Topic:

Magnitudes e indicadores industriales del vino

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

Tablas en pdf adjunto (para suscriptores)

Analizamos a continuación las principales magnitudes e indicadores de la industria del sector de elaboración de vino, poniéndolo en contexto con el total de la industria de alimentación, así como con el total del sector industrial español. Según las estadísticas del INE analizadas por SeVi, relativas a 2017, el número de empresas dedicadas a la elaboración de vinos fue de 3.995, que generaron una cifra de negocio de 6.958,7 millones de euros, lo que supone una mejora del 2,76% respecto al dato de 2016. El valor de la producción creció en proporciones similares (+2,72%), hasta los 6.847 M€.

Las empresas cuya actividad principal fue la elaboración de vino generaron un excedente bruto de explotación (resultante de deducir del valor de las actividades de producción los empleos en concepto de consumos intermedios, remuneración de los asalariados e impuestos menos subvenciones a la producción, y antes de considerar tanto los ingresos y pagos por rentas originadas por operaciones de préstamo y alquileres como las generadas por la propiedad de activos financieros y de activos no producidos) de 847,3 M€ (-1,54%).

A continuación, información para suscriptores.

Las menciones de "crianza", "reserva" y "gran reserva": trayectoria, regulación y vigencia

 Publicado el por Luis F. Leza Campos (colaborador)

I.- Antecedentes

Parece existir un consenso en considerar que el envejecimiento de los vinos, y las menciones que se vinculan con dicho proceso, dejando fuera de este análisis a los vinos generosos (que merecen un capítulo aparte), ha tenido su punto de partida y su desarrollo más destacado dentro nuestra geografía, en el territorio de la Denominación de Origen Rioja. En dicha tierra se experimentaron e impulsaron procesos de mejora de las elaboraciones tradicionales, que tuvieron como hitos significativos, las experiencias de los hermanos Quintano, en Rioja Alavesa y posteriormente, a partir de mediados del siglo XIX, por las iniciativas lucidas y emprendedoras de los marqueses de Riscal y de Murrieta.

Básicos también fueron los intercambios de todo tipo que se produjeron como consecuencia de la llegada de las plagas y enfermedades que asolaron el viñedo europeo a partir de 1850 (mildiu, oídio y filoxera). En particular la filoxera se hizo notar en Francia en fechas bastante anteriores a su detección en los viñedos ibéricos. Téngase en cuenta que para la filoxera ya se identifica su presencia en Francia en 1863 y que a finales de la década de 1870 había causado muy serias pérdidas en el viñedo del país vecino. Su incidencia obligó a operadores de regiones como Burdeos a buscar fuera de dicho entorno los vinos que pudieran reemplazar, al menos coyunturalmente, las pérdidas de cosecha ocasionadas por la plaga.

La Rioja, por su emplazamiento y por su entonces ya significativa dedicación al negocio del vino, fue una de las opciones que más tuvieron en cuenta los negociants franceses para aprovisionarse de vinos que reemplazaran a los perdidos por la plaga. España en general, y Rioja en particular, se aprovecharon de esta coyuntura desastrosa para nuestros vecinos, que hasta final de siglo no afectaría significativamente a nuestros viñedos (la detección de la filoxera en La Rioja no tendría lugar hasta el año 1899).

Nuestros vecinos encontraron, en todo caso, unos vinos que precisaban ser adaptados a los usos y al perfil de los vinos de La Gironda. Habida cuenta del muy superior nivel enológico que se daba al otro lado de los Pirineos, la presencia y conocimientos de los enólogos franceses marcó una impronta para mejora e innovación de los vinos de las bodegas riojanas con las que contactaron. Rasgo fundamental en ellos fue la introducción de la tonelería de roble en la elaboración y en los procesos de envejecimiento de los vinos.

Tras la crisis filoxérica, y una vez recuperada la vitivinicultura nacional y específicamente la riojana, fue el momento de la consolidación de las bodegas fundadas en la época anterior y la creación de otras nuevas. En ambos casos, las nuevas técnicas y en particular el saber hacer vinculado al envejecimiento de los vinos en barrica, aportaron un indudable “gancho” comercial, permitiendo el despegue del negocio del vino. No obstante lo cual, cabe decir que a lo largo de un amplio periodo del siglo XX no se han encontrado textos legales que establezcan los requisitos precisos a cumplir por los vinos envejecidos, ni las menciones o términos que debían, en cada caso, distinguirlos.

Las primeras normas que pusieron en pie a la Denominación de Origen Rioja (ver nota nº1) se refieren con frecuencia a los vinos envejecidos y a las bodegas de crianza, pero sin que se llegue a indicar mayores precisiones. Tampoco encontramos evidencias al respecto en normas de alcance general, como fue el Estatuto del Vino de 1932, aprobado por Decreto de 8 de septiembre de 1932, ni tampoco en la más cercana en el tiempo, Ley 25/ 1970, del Estatuto de la Viña, del Vino y de los Alcoholes.

Las ventas de las bodegas españolas alcanzaron los 5.402,7 M€ en 2018 (+4%)

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Durante el ejercicio 2018, las ventas de vino y mosto en España alcanzaron un total de 42,92 millones de hectolitros, por un valor total de 5.402,71 millones de euros, según los datos de la Encuesta Industrial Anual de Productos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Si se comparan estas cifras con los datos corregidos de 2017, los volúmenes experimentaron un descenso importante, del -5,91% (lógico, por su parte, al contar con una escasa producción en 2017), que fue acompañado, no obstante, de una recuperación en valor (+3,96%) y precios medios estables que crecieron un 10,49%.

A continuación, información para suscriptores.

La OIV actualiza las estadísticas vitivinícolas mundiales

 Publicado el por Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) (colaborador)

La superficie mundial de viñedo (independientemente del destino final de la producción de las uvas, incluidas la superficie todavía no productiva) alcanzó en 2018 a las 7,4 millones de hectáreas y es ligeramente superior a la de 2017 (+24.000 ha). España sigue siendo el país líder en superficie de viñedo, con 969.000 ha, por delante de China (875 miles de hectáreas-mha) y Francia (793 mha). La superficie vitícola china sigue creciendo (+10.000 entre 2017 y 2018). Por otra parte, los viñedos de la Unión Europea parece que han frenado su ritmo de descenso y se han situado en 3,32 millones de hectáreas en 2018 (+10.000 ha/2017).

En 2018, la producción mundial de uvas (destinadas a todo tipo de usos) alcanzó casi los 78 millones de toneladas. Desde el año 2000, la tendencia de la producción de uva ha ido en aumento (+1% anual), a pesar de la disminución de la superficie de viñedo (-3% en el mismo periodo). China, a pesar de la caída del 11% de la producción en 2018, es el primer país productor de uva del mundo, con 11,7 Mt (el 15% de la producción mundial de uva), seguido de Italia (8,6 Mt), EE.UU. (6,9 Mt), España (6,9 Mt) y Francia (5,5 Mt). Los tres principales productores europeos registraron un aumento de la producción del 28%.

El rendimiento de la uva de mesa llega a 27,3 millones de toneladas en 2018, por lo que experimentó una disminución de 1,1 Mt en comparación con 2017. Esta disminución de la producción se explica por una caída del 10% en la producción china, que representa más de un tercio de la producción mundial. No obstante, con una tasa media de crecimiento anual del 5%, la producción de uva de mesa se ha duplicado en los últimos veinte años, contribuyendo de forma significativa al aumento de la producción total de uva durante el periodo. En 2018, China sigue siendo el primer productor mundial (9,5 Mt), seguido de Turquía (1,9 Mt) y la India (1,9 Mt).

Por su parte, la producción de pasas se estima en 1,3 millones de toneladas en 2018. Este nivel está en línea con la media de los últimos 10 años. Turquía (381.000 t) y Estados Unidos (263.000 t) siguen siendo los dos mayores productores del mundo y representan casi el 50% de la producción mundial.

La producción mundial de vino (excluidos los zumos y mostos) en 2018 es una de las más altas desde 2000, con un volumen de 292 millones de hectolitros, lo que representa un aumento del 17% en comparación con 2017. Cabe recordar que el año 2017 estuvo marcado por unas condiciones climáticas muy difíciles que afectaron a la producción en muchos países.

Italia (54,8 millones de hectolitros) confirma su posición de primer productor mundial, seguida de Francia (48,6 millones de hectolitros) y España (44,4 millones de hectolitros). El nivel de producción en los Estados Unidos sigue siendo alto (23,9 Mhl). En América del Sur, la producción aumentó significativamente: en Argentina (14,5 Mhl), en Chile (12,9 Mhl). Y Sudáfrica (9,5 Mhl) sufrió los efectos de una sequía desfavorable.

Como resultado de la caída del rendimiento de la uva, la producción de vino en China (9,1 millones de hectolitros) registró un segundo año de recesión, con un -22%.

Del lado del consumo, los datos disponibles muestran una estabilización del consumo mundial en 2018, estimado en unos 246 millones de hectolitros. Desde 2014, la tendencia ha sido, por tanto, hacia una estabilización o recuperación del consumo en los países europeos, que tradicionalmente han sido consumidores, así como el desarrollo de nuevos polos de consumo, especialmente en Asia. Con 33 Mhl, Estados Unidos confirma su posición como el primer consumidor mundial desde 2011, seguido de Francia (26,8 Mhl), Italia (22,4 Mhl), Alemania (20 Mhl) y China (17,9 Mhl).

En 2018, el volumen del comercio mundial de vino se redujo ligeramente con respecto al nivel de 2017 (-0,7%), con 108 millones de hectolitros, pero su valor aumentó un 1,2% hasta alcanzar los 31.000 millones de euros. Si se analiza la distribución por tipo de envase en 2018, en términos de volumen, el vino embotellado representa el 54%, seguido del vino a granel (33%), los vinos espumosos (9%) y el BiB (4%).

Sin embargo, en términos de valor, el vino embotellado representa el 69,7% del valor total, en el segundo lugar se encuentran los vinos espumosos con un 19,8%, los vinos a granel con un 8,6% y BiB con solo un 2%.

España (21,1 Mhl), Italia (19,7 Mhl) y Francia (14,1 Mhl) siguen siendo los principales exportadores de vino, con más del 50% del volumen mundial en 2018.

Los cinco principales países importadores, Alemania (14,7 millones de hectolitros), el Reino Unido (13,2 millones de hectolitros), los Estados Unidos (11,5 millones de hectolitros), Francia (7,1 millones de hectolitros) y China (6,9 millones de hectolitros) siguen representando más de la mitad de las importaciones mundiales en términos de volumen en 2018.

Descarga aquí las estadísticas

El Comité Mixto franco-español de Vino invita a Italia a sumarse para 2020

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

El Comité Mixto franco-español vitivinícola celebró el pasado 2 de julio su tercera reunión desde 2017 en París, contando con la presencia de representantes de los Ministerios de Agricultura español y francés, así como de los profesionales del sector vitivinícola de ambos países.

Este Comité se constituyó en la capital francesa el 25 de julio de 2017, con el objetivo principal de establecer un diálogo entre ambos países, asociando a los profesionales y a las Administraciones públicas, siguiendo el modelo del Comité Mixto de Frutas y Hortalizas, en el que también participan Italia y Portugal, y como consecuencia directa de los incidentes contra el vino español en territorio galo en 2016 y 2017.

Dos años después, el balance que hacen ambos interlocutores es positivo, tanto para los profesionales, como para las dos Administraciones públicas, no habiéndose tenido que lamentar desde entonces nuevos actos de esta índole y destacándose también un ambiente positivo entre los sectores de ambos países vecinos de la UE.

Precisamente, en el encuentro plenario llevado a cabo a primeros de este mes se realizó un balance del segundo año de funcionamiento de este Comité Mixto, así como de los grupos técnicos de contacto, constatándose que estos encuentros han permitido crear de forma duradera un clima de confianza, comprensión y cooperación entre ambos países.

A continuación, información para suscriptores.