Topic:

El vino sudafricano espera una vendimia 2019 ‘normal’ tras recuperarse de años de sequía

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

FOTO: Charmaine Greiger / WOSA. (photo: )

FOTO: Charmaine Greiger / WOSA.

Los operadores del sector vitivinícola sudafricano esperan una vendimia 2019 en la que puedan volver a niveles “normales” de producción, después de tres años consecutivos de sequía. Hay que recordar que en 2018 la producción vitivinícola quedó por debajo de los 1.000 millones de litros de vino y mosto a causa de condicionantes climáticos como la sequía y heladas puntuales en determinadas regiones. De hecho, la vendimia 2018 fue un 15% inferior a la de 2017. Ahora, sin embargo, según informa la patronal VinPro, la vendimia 2019 se prevé “normal” en la mayoría de las regiones, gracias a un régimen hídrico más favorable (salvo en la región de Klein Karoo (que representa el 2,5% de la superficie de uva para vino del país), donde todavía existe situación de sequía).

A continuación, información para suscriptores.

El vino exportado a Japón se beneficiará de un trato arancelario preferencial a partir del 1 de febrero

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Japón. (photo: )

Japón.

La mayor parte del acuerdo de Asociación Económica entre la Unión Europea y Japón podrá aplicarse a partir del 1 de febrero de 2019, lo que beneficiará a los productos europeos que se exporten hacia el país asiático desde esa fecha, ya que podrán hacerlo con un trato arancelario preferencial, con independencia de la fecha de envío. El Comité Europeo de Empresas del Vino (CEEV) considera que se trata de una muy buena noticia para este sector, tras la ratificación del acuerdo por el Parlamento Europeo por amplia mayoría el pasado 12 de diciembre, después del visto bueno también del Consejo Europeo en el julio pasado, y a falta de algunas ratificaciones formales y la de los Estados miembros de la UE.

Según la CEEV, Japón es un país prioritario al tratarse de un mercado de valor, en el que los productos europeos gozan de una buena imagen, aunque su cuota de mercado se haya ido reduciendo.

De hecho, en el caso del sector vitivinícola, el citado Acuerdo de Asociación Económica Japón-UE ayudará a mejorar la competitividad del vino europeo frente a los productos procedentes de países como Chile (con arancel cero desde 2007) o Australia (arancel cero a partir de 2019), dado que se igualará a nivel tarifario a ellos cuando entre en vigor el mismo.

A continuación, información para suscriptores.

Exportaciones italianas de vino (enero-septiembre 2018)

 Publicado el por Il Corriere Vinicolo (colaborador)

Italia. (photo: )

Italia.

Artículo publicado originalmente por ‘Il Corriere Vinicolo’ y reproducido con su autorización por ‘La Semana Vitivinícola’. Todos los derechos reservados. Para consultar el artículo original, visite www.corrierevinicolo.com Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores)

Las ventas de vino italiano espumoso y en bag-in-box al exterior son las únicas que registran incrementos en el periodo acumulado entre enero y septiembre de 2019, pues tanto los vinos tranquilos, como los exportados a granel puro (envases de más de 10 litros de capacidad) experimentan retrocesos tanto en volumen,  como un estancamiento en valor. La categoría de vinos embotellados suma unas salidas de 836,1 millones de litros en el acumulado al tercer trimestre de 2018 (-4,5%), por valor de 3.031 millones de euros (+0,5%) y un precio medio de 3,63 €/litro; mientras que el granel exportó 266,4 millones de litros, por valor de 250,1 M€ (-0,9%) y un precio medio de 0,94 €/l.

A continuación, información para suscriptores.

La añada 2018 en Borgoña

 Publicado el por Bureau Interprofessionnel des Vins de Bourgogne (colaborador)

Foto: BIVB. (photo: )

Foto: BIVB.

La añada 2018 fue recibida con muestras unánimes de satisfacción de norte a sur de la Borgoña. Un clima excepcional, especialmente durante el periodo de vendimia, dieron como resultado uvas con un perfecto estado sanitario, lo que permitió una vendimia que se prolongó durante casi un mes completo.

Las viñas habían acumulado reservas durante el invierno gracias a unas condiciones climáticas muy lluviosas, y el ciclo vegetativo se inició algo atrasado. Cuando el sol empezó a dejarse ver en abril, las vides cobraron vida, y la brotación se produjo muy rápidamente. El clima templado permitió a las plantas recuperar el tiempo perdido, incluso adelantándose a la media. Las heladas de abril hicieron temblar a toda la región, pero los daños fueron esta vez muy limitados. La floración y el cuajado, sin problemas.

El verano se caracterizó por un calor y una sequía constantes, salvo algunas tormentas de granizo a principios de julio que no tuvieron grandes consecuencias. Las viñas continuaron creciendo a un ritmo acelerado hasta mediados de agosto. El envero tardó un poco más en llegar y el calor y la falta de agua afectaron a algunos de los viñedos más jóvenes. Sin embargo, como las reservas hídricas habían sido recargadas durante el invierno, la mayoría de las viñas llegaron a su madurez perfectamente,  gracias a condiciones climáticas ideales.

Las primeras uvas fueron recogidas en los últimos 10 días de agosto. Dado que las fechas de floración, las precipitaciones y la temperatura varían de una zona a otra, la vendimia se extendió hasta los últimos 10 días de septiembre.

El fruto presentaba una calidad extraordinaria y el clima era perfecto, lo que permitió a cada enólogo vendimiar en el momento óptimo. El ambiente fue sereno en toda la región y los productores disfrutaron de esta magnífica cosecha que combinó calidad y cantidad. Muchos piensan que esta será una de las mejores añadas en muchos años.

La vinificación de los blancos se realizó sin problemas, ya que las uvas mantuvieron un buen nivel de acidez a pesar del calor. Los tintos requirieron un poco más de atención durante la vinificación debido al nivel relativamente alto de alcohol potencial.

Vinos blancos:

En 2018, la complejidad aromática de los vinos blancos de Borgoña es increíble. Son explosivos en la nariz, con una sorprendente diversidad que refleja cada terroir. Los vinos tienen una cierta frescura y buena mineralidad. En boca son redondos y generosos, equilibrados y con una buena tensión.

Vinos tintos:

Los tintos del 2018 tienen un color intenso y seductor. Están bien estructurados y potentes, con taninos bien integrados y buena concentración de fruta. Están perfectamente equilibrados, y ya saben bien en su primera fase de juventud. Es una añada deliciosa con una madurez espléndida.

Crémant de Bourgogne:

2018 va a ser un año de referencia para el Crémant, con aromas expresivos que difieren de una variedad a otra, prometiendo vinos base equilibrados y aromáticos. Los Pinot Noir son generosos, con notas de cereza y rosa, equilibrados con una agradable frescura. Los Chardonnay son potentes, con una acidez moderada, lo que los hace muy redondos. Los aromas frutales revelan algunas notas exóticas, matizadas por fragancias de manzana y melocotón. Los Gamay tienen delicados aromas a frambuesa y fresa, subrayados por toques cítricos (clementina, limón). Los Aligoté son afilados y alimonados, como es habitual, con buena longitud en boca.

Traducción: Vicent Escamilla

Casale Monferrato, faro histórico de difusión de la cultura agrícola en Italia

 Publicado el por Carlo Beltrame (colaborador)

 (photo: )

El descubrimiento, entre las publicaciones históricas del pasado editorial de Casale Monferrato en el campo agrícola, sabiamente conservado por la familia Ballarino di Frassinello (algunos años de revistas de hace más de un siglo), nos lleva a detenernos en un tema, Casale, en el pasado, como difusor de la cultura agrícola, que ya nos ha interesado en otras ocasiones. Las revistas centenarias (que podemos consultar y que datan de los primeros diez años del siglo pasado), ambas con Mario Zavattaro como “responsable”, se titulan “Agricoltura Monferrina”, órgano de la Cátedra Ambulante de Casale (itinerante porque también impartía clases en otros pueblos) y "Boletín de los Viticultores”, órgano de la Sociedad de Viticultores Italianos, con sede en el Ayuntamiento de Casale Monferrato y como presidente nacional Arturo Marescalchi.

Ambas revistas fueron muy prácticas, llenas de sugerencias útiles para nuestros operadores agrícolas (ver, por ejemplo, las “prácticas de bodega conocidas”), así como la ilustración detallada del contenido de los cursos de la Escuela Agrícola Vincenzo Luparia de San Martino di Rosignano (también llena de lecciones prácticas y de “guías” únicas, como las “prácticas de destrucción de brotes filoxéricos”...). Las revistas en cuestión me hicieron recordar y encontrar, en el caos vagamente organizado de revistas y libros de mi casa en Casale Monferrato y San Martino di Rosignano, una obra mía publicada en 2004 (en un volumen de 390 páginas con varias contribuciones, en la serie “Fuentes para la Historia de la Enología”, editada por Giusi Mainardi para la OICCE), sólo dedicada a "Casale, faro de difusión de la cultura enológica entre 1800 y 1900”, compuesta de capítulos como que mencionamos (solo algunos títulos y algunas notas explicativas):

- Casale, cuna de la innovación en el campo de la vinificación: también se menciona en 1857, cuando el periódico agrícola de G.A. Ottavi, ‘Il Coltivatore’, fundado en 1855, presentó el uso del azufre en la viña y dos años después el mismo periódico describió el sistema Guyot.

- Giovanni Lanza y los problemas de la agricultura piamontesa en el siglo XIX: Lanza médico, pero inmediatamente con un enfoque a la agricultura y su finca de Roncaglia di Casale (y también a la cultura agrícola) y luego con entrada, a niveles muy altos en la política.

- Del Comizio Agrario de Casale creado en 1843 al Congreso Agrario de Casale de 1847: el Comizio (establecido en 1843, era competente, datos de 1898, sobre un área, el distrito de Casale, de 62 municipios de colinas con 61.000 hectáreas, de las cuales 30.000 estaban plantadas de viñas, con una producción de unos 740.000 hectolitros de vino), por lo que, según Paolo Desana, citando una publicación de la época, nos encontramos en el área en conjunto que supone “el centro vinícola más importante de Italia”.

- La vida de Giuseppe Antonio Ottavi (Bastelica-Ajaccio 1818, Casale 1885) contada por Arturo Marescalchi. Ottavi, un verdadero científico del vino, fue jefe de la cátedra de Casale, creador de las revistas que citaremos inmediatamente y de la editorial Ottavi.

- Il Coltivatore e Giornale Vinicolo Italiano, resultado de la fusión de dos revistas, nacidas en 1854, entre el gran director Giovanni Dalmasso, último director y, por supuesto, mucho más modesto, quien escribe esta nota.

- El Fondo Ottavi en la Biblioteca del Municipio de Casale Monferrato, un regalo de la familia Ghilsolfi, un verdadero depósito cultural para el sector en cuestión.

- En Casale, nace en 1895 la Asociación de Periodistas Agrícolas con ocasión de la primera conferencia nacional sobre la prensa agrícola.

- El análisis en dos celebraciones del anuario del Consorzio Agrario Provinciale di Alessandria y de los 75 años del “Corriere Vinicolo”, de la Unione Italiana Vini (figuramos en la lista de colaboradores junto, si se nos permite la licencia de compararnos, a Giovanni Dalmasso, Paolo Desana, Mario Fregoni, Pier Giovanni Garoglio...).

- Celebrando en Casale en 2003 el 40º aniversario de la D.O.C., la celebración se celebró también  en honor de Paolo Desana, responsable en el Parlamento de su realización. Y así, en nuestro trabajo, dedicamos una sección también a este importante personaje de Casale. Desana decía a menudo que la Denominación de Origen Controlada, al menos en la redacción original de la legislación, no era per se sinónimo de calidad segura. La D.O.C. asgura siempre, no obstante, (y esto no es poco) la vinculación de un vino con el territorio que lo produce, con una zona, con los viñedos, con un municipio o un caserío, con los crus o con las “posiciones” de las que hablaba Bersano. Por lo tanto, esencialmente, denominaciones como “identificación” y valorización del territorio vitivinícola (y del paisaje).

Cabe recordar la reciente celebración de notabea importancia, en Casale Monferrato (13 de enero de 2018) de los 100 años de Paolo Desana y del bicentenario del nacimiento de G. A. Otravi. Puede ser útil recordar que “Il Coltivatore e Giornale Vinicolo Italiano”, que paso de ser propiedad de Ghisolfi a manos de Diffusiones Gráficas, vivió (122 años de vida, tras ser fundado por G. A. Ottavi en 1854) hasta 1976 anunciando la siguiente estructura: director responsable, Carlo Beltrame; redactores: Andrea Desana y Emanuele Novazio; colaboran: Luigi Basoccu, Giovanni Borzini, Marco Bovio, Paolo Desana, Giuseppe Donati, Italo Eynard, Elena Garibaldi, Giuliana Gay, Gaetano Luppi, Franco Mannini, Giuseppe Maspoli, Alberto Matta, Sergio Melo, Gian Paolo Mondino, Albino Morando, Mario Pagella, Roberto Paglietta, Alberto Quaglino, Piero Romisondo, Carlo Saraco, Giovanni Sisto, Carlo Vidano, Alberto Ugolini. Paolo Desana, en los últmos años colaboraba regularmente en la revista, a menudo redactando el editorial.