Topic:

Iván Martínez Hierro, de La Tienda Colmado en Medina del Pomar es la Nariz de Oro 2014

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Martínez Hierro con el preciado galardón. (photo: )

Martínez Hierro con el preciado galardón.

Iván Martínez Hierro, de la Tienda Colmado en Medina del Pomar (Burgos) se hizo con el título de Nariz de Oro 2014, tras dos emocionantes jornadas de competición, en las que participaron 35 sumilleres de toda España. Tan solo cinco llegaron a la última prueba de la competición para enfrentarse a las ya míticas cinco copas negras.

Los sumilleres finalistas se enfrentaron a dos pruebas ante la copa negra. De la primera (pre-selección) surgió el grupo que siguió adelante. En la segunda, la gran prueba final, tuvieron que identificar, sin fase de cata previa, las cinco bebidas del mundo (destilados, vinos, etc.) contenidas en sendas copas negras. Debían señalar, además la variedad de la uva, denominación de origen o geográfica, nombre y añada.

Las copas negras contenían vino blanco Upaingoa 2012 (D.O. Getariako Txakolina), el tinto Eldoze Syrah 2011 (V.T. Castilla), el vino Gramona Vi de Gel Gewürztraminer 2009 (Penedès), la Ginebra gallega Nordés y la cachaça Velho Barreiro.

El segundo puesto (diploma) recayó en Axel Pittarch (Valencia) y, el tercero, en Sergio Rodríguez (Castellón).

Los Premios Manojo 2014 evidencian la calidad del vino cooperativo

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Foto de familia de los premiados en los Premios Manojo 2014. (photo:       )

Foto de familia de los premiados en los Premios Manojo 2014.

Los Premios Manojo, organizados por la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (URCACYL), son todo un referente en el sector vitivinícola y año a año demuestran el esfuerzo y progresión de la calidad del vino cooperativo en nuestro país. La edición de 2014 evidenció, especialmente esa calidad, concediendo tres de sus máximos galardones (el Gran Manojo). Participaron un total de 424 vinos producidos por bodegas cooperativas españolas. Después de unas intensas precatas (el 21 y 22 de mayo), el jurado presidido por Salvador Manjón, director de La Semana Vitivinícola, seleccionó a los 64 finalistas. El pasado 12 de junio se procedió a la cata final de los 61 vinos que accedieron a esta fase (tres de los finalistas se descalificaron).

Con una organización perfecta, los Premios Manojo 2014, que celebraban su 15ª edición, evaluaron estos vinos cooperativos, gracias a un jurado de 45 enólogos y sumilleres de toda España. Hay que destacar que las muestras que se cataron en la final fueron obtenidas por el jurado directamente en las bodegas, donde se comprobó que cumplían con los requisitos exigidos en las bases. De ahí que se retiraran de la final los tres vinos, tal y como se ha comentado anteriormente.

Los Grandes Manojos 2014 correspondieron al vino Reina de Castilla  Sauvignon Blanc 2013, Bodega Reina de Castilla, de La Seca (Valladolid), en la categoría de blancos jóvenes; a Aire de Fiesta 2013, de la Cooperativa El Castillo, de Consuegra (Toledo), en la sección de tintos jóvenes; y Zarzuela Selección 2011, de la Bodega Cooperativa Virgen de la Asunción, de La Horra (Burgos).

Tal y como puede observarse en el palmarés adjunto, los vinos de Castilla y León y los de Castilla-La Mancha acapararon los principales premios del Concurso Nacional de Vinos de Bodegas Cooperativas, aunque también hubo vinos de Cataluña y de la C. Valenciana que merecieron distinciones.
Castilla-La Mancha, con 165 muestras, y Castilla y León, con 131 referencias fueron las autonomías con más vinos a concurso. Hasta completar los 424 vinos participantes hay que sumar vinos de Comunidad Valenciana, Cataluña, La Rioja, Aragón, Extremadura, Murcia, Madrid, Galicia, Navarra, Andalucía, Canarias y País Vasco.

Entrega de premios
La entrega de los premios se celebró el pasado 13 de junio en las Casas del Tratado, de Tordesillas, en un acto que estuvo presidido por la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, quien destacó la apuesta por la calidad de sus vinos que han hecho las bodegas cooperativas. La consejera animó a las cooperativas a promocionar sus vinos en los mercados exteriores.

Ganadores de los Premios Manojo 2014

Blancos jóvenes
Gran Manojo
Reina de Castilla Sauvignon Blanc 2013    Bodega Reina de Castilla S. Coop., La Seca (Valladolid)

Manojo de Oro
Reina de Castilla Verdejo 2013    Bodega Reina de Castilla S. Coop., La Seca (Valladolid)

Manojo de Plata
Pingorote Sauvignon Blanc 2013    San Isidro, S. Coop. de CLM-Bodegas Latúe, Villanueva de Alcardete (Toledo)

Manojo de Bronce
Cuatro Rayas Verdejo 2013       Bodega Cuatro Rayas-Agrícola Castellana, S. Coop., La Seca (Valladolid)

Rosados jóvenes
Manojo de Oro
Dominio de Manciles 2013    Bodegas Arlanza, S. Coop., Villalmanzo (Burgos)

Manojo de Plata
Antares Lágrimas de Bobal 2013    Coop. Ntra. Sra. De la Estrella, El Herrumblar (Cuenca)

Manojo de Bronce
Morozán 2013    Bodega La Asunción de Ntra. Sra., S. Coop., Gumiel de Izán (Burgos)

Tintos jóvenes
Gran Manojo
Aire de Fiesta 2013    Coop. Vinícola El Castillo, Consuegra (Toledo)

Manojo de Oro
Santa Cruz 2013    S. Coop. Agraria Sta. Cruz de Alpera, Alpera (Albacete)

Manojo de Plata
Señorío de Pedraza Tempranillo 2013    S. Coop. Ntra. Sra. de la Soledad, Aceuchal (Badajoz)

Manojo de Bronce
Villa Abad 2013    Bodegas San Antonio Abad, S. Coop., Villacañas (Toledo)

Tintos jóvenes roble
Manojo de Oro
Ojos del Guadiana Syrah 2013    El Progreso, S. Coop. de CLM, Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real)

Manojo de Plata
Monte Pinadillo 2013    Bodega San Roque del Encina, S. Coop., Castrillo de la Vega (Burgos)

Manojo de Bronce
Pasión Brava Tempranillo 2013    Virgen de las Viñas Bodega, S. Coop. de CLM, Tomelloso (Ciudad Real)

Tintos crianza
Gran Manojo
Zarzuela Selección 2011    Bodega Coop. Virgen de la Asunción, La Horra (Burgos)

Manojo de Oro
Torremorón 2011    Bodegas Torremorón, S. Coop., Quitanamanvirgo (Burgos)

Manojo de Plata
Viña Valera Viñas Viejas 2011    Bodega Coop. Virgen de la Asunción, La Horra (Burgos)

Manojo de Bronce
Arco del Reloj 2009    Bodegas Covitoro, S. Coop., Toro (Zamora)

Tintos reservas
Manojo de Oro
Tomillar Tempranillo 2009    Virgen de las Viñas Bodega, S. Coop. de CLM, Tomelloso (Ciudad Real)

Manojo de Plata
Dominio de Manciles Selección 2010    Bodegas Arlanza, S. Coop, Villalmanzo (Burgos)

Manojo de Bronce
Ojos del Guadiana 2009    El Progreso, S. Coop. de CLM., Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real)

Cavas y espumosos
Manojo de Oro
Latúe Brut 2012    San Isidro, S. Coop. de CLM-Bodegas Latúe, Villanueva de Alcardete (Toledo)

Manojo de Plata
Castell de la Comanda Brut Rva. 2011    Agrícola Barberá, S. Coop. CL, Barberá de la Conca (Tarragona)

Manojo de Bronce
Puente de Rus Brut Nature 2012    Ntra. Sra. de Rus, S. Coop. de CLM, San Clemente (Cuenca)

Semisecos y dulces
Manojo de Oro
Teatinos Moscatel 2013    Purísima Concepción, S. Coop. de CLM, Casas de Fernando Alonso (Cuenca)

Manojo de Plata
Solera Garnatxa d’Empordà Tinto    Celler Cooperatiu D’Espolla, S. Coop. CL, Espolla (Girona)

Manojo de Bronce
Moscatel Selecto de Teulada 2013    Bodega Coop. San Vicente Ferrer, Teulada (Alicante)

Origen genético de la variedad de vid Tempranillo

 Publicado el por Javier Ibáñez (colaborador), Gregorio Muñoz-Organero (colaborador), L. Hasna Zinelabidine (colaborador), M. Teresa de Andrés (colaborador), Félix Cabello (colaborador), José Miguel Martínez Zapater (colaborador)

Artículo con imágenes en documento PDF adjunto.

El desarrollo de la Biología en las últimas décadas permite contestar preguntas que hasta hace pocos años podían ser consideradas como enigmas de imposible solución. El conocimiento de la secuencia de la molécula ADN que contiene la información genética de cada individuo y el estudio de su diversidad entre distintos individuos permiten realizar análisis de paternidad o identificar restos forenses con la máxima certeza en la especie humana. De igual manera toda la tecnología del ADN es perfectamente transferible y aplicable en otras especies biológicas bien se trate de animales, vegetales o microorganismos.

En el caso de la vid, existe ya una amplia literatura sobre el origen genético de un gran número de variedades cultivadas que indica que aproximadamente tres de cada cuatro variedades analizadas presentan una relación de parentesco de primer orden con alguna variedad conocida.

De hecho, los pedigríes que se establecen para las variedades de vid son especialmente complejos dado que una variedad puede hibridar con ascendientes o descendientes en generaciones muy separadas, debido a su multiplicación vegetativa, con frecuencia mantenida  durante siglos de existencia de la variedad. Otro aspecto importante a considerar en estos pedigríes es que muchas de las relaciones de parentesco identificadas se han producido por hibridación espontánea entre plantas cultivadas en proximidad, ya que la hibridación dirigida a la mejora genética no se desarrolló hasta el siglo XIX. Estos hechos indican que las semillas tuvieron un cierto papel en la propagación de las variedades, que no tienen en la actualidad, y que los viñedos antiguos presentaban una mayor mezcla de genotipos diversos de los que las prácticas y las normativas actuales permiten.

Conocer el origen genético de una variedad, o en otras palabras, conocer cuáles son sus progenitores, nos informa de qué variedades convivían en los viñedos en el momento de su origen. Si además contamos con información sobre la distribución del cultivo de los progenitores se puede estimar cual es su posible origen geográfico o incluso las fechas probables de su aparición. Esta información no solo contribuye al conocimiento de la historia de nuestras variedades y nuestros vinos sino que además puede ser de interés a la hora de plantear estrategias de mejora genética de las variedades actuales.

Mejoran la calidad de la uva midiendo el estrés del viñedo

 Publicado el por Efeagro (colaborador)

El departamento de Producción Vegetal y Recursos Forestales de la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias (ETSIA) de Palencia ha desarrollado distintas técnicas para detectar zonas de estrés en los viñedos, y así corregir deficiencias que influyen en la calidad y la rentabilidad de la uva.

Y es que las plantas, como cualquier ser vivo, "traducen los problemas de nutrición o de falta de agua en situaciones de estrés, que a su vez repercuten en la calidad de la uva y por tanto en la calidad del vino", explica a Efe el profesor de Viticultura, Pedro Martín Peña.

En este sentido el profesor habla de un estrés nutricional cuando faltan nutrientes o un estrés hídrico, si falta agua, pero en general cuando se habla de estrés "es que hay algo que perjudica a la planta y por tanto a la uva".

Durante años este departamento de la Universidad de Valladolid ha velado por la salud de las plantas y con esta investigación ha logrado "relacionar las situaciones fisiológicas de falta de nutrientes o carencias hídricas, con la calidad y cantidad de las uvas", agrega.

Es decir "si una planta da mejor calidad es porque hace mejor la fotosíntesis, porque tiene las hojas mejor distribuidas, porque captan mejor la luz, porque no tienen ningún problema y en definitiva porque no tienen estrés", resume Pedro Martin Peña.

Por eso, el departamento de Producción Vegetal de la ETSIA ha desarrollado distintas técnicas para detectar las zonas de estrés en las parcelas, medir sus niveles y el tipo de estrés que sufren las plantas en los distintos puntos de la misma parcela, y así corregir deficiencias que influyen en la calidad y la rentabilidad de la uva.

Técnicas muy avanzadas entre las que destaca el uso de parámetros de fluorescencia de la clorofila, que sirven para detectar el estrés más importante de las plantas, la falta de hierro o clorosis férrica, que además lleva asociadas carencias en otros minerales y consecuencias como el retraso de la maduración de la uva, que a su vez repercute negativamente en el color y en la estructura del vino.

"La fluorescencia sirve para detectar niveles de asimilación en la fotosíntesis, para ver las plantas que tienen una fotosíntesis buena o mala, de forma que luego se pueden relacionar los niveles de fotosíntesis con los niveles de calidad de la uva", explica.

Pero esta fluorescencia no se ve a simple vista, por lo que se necesitan sistemas de teledetección avanzados que miden las propiedades ópticas de la vegetación, bien a pie de campo o desde el aire.

Estas técnicas se han desarrollado en colaboración con el Instituto de Agricultura Sostenible del Consejo Superior de investigaciones científicas CSIC, en parcelas de la DO Ribera de Duero.

Desde aviones y drones con sensores, se recaba la información que luego sirve para elaborar los mapas de calidad cuya interpretación servirá después para tratar las plantas con estrés, aplicar correctores de forma precisa, solo en las zonas que lo necesitan, y para manejar el viñedo sabiendo cual es el mejor momento para vendimiar.

Unas ventajas que "suponen un ahorro de costes en abonos, agua, energía", señala el investigador quien además afirma que se mejora la productividad y la calidad de la cosecha y como consecuencia directa la rentabilidad de las producciones.

Cada 7 dias 12-06-14

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.