Topic:

Estructuras

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en documento PDF adjunto.
El sector vitivinícola de nuestro país tiene unas grandes dimensiones y un elevado grado de heterogeneidad, por lo que es complejo proporcionar unos rasgos sencillos que sirvan para definirlo en toda su extensión. Según datos del Directorio Central de Empresas (Dirce) del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2012 figuraban en España 4.083 empresas del subsector de actividad “vinos”, el 14% del total de la industria alimentaria española. Esta cifra supone, además, un incremento respecto a 2011 de 18 mercantiles (+0,44%).
Analizando ahora la estructura de estas empresas dedicadas al vino, destaca que la mayor parte de ellas (3.444 firmas, el 84,35%) son organizaciones de menos de 10 asalariados. De las 4.083 industrias de este subsector, tan solo nueve contaban con más de 200 empleados.
El Ministerio de Agricultura aporta, a su vez, el dato de Sociedades Agrarias de Transformación (SAT) inscritas a 31 de diciembre de 2012. Entre ellas figuran 173 bodegas, con 11.794 socios y un capital social de 11.472.700 euros.
En cuanto a la estructura de las explotaciones de viñedo, según el Censo Agrario 2009 (último disponible), España contaba con 134.980 explotaciones de viñedo, con un tamaño medio de 6,32 hectáreas.
Por su parte, según recoge Mercasa en ‘Alimentación en España 2012’, los cinco grupos empresariales del sector del vino más importantes acaparan una cuota conjunta de casi un 28% del mercado, por lo que los procesos de concentración todavía tienen un largo recorrido. La penetración de capitales internacionales no es todavía muy significativa entre los principales operadores, aunque ya se ha establecido un buen número de acuerdos con empresas de otros países para facilitar las operaciones de comercio internacional, una de las estrategias privilegiadas por los grandes grupos del sector.

Producción

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en documento PDF adjunto.
La producción de vino y mosto en la campaña vitivinícola 2011/2012 fue de 37,2 millones de hectolitros. La producción de vino alcanzó los 32,4 Mhl (87,26% del total), mientras que la de mosto fue de 4,7 Mhl. Respecto a la campaña 2012/2013, según las declaraciones oficiales de producción que presentó el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) el 15 de abril de 2013, la producción vitivinícola totalizó 34.241.228 hectolitros, un 7,95% menos que en la campaña precedente (37,2 Mhl). Del total de la producción declarada por las bodegas en esta campaña, 30,4 Mhl correspondieron a vinos (el 88,75% del total), con un retroceso respecto a la campaña anterior de un 6,37%. 
En vinos, la categoría más elaborada fue la de vinos con D.O., con 12,6 Mhl (-8,08%), seguida de los vinos sin indicación geográfica, con 11,37 Mhl (-9,45%). Del total de vino elaborado y declarado, 16,51 Mhl correspondieron a vino tinto y rosado y 13,88 Mhl a blanco. En cuanto al mosto, la declaración de producción en 2012/13 en España alcanza los 3,85 millones de hectolitros (-18,77%). Castilla-La Mancha es la principal autonomía en cuanto a elaboraciones vitivinícolas, con 15,25 Mhl de vino (con un incremento del 2,92%) y 3,14 Mhl de mostos (-17,58%). La región castellano-manchega asumió el 53,7% del total vitivinícola nacional en 2012/2013.
Existencias iniciales
Las existencias vitivinícolas al inicio de la campaña 2012/2013 (a fecha de 31 de julio de 2012) alcanzaron los 723.249 hectolitros de mostos y los 28,46 millones de hectolitros de vinos, según las declaraciones realizadas al Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) por parte de las Comunidades Autónomas. Estos stocks iniciales supusieron un 40,35% menos de mostos, respecto al arranque de la campaña 2011/2012, cuando se declararon 1,21 Mhl.
La merma de las existencias en vinos fue de 4,48 millones de hl y de un 13,59% respecto a 2011 (entonces se registraron unos remanentes de 32,94 Mhl). Estos descensos se explican merced a una producción vitivinícola más equilibrada y, sobre todo, a unas exportaciones españolas de récord. Por tipos de vino, el mayor stock era a 31 de julio de 2012 el de los vinos con D.O., con 21,85 Mhl (el 76,8% del total). A continuación figuran los vinos sin mención varietal ni indicación geográfica, con 3,69 millones de hectolitros (casi el 13% del total). Esta categoría de vino sin I.G. es la que más ha visto reducida sus existencias entre ambos inicios de campaña (-42,92%). De vino con I.G.P. se contabilizaban 1,7 Mhl (el 6% del total); de vinos varietales (única categoría que ve aumentado su stock) 672.375 hl (el 2,4%) y de otros vinos 547.231 hl (apenas el 2% del total).

Macromagnitudes

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en documento PDF adjunto.
La Renta Agraria en términos corrientes ha experimentado en 2012 un aumento de un 2,4% respecto al año anterior. Considerando para el mismo periodo un descenso del 1,4% en el volumen de trabajo de la agricultura expresado en UTAs (Unidades de Trabajo Año), de acuerdo con los datos proporcionados por la “Encuesta de la Mano de Obra en la Agricultura” suministrados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se obtiene un incremento de la Renta Agraria en términos corrientes por UTA del 3,9%. Finalmente, para un deflactor del PIB del 0,2%, el valor del Indicador A (valor de la Renta Agraria en términos constantes por UTA) registra un incremento del 3,7%.
La Rama de Actividad Agraria a precios básicos ha experimentado un aumento del 4,3% en valor. La producción vegetal aumentó un 1,0% en valor, mientras que la producción animal registró un aumento del 10,0%. Producción vegetal: Aumenta en valor un 1,0% debido a un incremento de un 9,1% en los precios, variación que ha sido compensada en gran parte por un descenso de un 7,4% en las cantidades producidas. 
Se ha producido un aumento generalizado de precios, destacando los incrementos experimentados en vino y mosto 39,2%, plantas forrajeras 19,0%, cereales 14,5%, patata 14%, hortalizas 6,5%, aceite de oliva 4,4% y frutas 1,3%. Cantidades. Se ha registrado un descenso generalizado en los volúmenes producidos, destacando los experimentados por las plantas industriale (-25,0%), cereales (-19,8%), vino y mosto (-14,4%), patata (-10,7%) y frutas (-10,3%). 

Precios

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en documento PDF adjunto.
El precio medio del vino blanco sin denominación de origen en la campaña 2011/2012 fue de 2,85 €/hectogrado, casi un euro por hectogrado mayor que en la campaña anterior. El precio medio del vino tinto sin denominación de origen en la campaña 2011/2012 ha sido de 3,08 €/hgdo, casi un 24% superior al de la campaña anterior. Quizá sea un tanto exagerado calificar lo sucedido durante esta campaña 2012/13 con los precios de los vinos como de histórico.  
Pero ni los valores alcanzados y que han superado con ampliamente los seis euros por hectogrado para los vinos blancos; ni el hecho de que el tinto estuviera, prácticamente desde el inicio de la campaña, por debajo del blanco; ni la verticalidad con la que subieron y posteriormente han bajado son cuestiones que pueden pasarse por alto. Hemos asistido en esta campaña 12/13 a una situación que difícilmente volveremos a ver en los próximos años.
Deberíamos remontarnos a campañas anteriores, con producciones más o menos estabilizadas en el entorno de los 40 millones de hectolitros en España, pero también ligeramente reducidas con respecto a sus volúmenes habituales en Francia e Italia, para entender que las existencias con las iniciáramos esta vendimia fueran notablemente más cortas de lo habitual.
O que las previsiones que se tuvieran para esta vendimia fueran unánimes impresiones a la hora de calibrar el volumen como inferior a esa cosecha media a la que hacía referencia. Menos disponibilidades iniciales, con menos producción y un consumo “mundial” al alza, tuvieron como resultado lo que era de esperar: un alto nerviosismo en la producción que no veía más alternativa a la subida de los precios de las uvas para abastecerse de aquella cantidad que le permitiera hacer frente a sus previsiones.

Intervención

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en documento PDF adjunto.
El Plan de Apoyo Nacional (PAN) 2009-2013 llega a su fin. En 2009 se introdujo el régimen de pago único, un régimen de apoyo directo a los productores, que consiste en una ayuda única, independiente del sector de producción, y calculada en función de las hectáreas de explotación, por lo que no son ayudas específicas del sector del vino. No obstante, cada año aumentaba el traspaso de fondos a esta partida, al suprimirse las ayudas por destilación de crisis, y reducirse las ayudas por destilación de uso de boca y por reestructuración y reconversión de viñedo, según recoge la memoria anual 2012 de la Federación Española del Vino (FEV).
Para 2013, las cifras globales del presupuesto continúan prácticamente iguales, con cierta tendencia a la baja, aunque con algunas modificaciones en la distribución entre las distintas ayudas, especialmente en las  inversiones, donde ya se apunta la línea que seguirá en el próximo plan 2014-2018.
El Ministerio de Agricultura envío a la Comisión Europea el pasado 1 de marzo de 2013, dentro del plazo previsto, el Plan Nacional de Apoyo al sector vitivinícola para el periodo 2014-2018. El PAN 2014-2018 contempla entre las medidas a llevar a cabo la promoción en terceros países, con un presupuesto indicativo anual de unos 50 M€; la reestructuración y reconversión de viñedo, con 128,53 M€ para 2014 y de 72,53 millones para los cuatro años siguientes, a la espera de ver qué destino se da a los fondos que en todavía en 2014 (142,75 M€) van al pago único y apoyo a los viticultores; la de inversiones, con una partida anual a partir de 2015 de 56 M€, y la destilación de subproductos que con 31,8 M€ mantendría los actuales fondos.
De los resultados de las consultas realizadas y observaciones recibidas sobre el contenido del PAN 2014-2018, el Ministerio destaca en el informe enviado a Bruselas que existe un acuerdo de tomar la decisión definitiva en relación a disminuir o no los fondos asignados a España en el PAN para pagos directos, cuando se conozcan los resultados de la reforma de la PAC y, en consecuencia, adaptar la distribución de fondos entre las medidas admisibles antes del 1 de agosto de 2013.
El aplazamiento preventivo de esta decisión no esconde, sin embargo, la postura mayoritaria, aunque no unánime del sector y de las CC.AA. para que no se destinen los fondos del pago único (142,75 M€), que ahora reciben los viticultores históricos que entregaban su uva para la destilación de alcohol de boca y elaboración de mosto, a pagos directos de la PAC.
El motivo de esta postura es que tales fondos saldrían del sector vitivinícola y se diluirán entre el resto de sectores productivos y el resto de países de la UE, puesto que, según la propuesta de reforma, el fundamento es que los pagos directos se repartirán como pago base por hectáreas y no por sectores o explotaciones, como ahora y, por tanto, se estarían desviando fondos específicos del sector vitivinícola a ayudas que al final recibirán otros sectores.