Topic:

Cifras del comercio de vino intra y extracomunitario en 2017

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores)

Las exportaciones totales de vino de la Unión Europea a 28 durante el pasado año en volumen se elevaron a casi 80,6 millones de hectolitros, de las que un 69,1% se realizaron entre los propios países de la UE, con 55,67 millones, y el 30,9% restante y casi 24,91 millones se destinaron a países extra-comunitarios, según los últimos datos de la Oficina de Estadística Europea, Eurostat, recabados por la Dirección General de Agricultura de la CE.

El primer país en volumen de la UE fue España, con casi un tercio del total (32,2%) y casi 26 Mhl, seguido de Italia, con un 28,4% y 22,88 millones, y Francia, con un 19,4% y 15,65 millones.

A continuación, información para suscriptores.

El impacto económico del enoturismo en España llega a los 67,2 M€

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Foto: Acevin. (photo: )

Foto: Acevin.

El 2017 fue un año muy positivo para el enoturismo. Así se desprende de los datos del décimo informe anual sobre las visitas a bodegas y museos del vino que la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) ha hecho público y que permite conocer y estudiar los hábitos e intereses del turismo enológico en nuestro país. Los datos recogidos durante 2017 en las 27 Rutas del Vino que durante el pasado año conformaban este club de producto vuelven a constatar un incremento en el número de visitantes registrados por las bodegas y los museos de las rutas integradas en Rutas del Vino de España. La cifra total asciende a 3.213.267 visitas, lo que supone un incremento respecto al año anterior del 18,23%, el tercero más elevado desde que se miden estos datos por parte del Acevin (el presente informe es el décimo consecutivo desde el 2008).

El informe también vuelve a recoger parámetros relativos al impacto económico, teniendo en cuenta el precio de la visita estándar y el gasto medio por visitante tanto en las bodegas como en los museos y centros de interpretación del vino. El resultado arrojado por los nuevos datos indica que el volumen de negocio producido asciende a 67.191.579 de euros, un 23,89% más respecto a la cifra recabada en 2016. Durante 2017 se constata el aumento del precio medio de la visita a bodegas (visita guiada + degustación, 8,83 euros) y las entradas a los museos (4,68 euros), algo que no ha impedido que el gasto medio por visitante en tienda también haya aumentado, lo que da cuenta del buen posicionamiento de estos establecimientos y de la disposición creciente del enoturista a realizar un mayor gasto durante su viaje. Ese gasto en tienda ha repuntado, recuperando así el descenso del año anterior y superando incluso las cifras de 2015, y se sitúa 18,27 euros por turista en el caso de las bodegas y 5,35 euros en el caso de los museos. A estos ingresos, que corresponden solo a lo generado por bodegas y museos en visitas y tienda, habría que sumar los de alojamientos, restaurantes, comercios o empresas de actividades que también forman parte de las Rutas del Vino, por lo que la cifra total de negocio generada por el enoturismo sería mucho mayor.

Las cifras de visitantes han continuado aumentando en casi todas las rutas asociadas a Rutas del Vino de España. Atendiendo a la cifra conjunta de visitantes a bodegas y museos del vino, los datos del nuevo informe vuelven a situar a la cabeza a Rutas del Vino y Brandy del Marco de Jerez (con 574.242 visitantes) y la Ruta del Vino y el Cava del Penedès Enoturisme Penedès (con 438.112 visitantes). Por detrás de ellas están Ribera del Duero, Empordà, Calatayud, Rioja Alta, Rioja Alavesa y Rías Baixas, rutas en las que se superan los 100.000 visitantes anuales. El mercado nacional, del que sale el 73,79% de visitantes, sigue siendo el principal para el enoturismo de nuestro país, aunque se aprecia un ligero incremento (3,42%) de los turistas internacionales que visitan las Rutas del Vino de España.

Informe completo aquí

Experiencias en bodegas valencianas como alternativa y complemento al ‘sol y playa’

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: Jose Miguel Murga)

Un día entre viñas”, marca de enoturismo de calidad de la Comunitat Valenciana, presentó el pasado 12 de abril su programación para la temporada 2018 con el propósito de convertirse en la alternativa al turismo de sol y playa en la provincia de Valencia con experiencias sensoriales en diferentes bodegas (Chozas Carrascal, Aranleón, Pago de Tharsys, Vegalfaro, Bodegas Arráez, Dominio de la Vega y Vera de Estenas).

Con la presencia de las bodegas colaboradoras y de Antonio Bernabé, director de la Fundación Turismo Valencia; y Evarist Caselles, responsable de Gestión Turística de la Diputación de Valencia; Globality, empresa organizadora de “Un día entre viñas” presentó en el edificio un total de siete eventos gastronómicos que se celebrarán hasta finales del próximo verano.

Las bodegas valencianas Chozas Carrascal, Aranleón, Pago de Tharsys y Vegalfaro  acogerán los eventos de “Un día entre viñas” en 2018, con servicio incluido de autobús premium de ida y vuelta a las bodegas desde Valencia. Cada una de estas experiencias constará de un aperitivo de bienvenida, visita al viñedo y a la bodega, una cata de tres vinos y/o cavas dirigida por un enólogo y una propuesta gastronómica original y de calidad ofrecida in situ, compuesta por tres platos individuales y un postre. La sorprendente puesta en escena evoca un banquete toscano en pleno contacto con la naturaleza.

Además, en esta edición de 2018, se celebrarán también tres eventos especiales: ‘Canalla Gastro Fest’, el 23 de junio en Bodega Arráez (Font de la Figuera); ‘La Gran Velada del cava’, en Dominio de la Vega (Requena) el 7 de julio; y ‘Full Moon & Wine Night’, el 28 de julio en Vera de Estenas (Utiel).

Avanza con fuerza el enoturismo en España

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Así como en algunos temas las discrepancias son notables entre aquellos que deben unir sus recursos en sacar adelante la recuperación del consumo. En el asunto del enoturismo y la importancia que esta actividad tendrá en el aumento del consumo en nuestro país y en la mejora de nuestras bodegas de cara a disfrutar de unas mejores instalaciones y un nivel de profesionalidad, la coincidencia es absoluta.

Todas las bodegas o ya disponen de actividades enoturísticas, o bien están haciendo las inversiones necesarias para ponerlas en marcha en un plazo de pocos meses. Los consejos reguladores a través de las rutas del vino tampoco están escatimando esfuerzos en sacarlas adelante y ordenar un poco la oferta para facilitarle las cosas al (eno) turista y, consecuentemente, ser más eficaces. E incluso las administraciones, de todo nivel y sello político, reconocen en este tipo de turismo una gran oportunidad para llevar a cabo esa deslocalización geográfica del turista de sol y playa, venciendo la estacionalidad que lleva aparejada.

Más de tres millones doscientas mil personas, lo que representa un incremento de más de un dieciocho por ciento con respecto al año anterior, son cifras que en sí mismas demuestran el éxito de las Rutas del Vino, integradas por veintisiete en el pasado año. Cifras que, a diferencia de lo que sucede con las de exportación, que cuando nos referimos al valor debemos mostrarnos muy preocupados, reconociendo el gran trabajo que todavía nos queda por delante; en el enoturismo el impacto económico no solo ha crecido un 23,89% dejándolo en más de sesenta y siete millones de euros, sino que además ha representado que el gasto medio por visitante haya aumentado, en todas sus facetas: visita a bodega, museo y gasto en tienda.

A continuación, información para suscriptores.

Por un gran embajador del vino

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Estos últimos días, la noticia de que el jugador del Barça Andrés Iniesta ha decidido dejar el equipo que lo vio nacer y crecer como futbolista, para irse a China, ha ocupado las páginas de todos los periódicos. Los deportivos, por supuesto, pero incluso aquellos de información general o las revistas del corazón. Aquí y en todos los lugares del mundo. Y es que está claro que el balompié es un deporte de masas que entusiasma y mueve multitudes.

No sé si se notará que no soy muy aficionado a este deporte, por lo que ya pido disculpas por aquellas inexactitudes que pueda decir. Pero es evidente que esta noticia puede ser de gran relevancia para el sector vitivinícola español.

Y es que, por extraño que pueda parecer, el jugador manchego parece haber optado por pasar los últimos de años de su carrera futbolística en el país mandarín llevado por la gran oportunidad que ese mercado representa para sus vinos.

Aunque reconozco que no sé muy bien lo que esto puede llegar a suponer para el Barça o incluso la enorme legión de seguidores españoles que se ha ido ganando a lo largo de su carrera en toda España, especialmente con el gol que nos dio el único Mundial que tiene el país que presume de tener la liga más importante del mundo. Lo cierto es que estar activo, seguir en las primeras páginas de los diarios deportivos chinos por su notoriedad futbolística, ayudará mucho a incrementar la venta de sus vinos, los de la D.O.P. Manchuela a la que pertenece su bodega, y los de España por la extensión geográfica que le toca.

A continuación, información para suscriptores.