Topic:

Las Indicaciones Geográficas del vino, uno de los desafíos del acuerdo de libre comercio entre la UE y Estados Unidos

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

Las Indicaciones Geográficas (II.GG.) del vino y de otros productos alimentarios (principalmente quesos, carnes y derivados) son uno de los desafíos, aún lejos de resolver, a los que se enfrenta un futuro acuerdo del Partenariado Transatlántico de Comercio e Inversión (ATCI) entre la Unión Europea y los Estados Unidos.

La UE autoriza el gravamen al vino expedido a las Canarias

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Texto del DOUE completo en pdf adjunto.
El Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) del pasado 21 de junio recoge la decisión del Consejo de 12 de junio que autoriza a las autoridades españolas a establecer, hasta el 31 de diciembre de 2020, el Arbitrio sobre las Importaciones y Entregas de Mercancías en las islas Canarias (AIEM). Entre los productos afectados está en vino (partida arancelaria 2204), que se vería gravado con un 5%.

La finalidad de la medida es, en teoría, compensar las desventajas que sufren regiones ultraperiféricas de la UE, como es el caso de Canarias.

Las autoridades españolas deberán presentar a la CE (antes del 30 de septiembre de 2017) un informe sobre la aplicación de este régimen impositivo, con el fin de comprobar las repercusiones de las medidas adoptadas.

En su día, SeVi ya recogió la oposición de la Federación Española del Vino (FEV) y de la industria bodeguera europea a este impuesto.

España exporta un 17% más de vino, a costa de precios y valor

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Tabla en pdf adjunto.
La exportación de vino español en el primer cuatrimestre de 2014 registra unos buenos datos en términos de volumen, gracias a unas disponibilidades amplias (garantizadas por una gran vendimia 2013), pero a costa de precios medios y de valor obtenido con esos intercambios internacionales.

Aluvión de críticas al borrador de Anteproyecto de Ley de Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas por Menores

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Tras conocerse el borrador de Anteproyecto de Ley de Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas por Menores, que maneja el Ministerio de Sanidad, del que dio cuenta SeVi y que equipara a los alcoholes destilados, al vino y a la cerveza, y los sitúa casi a la misma altura que el tabaco o de cualquier otro tipo de droga dura, las reacciones no se han hecho esperar.

La Federación Española del Vino (FEV) manifestó en un comunicado su “coincidencia con el fin último que se persigue” con el anteproyecto, aunque discrepa “profundamente” de las medidas que se proponen para alcanzar dicho fin por incidir en la marginación de productos.

Así, para la FEV, las medidas que se proponen en el documento son “absolutamente desproporcionadas e ineficaces” en relación al objeto planteado y atentan directamente contra la libertad individual de los adultos que cada día consumen vino de manera moderada y con unas pautas de consumo que contienen elementos positivos para una política de salud pública y de educación.

“El problema no es de productos sino de conductas y, por ello, una estrategia basada en la prohibición y en la demonización y marginación del producto no conduce a nada y está lejos de las que deberían ser las verdaderas prioridades de las autoridades: la educación y la prevención”, señala la FEV.

Y precisamente en materia de prevención y educación el sector del vino lleva años desarrollando una importante labor, desarrollando e implementando en España el programa europeo Wine in Moderation, que promueve y defiende el consumo responsable de vino como una norma sociocultural, con el objetivo de prevenir y reducir el abuso y los daños colaterales relacionados con el consumo de alcohol.

Ejemplos de este trabajo son la campaña “Quien sabe beber, sabe vivir”, que ha sido considerada un caso de éxito por todo el sector vinícola europeo, o el Código de Autorregulación de Autorregulación del Vino en materia de publicidad y comunicaciones comerciales que aplican todas las empresas y asociaciones que forman la FEV.

Desde la Federación señalaron también que el documento entra en total contradicción con la Ley de la Viña y el Vino aprobada por el Parlamento Español en 2003. En ella se define al vino como un alimento y se reconoce la posibilidad de promocionar el fomento del consumo moderado y responsable de vino en el ámbito de la Dieta Mediterránea, algo que ahora se pretende restringir.

Tampoco se puede obviar el dramático descenso del consumo de vino en nuestro país de más de un 40% en los últimos 30 años, situando a España como uno de los últimos países europeos en cuanto a consumo per cápita se refiere. Un dato que contrasta con el aumento de los problemas derivados del alcohol en jóvenes en el mismo periodo, lo cual pone en evidencia que el vino en sí mismo no es el problema y refuerza el argumento de que se trata de un asunto que afecta a comportamientos y conductas, y no a productos.

Por lo tanto, una Ley como la que se plantea solo contribuiría a fomentar un descenso del consumo entre la población adulta que, en el caso del sector vitivinícola, pondría en riesgo la supervivencia de toda una industria con un papel económico importante dentro del PIB español, en palabras del propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

De hecho, con este documento, el Gobierno está incurriendo en una profunda contradicción con sus propios planteamientos, a tenor de las declaraciones que hizo en 2007 el jefe del Ejecutivo (entonces en la oposición) en referencia al proyecto de Ley de Medidas Sanitarias para la Protección de la Salud y la Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas por Menores que entonces planteaba la ministra Elena Salgado. En aquella ocasión, y con motivo de un acto en defensa del sector vitivinícola celebrado en Ciudad Real el 11 de febrero de 2007, Mariano Rajoy declaró lo siguiente (recogido por los medios de comunicación):

“El vino no es una bebida peligrosa si se toma con moderación. El vino no puede estar en una ley de bebidas peligrosas y no va a estar porque el Partido Popular lo va a impedir”.

 “El vino tiene un papel económico importante dentro del PIB español y una función social de primer orden en su contribución para fijar población social en el mundo rural”

“La solución no son las sanciones, las prohibiciones, el intervencionismo y el autoritarismo sino la educación y hacer pedagogía”

Por todos estos motivos, desde la FEV se insta a las autoridades a reconsiderar las medidas que se incluyen en el documento de trabajo para que la necesaria protección y defensa de los menores no atente directamente contra la libertad individual de los adultos ni contra la supervivencia de un sector y de un producto, como es el vino, que constituye un elemento básico y una de nuestras señas de identidad desde el punto de vista histórico, cultural, social y territorial, aparte de sustentar la economía y el tejido socioeconómico en numerosas comarcas de nuestro territorio.

En la misma línea se manifestó Cooperativas Agro-alimentarias de España, que reiteró que el vino “no es el problema” y no debe vincularse con el consumo abusivo de alcohol entre los jóvenes. Bien al contrario, las mismas pautas de moderación y consumo controlado, dentro de una dieta equilibrada, que se dan en el vino, pueden y deben servir de ejemplo frente a otros desórdenes y consumos inadecuados de alcohol. La información, educación y la formación sobre la cultura del vino desembocan en una prevención natural que es la mejor forma de prevenir el riesgo de abuso de su consumo.

Asimismo, Asaja emitió un comunicado en el que señala que, pese a compartir el fin último del Anteproyecto de Ley de Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas por Menores y sus Efectos que es prevenir el consumo de alcohol entre menores, “el vino debe tener un tratamiento diferenciado del resto de bebidas alcohólicas incluidas en normativa que se prepara”. Además, si se incluyera el vino en la nueva Ley se estaría entrando en absoluta contradicción con otra ley, actualmente en vigor, como es la de La Viña y el Vino aprobada por Parlamento en 2003.

Asaja también califica de “desproporcionadas e ineficaces” las medidas recogidas y recuerda que la prohibición de consumir alcohol por parte de los menores ya está recogida en nuestra legislación y si esa prohibición no se está cumpliendo “no parece que criminalizar el consumo de un producto como el vino vaya a solucionar el problema”.

Por su parte, la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) ha expresado su "profundo rechazo" a la inclusión del vino en el primer borrador de anteproyecto de ley de Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas por Menores.

"Exigimos la exclusión del vino de un texto cuyo enfoque es completamente equivocado", señalan en un comunicado.

"A nuestro juicio, el vino no tiene cabida en una ley de este tipo, por múltiples razones", ha explicado.

Según ha añadido, el vino está considerado un alimento por la legislación nacional (artículo 4 de la Ley 24/2003, de 10 de julio, de la Viña y el Vino) y, consumido con moderación, "forma parte de la Dieta Mediterránea, como así lo consideran numerosos estudios avalados por la comunidad científica".

Ha criticado que "supone una gran contradicción" que la legislación europea y española acaben de aumentar las ayudas para las campañas de información y promoción del vino dentro y fuera de la Unión Europea (UE), "a la vez se presente una iniciativa que prohíbe buena parte de las condiciones bajo las que se permite y se incentivas campañas con fondos públicos" para el vino.

También la Ley de la Viña y el Vino establece, entre los criterios bajo los cuales se permiten campañas de promoción del vino financiadas con fondos públicos, los enfoques formativos y la difusión de los beneficios del vino como alimento de la Dieta Mediterránea, ha añadido.

A su juicio, "nada tiene que ver esta perspectiva con el enfoque represor que se deduce de un texto que parece aprovechar la regulación destinada a menores para restringir, reprimir y penalizar el consumo de cualquier bebidas alcohólica en adultos".

La Conferencia "entiende que de ningún modo un texto como el presentado al sector pueda tener eficacia alguna" para lograr la prevención del consumo de alcohol por menores.

En su opinión, "la prohibición y demonización" de un alimento como el vino "no es el camino" y "se aleja de las que deberían ser prioridades" de las autoridades: la educación y la prevención.

Llama la atención "que sea un Gobierno presidido por Mariano Rajoy" el que lance esta iniciativa, cuando él mismo había defendido en 2007, cuando era líder de la oposición, la no inclusión del vino sobre el Anteproyecto de Ley de Medidas Sanitarias para la Protección de la Salud y la Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas por Menores que se discutía entonces, ha indicado.

En todo caso, ha apelado a la prudencia, porque "el texto no es más que un documento de trabajo", cuya consulta "debe servir a la administración pública para comprender las razones que demuestran que el vino no tiene encaje alguno" en dicho texto.

"Ni su enfoque, ni su contenido resultan admisibles para la población en general y mucho menos para el sector", ha insistido.

Sanidad plantea una nueva ley para prevenir el consumo de bebidas alcohólicas por menores

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

La ministra de Sanidad, Ana Mato. (photo: )

La ministra de Sanidad, Ana Mato.

Borrador de anteproyecto de ley y datos Estudes en pdfs adjunto.
El Ministerio de Sanidad, que dirige Ana Mato, presentó recientemente a consulta de las partes implicadas un borrador de anteproyecto de ley que pretende regular el consumo, venta o dispensación, etiquetado y publicidad de bebidas alcohólicas con el fin de proteger preventivamente a los menores frente a los graves riesgos y daños para su salud y seguridad que pueden derivarse del consumo de alcohol.

El texto es bastante duro y tajante y establece una prohibición absoluta en muchos casos de la publicidad, posesión, consumo y venta de bebidas alcohólicas a menores de edad en todo el Estado, sin diferenciar el tipo de alcohol, ni la graduación del mismo. O en otros términos, metiendo en el mismo saco a los alcoholes destilados, al vino y a la cerveza, y poniéndolos casi a la misma altura que el tabaco o de cualquier otro tipo de droga dura.

Analizamos a continuación su contenido y las primeras reacciones.