Topic:

Palos en las ruedas

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Hay determinados momentos en los que me gustaría estar equivocado y que la información de la que dispongo y que la percepción que de un asunto me proporciona mi conocimiento del sector vitivinícola español acabaran por resultar fallidas. Especialmente cuando se trata de un asunto tan importante, y en el que tanto nos jugamos todos, como es el de la puesta en marcha de organizaciones horizontales que nos ayuden a ir todos juntos en la senda de la valorización de nuestro sector.

La experiencia nos indica (y ejemplos tenemos ya demasiados como para tener que dedicar ni minuto de nuestro tiempo en recordarlos) que el sector ha permanecido como una piña y luchado eficazmente siempre y cuando ha tenido que enfrentarse a un problema serio y de graves consecuencias, alcanzado logros históricos. Cosa bien distinta es cuando se trata de tejer el día a día, donde los intereses particulares se imponen a una conciencia de colectividad escasa o irrelevante.

Y aunque estamos cansados de escuchar, y leer en estas páginas, que los tiempos han cambiado, que lo que en otros momentos nos podíamos permitir de ir desunidos y haciendo la guerra (conquista de mercados) cada uno por nuestra parte, hoy es totalmente imposible. Nos sirve de más bien poco, o nada. La más mínima chispa es capaz de incendiar el pajar donde reposan los intereses de una colectividad poco dispuesta a hacer nada por apagar el fuego.

Es verdad que las cosas no siempre se hacen como se debiera y que cuando se reclama el pago de una nueva contribución es necesario haberlo explicado muy bien, hasta haber aclarado la más pequeña de las cuestiones, antes de obligar al pago.

Comunicamos poco y mal

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

No hace muchos días tenía la oportunidad de escuchar a grandes expertos en marketing del vino afirmar de forma unánime que es fundamental para llegar a los consumidores tener una historia que contar (el manido storytelling). Y aunque nuestro sector tendría suficiente como para escribir toda una enciclopedia, su capacidad para narrar esas historias y trasladarlas efectivamente no ha sido una característica que, hasta ahora, le haya definido.

Comunicamos poco y mal. De siempre, y lo sabemos.

Pero esto, que antes era algo que cada uno podía permitirse el lujo de valorar, dándole la importancia y dedicándole los recursos que considerara; hoy en día ha de ser protagonista. La calidad de los vinos, fundamental y por la que todas las bodegas realizaron grandes esfuerzos, es una etapa ya ampliamente superada por una nueva era en la que la comunicación le ha arrebatado el protagonismo.

Salir a vender es el primer objetivo que cualquiera de nosotros pensaríamos que debería tener la más pequeña de nuestras bodegas. Pero, ¿pensaríamos lo mismo de las asociaciones en las que se integran esas bodegas? ¿Acaso no son ellas una consecuencia de la unión de un grupo de empresas con unos objetivos comunes? ¿Lo hacen?

Resulta habitual oír hablar de este o aquel Consejo Regulador para cuestionar el papel de promoción y comunicación que está desarrollando. Cuestionar el gran esfuerzo que realiza por perseguir a sus viticultores y bodegueros en el cumplimiento de las obligaciones propias de la Indicación Geográfica Protegida, y los escasos recursos que dedica a generar marca colectiva. Cuestionamiento que, como es natural, no siempre es unánime, pero en el que, en lo básico, todos vienen en coincidir.

Mercados 22-03-17

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Mercados 15-03-17

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Bodegas Vegamar busca el plato de arroz que mejor armonice con sus vinos

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La valenciana Bodegas Vegamar sigue en su afán de innovación y promoción de la tierra que hace grandes sus vinos y, en este contexto, ha puesto en marcha su Desafío Arroz+Vegamar, que tiene como objetivo encontrar la receta de arroz que maride perfectamente con los vinos Vegamar. La organización del concurso es responsabilidad de Vegamar, pero cuenta con el respaldo de la Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo-Heineken España y el grupo La Sucursal.

Habrá dos modalidades de concurso para encontrar esa receta de arroz perfecta. Una para los estudiantes de la Escuela de Hostelería de la Fundación Cruzcampo, y otra para mayores de edad y menores de 30 años que quieran desarrollar su carrera en el sector de la restauración. Para la primera categoría el premio es de 1.500 euros en metálico; y para la de amateurs, 1.000 euros a descontar en sus futuros estudios de Restauración.

Los vinos que ha elegido Vegamar son un tinto de crianza y cuatro jóvenes: Vegamar Selección Garnacha, el blanco de la variedad autóctona Merseguera, el blanco Vegamar de Moscatel y Sauvignon o el rosado Vegamar Selección Merlot.

La receta deberá ser original, y para poder participar deberá presentarla en formato vídeo de uno a dos minutos de duración en el mail desafio@bodegasvegamar.com, indicando datos personales y un número de teléfono de contacto. El plazo para recibir candidaturas finaliza el 16 de abril.

Los cinco finalistas serán convocados el próximo 2 de mayo en el Mercado Central de Valencia para comprar los ingredientes de su receta de arroz, teniendo en cuenta que el presupuesto máximo del que dispondrán es de 100 euros, para un arroz de 10-12 comensales. El arroz será D.O. Arroz de Valencia, y el día 3 de mayo a las 12.00 horas tendrán que realizar el desafío en el Restaurante La Marítima en el edificio Veles e Vents de Valencia.

El jurado, compuesto por ocho personas entre los que estarán representantes de la organización y especialistas en vino y gastronomía, valorará la innovación/creatividad de la receta, su ejecución (presencia, sabor, textura), así como el maridaje con el vino seleccionado. El público podrá asistir con reserva previa en el propio restaurante La Marítima (tel. 610 915 141). Los ganadores tendrán difusión mediática a través de las campañas que Vegamar realizará tras el concurso.