinos: Blanc de Neu (blanco de nieve en catalán, 100% Sauvignon Blanc seco) y Blanc de Gel (blanco de hielo en catalán, también 100% Sauvignon Blanc).

“Ya habíamos trabajado con esta variedad de uva en el Garraf (subzona marítima del Penedès, Barcelona), en Can Ràfols dels Caus. A continuación, queríamos visitar sitios donde el Sauvignon es una referencia: en Nueva Zelanda y en el Loira. Es una variedad de uva que aprecia las dificultades térmicas y, naturalmente, pensamos en ello cuando decidimos instalarnos en la Cerdanya”, explica Isaac. Anna añade: “También nos gustan los vinos dulces pero ácidos. Vengo de Sitges, en la costa, y con la Malvasía obtenemos vinos que evolucionan lentamente y que se pueden conservar durante años. Es el modelo de vino que nos inspira”.

La vid se cultiva en permacultura, un método que fomenta la colaboración con la naturaleza en lugar de combatirla. La vid está plantada bien apretada, pero la espaldera es aireada. La poda es tardía para evitar las trampas del clima, y las viñas están protegidas por una red antigranizo: “Nos tranquiliza, una catástrofe puede ocurrir muy rápidamente. También crea una inercia térmica de 2 o 3 grados que puede salvar la vendimia”, explican.

La bodega, en cambio, es pequeña, con una capacidad de tan solo 40 hl. Su instalación en 2017 en el corazón mismo del viñedo complicó el proyecto: “Todos pensaban que nos instalaríamos en el pueblo, pero para producir un vino de hielo, hay que estar lo más cerca posible del viñedo. ¡Si nos esforzamos por obtener el mejor material vegetal, no es para maltratarlo luego en la bodega!”, defienden los dos enólogos.

La producción de estos vinos es arriesgada y los peligros son numerosos. La producción es casi íntima: si la viña da 3.600 kilos de uva para el Blanc de Neu (seco), la producción para el Blanc de Gel apenas alcanza los 400 kilos. Los rendimientos son muy bajos, lo que da como resultado una producción de solo 200 litros de la añada 2018. La concentración del mosto es el resultado de la congelación de las uvas, que se vendimian manualmente y por la noche. El vino alcanza los 15,3% de alcohol por 67 g de azúcar residual y el resultado es sorprendentemente

elegante y concentrado. Si la primera añada comercializada tuvo dificultades para encontrar y expresar su estilo, ambos 2018 expresan perfectamente la variedad y este terruño único. Un verdadero éxito.

Errázuriz: un vino de montaña... y de valle.

Otro proyecto, otra dimensión, pero la misma defensa de los Sauvignons de vendimias tardías. Viña Errázuriz, la famosa bodega chilena, lleva más de 25 años “practicando” este tipo de vino. El subdirector de la bodega, Pedro Contreras, explica: “El Sauvignon es una variedad de uva que expresa bien la diversidad de las añadas y está predispuesta al desarrollo de la botrytis, cuando las condiciones climáticas son favorables. Es una variedad de uva que por naturaleza tiene una excelente acidez natural y produce vinos equilibrados”.

El Valle de Casablanca, uno de los terroirs chilenos más cualitativos para la Sauvignon Blanc. FOTO: Viña Errázuriz.

El Valle de Casablanca, uno de los terroirs chilenos más cualitativos para la Sauvignon Blanc. FOTO: Viña Errázuriz.

Las uvas del Late Harvest Sauvignon Blanc proceden de viñedos plantados en 1992, ubicados en el Valle de Casablanca. La región está influenciada por los vientos fríos del océano que moderan las temperaturas durante el periodo de maduración. La vendimia es manual y la selección se realiza en el viñedo en función de la intensidad de la presencia de botrytis. Los racimos se prensan enteros para obtener una extracción limpia y suave. “Estimulamos una fermentación la más lenta posible, es esencial para promover el desarrollo aromático”, añade Pedro. La mayor dificultad aquí es que se despliegue completamente la podredumbre noble en el viñedo, y esta condición varía cada año. Posteriormente, el 60% del mosto fermenta en depósitos de acero inoxidable, mientras que el resto pasa por barricas de roble francés de dos vinos. La crianza en madera durará unos diez meses.

“La crianza en barrica es una decisión técnica basada en la experiencia”, dice el enólogo. “Aporta una mayor complejidad a la nariz y una redondez óptima en boca, cualidades que son particularmente interesantes”. Son vinos de proeza, sobre todo en la viña donde se acumulan los riesgos, que materializan el saber hacer de la bodega. Se vende principalmente en Inglaterra, Holanda, México, Canadá y... ¡Chile! Por no hablar de Suecia, ya que este vino se sirvió en la Cena de Gala de los Premios Nobel de 2017.

Clos Henri: de Sancerre a Marlborough

“Patience Late Harvest Sauvignon Blanc no se produce aquí todos los años, dependiendo del clima y la vendimia”. Quien habla es Damien Yvon, director de Clos Henri Vineyard, el proyecto neozelandés de la familia Henri Bourgeois en Sancerre. Ciertamente ha habido intentos previos con la variedad Semillon, pero ha sido con la Sauvignon con la que el resultado ha sido el más convincente.

“En cuanto al clima, tenemos magníficos veranos indios, y si los huracanes nos dejan tranquilos (lo que no fue el caso en 2017 y 2018), el año es favorable para la producción de este Sauvignon de vendimia tardía”, agrega. El sol intenso y las temperaturas suaves favorecen el control del desarrollo de la botrytis. El “cool climate” (clima frío) del valle del Wairau, más fresco que el de Sancerre, permite conservar la frescura y la acidez.

Vista del Clos Henri, de las viñas de Sauvignon y del valle del Wairau. FOTO: Clos Henri Vineyard.

Vista del Clos Henri, de las viñas de Sauvignon y del valle del Wairau. FOTO: Clos Henri Vineyard.

La vendimia es manual, la selección se realiza en la viña y la producción no supera los 15 hl por hectárea. En cuanto al trabajo en la bodega, la simplicidad es esencial. El prensado puede durar hasta cuatro horas. El ritmo es muy lento, “¡un goteo!” y los rendimientos son bajos: si para los vinos secos, una tonelada de vendimia produce 770 litros de mosto, la producción no superará los 450 litros para el Patience Late Harvest Sauvignon Blanc.

“Los mostos salen turbios, no se pueden desfangar. Se clarifican un poco por gravedad y se colocan en barricas nuevas para la fermentación”, añade el enólogo. Las bajas temperaturas, la abundancia de azúcar y luego el alcohol hacen que las levaduras sufran y posibilitan una lenta fermentación. Es una garantía de calidad para este tipo de vino que encuentra su equilibrio en torno al 12,2 y al 12,3% de alcohol para 110 g de azúcares residuales.

“Para los vinos secos, desconfiamos de las barricas nuevas, pero para los dulces, las necesitamos”, comenta. Las barricas se someten al vapor para eliminar los taninos más gruesos, pero es un vino tan complejo que la barrica no lo consigue marcar, ni siquiera durante los 12 a 18 meses de su posterior crianza.

El aspecto puramente comercial sigue siendo una preocupación para este tipo de vino necesariamente caro. Una viticultura arriesgada, incluso “acrobática”, que expresa también el saber hacer de la bodega, completando su gama y diferenciándola de la competencia: “Es una forma de romper la imagen, a veces un tanto estandarizada, de la Sauvignon, una variedad de uva que puede ser malentendida o interpretada, ¡es una variedad tremendamente compleja y diversa!”, dice Damien.

Estos vinos se venden principalmente en la propiedad (en Nueva Zelanda, pero también en Francia, en Sancerre). Se puede encontrar en restaurantes de alta gama donde se sirve por copas: “Es un vino tan estable que se mantiene magníficamente bien, incluso cuando la botella permanece abierta”, concluye Damien.

Sauternes: homenaje al precursor…

Como sabemos, Sauternes rima con -on: Semillon por supuesto, pero también Sauvignon. El Sauvignon contribuye al ADN de esta denominación de referencia para los vinos dulces y, en mayor medida, para los vinos blancos de Burdeos. “Algunas bodegas confían más en el Sauvignon que otras, y es nuestro caso en el Château Guiraud: la proporción de Sauvignon Blanc en nuestros vinos alcanza el 35%, frente al 5 al 10% entre nuestros competidores”, explica Luc Planty, el joven director de este 1º grand cru classé de Sauternes.

“Hemos empezado a trabajar en clones de Sauvignon, y estamos realizando una selección masiva en nuestras viñas, con el objetivo de potenciar el terroir y promover la expresión de los vinos en toda la gama de las acideces”, continúa. Esto es lo que aporta la Sauvignon, esta sensación ácida que es un factor de equilibrio cuando los niveles de azúcar residual se disparan. “¡Esta sensación ácida, esta tensión, es como la marca de la bodega! Nos guste o no, es nuestra apuesta”, añade.

La finca cuenta con 110 hectáreas de viñedos, de las cuales 45-50 están plantadas con Sauvignon Blanc. El viñedo se conduce siguiendo los preceptos biológicos y de permacultura. La vendimia manual tiene lugar alrededor del 10 de septiembre para los vinos secos y se extiende hasta la primera quincena de octubre para los vinos dulces. Del Premier Cru se elaboran 80.000 botellas y se venden a un precio de entre 50 y 70 € por botella de 75 cl. Del Petit Guiraud, el segundo vino del Château, se produce un poco menos (70.000 botellas), por un precio entre 22 y 25 €. Los principales mercados son Norteamérica, Asia (principalmente China) y el norte de Europa. Cerca del 10% de la producción se vende en la propiedad.

Esta apuesta por la Sauvignon remonta a los años ochenta y se ve enfatizada por el enólogo, su pasión por esta variedad y su capacidad para “iluminar” los vinos de Sauternes. Desde 2001, Château Guiraud dispone de un conservatorio propio en el seno de la Association des cépages blancs du Bordelais: este proyecto, que reúne una quincena de bodegas de la denominación, defiende este patrimonio natural compuesto por más de 70 cepas de Sauvignon Blanc. Este proyecto permite mantener la diversidad en las viñas y garantizar su permanencia.

Château Guiraud, un premier cru classé de Sauternes muy Sauvignon. FOTO: Château Guiraud.

Château Guiraud, un premier cru classé de Sauternes muy Sauvignon. FOTO: Château Guiraud.

“En el marco de este observatorio, aseguramos un seguimiento fenológico de la vid y realizamos micro-vinificaciones, que alimentan una base de datos. Esto nos permite tomar las decisiones correctas potenciando las expresiones del terroir y dando al vino un estilo original”, concluye Luc.

Esta experiencia lustra la motivación de estos productores, sin duda geográficamente distantes, pero que comparten la misma convicción de que los muchos talentos de la Sauvignon Blanc también se expresan en los vinos dulces. También tienen la misma preocupación por singularizar la producción de esta variedad de uva hoy tan globalizada.

Frédéric Galtier, periodista y jurado en concursos de cata de vinos, es miembro del Comité Editorial del Concours Mondial du Sauvignon.  Este comité, compuesto por profesionales del vino y conocedores de la variedad, alimenta un fondo documental en el cual los profesionales y consumidores pueden informarse sobre la Sauvignon Blanc. Es un punto de encuentro dedicado exclusivamente a la Sauvignon que tiene la vocación de transformarse en un “wiki” de la variedad:

http://cmsauvignon.com/es/sauvignon-commitee/

Histórico acuerdo para prestigiar el Cava

 Publicado el por C.R.D.O.P. Cava (colaborador)

El presidente de PimeCava, Pere Guilera; el presidente de la D.O. Cava, Javier Pagés; y el presidente del Institut del Cava, Damià Deàs. (photo: )

El presidente de PimeCava, Pere Guilera; el presidente de la D.O. Cava, Javier Pagés; y el presidente del Institut del Cava, Damià Deàs.

El pleno de la Denominación de Origen Cava aprobó el pasado 23 de diciembrede forma unánime un plan trascendental y sin precedentes para seguir fortaleciendo el vino espumoso de calidad más exportado del mundo. La etapa final de esta hoja de ruta se concretará en la aprobación de la modificación del pliego de condiciones. Este pliego recogerá la apuesta por la calidad, por una mayor diferenciación de los diferentes tipos de Cava y establecerá un sistema de clasificación territorial.

El presidente de la D.O.P., Javier Pagés, afirma que existe "el consenso y la unidad del sector" para impulsar una serie de medidas que refuerzan la viña, la sostenibilidad y los tiempos de elaboración, tras un largo estudio técnico realizado con el apoyo de numerosos expertos reconocidos a nivel nacional e internacional.

El pleno de la D.O.P. en el que se ha cerrado este histórico acuerdo está formado de forma paritaria por representantes de los sectores viticultor y bodeguero. Se trata de un “plan inclusivo” que quiere “integrar la gran diversidad de actores que forman parte de la D.O.P. Cava”. Además, es una clara apuesta por la calidad en todo su conjunto, de la viña y de la elaboración, que “pone en valor a toda la cadena de elaboración y revaloriza el Cava en beneficio del consumidor”. Javier Pagés manifiesta su satisfacción por un acuerdo alcanzado por unanimidad que visibiliza la unidad del sector y que supone “un gran logro”. Pese a ello, se recuerda desde el Consejo Regulador que los trabajos continuarán a lo largo de 2020.

Las dos organizaciones patronales del sector han mostrado su satisfacción por el acuerdo histórico sellado en el pleno. El presidente del Institut del Cava, Damià Deàs, afirma que “la unidad del sector ha hecho posible hacer un nuevo gran paso, que será trascendental”. Entiende Deàs que el acuerdo permite “dar confianza y tranquilidad al sector”. Por su parte, el presidente de PimeCava, Pere Guilera, destaca que el nuevo plan es “una buena decisión estratégica y de futuro”.

El acuerdo alcanzado persigue la revalorización del territorio y el origen, reforzando la ya elevada calidad del Cava con una nueva normativa complementaria de altísimo nivel de exigencia cualitativa respaldada por la garantía máxima de certificación propia de las denominaciones de origen. Todo ello para afianzar la calidad y, a la vez, clarificar la decisión de compra, facilitando la identificación de la calidad de todos los productos. Se busca, así, ofrecer al consumidor mejores criterios de información y decisión. Además, se ha creado un sistema propio de zonificación y ordenación geográfica consistente y útil para el consumidor.

Desde la D.O.P se "apuesta firmemente" por incrementar el prestigio del Cava y la promoción de su consumo, atrayendo a nuevos consumidores y generando nuevas ocasiones de consumo.

Una de cal y otra de arena para los productores de uva de vinificación de la C. Valenciana en 2019

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Una de cal y otra de arena. Así resume la organización agraria AVA-Asaja el año 2019 recién concluido para los productores de uva de vinificación en la C. Valenciana.  Un ejercicio que, para la agricultura en general, su presidente, Cristóbal Aguado, califica de “emergencia agraria”. La dualidad en el caso de la uva para vinificación viene de que, por un lado, en el caso de la uva para vinos tranquilos, sus productores pueden “tomar aire” gracias a los precios percibidos en 2019; mientras que en el caso de la uva para cavas las cotizaciones se han hundido.

El balance de 2019 de AVA-Asaja recoge que, tras varias campañas encadenadas con números negativos, en la última vendimia los precios en origen de la uva han repuntando en torno a un 30%, respecto al año precedente. “La calidad ha sido muy buena, pero el factor determinante para esta recuperación del valor de la uva ha sido la caída de la oferta global debido a la sequía”, indica el informe.

Según los datos de esta organización agraria, la vendimia 2019 sufrió un descenso del 5% respecto al dato de 2018.

Sin embargo, en el caso de la uva para cava, que se había vuelto una de las alternativas más rentables para los viticultores de Requena en los últimos años, rompió su tendencia favorable, con una “brutal disminución de precios del 40% respecto a 2018 por parte de los grandes grupos bodegueros”. A juicio de AVA, esa decisión empresarial “ha ocasionado unas pérdidas cercanas a los 8 millones de euros solo en Requena”.

En el caso del olivar, AVA-Asaja considera que se encuentra en una situación “crítica”. El motivo: que las cotizaciones medias del aceite de oliva son un 17% inferiores en relación a la pasada campaña y hasta un 37% más bajas que la media de las últimas cuatro temporadas. Según el balance de esta patronal agraria, en líneas generales, un productor está recibiendo alrededor de 2/kg de aceite de oliva cuando los costes de producción superan los 3 €/kg en las explotaciones características del olivar valenciano de interior.

Uno de los retos de la agricultura de la C. Valenciana, con especial incidencia potencial en el vino y el aceite es la lucha contra la Xylella fastidiosa, que, a juicio de AVA, se está quedando más en contención que en una efectiva erradicación, con el riesgo de avance y salto a otros cultivos (por ahora el más afectado es el almendro).

El 7º Concurso de Catadores “La Joya” volverá a unir vino y atletismo el 1 de febrero en Requena

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

El Club Atletismo Requena, la bodega Vinos y Sabores Ecológicos C.B. y Casa Lucia, con motivo de la 26ª edición de la Carrera de La Joya, organizan el 7º Concurso de Catadores de Vino “La Joya, un concurso diferente en el que se aúna vino y atletismo. Tendrá lugar el próximo 1 de febrero a las 11.30 horas en la bodega Vinos y Sabores Ecológicos C.B. (c/ La Iglesia nº 6 La Portera-Requena) y cuenta con la colaboración del C.R.D.O.P. Utiel-Requena, del Grupo Coviñas y de la Concejalía de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Requena.

El concurso consiste en pruebas teóricas (2 bloques de 5 preguntas cada uno con tres posibles soluciones, de las que cinco serán relativas al conocimiento del vino y cinco al atletismo); y prácticas (se presentarán 5 vinos del Grupo Coviñas, que deberán ser casados con las distintas disciplinas de atletismo que se ofrecen como propuesta).

En caso de empate entre dos o más concursantes, se efectuará una prueba de desempate entre ellos (identificación de aromas); si el empate persiste más de tres veces, se realizará una carrera a pie de 200 metros.

La cuota de inscripción será de 10 euros, a pagar antes del inicio del concurso. Las inscripciones se deben comunicar por escrito, incluyendo nombre y apellidos, DNI, número de teléfono, correo electrónico y domicilio. Se deben remitir a PI. Balsa de Moros, 6, 46340, Requena o al correo electrónico mangeles.novella@gmail.com

Todos los participantes recibirán un estuche de vino, una “bolsa del corredor” de la 26ª Carrera de La Joya y una visita guiada a las Cuevas de la Villa de Requena. El primer clasificado, además, merecerá trofeo, diploma y un vale de 100€ de descuento para una estancia de fin de semana (dos noches) en Casa Lucía (Requena. El segundo y tercer clasificado recibirán sendos trofeos y diplomas.

Consulta aquí las bases del concurso.

Convocado el Premio “Alimentos de España al Mejor Vino 2020”

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación publicó, en el Boletín Oficial del Estado del pasado 3 de enero, el extracto de la orden por la que se convoca el Premio “Alimentos de España al Mejor Vino, año 2020”, cuyo principal objetivo es contribuir a la promoción de los vinos de calidad españoles.

Podrán optar a este galardón los vinos acogidos a alguna de las Denominaciones de Origen Protegidas (D.O.P.) e Indicaciones Geográficas Protegidas (I.G.P.) españolas reconocidas por la Unión Europea, cuyas empresas elaboradoras tengan su sede principal dentro del territorio nacional y que hayan obtenido mejor puntuación en el Concurso Internacional de Vinos Bacchus 2020, organizado por la Unión Española de Catadores.

Las solicitudes para participar en este concurso se presentarán a través del registro electrónico de este Ministerio, en su sede electrónica https://sede.mapama.gob.es/portal/site/sehttps://sede.mapa.gob.es/portal/site/se según el modelo normalizado disponible en dicha sede. En el caso de que los solicitantes sean personas físicas, podrán presentar dicha documentación en papel el Registro General del Ministerio.

El plazo máximo para la presentación de las solicitudes es de tres meses contados a partir del día siguiente al de la publicación del extracto de la convocatoria en el BOE.