Topic:

La Asociación Valenciana de Sumilleres (Asvasu) distingue a los mejores cavas de Requena

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La Asociación Valenciana de Sumilleres (Asvasu) ha hecho públicos los cavas elaborados en Requena (Valencia) que han obtenido los galardones Distinguidos Cava 2017, tras la cata ciega que llevó a cabo su panel de cata el pasado 10 de julio. Según señala esta organización, el fin de estos galardones es la “promoción del conocimiento de los cavas de nuestra tierra entre los profesionales, para hacer llegar a los consumidores finales el amplio abanico de posibilidades que ofrecen los cavas de la Comunidad Valenciana”.

Los cavas premiados han sido:

Miracle Brut Rosado, de Bodegas Vicente Gandía

Vega Medien Brut Joven, de Unión Vinícola del Este

Prive 18 Reserva Brut Nature Reserva, de Bodegas Vegamar

Los galardones serán entregados durante la celebración de la cena anual de Asvasu y que tendrá lugar el próximo 24 de septiembre.

La C. Valenciana ya cuenta con un Panel Oficial de Cata de Vinos acreditado por ENAC de acuerdo a la norma UNE-EN ISO/IEC 17025:2005

 Publicado el por Mª Luisa Ruiz (colaborador)

Sesión de trabajo del panel de cata. (photo: )

Sesión de trabajo del panel de cata.

En el año 2014 la entonces Conselleria de Presidencia y Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua publica el Decreto 60/2014, de 17 de abril, del Consell, por el que regula el Panel de Cata de Vinos de la Comunidad Valenciana. Este Decreto marca el inicio de un proyecto que tras tres años de trabajo y esfuerzo ha conseguido hacerse realidad y obtener el reconocimiento de la Entidad Nacional de Acreditación, al conseguir el pasado 13 de enero la acreditación de acuerdo a la Norma 17025. A partir de ese momento la evaluación sensorial de vinos de la Comunidad Valenciana pasa a incluirse como determinación analítica en el alcance de acreditación que comparten el Laboratorio Agroalimentario y el Laboratorio del Instituto Tecnológico de Viticultura y Enología de Requena( Acreditación 184/LE405: Ensayos de productos agroalimentarios) . Este reconocimiento sitúa a la Comunidad Valenciana en un lugar destacado como referente en análisis sensorial, ya que es el primer Panel oficial de cata de vinos acreditado en España y viene a unirse al Panel oficial de cata de aceites que consiguió su acreditación hace más de 9 años y que mantiene el reconocimiento del Consejo Oleícola Internacional de forma ininterrumpida desde hace 13 años.

Tal y como se recoge en el mencionado Decreto, se crea el Panel de Cata de Vinos de la Comunidad Valenciana, como órgano técnico constituido con competencias en materia de agricultura y alimentación para analizar las características organolépticas de los vinos en la Comunidad Valenciana y poder realizar así las funciones de control establecidas en la normativa correspondiente.

Para entender el trabajo de un panel de cata es necesario tener claro el concepto de evaluación sensorial. La evaluación sensorial, o análisis sensorial, es una disciplina científica, que como tal debe entenderse y considerarse, y que cuantifica los estímulos percibidos por un grupo de personas seleccionadas, entrenadas y cualificadas cuya finalidad no es otra que la de llegar a emitir resultados analíticos repetibles y reproducibles a pesar de la variabilidad de la respuesta de los instrumentos de medida, que no son otros que los sentidos de cada uno de los catadores. La evaluación de estas características sensoriales se realiza siempre en un panel de cata. La forma y condiciones en que se realiza esta evaluación, así como el análisis de los resultados están previamente establecidas mediante un protocolo concreto.

Los miembros del panel de cata deben superar inicialmente una serie de pruebas de selección que darán información sobre su capacidad de discriminación sensorial, tanto visual como olfativa y gustativa. Superado el proceso de selección son sometidos a un periodo de entrenamiento hasta conseguir y demostrar su cualificación. Tanto el grado de entrenamiento como el de cualificación son evaluados con criterios estadísticos que permiten determinar y asegurar que se ha alcanzado la competencia necesaria para realizar las evaluaciones.

Entre las funciones asignadas al Panel de cata cabe destacar el realizar los análisis sensoriales oficiales de vinos a solicitud de las empresas del sector vinícola o de los organismos oficiales, así como todos aquellos necesarios para el control de vinos con cualquier denominación o vino varietal, de acuerdo con la normativa correspondiente.

No solo son las funciones de control las asignadas al Panel de cata sino que, su ámbito de trabajo, va mucho más allá, asumiendo labores técnicas de apoyo a organismos públicos y privados en labores de investigación o prospección, especialmente las dirigidas a la mejora organoléptica de los vinos de la Comunidad Valenciana y sin olvidar la formación y divulgación y lógicamente la colaboración con organismos nacionales o internacionales en materias relacionadas con la actividad del panel.

En la actualidad el Panel está constituido por un total de 16 catadores de los cuales 14 están cualificados y 2 están aún en proceso de cualificación. El proceso de formación del panel comienza con 25 candidatos, pero el estricto programa de selección y entrenamiento de catadores, basado en el “Documento del análisis sensorial de vino” de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV ) y en la Norma COI T20 Docnº14 “Guía para la selección, el entrenamiento y el control de los catadores cualificados “ así como la Norma UNE-EN ISO 8586 “Guía general para la selección, entrenamiento y control de catadores y catadores expertos”, lleva a que tengan que ser descartados una parte de ellos.

Entre los catadores, miembros del Panel, contamos con enólogos de bodegas de todas las áreas geográficas de la Comunidad Valenciana, productores, comerciales, sumilleres, prensa especializada, técnicos de la Conselleria de Agricultura, personal docente e investigador de la Universitat Politècnica de València, así como catadores de aceite con más de 10 años de experiencia en análisis sensorial. Hemos logrado crear un grupo multidisciplinar que da valor añadido a este panel.

El panel, así formado, debe demostrar de forma continua su competencia y cualificación por lo que sus resultados son sometidos a un control de calidad continuo que nos permite conocer el estado de cualificación no solo del panel sino también de cada catador en cada momento.

La evaluación sensorial del vino nos permite establecer y verificar la calidad de este producto. Por un lado permite detectar posibles alteraciones del vino, tales como exceso de acético, acetato de etilo, acetaldehído, procesos de oxidación, reducción, aromas animales, vegetales, presencia de tricloroanisol (procedentes del corcho de la botella), moho, humedad, exceso de sulfuroso o falta de integración del mismo. Todos estos atributos son evaluables y su percepción va a ser determinante a la hora de valorar la intensidad olfativa y aromática del vino, así como la complejidad y la persistencia, parámetros que hacen clara referencia a características positivas del vino y se ven contrarrestados por la presencia de los atributos negativos mencionados.

El área de trabajo del Panel oficial incluye, además de la evaluación de la calidad del vino, realizar una evaluación descriptiva que permita detectar y describir una serie de aromas positivos que nos llevan a establecer e informar de las características especiales y particulares de cada vino, identificando atributos frutales, florales, especiados, tostados, aromas provenientes de distintos tipo de madera, herbáceos y minerales. Esta evaluación descriptiva, incluida también en el alcance de acreditación, es la que va a permitir determinar cumplimiento de las características sensoriales propias de cada origen, y que puede dar consistencia y fiabilidad a las descripciones sensoriales que se incluyen en las etiquetas.

Ya el Decreto 60/2014 establecía en su apartado 6 la premisa de que para poder realizar análisis de muestras tomadas en controles oficiales, el Panel de cata debería estar evaluado y acreditado conforme a la norma UNE-EN ISO/IEC 17025:2005 “Criterios generales para la acreditación de laboratorios de ensayo y calibración”, de conformidad con lo dispuesto en la normativa para la realización de estos controles oficiales. Es por esto, que desde su creación, se han implantado pautas estrictas, encaminadas a conseguir este objetivo, que finalmente se ha logrado en enero de este año.

Un gran trabajo en el que ha sido clave la constancia, esfuerzo e implicación de todos sus miembros y que sin duda es lo que ha llevado al Panel oficial de cata de vinos de la Comunidad Valenciana a conseguir el logro de ser el primer Panel Oficial de Cata de Vinos acreditado en España.

Es importante no confundir la acreditación del ensayo de “evaluación sensorial” de acuerdo a la norma que hace referencia precisamente a ensayos, y que acredita la competencia técnica para la realización del mismo, con la acreditación de acuerdo a la Norma ISO/IEC 17065:2012 “Evaluación de la conformidad. Requisitos para organismos que certifican productos, procesos y servicios”, ya que esta norma hace referencia a organismos de certificación, entre los que se encuentran los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen. Dicho de otra forma, este Panel tiene una misión diferente a un organismo de certificación, como puede ser un Consejo Regulador, el cual podrá evaluar los vinos objeto de sus programas de inspección y control pero no podrá emitir un “Informe de análisis” acreditado, que permite ampliar la descripción y evaluación del vino.

En la actualidad el trabajo del Panel continúa y amplía su área de trabajo a vinos de toda España con objeto de conseguir en 2018 la ampliación de su alcance de acreditación, pasando de vinos de la Comunidad Valenciana a Vinos de España, con objeto, sobre todo, de poder dar servicio como Panel oficial, a bodegas en situaciones de litigio, en transacciones comerciales en las que se originan reclamaciones por posible falta de calidad sensorial.

Cavas, espumosos, vinos de aguja y gasificados ganadores del Concurso Oficial Proava de Vinos de la Comunitat Valenciana

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

El pasado 14 de julio, en el marco de la Mostra de Vins d’Estiu de la Comunitat Valenciana, en Valencia, se dieron a conocer los cavas premiados como resultado de la segunda fase del 2ª Concurso Oficial Proava de Vinos de la Comunitat Valenciana. Cuyo palmarés es el que sigue:

GRAN PREMIO PROAVA CATEGORÍA CAVAS Y ESPUMOSOS:

Luna de Murviedro Organic Brut Rosé – Bodegas Murviedro – CRDOP Cava

CAVAS Y ESPUMOSOS

CATEGORÍA CAVA

ORO: Publio Elio Adriano-  Brut – Bodegas Haya – CRDOP Cava

PLATA: Laderas Cava - Brut Nature – Bodegas El Villar – CRDOP Cava

PLATA: Bisila Eco Organic – Brut-  Ladrón de Lunas – CRDOP Cava

BRONCE: Bisila - Brut – Ladrón de Lunas – CRDOP Cava

CATEGORÍA CAVA ROSADO

ORO: Vegamar - Brut – Bodegas Vegamar – CRDOP Cava

PLATA: Vega Medien Rosé - Brut  – Unión Vinícola del Este – CRDOP Cava

BRONCE: Bisila Rosé – Brut- Bodega Ladrón de Lunas -CRDOP Cava

CAVA RESERVA

ORO: Vega Medien - Brut Nature – Unión Vinícola del Este – CRDOP Cava

PLATA: Bisila Edición Especial – Brut Nature - Ladrón de Lunas – CRDOP Cava

BRONCE: Toni Arráez –Brut – Bodegas Arráez – CRDOP Cava

ESPUMOSO DE CALIDAD

ORO: Reymos – Bodegas Reymos – CRDDOP Valencia

PLATA: Marina Espumante – Bodegas Bocopa – CRDOP Alicante

BRONCE: Marsilea Valèntia – Brut Nature – Marsilea Vinos

VINO DE AGUJA

ORO: Estrella de Murviedro Frizzante – Bodegas Murviedro – CRDOP Valencia

PLATA: Amatista Moscato Frizzante Rosado – Bodegas Reymos – CRDOP Valencia

BRONCE: Vida Viña Tendida Moscato Blanco – Bodegas Reymos – CRDOP Valencia

VINO GASIFICADO

MENCIÓN: Luna de Murviedro Sparkling – Bodegas Murviedro

VINO AROMATIZADO

ORO: Sandara Wine Mojito – Vicente Gandia

MENCIÓN: Sandara Sangría Premium – Vicente Gandia

MENCIÓN: Sandara tinto – Vicente Gandia

En cuanto a la Mostra d’Estiu, celebrada el fin desemana del 14 al 16 de julio (iniciativa de Proava junto con la concejalía de Cultura Festiva dentro del marco de la Gran Fira de València), los productos locales presentados triunfaron entre el turismo y el público valenciano que visitó la explanada de la Plaza del Ayuntamiento.  Se superaron las expectativas y se sirvieron más de 10.000 degustaciones a lo largo de tres sesiones (viernes, sábado y domingo).

La Plaza del Ayuntamiento vivió un ambiente festivo cuyos protagonistas fueron, sin duda, los productos agroalimentarios de calidad de la Comunitat Valenciana, vinos, cervezas artesanas, embutidos, quesos, pan ecológico, patés, hidromiel, aceites, etc., con un total de 17 firmas.

59ª Edición del Concurso Internacional de Vino Ljubljana (Eslovenia)

 Publicado el por John Umberto Salvi (colaborador)

Sí, han visto bien. La 59ª edición. Se trata del concurso internacional de vinos más antiguo del mundo. Tuve la fortuna de ser juez en este certamen en multitud de ocasiones hace más de 20 años, pero entonces el concurso pasó por una mala racha y después de pelear mucho, finalmente perdió continuidad. El año pasado, gracias a un grupo de emprendedores, especialmente Matjaž Kovačič, con ideas, influencia y energía, se retomó y la de 2017 es la segunda edición celebrada bajo la nueva organización y gerencia. Como veremos a continuación, el certamen ha recuperado toda su gloria anterior.

Nos alojaron muy cómodamente en el moderno Radisson Blu. Fue una pena no volver al Slon, donde solían alojarnos antes, en el centro de Ljubljana. Pero por cuestiones logísticas el nuevo hotel era más adecuado. La cata se celebró en el restaurado castillo de Ljubljana, desde donde se domina la ciudad y su campiña, con unas magníficas panorámicas de 360 grados.

La primera noche hubo una cena en el hotel para que los jueces pudiéramos conocernos. Los jueces eran predominantemente de países de la antigua Yugoslavia (Eslovenia, Macedonia y Montenegro) y, de forma poco habitual, no hubo ningún juez francés, huno uno italiano (en representación de la OIV) y un español. Como suele pasar en estos concursos, yo fue el único británico entre el jurado.

Había 430 muestras presentadas, que serían catadas durante tres días por 48 jueces. Las muestras provenían de 19 países y los jueces de 15. Formamos cinco jurados de seis jueces cada uno, incluyendo al presidente. Nos sentamos en cinco filas, uno detrás de otro, por lo que no había posibilidad de hablar o de debatir. Introdujimos nuestras puntuaciones en una tableta (con posibilidad de elegir el idioma entre esloveno, inglés o francés). Con 82 puntos se merecía la plata, con 85 el oro y con 92 el gran oro. Se calculaba la media de las puntuaciones de todos los miembros de cada jurado y cualquier nota que estuviera 7 puntos por arriba o por debajo de esa primera media era descartada y la nueva media se calculaba.

Las condiciones de cata fueron excelentes. Una sala amplia, fresca y bien iluminada en el castillo. Las tablas eran largas y espaciosas, con suficiente lugar para papeles y efectos personales, cubiertas con mantelería blanca. Dispusimos de cinco buenas copas. También de escupideras, grisines, agua mineral y servilletas. Además de una luz portátil cada uno.

Catamos 36 vinos en cada uno de los dos primeros días del concurso y 16 vinos el último, junto con una selección de los “campeones mundiales”, que significa que todos los jueces catamos todos los vinos ganadores de medalla de oro en cada una de las cinco categorías y elegimos un ganador para cada categoría. En la categoría de tinto ganó un vino macedonio, en blanco seco uno eslovaco, en blanco dulce uno austriaco, en rosado un vino rumano y en la categoría de espumoso uno de la República Checa.

El presidente del concurso fue mi viejo amigo Klenar Iztok; los enólogos Tatjana Koŝmerl y Matjaž Kovačič (a cargo de todo y un perfeccionista total) fueron los responsables de la organización; el representante de la OIV fue Guido Baldeschi; el de Vinofed Zoltan Zilai. El concurso contó con el patronazgo de la OIV, Vinofed y de la Unión Internacional de Enólogos.

La tableta que utilizamos para las catas funcionó bien, pero era bastante complicada y muy pequeña. Utilizamos un puntero especial con la punta de goma para poder marcar las teclas en la tableta. Cuando habíamos introducido la nota de cada vino, luego debíamos de completar una lista de atributos y características. Nos proporcionaron una lista impresa (la más extensa y detallada que he visto nunca) para ayudarnos a cumplimentar correctamente estas dos tareas.

Entre los atributos figuraban. En la fase visual 5 descriptores para la limpidez, 13 para los matices en vino blanco, 11 para matices en vino rosado y 9 para matices en tintos. 4 para la calidad del carbónico. En cuanto a aromas, había 17 descriptores para vegetal, 16 para floral, 36 para afrutado, 10 para especiado, 11 para balsámico, 12 para empireumático, 8 para animal y 8 para mineral.

Entre las características, había 7 descriptores para acidez, 23 para calidad general, 6 para botrytis, 4 para madurez y 28 para defectos.

Nunca antes, en la historia de la humanidad, ha sido un vino juzgado y analizado tan a fondo. Entre los términos sugeridos estaba “esquisto”, que nunca había utilizado y que aprendí que es material de roca sedimentaria microcristalina o criptocristalina compuesto de dióxido de silicio. Nunca te acostarás sin saber algo nuevo.

Disfrutamos de un programa social encantador. Una comida “al fresco” los dos primeros días en el patio del castillo tras las catas y una comida “gastronómica” el último día en la torre del castillo. La primera noche bajamos del castillo en funicular y toamos un barco para dar una relajante vuelta por el río Ljubljanica. Luego pudimos elegir entre pasar la noche en la ciudad o volver al hotel. Yo opté por la segunda opción y cené fantásticamente en el hotel con otros dos jueces.

El día siguiente, después de la comida, fuimos a visitar los viñedos. Un largo viaje de más de dos horas en autobús nos llevó a Ormož, a la Bodega Ormož, la más grande de Eslovenia. En su origen era de propiedad estatal y ahora es una bodega renovada y modernizada con una inversión de 30 millones de euros por parte de la familia Puklavec, que tomó posesión de ella en 2009. Una intensa visita a la bodega, cata y luego una deliciosa cena en la terraza de otra de las propiedades de los Puklavec: Malek Wine Cottage, con comida tradicional eslovena.

El último día lo tuvimos libre, después de la comida “gastronómica” y la mayoría de jueces ya partieron hacia sus destinos de origen. Yo me quedé, pues mi vuelo salía a la tarde del día siguiente y pasé una fantástica noche con mi viejo amigo y antiguo gerente de Vino Ljubljana hace más de 20 años, Stane Terlep. Hablamos sobre los viejos tiempo y le puse al día de cómo está el concurso en la actualidad. Lo viejo y lo nuevo, la forma más agradable de finalizar la visita.

Fue un concurso excelentemente organizado y bien gestionado, gracias, en buena parte, al perfeccionista Matjaž Kovačič y su gran equipo de trabajo. Es un certamen importante para Eslovenia y el próximo año celebrará su 60 aniversario.

Traducción: Vicent Escamilla.

De tópicos en la relación entre mujer y vino

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Algunas de las integrantes del jurado amateur. (photo: )

Algunas de las integrantes del jurado amateur.

Si hablamos del mundo del vino y la mujer, hablamos de Amavi: la Asociación de Mujeres Amantes de la Cultura del Vino. Esta plataforma pionera a través de su revolución silenciosa ha ayudado a dar visibilidad a la mujer en el sector vino.  Desde sus inicios fomenta y apoya la labor de sumilleres, enólogas, mujeres amateurs del vino, bodegueras, mujeres con gran responsabilidad en bodega... Al mismo tiempo que lanza un mensaje muy inspirador a todas las mujeres del mundo para fomentar la cultura vitivinícola.

Dirigida por Sonia Galimberti, esta plataforma creada en 1996 lleva trabajando 20 años para incorporar de pleno a la mujer en el mundo del vino y desde hace 7 años organiza una cata concurso “Los vinos favoritos de la mujer” para mujeres profesionales y para amateur.

A juicio de Amavi, queda mucho por hacer. “Seguimos manteniendo costumbres y pequeños gestos que nos dicen que la desigualdad de géneros todavía existe y persiste”, también en el ámbito del vino y ponen ejemplos:

La elección del vino siempre se ofrece al hombre: Estamos en el siglo XXI, las mujeres saben de vinos y son las que ahora mayoritariamente  lo compran, nadie debería elegir por ellas. Sería mucho más apropiado ofrecer la carta a los dos. En la última cata Amavi en la encuesta realizada, el 84% de las participantes afirmaban que habitualmente la carta se la ofrecen a sus acompañantes masculinos y que este hecho les incomoda porque no les parece acertado.

Vinos “para mujeres”: “Los rosados y los blancos son los preferidos de ellas”, estamos ante un cliché anticuado que además no se cumple. El resultado de la encuesta Amavi 2017 indica que el 44% de las participantes prefieren vinos tintos y tan solo un 28% elige los blancos. Se percibe un 2% de diferencia con respecto a la encuesta 2016, referente a la elección del vino blanco-vino tinto en favor de otros géneros.

La utilización del adjetivo femenino para describir un vino: Se dice que un vino es femenino para expresar su sencillez o suavidad. Las mujeres pueden tener estas cualidades pero no todas ni en todo momento; las mujeres también pueden ser fuertes, decididas, tener personalidad y  carácter y la capacidad de apreciar un buen vino.

Beber es cosa de hombres: El refranero siempre habla de hombres al referirse al consumo de vino pero las nuevas investigaciones confirman que las mujeres tienen igual y en ocasiones, superior capacidad olfativa y gustativa para la cata.

Parte del jurado profesional.

Parte del jurado profesional.

Palmarés de la 7ª Cata-Concurso “Los Vinos Favoritos de La Mujer”

La cita profesional tuvo lugar el 17 de mayo. Un panel de cata compuesto por 24 de las catadoras más relevantes y consolidadas del sector valoró los vinos concursantes y adjudicaron respectivamente, los premios RACIMO GRAN ORO, ORO Y PLATA en sus diferentes categorías.

Los vinos galardonados con el Racimo Gran Oro, son los siguientes:

BLANCO: Viñas de Anna Blanc de Blancs 2016, Codorníu

BLANCO FERMENTADOS EN BARRICA: Príncipe de Viana Chardonnay 2016, Bodegas Príncipe de Viana
ROSADO: Peñascal Rosado Ice 2016, Grupo Bodegas Palacios 1894
TINTO JOVEN SIN MADERA: Mocete 2016 Bodegas Vico (Coop.).
TINTO CON MADERA: Montecillo Edición Limitada 2010, Bodegas Montecillo – Grupo Osborne
ESPUMOSO: Paco & Lola Brut Dry, Adegas e Viñedos Paco&Lola (Coop. Vitivinícola Arousana)
GENEROSO: Moscatel Vendimia Tardía, Pago de Cirsus

La cita amateur tuvo lugar el 7 de Junio 2017 en el Hotel Villa Real (Plaza de las Cortes 10, Madrid) donde se reunieron más de 200 mujeres que formaron este jurado:

Los Vinos Favoritos de la Mujer” otorgados por el Jurado Amateur son:

BLANCO: Viña Mayor Verdejo, Bodegas y Viñedos Viña Mayor
ROSADO: Nicte Pétalos de Rosa 2016, Bodegas Avelino Vegas
TINTO: Montecillo Edición Limitada 2010, Bodegas Montecillo – Grupo Osborne
ESPUMOSO: Brut Vintage Segura Viudas 2013, Segura Viudas
GENEROSO: Tintoralba 2015, Coop. Santa Quiteria – Tintoralba

Palmarés completo aquí