Topic:

Cada 7 dias

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Perspectivas del sector sobre la situación actual y futura

 Publicado el por Carmen Montoro Montoro (colaborador)

Desde octubre de 2011 y hasta hace unos meses, se pasó un cuestionario a una serie de expertos y profesionales del mundo del vino para recabar su opinión sobre la situación actual y futura de los mercados, tanto nacional como internacional, los condicionantes a los que se enfrenta el sector y las posibilidades de actuación para mantener y aumentar la rentabilidad del sector vitivinícola. Un modelo del cuestionario puede encontrarse en www.sevi.net como anexo a este trabajo.

La exportación de mosto crece un 9,05% en valor hasta mayo

 Publicado el por Aemzu (colaborador)

Prosigue el descenso (más moderado que en el cuatrimestre pasado) en las exportaciones de mostos y zumos de uva desde España, en el periodo enero-mayo 2012, respecto al mismo periodo de 2011. No obstante, los reembolsos totales, por 54.148.979 euros, suponen un incremento en estos cinco primeros meses del año del 9,05%.

Casi 640.920 ha de viñedo de vinificación piden el pago único

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) presentó un avance a 19 de julio pasado de Solicitudes Únicas y de superficies declaradas por los agricultores en la Solicitud Única 2012 de la Política Agraria Común (PAC), correspondientes a la campaña 2012/13. Según este avance, el sector de viñedo para vinificación solicitó ayudas del Régimen de Pago Único (RPU) que, como es sabido, suman 142,75 millones de euros por ejercicio, para una superficie declarada total de 640.918,27 has, de las cuales un 89,96% y 576.551,28 ha son de secano y el 10,04% restante y 64.366,99 ha de regadío.
 

El factoring internacional

 Publicado el por María ángeles Pelegrín (colaborador)

El factoring es un conjunto de servicios financieros y administrativos que una entidad financiera realiza basándose en la cesión a su favor que un cliente (cedente) le hace de sus créditos comerciales, representados por las facturas, derivado de sus ventas o prestación de servicios a terceros. La existencia de esta cesión habitualmente se notifica al deudor mediante un escrito en el cual se le informa de que el nuevo destinatario de los cobros es la entidad financiera que hace el factoring. En factoring en España representó 64.400 M€ en volumen de facturación cedido a las entidades financieras a lo largo del año 2011. Cuando el factoring se aplica a las ventas a crédito de una empresa para sus clientes (deudores o compradores) fuera del mercado nacional, hablamos de factoring de exportación y cuando las ventas están originadas en el mercado extranjero y el destinatario de las mismas es una empresa nacional, hablamos de factoring de importación.
En 2010, del volumen total de cesiones de factoring en el mercado financiero español, el factoring internacional representó 13.042 M€, de los cuales 11.680 M€ fueron de factoring de exportación. Esta cifra implica un crecimiento interanual en el volumen de cesiones de un 18,62%. El ritmo de crecimiento va en paralelo a la necesidad de salida al exterior de las empresas.

¿Qué diferencias tiene respecto al descuento comercial?
Los principales puntos en los que difiere el factoring tanto nacional como de exportación del descuento son: la cobertura de insolvencia, el soporte documental que sirve para financiarse, mayor flexibilidad operativa y los servicios de gestión y cobertura anexos al factoring.
- El factoring realizado bajo la modalidad “sin recurso” prevé la cobertura del riesgo de impago sobre los créditos cedidos y este es el aspecto más distintivo de este producto financiero. El descuento comercial no prevé la cobertura del riesgo de impago, siendo una operación que se realiza siempre “salvo buen fin”, es decir, en caso de producirse un impagado del efecto comercial, el mismo se cargará en la cuenta de la empresa que ha solicitado su anticipo.
- En el factoring una operación habitualmente se soporta en una factura a cobrar por la venta de bienes o la prestación de servicios o cualquier otro documento que justifique la existencia de un crédito comercial. En el descuento la operación se soporta en un efecto comercial, ya sea una letra de cambio, un pagaré o un recibo negociable. Este punto da al factoring una mayor amplitud de aplicación, dadas las condiciones de pago de algunas grandes empresas que no contemplan la posibilidad de emisión de documentos de cambio negociables por los proveedores en sus líneas de descuento.
- Otra diferencia es que en el factoring el anticipo es flexible tanto en tiempo como en cuantía. Por ejemplo, se puede pactar anticipar el 70% del importe de las facturas adeudadas por un cliente, y reservar el 30% restante para ser abonado a vencimiento, y este anticipo puede realizarse en cualquier momento mientras el crédito esté vivo. En el descuento habitualmente el anticipo es rígido en el momento de efectuar el anticipo y por el importe total del efecto que se descuenta.
- El factoring, aparte de la opción de financiación, incluye otros servicios adicionales como la investigación comercial de los clientes, la administración, gestión de cobro y control contable de las facturas cedidas, o la cobertura del riesgo de los créditos comerciales cedidos, cuya contratación es optativa. Estos servicios complementarios pueden suponer un importante soporte a la gestión, sobre todo en el caso del mercado internacional, donde normalmente la empresa exportadora necesita de una estructura específica dentro de su propia estructura para la gestión de esta cartera de clientes, que con el factoring tendría delegada en una entidad financiera y especializada en el desarrollo de tales funciones.
Otra cuestión importante a tener en cuenta que diferencia el factoring del descuento tradicional es que en el primero la empresa financiera, que actúa como cesionaria, media en el circuito de pago de los créditos comerciales que se generen entre cedente y deudor. Según la notificación de cesión de crédito, a partir de que ésta es aceptada por el deudor, el pago para que sea liberatorio debe realizarse a favor del factor cesionario o de su corresponsal en el país del deudor. En el descuento comercial no hay este cambio en la titularidad del beneficiario de los cobros.

¿Y respecto al seguro de crédito?
En líneas generales, y teniendo en cuenta que siempre existen algunas excepciones, el seguro de crédito tiene por objeto fundamental la cobertura del global de la cartera del cedente. Se instrumenta mediante la firma de una póliza, normalmente de vigencia anual en la que se pacta el pago de una prima de seguro en función de previsiones de facturación. No existen servicios de gestión de cobro y financiación. La indemnización se desembolsa de acuerdo a las condiciones estipuladas en la póliza y generalmente por porcentajes inferiores al 100%.
El factoring permite determinar qué parte de la cartera deseamos asegurar porque permite discriminar por país. Las condiciones de cobertura generalmente son de pago del 100% del importe del crédito impagado en un plazo que puede variar según el contrato, y complementa sus servicios con la financiación y la gestión del cobro de las facturas cedidas.

¿Qué empresas pueden tener
acceso a este servicio?
Cada vez más las empresas que ven en la exportación una firme opción de crecimiento. Los procesos seguidos en los mercados internacionales, las múltiples alternativas y complejidad de algunas opciones operativas, son cuestiones implícitas en los procesos de internacionalización de las empresas. El factoring es una de las opciones que simplifican y facilitan la salida al mercado internacional de las empresas exportadoras, porque permite obtener financiación y abrir nuevos mercados con un mínimo riesgo.
Puede tener acceso a este producto cualquier exportador o potencial exportador, que ya esté vendiendo a otros países o que quiera abrir nuevos mercados y paralelamente, obtener financiación sobre su cartera. O bien, que por motivos comerciales, quieran mejorar las condiciones de pago que tengan estipuladas con sus clientes internacionales, o simplificar los sistemas de pago con sus clientes internacionales sin perder garantías en el cobro.

¿Qué requisitos debe cumplir?
En general, los clientes potenciales de factoring suelen ser clientes con una cartera de deudores internacionales de ventas repetitivas (revolving) y a plazo comercial (máximo: 120 días). Los créditos derivados de las ventas deberán ser cedidos a la entidad de factoring que actúe de corresponsal en el país de la importación. No es necesario que se modifique el sistema de pago que tengan pactado cedente y deudor, pero sí que es necesario mediante una notificación de la cesión del crédito, cambiar el destinatario de este pago, y que esta cesión de crédito sea admitida por el deudor.

¿Cual es el coste del factoring internacional?
La operativa de factoring tiene habitualmente los siguientes componentes de coste:
- Unos gastos de estudio por deudor,
- Una comisión porcentual sobre las facturas cedidas, en la que se incluyen tanto el coste de la cobertura como de la gestión de cobro en función de las características del negocio. La cotización de esta comisión la hace el corresponsal en función de estos criterios.
- En el caso de internacional se ve incrementado por una comisión que se llama de handling (por manipulación de documentos). Es la repercusión en coste del tratamiento de cartera con una composición muy dispersa (muchas facturas de importe muy pequeño) y generalmente se instrumenta mediante el cobro de un fijo por documento tratado. Es un coste que estipula el corresponsal extranjero.
- Un tipo de interés sobre la financiación solicitada.
En general, estos costes varían en función de las características de la propuesta: de los volúmenes de negocio, número y calidad de deudores a clasificar, número de facturas a gestionar, rotación de la cartera y servicios contratados.

¿Qué ventajas administrativas tiene para la empresa utilizar el factoring internacional?
El factoring internacional funciona habitualmente a través de una cadena internacional de corresponsales en el país de destino de la venta. Estas cadenas tienen la ventaja de que unifican los procedimientos operativos en cualquier país del mundo y son el soporte de las compañías de factoring domésticas para mercados lejanos.
Los corresponsales asociados son los encargados de estudiar la cartera de deudores en el país de destino de las ventas y de gestionar el cobro de las facturas cedidas. De este modo el cedente obtiene todas las ventajas de la externalización de la gestión del cobro y aumenta la eficacia de su gestión que confía en manos de especialistas que además están ubicados en el país del librado. También se elimina el problema del desconocimiento de hechos diferenciales en los sistemas de gestión o de cobro de un país a otro, elimina la relación a veces compleja por barreras idiomáticas y culturales y permite mejorar las condiciones de pago de los clientes.
La gestión mediante factoring de una cartera de exportación, tiene, entre otras, las siguientes ventajas para los clientes:
- Facilita un eficaz control estadístico-contable de la cartera de facturas.
- Más eficacia de la gestión de cobros.
- Evalúa la cartera de clientes y el riesgo asumible.
- Disminuye la carga administrativa, racionalizando los sistemas de administración y disminuyendo el trabajo burocrático.
- Reduce las gestiones por impagos, morosidad y fallidos.
- Proporciona información periódica y regular de los deudores.
- Reduce los gastos administrativos, de personal y de comunicaciones.

¿Y en cuanto a financiación?
A través de la instrumentación de un contrato de factoring, el cedente tiene la ventaja de poder obtener liquidez inmediata financiando el importe de sus ventas, además de otras ventajas financieras indirectas, pero igualmente decisivas:
- Contribuye a la reducción de costes financieros por retrasos en cobros.
- Mejora la financiación de su circulante eliminando cuentas a cobrar.
- Permite una mejor planificación de la tesorería de su empresa.
- Garantiza el cobro.
- Mejor capacidad de financiación.
- Transforma costes fijos o de estructura en costes variables.
¿Y en cobertura de riesgos?
En el factoring internacional la cobertura puede llegar a ser del 100%. No es necesario instrumentar una póliza por el global de la cartera. Puede hacerse un contrato de factoring por parte de la misma, incluyendo en el contrato solo determinados países. Son indudables, por otro lado, las ventajas financieras de tener asegurado el cobro de facturas y el impacto positivo de esta garantía en la rentabilidad de la empresa.

¿Cómo ayuda el factoring internacional a incrementar las exportaciones de la empresa?
El factoring de exportación realmente se puede considerar como un producto clave con el que muchas empresas españolas abordan con éxito su expansión internacional, porque permite estructurar una estrategia de apertura a nuevos mercados. Permite despejar incertidumbres a la hora de la expansión internacional de las empresas: como antes comentamos elimina barreras y nos despreocupa de conocer los hechos diferenciales entre países, sobretodo en las exportaciones a mercados desconocidos.
Es una fórmula competitiva y que genera confianza y que simplifica el circuito de cobros y pagos tanto para cedente como para deudor, porque en la práctica el pago se hace a un banco del propio país del deudor y donde podrá tratar sobre temas de gestión en su propio idioma. El factoring da una gran seguridad y comodidad en el cobro de las exportaciones. Es un soporte de afianzamiento en el proceso de internacionalización.

¿Qué inconvenientes puede tener este sistema?
Más que un inconveniente, es importante tener en cuenta como condicionante habitual en una operación de factoring tanto nacional como internacional, la necesidad de comunicar al deudor la cesión de los créditos a favor de un tercero.
En el factoring internacional hay que destacar la intermediación en el circuito de cobros del corresponsal a favor del cual se realiza la notificación de la cesión de los créditos. Esta mediación, como hemos visto, también puede ser considerada una ventaja, dado que la gestión de cobro y el contacto directo con el deudor, será realizado por este corresponsal que cuenta con un equipo especializado en el país de destino de las ventas.
¿Cuál sería el proceso de puesta en marcha de una operación de factoring?
El cedente debe proporcionar a su compañía con la que quiere realizar su contrato de factoring, una relación detallada de deudores a incluir en la línea con datos identificativos suficientes que permitan su localización, sistema de pago establecido en la negociación comercial e importe de la línea de riesgo vivo que precisa que sea analizada (importe que tiene previsto tener como máximo pendiente de cobro teniendo en cuenta las condiciones de pago establecidas y posible estacionalidad).
El factor envía esta información al corresponsal de referencia en el país de destino de las ventas el cual cotiza la propuesta y envía un resultado de cobertura.
La línea de factoring se instrumenta mediante la firma de un contrato en España en el que se estipulan las condiciones de cobertura y financiación, así como las características del resto de servicios contratados.
La comunicación al deudor de la existencia de un contrato de factoring se hace mediante el envío de una notificación de la cesión del crédito, cuyo modelo le será facilitado al cliente antes de la firma del contrato, en la que se estipula el nuevo destinatario de los cobros es el corresponsal.
La cesión de facturas se realiza mediante el soporte documental pactado entre el cedente y su compañía de factoring. En el momento de la cesión se cobra la comisión correspondiente y se realiza el anticipo de acuerdo a las condiciones pactadas también en contrato. Una vez comunicada la cesión de los créditos el corresponsal, se inicia el proceso de gestión hasta el cobro final de las facturas. En caso de impagado, el corresponsal se hace cargo de los créditos que estén incluidos en la cobertura, reembolsando el importe de las mismas en un plazo predeterminado a partir del vencimiento, siempre y cuando el crédito no se encuentre en situación de disputa comercial.
“La Caixa” es una de las entidades españolas de mayor crecimiento en este producto financiero en los últimos años.