Topic:

Postura de la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas ante la futura Interprofesional del Vino

 Publicado el por Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) (esporádico)

La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) desconoce los motivos por los cuales el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) no ha informado ni contado con la asociación que representa legítimamente a la inmensa mayoría de las denominaciones de origen vitivinícolas. Y advierte de que, de llevarse a cabo la creación de la interprofesional, será un fracaso si sus objetivos no son acordes a los intereses del conjunto de los actores que conforman el sector, algo que difícilmente será posible ya que en las negociaciones para su creación no se está contando con las denominaciones de origen. Por todo ello, desde CECRV se quiere dejar constancia del profundo malestar con el Magrama, así como hacer constar su rechazo a una interprofesional gestada de esa manera.

A pesar de la posición activa, comprometida y de colaboración que CECRV viene manteniendo con el Ministerio en diversos asuntos de interés para el sector en los últimos años, sorprendentemente esta asociación no ha sido convocada a ninguna de las reuniones que se han celebrado en el Ministerio auspiciadas e impulsadas por la Dirección General de la Industria Alimentaria para negociar la creación y el desarrollo de una organización interprofesional del vino de ámbito nacional. Ante nuestra sorpresa inicial y a pesar de las diferentes gestiones realizadas para conocer los motivos por los cuales no se ha contado con las Denominaciones de Origen, no se nos ha comunicado razón alguna que motive dicha decisión. Resulta inaceptable que desde el Ministerio se impulse una iniciativa de tal importancia sin contar con la totalidad del sector vitivinícola.

El hecho de imponer al conjunto del sector una iniciativa en la que no se ha contado con todos y que, por lo tanto, no representa a la totalidad alimentará la desunión del sector y provocará una brecha en la necesaria colaboración y dialogo que debe existir entre las organizaciones que representan al conjunto del sector vitivinícola español. Esta actitud supondrá un obstáculo sin precedentes en la puesta en marcha de iniciativas conjuntas en el futuro.

Por todo ello, queremos dejar constancia de nuestro rechazo a una interprofesional así gestada y refrendar que nuestra disposición al diálogo para llevar a cabo iniciativas que beneficien y favorezcan la actividad del conjunto de los agentes del sector ha sido y seguirá siendo firme. El diálogo está en el ADN de una organización como la Conferencia, que representa de forma equilibrada a los intereses de productores y elaboradores. Y es que CECRV representa a una parte importantísima de actores del sector con los que no cabe dejar de contar, representatividad complementaria a la del resto de organizaciones y con un alcance incluso mayor.

El Magrama plantea criterios para la destilación obligatoria de vino que no convencen al sector productor

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Existencias. (photo: )

Existencias.

//// Proyecto de RD en pdf adjunto. ////
El Ministerio de Agricultura presentó la pasada semana el proyecto de Real Decreto, por el que se desarrolla la aplicación del artículo 187 del Reglamento (UE) 1308/2013 y se fijan los requisitos y el contenido de una norma de comercialización en el sector del vino, que ha suscitado controversia y hasta rechazo en algunas de las organizaciones firmantes del acuerdo del pasado 9 de julio.

No es vino todo lo que reluce

 Publicado el por José María Fresneda (sec. gral Asaja CLM) (esporádico)

Para la Lógica y la Filosofía, las premisas son aquellas proposiciones que anteceden a la conclusión. Esto quiere decir que dicha conclusión deriva de las premisas. Ahora bien, esta conclusión puede ser falsa, aunque las premisas sean verdaderas. Veamos un ejemplo:

Premisa 1: El sector del vino está en crisis

Premisa 2: La crisis, fundamentalmente, viene marcada por el exceso de producción

Premisa 3: Los viticultores son los que producen

Conclusión: Por tanto, los viticultores son los responsables de las crisis del sector (siga leyendo)

Así pues, dada la conclusión, ahora hay quienes la utilizarán como verdadera para eximirse de culpas. Pero la cruda realidad es que, cierto es que necesitamos organizar nuestras producciones, pero existen además otros muchos responsables de que el sector del vino castellano-manchego esté todos los días en la agenda setting (lo que a grandes rasgos significa que el tema está muy presente en los medios de comunicación de masas, aportando gran influencia sobre el público, por determinar que es un contenido de interés informativo)

Empecemos pues asumiendo la responsabilidad de los productores castellano-manchegos. Hasta ahora, buscaban más kilos de uva para obtener más beneficios económicos. Porque como es normal, los viticultores producen en función de cómo piensen que van a cobrar. Sólo si reciben mejor precio por producir calidad o por adecuar el producto a los mercados, le compensará producir menos. Pongamos un ejemplo que, sin duda, ningún viticultor rechazaría: Si producen una cantidad de 4 a un valor de 2, reciben 8. Si producen 3, a un valor de 3, consiguen 9.

Así pues, los viticultores deben asumir su responsabilidad e intentar organizar sus producciones, crear una interprofesional nacional y otros mecanismos para intentar normalizar las campañas vitícolas para una regulación del sector. Contamos además con modelos para aprender de otras comarcas españolas, como las normas de campaña que marcan las vendimias en las distintas denominaciones de origen.

Ahora bien, cada palo que aguante su vela. El Director General del Observatorio Español del Mercado del Vino, Rafael del Rey, afirmaba que “desde que la pérdida de ayudas europeas a la destilación generó cambios radicales en el uso de alcoholes vínicos, su exportación y la industria del brandy, España ha perdido un colchón que resultaba fundamental para que las variaciones en la producción no afectaran de forma tan directa a los mercados. Antes se producía mucho y se destilaba mucho. Ahora, se produce mucho y hay que venderlo lo mejor que se pueda y sepa”.

Y la cuestión es... ¿quiénes son los que negocian esos cambios (para bien o para mal del sector)? ¿de quién es la responsabilidad de la comercialización para poder vender mejor?

En relación a ese alcohol que se destilaba llegando a alcanzar en el pasado cifras de 9 o 10 millones de hectolitros, (ahora la demanda estable está en torno a los 3 millones), deberíamos saber bien de dónde procede, si de vino, o de subproductos de la uva y también se debería esclarecer un poco más este mercado, pues sería conveniente contar con una estabilidad en el baile de cifras.

Este año, a modo urgente y dolorosamente para el sector vitivinícola, se ha tomado una medida consensuada entre representantes del MAGRAMA y del propio sector que consiste en la retirada del mercado de hasta un máximo de 4 millones de hectolitros, que se destinarán a destilación para fines energéticos o industriales, mediante el sacrificio de los productores.

La industria alcoholera, por tanto, juega un papel importante, y aunque los destiladores consideren que siempre han estado ahí para dar la cara, algunas veces se gana más que se pierde.

Mención especial se merecen los subproductos de la uva a los que nos hemos referido con anterioridad, ya que también forman parte de este mercado. Numerosos estudios avalan que estos residuos orgánicos, podrían utilizarse como enmiendas en suelos o como componentes para la elaboración de sustratos para viñas. Incluso, recientemente el Centro Agrario El Chaparillo ha terminado un proyecto de investigación en colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid y la Universidad de Castilla-La Mancha, que ha concluido con un aumento del rendimiento del cultivo de melón gracias a la adición de compost de orujo de uva junto con un riego adecuado. La lástima es que actualmente están poco aprovechados estos subproductos para estos fines y se dediquen a otros propósitos que no ayudan a vender todos los hectolitros de vino.

Si seguimos hablando de responsabilidades, tal vez haya que girar también la vista hacia la Administración, pues es muy cómodo descargar en el sector productor cuando las cosas no van bien. Algo tendrán que ver quienes negocian y estipulan las normativas, inclusive el anteproyecto de ley que regulará el consumo de alcohol por menores, pues cada vez que dudan de este alimento, provocan una caída del consumo.

Además, la Administración es la responsable de velar por el buen funcionamiento de cualquier entidad u organismo que reciba ayudas públicas relacionados con la viticultura. Así que, si las normas no cubren las necesidades de los ciudadanos, que se cambien, pero no nos limitemos a hacernos fotos para que se incluya en la agenda setting.

Y para terminar, hablemos de la comercialización. Son las bodegas y las cooperativas las que se encargan de esta función, así que quizá deberían asumir también su parte del problema. La profesionalidad de los recursos humanos es fundamental, pero además, la legalidad de trámites que afectan desde la recepción de la uva hasta la salida del último kilo de orujo destinado a alcohol, debe ser el pan suyo de cada día. No se puede comprar vino sin papeles, ni vender papeles sin vino.

Y por supuesto, este caminar del sector dependerá también de cómo paguen las bodegas y liquiden las cooperativas. Lo que está claro, es que no puede entrar un kilo de uva en ninguna tolva sin que los agricultores sepan el precio. Como en el resto de productos.

Dicho todo esto, sólo me queda apuntillar que debemos lograr el equilibrio entre lo que producimos y lo que vendemos. Y quizá, algunas otras claves serían la de invertir las tendencias de las cifras de consumo o ajustar los productos a las necesidades del mercado.

En fin, descorcharemos una botella de vino, disfrutemos su sabor, y tomemos las medidas necesarias para reconducir la vitivinicultura... si es cierto que pensamos en su futuro. Desde esta casa (ASAJA CLM) sí pensamos en el porvenir de los viticultores, y nadie nos parará por trabajar por ello.

Cooperativas Agro-alimentarias rechaza los criterios de aplicación de la destilación de vino que propone el Ministerio

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Cooperativas Agro-alimentarias, tras haber apoyado un acuerdo junto a la gran mayoría del sector vitivinícola con nueve puntos para acometer la grave situación reinante en el mercado vitivinícola actual, quiere poner de manifiesto su disconformidad con las modalidades de aplicación que ha propuesto el Ministerio sobre la implantación de una destilación obligatoria.

El anexo en que se establece una norma de comercialización para la  campaña 2013/2014 a través de una destilación obligatoria y sin presupuesto, lejos de corregir la situación de mercado la empeora, agrava y distorsiona. Hay que recordar que el objetivo de la medida era sacar del mercado una parte del producto, mediante destilación para uso industrial; al haber referenciado la cantidad a destilar de cada bodega afectada por la medida a las existencias a 31 de julio, se ha provocado un  vuelco en el mercado del vino sin indicación geográfica,  resintiéndose aún más los precios y atascando el mercado con producto que no iría, por tanto, a destilación industrial y permanecerá en él entorpeciendo el aligeramiento de excedentes que se pretendía corregir.

Cooperativas Agro-alimentarias de España ha pedido reiteradamente al Ministerio que se reflexione adecuadamente sobre la forma de llevar a cabo una medida tan dolorosa y delicada como ésta. Sin embargo, han prevalecido las prisas, que han llevado a la improvisación y a errar en la forma de aplicar la medida, lo que puede ocasionar, finalmente, el fracaso en el objetivo acordado.

La próxima semana, Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha se reunirá para analizar la situación y realizar una nueva propuesta que permita reconducir el estado actual del mercado vitivinícola.       

La Unión de Uniones califica la futura Interprofesional del Vino como "sospechosamente excluyente y opaca"

 Publicado el por SeVi (colaborador)

A la Unión de Uniones, la anunciada Interprofesional del Vino español le ofrece, por su composición "excluyente" y la "opacidad" con que se está gestando, "pocas garantías de trabajar en beneficio del sector y mejorar los ingresos de los viticultores", según ha expresado en un comunicado firmado por su coordinador estatal, José Manuel de las Heras..

A su juicio, el acuerdo recientemente alcanzado para someter al sector a una destilación obligatoria "cuyo mero anuncio ha tenido el efecto de acabar de hundir el mercado y que han suscrito la mayor parte de las entidades que se anuncian fundadoras es un muy mal precedente de los criterios con que a futuro puede trabajar la Interprofesional".

“Si lo que cabe esperar de la interprofesional es este tipo de medidas, casi mejor que no se constituya”, ha expresado De las Heras.

La Unión de Uniones estima que se está actuando con "excesiva precipitación y arbitrariedad" al no exigir a las anunciadas entidades fundadoras la acreditación sectorial mínima exigida por la Ley. De hecho el propio Gobierno ha argumentado "hasta la extenuación la poca fiabilidad que le ofrece la actual representación agraria hasta el punto de haber estimado necesario llevar una Ley al Congreso para definirla; ley que ha sido publicada en el BOE el pasado 10 de julio".

La organización opina que, en la "crítica situación" del mercado, la Interprofesional no puede ser ni una "coartada para aquellas entidades que han tomado decisiones muy negativas para muchos viticultores, como la destilación obligatoria sin ayudas; ni una maniobra de distracción del Ministerio para dar a entender que se hace algo cuando no se está haciendo nada".

En su opinión, el Ministerio parece "haber olvidado con demasiada rapidez que hace menos de un año (noviembre del 2013) revocó el reconocimiento de la Interprofesional del Vino de Mesa, compuesta por los mismos interlocutores, por su falta de utilidad".

La Unión de Uniones "sí cree en el principio de colaboración interprofesional, que de hecho reporta muy buenos resultados en países tan cercanos como Francia"; pero considera que el actual modelo de constitución y funcionamiento en nuestro país "se ha viciado y han acabado convirtiéndose, salvo excepciones honrosas, en un ente más que recauda dinero a los productores sin que nos reporte beneficio perceptible alguno".