Topic:

Calificación de las añadas en España

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Artículo con tablas en PDF adjunto.

Consumo

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

Los datos que recoge el panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) respecto al consumo en alimentación (hogares) durante el ejercicio 2016 completo reflejan una estabilidad en los volúmenes consumidos (con un ligero descenso incluso si se contabilizan los datos de bebidas derivadas), pero con un buen comportamiento en valor y precio medio. A falta de disponer de datos oficiales de consumo en el canal extradoméstico, las estimaciones que manejan entidades como el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) apuntan a un aumento también en este canal (no especifican si en volumen, valor o ambas magnitudes), con lo que podríamos estar ante un punto de inflexión.

Entre enero y diciembre de 2016, el consumo total de vino, bebidas con vino y derivados ascendió a 506,83 millones de litros, con un ligero descenso sobre el mismo dato de 2015 (514,47 millones de litros). Como hemos señalado, el dato aislado del vino permanece “plano” respecto al año precedente, con 452,76 millones de litros, pero con lógicas diferentes según producto. Así, registran muy positiva evolución los vinos espumosos, con alzas cercanas al 19% y 27,65 millones de litros y también se comportaron de forma positiva los vinos tranquilos con D.O.P./I.G.P., que presentan un crecimiento del 2,04% y alcanzan los 140,4 millones de litros. De esta forma, se sitúa como el cuarto dato más elevado en la serie histórica (solo superado por 2009, 2010 y 2011). Desde 2000, el vino tranquilo bajo D.O.P./I.G.P. ha evolucionado un 78,4% (se contabilizaron 78,7 litros de estos vinos en 2000).

La categoría de otros vinos se mantiene estable, con lo que el conjunto de vinos con D.O.P./I.G.P. aumenta sus volúmenes un 3,64%. Estos vinos que se son los de mayor valor añadido representan ya el 53% del total del vino consumido en alimentación.

No obstante, el consumo de vino en términos de volumen se comportó en 2016 prácticamente como un “juego de suma 0”, pues el incremento referido del 3,64% para el vino D.O.P. es inversamente proporcional al descenso que experimenta el vino tranquilo sin D.O.P., que con 178,61 millones de litros cae un 3,22% respecto a un año antes. Desde el año 2000, cuando se contabilizó un volumen consumido en hogares de 450,1 millones de litros esta categoría ha retrocedido un 60,3%.

Fuera de los vinos, las bebidas con vino vieron caer sus volúmenes un 12%, hasta los 54,06 millones de litros, mientras que los derivados cayeron un 2% hasta los 74 millones de litros.

Intervención

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

El capítulo de intervención recoge la información más actualizada relativa al Plan de Apoyo al Sector del Vino en España (PASVE), así como sus homólogos en la Unión Europea.

Reestructuración y reconversión:
Según el informe de actividad 2016 del FEGA, los importes pagados por acciones de reestructuración y reconversión del viñedo en el ejercicio FEAGA 2016 fueron de 74.993.124,43 euros, sobre un techo establecido en 75.532.000 euros. La distribución de pagos por comunidad autónoma se recoge en la tabla adjunta. Asimismo, en el capítulo de Superficie del número Extraordinario de Estadísticas pueden encontrar más información sobre la aplicación de la medida de reestructuración y reconversión de viñedo.

En el ejercicio FEAGA 2016, Castilla-La Mancha percibió 25,32 millones de euros, con un tercio del total. A continuación se situó la región de Extremadura, con un importe pagado de más de 18 millones de euros (el 24% del total). Los importes pagados por acciones de reestructuración y reconversión del viñedo en 2016 fueron cerca de un 6,7% inferiores a aquellos del ejercicio 2015.

Precios

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

Los precios en la campaña 2016/17 tuvieron entre sus condicionantes iniciales las cotizaciones de las uvas durante la vendimia 2016, en la que se dieron subidas de precio de un 20 o un 30% en la zona de Castilla-La Mancha en algunas variedades con respecto al año precedente, mientras que en la gran mayoría del resto de regiones las oscilaciones con respecto a la vendimia anterior fueron en positivo, pero mucho más comedidas. Estableciéndose, de este modo dos realidades nacionales bastante distantes entre sí.

Obedeció esto, en gran medida, a las previsiones que se hicieron respecto de la producción 2016/17, que abarcaron una horquilla tan desmesurada que iba desde más de 50 millones de hectolitros, a otras que la situaban por debajo de los 40, lo que habla bien a las claras del grado de desconocimiento del sector y la incertidumbre que se creó, hasta que la realidad de los hechos dejó la producción de 2016 en términos muy similares a los de 2015.

De este modo, los precios más generalizados de las uvas por variedades y zonas de producción en la vendimia de 2016 oscilaron entre los 0,18 euros por kilo de la Pardina en la zona de la extremeña Tierra de Barros, los 0,24 euros/kg de la Airén en La Mancha, los 0,26 €/kg de Bobal en la zona de Utiel-Requena, los 0,27 euros por kilo de la Cencibel manchega (por citar algunos ejemplos); y los 1,20 euros a los que cotizó de media el Albariño en la zona de producción de Rías Baixas, lo 1,05 €/kg de la Tinta del País en Ribera del Duero, o los 0,95 euros/kilo del Tempranillo de Rioja Alavesa. Un año 2016 en el que la climatología permitió una gran calidad en la producción de uva de todas las regiones españolas.

Así las cosas, el vino tinto arrancó la campaña en el mes de agosto a una media (precio testigo medio en euros corrientes) de 2,74 euros, algo por debajo de los precios de inicio de la campaña 2015/16 (2,91 euros hectogrado). Sin embargo, pronto se inició una subida mantenida en el tiempo, más acusada a partir de enero (3,17 euros por hectogrado de media), para cerrar la campaña en 3,40 €/hgdo (último dato disponible). Supone el precio medio más elevado al cierre de una campaña de los últimos años, por detrás de la campaña 2012/13 y 2011/12.

Macromagnitudes

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

La Renta Agraria en términos corrientes ha experimentado en 2016 un aumento del 6,9% respecto al año anterior. Considerando para el mismo periodo un aumento del 1,6% en el volumen de trabajo de la agricultura expresado en UTAs (Unidades de Trabajo Año), de acuerdo con los datos suministrados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se obtiene una un aumento de la Renta Agraria en términos corrientes por UTA del 5,1%. Finalmente, para un deflactor del PIB del 0,7%, el valor del Indicador A (valor de la Renta Agraria en términos constantes por UTA) registra un ascenso del 4,4%. La Rama de Actividad Agraria a precios básicos ha experimentado un aumento del 2,9% en valor. La producción vegetal aumentó un 4,4% en valor, la producción animal registró asimismo un aumento del 0,7%. El aumento del 4,4% en valor se debe fundamentalmente a un aumento de las cantidades producidas (8,4%); mientras que los precios experimentaron un comportamiento opuesto, disminuyendo un 3,7%.

Respecto al vino y al mosto, según refleja la segunda estimación, a 30 de enero de 2017, del Ministerio de Agricultura y Pesca, y Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) sobre la Renta Agraria durante el pasado año, el valor bruto a precios corrientes de la producción de vinos y mostos en origen repuntó un 9,4% y en 94 millones de euros respecto al año anterior, pasando de 1.002 millones a 1.096,1 millones de euros.

Este resultado, aun provisional (hasta la publicación del definitivo ya en 2018), es consecuencia de un ligero aumento de la producción de vino y mosto del 1,3% respecto a 2015 (se supone que se tuvo en cuenta los 42,5 Mhl del dato del Infovi de agosto a noviembre) y de un precio que repunta un 8%, de forma más considerable en relación a entonces. Se trata de un punto porcentual (en volumen) y de dos puntos porcentuales (precio) más que en la primera estimación.