Topic:

Una familia balear gasta 100 € al año más en vino que un hogar extremeño

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

Las familias españolas invirtieron una media de 82,62 euros en la compra de vinos en tiendas y supermercados; por encima del gasto que realizaron en cerveza (76,55 euros por familia) y en espirituosas y licores (30,10 euros), según un estudio realizado por la consultora AIS Group con datos referidos a 2016.

Las familias que destinaron un mayor presupuesto para la compra de vino fueron las de Baleares, con una media de 137,81 €, y las que menos las de Extremadura, con un gasto medio de 38,57 €. Entre ambos extremos hay una horquilla de casi 100 euros, lo que denota los diferentes hábitos entre comunidades.

Tras las de Baleares, figuran las familias asturianas (115,96 € al año en vino), las vascas (115,31€) y las catalanas (107,86€). En el lado opuesto, tras Extremadura, el gasto menor en vino corresponde a Castilla La Mancha (45,57€),  Canarias (50,55€), Andalucía (61,28€) y las de La Rioja (63,28€).

En el análisis provincial, Ourense encabeza el gasto en vino (144,02€) y las familias de Badajoz son las que destinaron menos dinero a esta partida, 37,98€.

¿Cómo estará el sector del vino europeo en 2030?

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Proyecciones de mercado del vino. (photo: )

Proyecciones de mercado del vino.

La Comisión Europea prevé, según su reciente informe “EU agricultural outlook for the EU agricultural markets and income 2017-2030” que prosigan las recientes tendencias en el sector del vino relativas a una estabilización del consumo y un incremento de la exportación para dar acomodo a la producción vitivinícola comunitaria.

El estudio, disponible como documento adjunto (para suscriptores de SeVi, en la parte superior derecha de la pantalla) señala que después de un largo periodo de retroceso, el consumo de vino en la UE se espera que se estabilice, no obstante, los usos internos del vino está previsto que retrocedan en 2030, debido a la reducción de lo que se deriva a la producción de vinagres, vermuts o a destilación.

En este contexto, y con unas producciones que según este estudio quedarán en el entorno de los 160 millones de hectolitros (con incrementos en los rendimientos para compensar la reducción de superficie) (la Comisión considera el dato de producción de 2017 como excepcionalmente bajo y, por tanto, no representativo), la salida de la exportación seguirá siendo fundamental. El estudio señala que los incrementos de la exportación de la UE (se estima en 27 Mhl para 2030) vendrán de la mano de un aumento de la demanda de vinos con D.O.P. y de espumosos.

A continuación, información para suscriptores.

El viñedo español podrá crecer en 4.950 hectáreas en 2018 (+0,52%)

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Viñedo nevado en la D.O. Ribera del Júcar. (photo: ence)

Viñedo nevado en la D.O. Ribera del Júcar.

///AMPLIACIÓN///

El Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado 29 de diciembre recogía la resolución del Mapama, según la cual se fija en 4.950 hectáreas la superficie que se podrá autorizar para las solicitudes de nuevas plantaciones de viñedo en 2018 a nivel nacional, supone un 0,52% de la superficie plantada a 31 de julio de 2017 (951.923 ha). Se trata del segundo año consecutivo en el que el Ministerio opta por este porcentaje de incremento y el tercero en el que no se alcanza el máximo fijado por la norma comunitaria, que establece que las autorizaciones de nuevas plantaciones de viñedo deberán suponer anualmente más del 0% y no más del 1% de la superficie de plantada de viñedo. Así, frente a techo de incremento de 9.519 hectáreas, el Ministerio apuesta por las 4.950 hectáreas citadas.

A continuación, información para suscriptores.

¿Tenemos un techo en el precio de nuestros vinos?

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Lo que en un primer momento se planteaba como una gran oportunidad para darle valor a nuestra producción, propinándole un fuerte impulso a la tarea que tiene encomendada el sector productor de elevar el precio de los vinos en destino, a fin de poder repercutir en los viticultores estos incrementos y construir a través de ellos una verdadera cadena de valor; poco a poco se va tornando en preocupación y generando grandes dudas en el sector bodeguero.

Las bajas producciones de los años anteriores, coyuntura fuertemente acentuada en la última vendimia. Situación generalizada en toda Europa hasta el punto de enfrentarnos a una de las cosechas 2017/18 más bajas de la historia y calificada de “inusualmente corta” por la misma Comisión Europea, presagiaba un panorama alentador para las bodegas, especialmente las españolas que disfrutaban de una gran oportunidad de mejorar sus cuentas de resultados. Además con dos modelos de negocio bien distintos y que podían contentar y permitir definir en qué liga quería jugar cada uno. Por un lado existía la posibilidad de seguir vendiendo a granel a nuestros socios comunitarios con incrementos en los precios en una media de un cincuenta por ciento más caro de lo que lo hicieron el pasado año. Situación que si bien no suponía un gran cambio en lo hecho hasta ahora, sí al menos albergaba la esperanza de subir el listón de los precios de cara a campañas venideras en las que se recuperara la producción.

Pero, sin duda, no era esa la mayor oportunidad que se le presentaba al sector. El reducido margen de maniobra con el que deberían operar las bodegas en la colocación de los vinos en la distribución, tanto nacional como internacional, nos llevaba a pensar, casi de manera inexorable, en una repercusión parcial de los fuertes incrementos de los precios del vino en origen. Abriendo así la posibilidad de muchas bodegas de ir un paso más allá y luchar por hacerse un hueco en el mercado con sus propios vinos.

A continuación, información para suscriptores.

Una decisión que no contenta a nadie

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Cualquiera que se haya visto implicado en una negociación sabe que existe una máxima por la que ninguna de las partes debe salir de ese proceso completamente satisfecha. Y esta ha sido la postura que el Ministerio, siguiendo con su habitual política, ha decidido volver a hacer suya en el tema de las nuevas plantaciones para 2018 y la aplicación de restricciones en las denominaciones de origen supraautonómicas.

Lo que no le ha servido para eludir críticas muy severas que ven en esta decisión una postura claramente influenciada por la situación política de Cataluña, omitiendo cuestiones sectoriales y que le ha obligado a salir a dar explicaciones por voz de su secretario general, Carlos Cabanas. El lugar elegido ha sido Requena, uno de los 27 términos municipales en los que fuera de Cataluña es posible la elaboración de Cava, y que, junto con el extremeño Almendralejo, más han hecho en estas últimas semanas por denunciar una situación que consideran iba frontalmente contra su derecho a desarrollarse dentro de esta Denominación de Origen.

La decisión final adoptada, una aclaración a la resolución del 27 de diciembre de 2017 del Mapama, sobre su fecha de aplicación. Declarando que dicha resolución por la que se limita el crecimiento del número de hectáreas en la indicación de calidad del Cava a 172,2 hectáreas para 2018 no afectará a aquellas solicitudes de autorizaciones de replantación presentadas con anterioridad al 29 de diciembre (fecha de publicación de la resolución en el BOE) y que se estima pudieran rondar las 4.500 hectáreas totales.

A continuación, información para suscriptores.