Topic:

Caracterización de materiales del olivo: Hojiblanca

 Publicado el por Domingo Salazar (colaborador), Isabel López-Cortés (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

El cultivar Hojiblanca es una variedad de doble aptitud, de gran tamaño y excelente calidad. Muy cultivada en Andalucía y con presencia en otras comunidades autónomas españolas. Es la tercera variedad española por superficie de cultivo.

Son sinonimias de Hojiblanca: Casta de Lucena, Lucentino, Xinxolera, Casta de Cabra. Su origen es históricamente polémico y se trata de una variedad ya conocida y apreciada en el siglo I. En el caso de esta variedad, hoy claramente definida pomológica y molecularmente, al tener como denominación una característica, se ha dudado mucho de sus sinonimias. Históricamente también se ha dudado de su propia identidad.

Patac et al. (1954) mencionan como sinonimias de Hojiblanca la denominación de Arola, Barquillero, Redondilla, Peritos y Azufaijada. Ortega Nieto (1955) no le reconoce ninguna sinonimia. Barranco y Rallo (1984) tampoco. Rallo et al. (2005) incluye también como sinonimia Casta de Cabra. Iñiguez et al. (2001) la consideran diversificada o atribuyen el mismo nombre a otros materiales tradicionales de Valencia.

Cuando una variedad se nombra con un gentilicio, una propiedad que posea o una característica, suele ocurrir que dentro de esa denominación se incluyen o un grupo amplio de materiales o no se sabe muy bien dónde encuadrar los materiales vegetales concretos a los que se refieren las caracterizaciones.

Cada 7 dias 11-12-13

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Cada 7 días 19-12-13

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

El nuevo sistema de autorizaciones de plantación de viñedo se abre paso

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

De acuerdo al texto consolidado de la propuesta de reglamento de la OCM Única, el actual régimen de derechos de plantación de viñedo concluirá el 31 de diciembre de 2015 y será sustituido por un nuevo sistema de autorizaciones de plantaciones de viñedo, cuya duración, en principio, se extenderá del 1 de enero de 2016 al 31 de diciembre de 2030, según el artículo 54.a0 del citado texto legal.Se procederá a una revisión intermedia, que deberá realizar la Comisión Europea para evaluar el nuevo sistema y, en caso de que fuera pertinente, formular propuestas de modificación.
El principal aspecto del nuevo sistema es que solo se permitirán plantaciones o replantaciones de viñedo que lleven aparejada su autorización. Los Estados miembros concederán la autorización, correspondiente a una superficie específica expresada en hectáreas, previa presentación por parte de los productores de una solicitud que cumpla con los criterios de admisibilidad y de objetivos no discriminatorios. Dicha autorización será concedida sin coste para los productores.
El periodo de validez para ejecutar esas autorizaciones será de tres años desde su concesión, a partir de la fecha en que hayan sido concedidas. Al respecto, habrá sanciones administrativas para los productores en caso de que no se utilicen, es decir, que una vez solicitadas y otorgadas, el beneficiario no sea capaz de ejecutarlas.

Descenso de 2.327 ha (-0,24%) del área de viñedo de transformación en 2013

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Tablas y Esyrce en documento pdf adjunto.
Según la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (Esyrce) del año 2013 del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), el área cultivada de viñedo en nuestro país se redujo levemente en un 0,2% y 1.961 hectáreas, bajando hasta las 965.094 hectáreas. De esta superficie, unas 951.693 ha corresponden a viñedo de uva para transformación, que representa el 98,61% del total, mientras que el 1,4% restante y 13.401 ha son distintas superficies de uva de mesa.
Hay que anotar, en primer lugar, que las superficies que se ofrecen en la Esyrce reflejan el resultado de una operación estadística por muestreo y se refieren a la cubierta del suelo en el momento de la investigación de campo, realizada en el verano de 2013. Por tanto, aunque son una referencia de la evolución del cultivo, no constituyen la cifra oficial, que es difundida con posterioridad en el Anuario de Estadística Agraria del Magrama.
Salvado este inciso, es de destacar la estabilidad de las superficies de un año a otro que caracterizan a cultivos leñosos, como el viñedo, donde el área se mantuvo prácticamente estabilizada o ligeramente a la baja, después de los importantes recortes del área plantada de los años anteriores, como consecuencia de la aplicación del programa comunitario trienal 2009-2011 de arranque subvencionado de viñedo.