Topic:

Oportunidad caribeña en Colombia: de una copa de vino per cápita a un litro en una década

 Publicado el por Pamela Villagra (colaborador)

 (photo: )

La Denominación de Origen de Ribera del Duero, aprovechando el buen momento que vive la gastronomía y el sector hostelero colombiano, realizó recientemente una gira de cinco días por la capital del país, Bogotá, para promover el conocimiento y consumo de los vinos de la región.

Colombia, un país no productor, se ha sumado tarde a la cultura del vino, pero en pocos años ha mostrado un desarrollo interesante para las bodegas e importadores. El consumo per cápita anual según Asovinos estaría actualmente en torno a un litro, cuando hace menos de una década el colombiano solo bebía una copa al año.

Si bien es cierto que las nuevas cargas tributarias relativas al vino en el país caribeño, vigentes desde enero 2017, preocupan un poco al sector (pasando de tener un impuesto único al consumo a tener que pagar, en la práctica tres: 150 pesos por grados de alcohol, otro de 20% sobre precio de venta (ad valórem), más un IVA de 5%), la industria está realizando esfuerzos para, al menos durante el primer semestre del año, mantener los precios, de manera de no desincentivar el consumo.

En este contexto, Enrique Pascual, presidente de la D.O.P. Ribera del Duero; junto a David Robledo, sumiller del restaurante Santceloni de Madrid, reconocido con dos estrellas Michelin, viajaron a Colombia desde el 21 y hasta el 25 del pasado mes de febrero, para dar a conocer toda la riqueza de los vinos ribereños.

La gira incluyó catas de vinos, cenas maridaje, gastro-rutas, charlas académicas, formaciones a sumiller y una serie de reuniones comerciales con empresarios, influenciadores, periodistas y promotores de vinos en Bogotá.

Enrique Pascual, expresó: “para nosotros es muy importante generar sinergias entre países y apoyar siempre que sea posible el acercamiento a la cultura enológica más allá de nuestras fronteras. Desde el Consejo Regulador consideramos que visitar en este momento Colombia es una gran oportunidad para que habitantes de esta región puedan conocer los vinos Ribera del Duero de primera mano, vinos que son perfectos para acompañar la gastronomía del país y que están entrando con fuerza en el mercado colombiano”.

Progresión del viñedo ecológico en Italia

 Publicado el por Carlo Flamini Il Corriere Vinicolo (colaborador)

Artículo publicado originalmente por ‘Il Corriere Vinicolo’ y reproducido con su autorización por ‘La Semana Vitivinícola’. Todos los derechos reservados. Para consultar el artículo original, visite www.corrierevinicolo.com Artículo con tablas en pdf adjunto.

El viñedo ecológico en Italia siguió creciendo en 2015, según los datos ofrecidos por SINAB, con un total situado en 83.643 hectáreas, 12.000 más que en 2014, con un peso en el total del viñedo italiano del 13%, frente al 11% que representaba un año antes. En cultivo ecológico total figuran 54.000 hectáreas, 7.000 más que en 2014; mientras que otras 30.000 se encontraban en proceso de conversión, 5.000 más que el año precedente.

A continuación, información para suscriptores.

La exportación portuguesa de vino se frena un 1,1% en valor en 2016

 Publicado el por Marc Barros (colaborador)

Portugal. (photo: )

Portugal.

Artículo con tablas en pdf adjunto.
Las exportaciones de vinos portugueses cayeron en 2016 por primera vez después de seis años consecutivos con cifras positivas. Así, registraron un descenso global del 1,1% en valor y del 0,9% en volumen, fundamentalmente por la caída en el mercado de Angola, que cedió un 67,6% en volumen y un 54,8% en valor.

En el total, Portugal ha exportado en 2016 casi 2,77 millones de hectolitros, con un valor total de 727 millones de euros. El precio promedio se mantuvo prácticamente inalterado en 2,62 euros por litro.

A continuación, información para suscriptores

La industria y el comercio británico del vino y espirituosos piden minimizar los inconvenientes del ‘Brexit’

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

En breve, de aquí a finales de marzo e incluso, según algunas fuentes, en la semana en la que se escribían estas líneas (del 13 al 19 de marzo), la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, invocará el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea (TUE), que dará lugar a la apertura de un periodo máximo de dos años para negociar la relación futura entre este país y el bloque comunitario, tras la decisión de abandonar la UE (“Brexit”), adoptada por los británicos por exigua mayoría en el referéndum celebrado en junio de 2016.

En lo que respecta al sector del vino, la plasmación del “Brexit” supondrá un gran desafío para el importante mercado de importación del Reino Unido, uno de los principales consumidores del mundo, pero sobre todo lo será para el comercio internacional de bebidas espirituosas.

Recientemente, la Wine and Spirit Trade Association (WSTA), la Asociación que agrupa a empresas minoristas, marcas, bodegas, empresas de logística y embotelladoras en Reino Unido, dio a conocer el informe “Brexit. The road ahead for the wine and spirit industry” (“Brexit. El futuro camino para la industria del vino y de las bebidas espirituosas”), en el que se exponen las demandas que la industria británica del vino y de los espirituosos realiza a su Gobierno, teniendo en cuenta dos prioridades clave: una, que se minimice la interrupción de los flujos comerciales históricos dentro y fuera de la Unión Europea y dos, que se exploten las nuevas oportunidades que ofrece el “Brexit”.

A continuación, información para suscriptores.

Estudian el potencial del sector del vino leonés para frenar la despoblación rural

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La vicerrectora de Investigación de la ULE, Ana Isabel Álvarez de Felipe; el investigador visitante Pablo Alonso González y el profesor Alfredo Macías Vázquez. (photo: )

La vicerrectora de Investigación de la ULE, Ana Isabel Álvarez de Felipe; el investigador visitante Pablo Alonso González y el profesor Alfredo Macías Vázquez.

Pablo Alonso González, investigador del Instituto de Ciencias del Patrimonio ubicado en Santiago de Compostela, que depende del CSIC y que está como visitante de la Universidad de León, está llevando a cabo un estudio del sector del vino leonés amparado por la D.O.P. Tierra de León, en sus vertientes cultural, patrimonial y simbólica, con el objetivo de ver de qué manera la promoción de este recurso puede ser útil para fijar la población en las zonas rurales que sufren problemas de envejecimiento y despoblación.

La perspectiva que el estudioso está empleando para su trabajo es la ‘sociología pragmática’, una metodología basada en técnicas cualitativas, fundamentalmente en las entrevistas personales semiestructuradas y libres, la observación participante y la realización de un cuestionario. Las actividades contemplan la identificación de productores, el análisis de fuentes de datos y bibliografía académica, preparación de entrevistas, y la realización de trabajo de campo, (con visitas a cooperativas, artesanos, empresas privadas y vinotecas), para finalmente redactar un informe con el análisis de los resultados.

Entre los objetivos que se persiguen se encuentra la identificación de prácticas y criterios productivos que permiten a los agentes del sector construir socialmente una “objetividad” de vino de calidad y que hacen posible el aumento de su precio en el mercado. Para ello, Pablo Alonso González analizará la relación entre los discursos sobre la calidad y los distintos tipos de producción de vino, tanto artesanal como industrial, así como los agentes que intervienen en la cadena de valor del vino (viticultores, enólogos, distribuidores, representantes públicos, restauradores y consumidores).

También se abordará en el estudio la conexión entre prácticas productivas, calidad, diferenciación y valor a través de las comparativas de los datos generados, y fuentes y estadísticas oficiales que existen sobre los niveles de producción, exportación, consumo y precios por bodega, tipo de vino y principales territorios productivos.

Con todo ello, Pablo Alonso González se propone realizar por un lado una síntesis que relaciones las prácticas consideradas como ‘de calidad’ en el vino, para comprobar si aquellos productores que las realizan consiguen vender más caro, y por otra averiguar si la capacidad de generar beneficios y la sostenibilidad a largo plazo se refleja en un incremento del empleo juvenil y en la fijación de población.