Topic:

Mollina celebró su afamada Feria de la Vendimia

 Publicado el por Francisco Acedo (colaborador)

Por Francisco Acedo
Cumpliendo su tradición en el mes de septiembre (del 7 al 9), la localidad malagueña de Mollina fue durante tres días protagonista de su famosa Feria de la Vendimia. Esta localidad, situada en el norte de la provincia de Málaga, ha ido adquiriendo con el paso del tiempo cada vez más importancia en el sector vitivinícola. Allí se asientan la mayoría de las bodegas y cooperativas que trabajan este popular vino de Málaga.
Inicialmente la feria comenzó como unos días de asueto para celebrar entre los trabajadores el final de la recolección de la uva, pero con el paso de los años se ha ido convirtiendo en una de las celebraciones más arraigadas del vino en Andalucía y con un denso programa de actividades.
Durante estas fechas tanto los lugareños como los visitantes se impregnaron del ambiente festivo de Mollina y, más aún, con el incentivo de las degustaciones y catas de los vinos de la Denominación de Origen Málaga y Sierras de Málaga. Entre estos se encuentran los cada vez más conocidos vinos de Tierra de Mollina, de los que se encuentran tremendamente orgullos los habitantes del pueblo. Casi 5.000 visitantes de dieron cita en esta 27º edición de una fiesta declarada de singularidad turística provincial por parte de la Diputación y con el objetivo de ser una referencia vitivinícola de Andalucía.
Fiel a sus costumbres, la edición de este año 2012 ha contado con un pregonero relacionado con el mundo de la literatura. La elegida fue la periodista y escritora Ángeles Caso, en la Plaza de la Constitución. Esta idea comenzó en la década de los años 80 por parte del Ayuntamiento y se sigue manteniendo en Mollina. La escritora habló de la importancia del vino en la sociedad. La presentación corrió a cargo de Miguel Fernández.
Y al día siguiente se celebró en la plaza de Atenas una cata colectiva de vinos de la tierra. La Feria de la Vendimia de Mollina coincide con los días álgidos de la recolección y cosecha de la uva, en los que el municipio festeja el esfuerzo realizado para la producción de estos vinos, ya que esta localidad genera el 80% de los vinos de la D.O. Málaga y Sierras de Málaga.
Mollina dedica al cultivo de la vid 400 hectáreas y que produce 2.600.000 litros de vino anualmente. “Mollina es una mezcla de culturas y un sitio especial para vivir”, señaló el alcalde, Antonio González. En las dos siguientes jornadas no faltó lo típico de estas ferias, desde pruebas deportivas hasta actuaciones musicales y una macro cata de vino dirigida por expertos del Consejo Regulador en pleno centro de la localidad. Asimismo se entregaron los premios del 14º Certamen Poético Mollina, Color de Vino.
El origen de la Feria de la Vendimia de Mollina se remonta a la década de los años sesenta. En aquellos tiempos el evento se denominaba simplemente como Feria del Barrio Alto, ya que tenía lugar en la zona de Mollina conocida por ese mismo nombre. Con el paso del tiempo las celebraciones se extendieron a todo el municipio. Desde el año 1987, y por decisión unánime de la corporación municipal, pasó a ser denominada Feria de la Vendimia. La organización corre a cargo del Ayuntamiento, la Sociedad Cooperativa Virgen de la Oliva, el C.R.D.O. Málaga y Sierras de Málaga y la Diputación.

La Noche del Vino de Cómpeta repartió 500 litros de vino

 Publicado el por Francisco Acedo (colaborador)

Una de las grandes citas de la etapa malagueña de la vendimia es la Noche de Vino de Cómpeta, una fiesta que ha llegado este año a la 37ª edición y que congrega a miles de personas, con muchos extranjeros, en esta entrañable localidad de la comarca de la Axarquía.
Con mucho calor se vivió durante todo el día este homenaje al típico vino dulce de la tierra, llegándose a repartir más de 500 litros entre los asistentes. No faltó de nada, incluido un mercadillo medieval situado en el centro de la localidad y donde se vendieron productos gastronómicos típicos de Cómpeta, aglutinando la unión con el vino que rezuma por todos los lados.
Según fuentes del Ayuntamiento se estiman en más de 10.000 personas las que se congregaron allí durante toda la jornada. El pregonero de este año fue Elías Bendodo, presidente de la Diputación Provincial de Málaga. “Este ha sido el primer pregón de mi vida. Una vez superados los nervios no puedo más que pedir a Cómpeta que nunca cambie y que continúe centrando su vida económica y de proyección a través del vino como nexo de apertura hacia otras zonas de España”.
Antes se procedió, en la Plaza de la Vendimia, a la “pisá” tradicional de las uvas, que en este año contó con la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, como “pisadora de honor”, por aquello de cumplirse el segundo Centenario de la Constitución de 1812. “Para mí es todo un honor como alcaldesa de Cádiz y como demócrata participar en una fiesta tan tradicional y arraigada como esta”, indicó la política, que confesó cómo su madre siempre llamaba al vino Moscatel el “quitapenas, porque te lo tomas y te olvidas de los problemas”.
En el mismo lugar se entregaron las “uvas de plata” al pregonero, a Rosario Navas Domínguez y a la cantaora Estrella Morente. Esta última en un homenaje especial a su padre, el genial artista granadino Enrique Morente, a quien se dedicó el Festival de Flamenco que siempre va unido a la celebración en Cómpeta.
El capítulo de distinciones se cerró con la entrega de los nombramientos de “vendimiadores de honor 2012” a Manuel Atencia, vicepresidente de Unicaja; Francisco José Martín Rodríguez, alcalde de Játar; Manuel Sarría, humorista malagueño; el agricultor Antonio López Cabra y la Hermandad de Viñeros de Málaga.
Orígenes
La Noche del Vino de Cómpeta comenzó de modo humilde años atrás, festejándose en la víspera del día en que la mayoría de las familias del pueblo se iban a los cortijos para comenzar la vendimia. Este año, pese al invierno seco y cálido, la cosecha de uva Moscatel fue mucho mejor que la de 2011, donde una plaga del hongo mildiu echó a perder la mayor parte de la producción.
 

57ª Fiesta de la Vendimia de Montilla-Moriles

 Publicado el por Francisco Acedo (colaborador)

La Fiesta de la Vendimia de Montilla-Moriles es una de las más importantes de las que se celebran en la comunidad autónoma andaluza. De hecho este año, del 31 de agosto al 3 de septiembre, se llegó a la 57ª edición de una fiesta que, desde el año 1974, está declarada como fiesta de interés turístico nacional y que atrae durante casi una semana a muchos visitantes de todos los puntos de España. Según fuentes municipales, la atracción para el visitante aumenta con la oferta del enoturismo en destino de las tierras cordobesas.
En esta edición, cambiada de fechas con respecto a años atrás, abrió el fuego la 38ª Cata Flamenca, que dedicó un homenaje al guitarrista Moraito Chico. Intervinieron al cante, toque y baile nombres importantes como Marina Heredia, Nano de Jerez o Manuel Silveira. Pese al momento de crisis económica acudió bastante público al espectáculo.
El pregonero 2012 fue el periodista Francisco Poyato, director del diario ‘ABC’ de Córdoba, que destacó lo que representa el vino para la localidad montillana y la “notable promoción que hace fuera de la zona”. Unió los valores del vino desde el punto de vista económico con la cultura y su arraigo popular, pidiendo a las distintas Administraciones una mayor consideración y ayuda al sector, especialmente en estos duros momentos.
Tras el pregón, en el Castillo del Gran Capitán, se procedió a la entrega de llaves al capataz de honor, nombramiento que este año correspondió a Manuel Pimentel, exministro y expresidente del C.R.D.O., y actualmente escritor y editor.
Pimentel, tan unido al mundo del vino, agradeció el galardón e incidió en que Montilla está “íntimamente unida al vino desde todos los puntos de vista, algo que no debe olvidarse nunca por parte de las generaciones actuales”.
Una de las citas claves en la Feria de Montilla-Moriles fue la “pisá” de la uva, con la bendición y la ofrenda del primer mosto en la Plaza de la Merced, lo que se convirtió en uno de los eventos con más público durante estos días.
Coincidiendo en fechas se celebró la 8ª Fiesta del Vino y de la Tapa con stands instalados por restaurantes y bodegas de la zona. No faltaron catas especiales y visitas a bodegas y lagares de la comarca. Junto a esto en Montilla no faltaron en este año verbenas populares, desfiles de caballos, una procesión y eventos deportivos varios.
 

Las DD.OO. de Aragón bajarán a los 112 millones de kilos

 Publicado el por Mariano Navascués (colaborador)

Aunque todavía no se haya dado por finalizada la campaña de 2012, todo apunta a que las cuatro DD.OO. aragonesas recogerán este año un total de 112 millones de kilos de uva, una cantidad que representa un leve descenso, de alrededor del 8-10%, con respecto al año anterior, puesto que en 2011 se obtuvo una producción de aproximadamente 125 millones.

Aragón y sus fiestas en torno al vino y la vendimia

 Publicado el por Mariano Navascués (colaborador)

Como cada año, la D.O. Somontano fue la primera en abrir el calendario festivo del vino en Aragón. Lo hizo con su personal apuesta que, tras 13 ediciones, se ha consolidado como una de las de mayor proyección a nivel nacional. Es el Festival del Vino, un exitoso evento compuesto por enoturismo, música y gastronomía en idéntica proporción que mantiene un esquema idéntico año tras año. Barbastro, capital de la D.O., fue el epicentro donde tuvieron lugar tanto las actuaciones musicales, como la Muestra Gastronómica. Durante cuatro días y cuatro noches (del 2 al 5 de agosto) fueron desfilando artistas como Luz Casal, el Dúo Dinámico, Macaco y Rosario, que congregaron en el coso barbastrense a un total de 9.000 personas, una meritoria cifra a pesar de las inconveniencias climatológicas de la última velada.
Paralelamente a los conciertos se celebró la que sin duda es la pieza clave del festival, la Muestra Gastronómica del Somontano, que sigue imparable en la captación de adeptos para disfrutar del vino y de la cocina en formato reducido. Se sirvieron más de 72.000 tapas y copas en las cuatro jornadas, cifra que pone de manifiesto la notoriedad de esta sabrosa iniciativa.
Además de música y gastronomía, la parte enoturística estuvo respaldada por el Bus del Vino, una propuesta en la que un centenar largo de viajeros (procedentes de Zaragoza y Huesca) pudo conocer de cerca varios centros de producción y, seguidamente, asistir tanto a los conciertos, como a la muestra. El Festival del Vino Somontano sigue siendo la referencia estival en lo que a ocio y cultura vitivinícola se refiere. Cada año bate su propio récord y eso, tras 13 ediciones, es un total y absoluto éxito.
Cariñena y Campo de Borja
Casi un mes más tarde, en el primer día de septiembre, le llegó el turno a Cariñena, que este año celebraba la cuadragésimo sexta edición de su tradicional Fiesta de la Vendimia. Además de ser la de mayor solera en Aragón, también es una de las preferidas por enoturistas y viajeros ya que durante el primer fin de semana del mes, miles de personas abarrotaron la ciudad de Cariñena.
Este año actuó como invitado de honor a Juan Echanove, personaje vinculado a la gastronomía en proyectos como la serie televisiva “Un país para comérselo”. El actor tuvo unas palabras de agradecimiento al Consejo Regulador por haberle distinguido con el “privilegio” de poder encender la Fuente del Vino y especialmente a los habitantes de los 14 municipios que conforman la denominación, “una de las más antiguas, una de las más serias y sobre todo una de las que lleva el orgullo como muestra de identidad: el orgullo de sus caldos, el orgullo de sus piedras, lo extremo de su temperatura y lo extremo de su cariño”.
Terminado el acto institucional, la fiesta se trasladó al Paseo del Vino, que, por primera vez, abrió sus puertas en la jornada nocturna del sábado y se prolongó hasta aproximadamente la una de la madrugada. Nuevamente estuvo instalado en el Paseo del Centenario pero contó con un total de 23 carpas de bodegas y productos alimenticios, el doble que el año pasado. El domingo 2 de septiembre, el Paseo continuó abierto y volvió a congregar al numeroso público que conoció de primera mano la pluralidad vinícola de la rejuvenecida denominación de origen protegida.
Tras la clausura, el director de comunicación y marketing del Consejo Regulador, José Luis Campos, destacó que “el nuevo formato gusta mucho al público y el resultado ha sido todo un éxito, por ello la Denominación va a seguir trabajando en esta línea e introduciendo mejoras para próximas ediciones”.
Por último, como cada 15 de septiembre, la Denominación de Origen Campo de Borja se vestía de largo para celebrar la Fiesta de la Vendimia, que este año cumplía su vigésimo tercera edición. Los diversos actos programados volvieron a celebrarse en Ainzón, sede del Consejo Regulador, y fue allí donde se congregó una nutrida representación institucional, del mundo financiero, del sector vitivinícola y, sobre todo, de cientos de visitantes procedentes de los 16 municipios que componen la D.O. Todos ellos fueron testigos de cómo se pisaban las uvas de la temporada y se obtenía el primer mosto de la temporada. A partir de ahí, degustaciones populares y almuerzo oficial en el Monasterio de Veruela pusieron el broche final a una fiesta en la que Borja muestra toda su ergonomía vitivinícola.
Esta edición fue el último acto oficial que presidió Gregorio García Chueca, por aquel entonces presidente del C.R.D.O., ya que siete días más tarde fallecía repentinamente a causa de un infarto. La noticia conmocionó a los representantes del mundo vinícola aragonés ya que fue una persona muy conocida y respetada en el sector. Su cargo lo ha ocupado Eduardo Ibáñez tras la reunión de urgencia que celebró el pleno del Consejo Regulador.