Topic:

Cada 7 días 26-07-13

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Gobierno y sector aclaran dudas sobre los pasos a seguir en la investigación china al vino comunitario

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Tras la apertura oficial de las investigaciones anti-dumping (AD) y anti-subvención (AS) por parte del Gobierno chino el pasado 1 de julio, se han ido suscitando muchas dudas sobre los procedimientos que debe seguir el sector vitivinícola español. A estos efectos, tanto el Ministerio de Economía y Competitividad (documento en pdf adjunto), como la Federación Española del Vino (FEV) han hecho llegar a las bodegas, empresas exportadoras y otros operadores una serie de aclaraciones sobre cómo actuar en estos casos.
Mediante las investigaciones, las autoridades chinas, basándose en las informaciones suministradas por las partes que se registren en estos procedimientos, tienen la intención de comprobar la existencia de dumping y/o subvenciones al sector vitivinícola comunitario, la existencia de daño o impacto a la industria local china y la existencia de un nexo causal entre el dumping y las subvenciones y el daño sufrido. Las pesquisas AD y AS se van a realizar de forma paralela, con la intención de comprobar si realmente existe ese daño comercial a la industria local china.
Las investigaciones afectan a todo el vino producido en la Unión Europea y exportado a China, incluso a través de otros países. En concreto, los productos afectados son los de las partidas 22041000, 22042100 y 22042900. Al respecto, se van a ver afectadas por la investigación todas las operaciones que tengan como destino final China, incluso si se realizan a través de Hong Kong, Macao o Taiwán. Quedan, no obstante, excluidas aquellas que tengan como destino final esos territorios. El periodo investigado AD y AS va del 1 de enero al 31 de diciembre de 2012, mientras que en las indagaciones de daño, el periodo a estudiar es mucho más largo y va del 1 de enero de 2009 al 31 de diciembre de 2012.

El viñedo en producción integrada alcanza las 31.436 ha en 2012

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Tablas en pdf adjunto.
Según la encuesta de marzo de 2013 de la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio de Agricultura, el cultivo de viñedo en producción integrada se recuperó un 3,3% durante el pasado año, hasta alcanzar las 31.436 hectáreas, casi mil más que en el ejercicio precedente.
Desde el año 2004, la superficie de viñedo en el que se llevan a cabo técnicas de producción integrada ha crecido un 85,7%, con 14.507 hectáreas más. La mayor superficie registrada, tal y como se contempla en el cuadro adjunto, sigue siendo la del año 2009, con 32.104 hectáreas. El salto más importante se produjo entre 2004 y 2005, cuando se pasó de 16.929 ha a 26.034 ha, con un aumento del 53,8% interanual; y también de 2007 a 2008, cuando se creció un 23,5%, desde las 25.947 ha a las 32.051 hectáreas.

El vino español se pone de moda en Europa y aligera los stocks de las cooperativas

 Publicado el por Ginés Mena (EFE) (colaborador)

El vino español está de moda en Bélgica y gana peso en Alemania, una buena noticia que llega tras la preocupación motivada por la drástica caída de ventas del granel a mercados como el ruso. Se aligeran las existencias de cooperativas hasta el punto de que algunas han vendido casi toda su producción. Además, arranca la campaña veraniega, en la que brillarán los caldos más frescos, como los blancos y los rosados, una época de la que depende una parte destacada de la facturación de las bodegas. Los blancos son cada vez más demandados en los mercados y, de hecho, algunas cooperativas ya han vendido todas sus partidas de esa categoría, mientras que no encuentran salida para el tinto, lo que anima al sector y a algunas denominaciones de origen (como es el caso de la D.O.Ca.Rioja) a plantearse una apuesta decidida por potenciar estas variedades.
Los precios del granel siguen firmes y acumulan revalorizaciones de entre el 20 y el 39% respecto a las mismas fechas del año pasado, aunque se han desinflado en las últimas semanas, en las que acumulan progresivos descensos ante una fuerte presión de la demanda. Desde El Progreso de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real), la segunda cooperativa mayor en producción de toda Europa, opinan que debe mantenerse el nivel de precios porque quedan pocas reservas y es posible incluso que falte producto en breve, debido a una importante demanda exterior.
Respecto al comportamiento de los mercados internacionales, las importaciones de vino en Alemania, primer comprador mundial, se mantuvieron estables durante el primer trimestre de 2013, según informa el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV). España registra el segundo mayor crecimiento porcentual en valor entre los diez primeros proveedores a nivel global (+8,2 %), al ingresar casi un 60% más por sus exportaciones de granel. Los vinos españoles están de moda en Bélgica y ganan cuota como segundo país proveedor, con crecimientos del 11% en volumen y del 20,5% en valor en el primer trimestre del año, detalla el OEMV, aunque debe lidiar con la fuerte presencia francesa, que absorbe el 60% de las ventas.
Por su parte, el valor del producto español crece en Holanda algo más del triple que la media de otros competidores, después de mejorar la comercialización (+5,5% en valor y +4,2% en volumen). Respecto a las cotizaciones en España, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación constata el descenso del vino de mesa tinto (-1,04% hasta 4,78 euros/hectogrado), mientras que el vino blanco se mantiene estable en los 4,68 euros.
Por mercados, las cotizaciones a granel y salida de bodega del vino blanco alcanzan los 5,16 euros en Albacete, 5,31 en Badajoz, 4,76 en Ciudad Real, 4,60 en Cuenca y 4,20 euros en Toledo. El tinto se paga a 5,14 euros en Albacete, 5,26 en Ciudad Real, 4,82 en Cuenca, 5,01 en Murcia, 4,39 en Toledo y 4,06 en Valencia. Cotizaciones a la baja, en su caso, para los tintos de mesa en Francia, que se dejan unos céntimos y se quedan en 5,59 euros/hectogrado, aunque suben los blancos y superan los 7 euros. En Italia, cayeron en la última semana de junio los vinos blancos de mesa, que se dejaron un 0,7 %, hasta 5,74 euros/hectogrado, aunque acumulan una revalorización interanual del 26,4%. También “aflojan” los tintos, que retrocedieron un 0,5% en ese país, hasta 5,50 euros, si bien siguen siendo un 24% más caros que hace un año.
 

No confundir síntomas con enfermedad

 Publicado el por Juan Antonio Mompó (colaborador)

Hacía tiempo que se conocía el rumor de una posible acción del gobierno chino, en defensa de los intereses de sus bodegas, denunciando a los vinos procedentes de la Unión Europea por dumping y subvenciones ilegales ante la OMC. Este hecho no se ha producido hasta recientemente, el pasado lunes día 17 de junio. El Gobierno chino, que tenía guardada en un cajón esta denuncia, esperaba la resolución de la UE en relación a las importaciones de paneles solares procedentes de la R.P. China. Como es sabido, finalmente el expediente anti-dumping acabó resolviéndose con una imposición adicional de aranceles a este producto. En este expediente la industria alemana fue especialmente activa, en defensa de los intereses de sus industriales, presionando para que esta sanción fuera impuesta.
Las consecuencias de la imposición de este arancel suplementario fueron inmediatas, ya que el gobierno chino inició un expediente anti-subvención y otro anti-dumping contra los vinos importados procedentes de la UE. El procedimiento anti-dumping se dirige a todas las bodegas europeas mientras que el anti-subvención hace referencia a determinadas ayudas regionales de España, Francia y Alemania.
Resolver esta denuncia implica proceder a una investigación sobre los precios de ventas de las bodegas europeas. La investigación se realiza en colaboración entre las autoridades chinas y las empresas europeas que voluntariamente acepten la misma (que deberán inscribirse en un registro específico que se abrirá para ello en el Ministerio de Comercio chino). Este proceso será muy costoso para las empresas que sean seleccionadas como empresas colaboradoras. La situación es, desde luego, muy complicada y afecta de un modo especial al sector francés, principal exportador a China, pero también al resto de países productores europeos y, en especial, a España.
El proceso va a ser muy complicado, ya que lo que las empresas españolas y europeas tendrán que demostrar es que no se está vendiendo en China a precios más baratos que en el mercado local. Es decir, hay que poder demostrar que productos, que pueden tener una marca reconocida en el mercado español o europeo, cuando son comercializados en China, donde no tienen ese conocimiento de marca y hay que intentar conseguirlo con una competencia mucho mayor y con un menor control del mercado del que se tiene del mercado local, se comercializan a los mismos precios que en el mercado nacional. De aquí la dificultad y la alta probabilidad de que, finalmente, se apliquen aranceles complementarios.
Por tanto, este grave problema debe ser una prioridad para la Comisión Europea. El esfuerzo que se debe realizar para apoyar al sector vitivinícola es importante, pero esta defensa, sin coste material para la Comisión, es definitivamente imprescindible en estos momentos para evitar lo que puede ser a medio plazo un lastre imposible de superar para el sector vitivinícola.
China es ya, no una promesa, sino una realidad, como uno de los principales países importadores de vinos. El vino es un producto cuyo consumo crece (sus ventas en datos del ICEX casi se duplican entre 2005 y 2011 por un valor superior ya a los tres millones de hectolitros). Las estimaciones del crecimiento del volumen de mercado, siendo diversas, muestran una clara tendencia a que China, por su incremento y cantidad, se convierta en uno de los principales países importadores de vino.
La importancia, de una pronta y satisfactoria resolución de este conflicto es vital para el sector español. Es cierto que los vinos españoles no tienen en este país una cuota de mercado importante, pero somos el cuarto país en volumen; Francia, Australia y Chile, por este orden nos superan; y el quinto, si consideramos solo el vino embotellado, ya que en este caso también somos superados por Italia. Pero la realidad es que hay dos factores que hacen especialmente interesante este mercado para los exportadores españoles: por un lado el que el crecimiento de las ventas españolas es, en porcentaje, mucho mayor que el de nuestros países competidores; y por otro que en China el porcentaje que representan los vinos franceses hoy en la importación de vinos deberá ir moderándose en favor de una mejor cuota de otros países como España e Italia.
Hay que añadir que el mayor volumen de vinos españoles importados en China se encuentra en la franja de precio en la que nuestros vinos son directamente competidores con los vinos chilenos y que tienen la ventaja de gozar de la condición de país preferencial, sin aranceles, con lo que la imposición de un arancel suplementario sería letal para los intereses de los vinos españoles.
Además, el esfuerzo que están haciendo muchas bodegas españolas para posicionarse en este mercado está siendo muy importante y, por tanto, una “sanción” en forma de un arancel suplementario (ya de por sí es alto) va a pesar como una losa en este crecimiento. El mercado del vino en China está empezando a desarrollarse ahora y por ello es el momento de sembrar en este destino. Una eventual sanción va a cortar de raíz todo el desarrollo conseguido por los vinos españoles, en provecho de otros vinos que pueden sustituirlos, como son los chilenos, argentinos y australianos.
Una posible multa como con la que estamos amenazados perjudicará mucho lo que ha sido una muy buena evolución de los vinos españoles en estos últimos años e indirectamente ayudará a que sea nuestra competencia la que pueda, más fácilmente, poner los cimientos imprescindibles para un futuro posicionamiento de sus productos. China ya es una realidad como país importador, tal y como he señalado, pero se encuentra en un momento clave. El mercado chino, que empezó a abrirse para el vino a mediados de los años 90, ha sufrido una gran transformación. De ser un mercado caótico en la que las importaciones se realizaban sin ningún tipo de estrategia por importadores no profesionales, ha pasado a una incipiente reorganización. Los distribuidores chinos empiezan a ser empresas profesionales. Estas empresas comienzan a realizar un verdadero trabajo profesional, es decir están pasando de “vender” a “hacer marca”. A conseguir esto, en el caso de los vinos europeos, ha ayudado mucho el desarrollo de la línea de promoción. Hacer marca en China es difícil por múltiples circunstancias, que no son objeto de este artículo, pero sí que quiero significar que, si los vinos españoles que hoy están ganando posiciones ven interrumpida esta línea que han emprendido, luego va a ser imposible recuperar el terreno perdido.
Es por esto por lo que es necesario que el Gobierno español y la Comisión Europea tomen, con la máxima urgencia, el camino de una resolución política, puesto que se trata de un tema que no podrá solucionarse de otro modo y evitar un perjuicio a corto plazo pero además y sobre todo la perdida de una oportunidad de futuro, ya que el sector se resentirá, casi de un modo definitivo al perder una oportunidad de posicionarse en un país que esta llamado a ser el principal importador.