Topic:

Clara oposición de Francia, Italia y España a permitir el uso de seis nuevas variedades vitícolas en la UE

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Los tres principales países productores de vino en la Unión Europea (España, Francia e Italia) rechazaron este lunes 28 de enero la propuesta para autorizar el cultivo de seis nuevas variedades de vid, que hasta ahora estaban prohibidas y que, según Bruselas, podrían ayudar a reducir el uso de pesticidas o fitosanitarios. Este asunto iba en la orden del día del Consejo de ministros de Agricultura de la Unión Europea y el objetivo era debatir sobre si autorizar o no seis variedades de vid, como la Vitis Labrusca, que ya fueron prohibidas hace años por razones que la Comisión Europea no considera ya válidas.

Este asunto, que podría parecer en principio menor, suscitó un acalorado debate en la reunión del Consejo, en el que los tres principales países productores de cerca de tres cuartas partes de la producción comunitaria de vino demandaron a la CE que no introdujera cambios al respecto.

A continuación, información para suscriptores.

Bruselas eleva a 179,3 Mhl la producción vitivinícola de la UE en 2018/19

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

///AMPLIACIÓN///Informe completo en pdf (para suscriptores)

La Dirección General de Agricultura de la CE revisó al alza en 3,7 millones de hectolitros la previsión inicial de producción comunitaria de vino y mosto en la campaña 2018/19, elevándola hasta los 179,3 Mhl, con datos avanzados a finales de enero. De acuerdo a estos últimos datos, esta producción sería un 24,7% más alta que la escasa producción de la campaña anterior 2017/18, que apenas alcanzó 145,8 Mhl, y se situaría un 7,3% por encima de la última media quinquenal de algo más de 167 millones entre las campañas 2013/14 a 2017/18.

A continuación, información para suscriptores.

La OIV prepara este año un nuevo Plan Estratégico para el próximo lustro

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

En su primera intervención pública del año, el nuevo director general de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), Pau Roca, hizo referencia a que este año 2019 será, entre otras cosas, el de la elaboración del próximo Plan Estratégico para los próximos cinco años de esta institución, cuyo objetivo será abordar los retos presentes y futuros del sector a nivel mundial.

Al respecto, Pau Roca propondrá a los Estados miembros de la OIV una estrategia centrada en algunos ejes prioritarios como: contribuir a los esfuerzos de orientación para garantizar la sostenibilidad medioambiental, además de social, económica y cultural de nuestro sector vitivinícola.

Asimismo, planteará a los mismos estar en alerta y preparar una adaptación a la digitalización del sector y de sus sistemas de información, al adecuado ritmo de aceleración, identificando todos los procesos que se consideren susceptibles de evolucionar.

También propondrá un servicio a los Estados miembros de la OIV para asegurar un desarrollo económico de la producción y del comercio vitivinícola, aportando buenas prácticas legislativas y administrativas.

En el comienzo de su mandato, que representa “una nueva etapa”, Pau Roca dijo sentirse “responsable de todo el equipo y de cada uno de los países de la OIV”.

En su discurso, el nuevo director general subrayó el papel que juegan y van a jugar las nuevas tecnologías y los nuevos modos de comunicación que, en su opinión, “nos hacen avanzar a un ritmo de aceleración constante”.

Según su punto de vista, “ni el sector vitivinícola, ni la misma Organización, pueden asistir a estos fenómenos sin implicarse a fondo e integrar estas innovaciones y estas nuevas herramientas”.

Para Roca, “la universalización del empleo de estas tecnologías va a cambiar radicalmente la economía y las relaciones jurídicas. Nuevas formas de encriptado, de almacenamiento y de transmisión de la información, de validación de la autoridad, de seguridad y de distribución de bases de datos y metadatos harán evolucionar considerablemente nuestro entorno”.

Con más de 100 millones de hectolitros de vino exportados por valor superior a los 30.000 M€, la proporción de los intercambios transfronterizos en relación con la producción representa ya un éxito para el sector vitivinícola.

En este sentido, Pau Roca recordó la misión de la OIV de fortalecer y mantener el equilibrio entre los mercados consumidores y productores. Con dicho fin, añadió, la Organización debería garantizar que “la reglamentación no se convierta jamás en la coartada para erigir barreras y engendrar confrontaciones, sino al contrario, que se encuentre al servicio de los consumidores y los intereses de los productores, en una cadena de valor equilibrada y compartida, garantizando el mantenimiento del pluralismo y de una mayor diversidad”.

Por último, el director general de la OIV invitó a todos los gobiernos a constituir sus delegaciones con numerosas personas de calidad para formar parte de los grupos de expertos durante las próximas reuniones de abril y participar así activamente en esta puesta en común de experiencia colectiva que constituye los fundamentos de la OIV.

El espacio de las mujeres

Por su parte, la presidenta de la OIV, la brasileña Regina Vanderlinde, manifestó también su deseo de que el 2019 traiga avances en los dosieres que actualmente se encuentran en estudio en la OIV y manifestó su satisfacción por ser la tercera mujer presidenta elegida consecutivamente en la Organización.

“Creo que mi posición me otorga el deber de representación de las mujeres en un sector predominantemente masculino, señaló Vanderlinde. Durante el último Congreso de la OIV celebrado en Uruguay, recibió, en este sentido, palabras de agradecimiento y apreciación por parte de muchas jóvenes estudiantes y mujeres del sector y, al respecto, manifestó “estar orgullosa de poder ser la portavoz de la OIV en la tarea de valorización de la presencia femenina en este sector”.

Durante el presente 2019 se celebrará el Congreso Mundial de la Viña y el Vino y la Asamblea General de la OIV en Ginebra (Suiza), del 15 al 19 del próximo mes de julio. “Preservar” e “innovar” serán las palabras clave de este evento, que será también la oportunidad anual de reunir a los expertos mundiales de la viticultura y que concluirá con un acontecimiento único, celebrado cada veinte años y declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, como es la Fête des Vignerons (Fiesta de los Viticultores) de Vevey (Suiza).

La venta de nuevas vendimiadoras se recuperó durante el pasado 2018

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Interior de vendimiadora New Holland. (photo: )

Interior de vendimiadora New Holland.

Durante el pasado año volvió a recuperarse la inscripción de nuevas máquinas vendimiadoras automotrices, frente al descenso del año anterior, según han recogido los Registros Oficiales de Maquinaria Agrícola (ROMA), recopilados por el Ministerio de Agricultura. Según este departamento, la compra de nuevas vendimiadoras se elevó en 2018 a 98 unidades, unas 18 más que en el año anterior y cuatro más que las comercializadas en 2016, siendo uno de los mejores años, junto al de 2007, cuando se lograron vender y registrar un centenar redondo de unidades automotrices para la vendimia.

Por Comunidades Autónomas, la evolución fue heterogénea. El mayor número de vendimiadoras automotrices, como corresponde a su peso en el sector, se dio en Castilla-La Mancha, con 33 unidades (33,7% del total), una más que en 2017, pero diez menos (43) que en el ejercicio de 2016.

A continuación, información para suscriptores.

Quizás solo sea una entelequia

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Días atrás Corpinnat, marca colectiva que reúne a nueve productores de cava anunciaba que había tomado la decisión de abandonar la Denominación de Origen Protegida Cava. Todo un jarro de agua fría.

Dejando a un lado cuestiones técnicas, como la limitación geográfica, controles de calidad y etiquetados; planteamientos filosóficos relacionados con el prestigio y el compromiso con el origen manifestado con la voluntad de utilizar solo determinadas variedades; su voluntad de pagar un precio mínimo por la uva o los procesos de elaboración, a los que aluden en su comunicado. Incluso considerando lo que de marketing pudiera haber detrás, esta decisión supone un duro golpe para el propio modelo de Indicaciones de Calidad existente en nuestro país.

No es el primer caso en el que un grupo de bodegueros va más allá en el cuestionamiento del papel de una denominación de origen que la simple aireación de posiciones encontradas sobre normas concretas y exigiendo una mayor diferenciación en sus productos dentro de la propia indicación de calidad.

El modo en que hasta hora se ha ido soslayando este problema; dotándolos de tipologías que permitan ir en esa dirección, no parece haber satisfecho a este grupo de cavistas cuyo abandono será efectivo en un plazo de un par de meses.

A continuación, información para suscriptores.