Topic:

Mercados 23-01-15

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Mercados 15-01-15

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Tendencias en etiquetas de vino para 2015

 Publicado el por Etygraf (colaborador)

El envase y su etiqueta establecen un contacto directo con el consumidor, por lo que es clave cuidarlo para crear marca. (photo: )

El envase y su etiqueta establecen un contacto directo con el consumidor, por lo que es clave cuidarlo para crear marca.

En los últimos años hemos vivido una revolución en cuanto a materiales autoadhesivos se refiere. Los mayores fabricantes del mundo, y proveedores nuestros, no dejan de investigar y lanzar novedades al mercado, adaptándose a las necesidades de bodegas, almazaras y otros embotelladores… Incluso desarrollando productos que ni imaginábamos.

Actualmente a nadie sorprende ver materiales texturizados o porosos en etiquetas de vino, pero esto es no es suficiente para sorprender al consumidor final. Por este motivo podemos encontrar materiales antihumedad, ideales para vinos blancos, cavas y cervezas. Estos materiales permiten el uso de los envases en zonas de frío y humedad, evitando la condensación y mal estado de la etiqueta y su consecuente mala imagen. Esta aplicación ha tenido gran acogida por los embotelladores en los últimos años y su uso sigue en crecimiento.

En esta línea se ha trabajado para conseguir materiales antigrasa, usados en aceites, embutidos y ahora también para vino, pues evitan la poco deseada mancha de vino en la etiqueta.

Desde Etygraf observamos 5 tendencias diferenciadas para este 2015:

               1) Nuevos materiales

               2) Nuevas tintas

               3) Nuevos acabados

               4) Personalización

               5) Creatividad

Una innovación propia de Etygraf es el uso de materiales acomplejados, o lo que es lo mismo, un material pegado sobre otro, creando infinidad de combinaciones y efectos únicos. Este año, este sistema fue el elegido para nuestro vino 1981, vino anual conmemorativo del nacimiento de Etygraf.

El empleo de materiales acomplejados, propio de Etygraf, permite crear combinaciones y efectos únicos.

El empleo de materiales acomplejados, propio de Etygraf, permite crear combinaciones y efectos únicos.

El universo de las tintas es otra de las áreas que más ha evolucionado en los últimos años y que lo va seguir haciendo a corto plazo. Trabajos con tintas con relieve por medio de serigrafía, o con tintas con cambio de color por brillos ya están totalmente instalados en nuestro uso diario.

A esto se le ha une la tendencia de tintas con purpurina, técnicamente conocidas como “glitter”, estas tintas permiten dar un brillo especial a las etiquetas y marcas que lo utilicen o bien ese efecto rasposo tan característico de la purpurina, en función del uso y aplicación que le demos en Etygraf.

La purpurina o “glitter” consigue un efecto diferenciador en la imagen que transmiten las etiquetas del vino.

La purpurina o “glitter” consigue un efecto diferenciador en la imagen que transmiten las etiquetas del vino.

Otro uso que empieza a extenderse es el de tintas termosensibles. ¿A quién no le gustaría que la etiqueta de vino le avise cuando el vino esté óptimo para el consumo? Se puede conseguir por medio de una etiqueta en la que la tinta cambie de color cuando alcance cierto grado de temperatura.

Nos consta también que se está trabajando en tintas que desprenden olores, buscando despertar un sentido más en el consumidor. Esto abrirá un nuevo abanico de posibilidades en un futuro próximo. El envase multisensorial permite conectar con las emociones del consumidor y hacer que se identifique con la marca, mejorando la experiencia y decisión de compra.

Respecto a los acabados, todos hemos visto etiquetas con troqueles imposibles, formas complicadas y troquelados a fondo, dejando ver el producto. Cada vez son menos las limitaciones técnicas que se dan en la fabricación, dando lugar a formas más creativas y originales.

Una de las técnicas que hemos empezado a aplicar en Etygraf en 2014 y seguro que crece en 2015 es la de holografías. Conseguimos crear hologramas personalizados, haciendo que las etiquetas no se puedan falsificar, dando autenticidad al producto y diferenciándolo de la competencia.

Sin lugar a duda la personalización de los envases es algo que va a dar que hablar en 2015, ya hemos visto marcas como Coca-Cola o Nutella, las cuales mostraban nombres de consumidores en el envase. Estas campañas pretenden comunicarse con el cliente y mejorar la relación de la marca con los consumidores. Enfocado a público joven, quieren acercar los modelos de consumo a una generación muy informada y cada vez más critica. Por lo general, la experiencia de marca que percibe el consumidor final compensa los sobrecostes de personalizar el envase. Estas innovaciones están al alcance de todos a día de hoy, por medio de la impresión digital con dato variable.

Todas estas tendencias descritas son a nivel técnico y cabe recalcar que en Etygraf tenemos toda esta tecnología disponible para nuestros clientes.

El etiquetado de vinos con materiales antihumedad evita la condensación y el consiguiente deterioro de la etiqueta.

El etiquetado de vinos con materiales antihumedad evita la condensación y el consiguiente deterioro de la etiqueta.

Además queremos destacar las tendencias a nivel creativo que se pueden dar: Sistemas de información como códigos QR, dónde se cruza el offline con el online, ofreciendo mayor información del producto, recetas, vídeos, imágenes, instrucciones de preparación en realidad aumentada o campañas de marketing vía web.

A nivel creativo es clave contar con agencias y estudios especializados en envases y etiquetados. Creemos que la combinación entre producto, agencia e impresor es la clave del éxito. Por eso en Etygraf tratamos de colaborar con agencias, formándolas y reciclando sus conocimientos.

El 43% de los consumidores deciden su compra en función de las innovaciones que presente el envase. Está demostrado que el envase, y con ello especialmente la etiqueta en el mundo del vino, influye directamente sobre las decisiones de compra. El envase está en contacto directo con el consumidor final, por lo que es el escenario perfecto para construir una identidad de marca potente y única.

El tapón de corcho: ¿héroe o villano?

 Publicado el por Manuel A. Martínez Cañas (colaborador), Belén Godoy Cancho (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

El tapón de corcho procede, como es bien sabido, del alcornoque, Quercus suber L. Se conservan actualmente en el mundo algo más de 2,1 millones de hectáreas de alcornocales, de forma que estas masas naturales se extienden por los países del oeste del Mediterráneo: Portugal, España, Argelia, Marruecos, Francia, Túnez e Italia principalmente (ver Tabla 1).

Las producciones mundiales de corcho se reparten de manera similar a las superficies de alcornocal; estas producciones medias anuales, según el informe sectorial que publicó la Asociación Portuguesa del Corcho, APCOR, en 2013, son las que figuran en la Tabla 2. Estas producciones medias en realidad no son estables, sino que varían por regiones y países de unos años a otros. En lo que al sector vitivinícola se refiere, este es el principal cliente del sector del corcho: a nivel global el sector del vino representa cerca del 70% de las ventas del sector del corcho.

De acuerdo con los datos disponibles, los tapones de corcho, sintéticos y de aluminio vendieron cerca de 16.500 millones de unidades para tapar botellas (en su mayoría de vino) a nivel mundial en 2010. Se estima que entre el 55% y el 70% del vino producido a nivel mundial en 2010 se vendió a granel, en contenedores cúbicos, bag in box, embalajes de cartón revestido, o embalaje PET, y no utilizó, por lo tanto, tapones de corcho, ni sintéticos ni tapones de rosca de aluminio [2]. En el Gráfico 1 se puede observar la evolución que ha experimentado el uso de los diferentes tipos de tapones en los últimos años.

Según se desprende del gráfico, el tapón de corcho está recuperando cuota de mercado desde 2010, al contrario que el tapón de plástico, que pierde cuota desde 2007. Respecto al tapón de rosca de aluminio, Este tiene un crecimiento en los últimos años mucho menos acentuado que cuando apareció en el mercado. De este modo, corroborado por datos disponibles de APCOR [4], se observa que en 2012 el 13% de los tapones utilizados en vinos eran de plástico; el 21%, era de rosca de aluminio; mientras que el 66% restante eran de corcho.

Respecto al uso de las diferentes tipologías de tapones [3], en función del tipo de vino, basado en el precio de mercado que éste tiene, existen estudios de mercado que muestran que los tapones naturales de corcho no tienen competencia en los vinos denominados “Icon”, cuyo precio supera los 150 euros/botella, con la salvedad de que estos vinos suponen únicamente el 1% de los vinos embotellados.   

Sin embargo, bajando un escalón nos encontramos con los vinos “Ultra Premium”, cuyo precio de mercado oscila entre los 14 y los 150 euros/botella. Estos vinos, que suponen en torno al 5% del total de vinos embotellados, utilizan tapones naturales de corcho, así como tapones de rosca. Es por debajo de estos vinos, en los “Súper Premium” (con precios de 7-14 euros/botella), “Premium” (con precios de 5-7 euros/botella), “Popular Premium” y “Basic” (con precios inferiores a 5 euros/botella) donde los tapones alternativos tienen mayor incidencia de uso, sumándose estos a tapones naturales de menor calidad, tapones de corcho colmatados, aglomerados y técnicos.

En estos casos, que suponen el 84% de vinos embotellados comercializados, es donde el tapón de corcho ha visto cómo perdía cuota de mercado en los últimos años, en favor de tapones sintéticos de plástico y aluminio.

Algunas tendencias en el packaging del vino

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Nuevos materiales en las etiquetas. (photo: )

Nuevos materiales en las etiquetas.

Analizamos a continuación algunas de las tendencias más actuales en el packaging del vino, desde el envase inicial, hasta la presentación final al cliente, pasando por los cierres y el etiquetado.