Topic:

‘Sí, quedo’, la nueva serie digital de OIVE con el vino como protagonista

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) presenta “Sí, quedo”, una nueva serie digital que se estrena el próximo 31 de enero. A través de sus tres capítulos, que se irán desvelando cada semana, el espectador quedará atrapado en esta comedia romántica con el vino como protagonista. Un bar de vinos, tres extraños y un mensaje de móvil inesperado, llevará a los protagonistas a quedar en una cita que nada tiene que ver a lo que esperaban.

El reparto de lujo está formado por José Lamuño conocido modelo y  actor que actualmente podemos verle en la serie Servir y proteger; por Peter Vives, nominado a los Premios Goya en 2018 como Mejor Actor Revelación, y conocido por su papel de Marcus en El tiempo entre costuras y como Carlos, en la serie de televisión Velvet; y por último, Irene Montalà que se dio a conocer por su papel en El Internado y posteriormente, tuvo un papel relevante en El Barco, una de las series con más éxito de nuestro país.

Presente en las nuevas plataformas digitales

La serie consta de tres capítulos que se estrenarán cada jueves a partir del próximo 31 de enero, siendo el 14 de febrero, día de los enamorados, la fecha elegida para conocer el desenlace final. La historia se podrá seguir en exclusiva en el perfil de Instagram de los tres protagonistas y en las cuentas oficiales de OIVE en Facebook y Twitter. Para los más curiosos, la serie en versión extendida estará disponible en su perfil de Youtube y en la página web de campaña www.maridamejorconvino.com

Con esta iniciativa, el sector del vino consolida su nueva estrategia para llegar a los jóvenes adultos, dentro de la campaña “Marida mejor tu vida con vino”. Así, a través de una webserie digital, se busca modernizar el vino a través de un lenguaje fresco, innovador, divertido y, sobre todo, cotidiano.

Al finalizar cada capítulo, los usuarios podrán participar en un concurso para conseguir la misma camiseta que lleva Peter Vives en el primer episodio, así como suscripciones a Netflix y entradas dobles de cine.

Objetivo: que el sector del vino español lidere la lucha contra el cambio climático en el viñedo

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

El presidente de la Federación Española del Vino (FEV), Miguel A. Torres; y su director general, José Luis Benítez, se reunieron el pasado 24 de enero con el Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, para presentarle el plan de actuación de la FEV para impulsar la lucha contra el cambio climático en el viñedo y trasladarle la importancia de que España y el sector del vino sean líderes europeos en esta materia de gran trascendencia para el futuro de la vitivinicultura en nuestro país.

Este plan, diseñado por la Comisión Técnica de la FEV, ha contado con las aportaciones de 29 bodegas y contiene una serie de medidas y líneas estratégicas para ayudar al conjunto del sector del vino español a adaptarse de forma adecuada a las consecuencias del cambio climático en el corto y medio plazo, además de cuantificar su coste estimado. En este sentido, la FEV ha pedido al Ministerio que estudie posibles vías de financiación tanto en el marco de la PAC como fuera de ella que permitan al sector desarrollar estrategias para frenar los alarmantes efectos del cambio climático sobre el sector del vino.

Al respecto, desde el Ministerio se coincide en que el sector vitivinícola español “debe ser líder en sostenibilidad y lucha contra el cambio climático, compromiso indispensable para garantizar su viabilidad en el futuro”.

Por otra parte, el presidente y el director general de la FEV han planteado al ministro algunas de las principales cuestiones que preocupan a la organización de cara a la nueva PAC como la posición de España sobre el etiquetado nutricional e ingredientes del vino, la inclusión de los vinos desalcoholizados y parcialmente desalcoholizados en la OCM, o la  necesidad de uniformidad europea y nacional en el diseño de los Programas Nacionales de Apoyo al Sector Vitivinícola. También le han pedido a Planas que se garantice el acceso de las bodegas al reparto de las nuevas plantaciones de viñedo a través de los criterios de priorización incluidos en Real Decreto de potencial de producción, respetando las limitaciones que acuerden las DD.OO.

En cuanto a las autorizaciones de nuevas plantaciones de viñedo, cuyo procedimiento de reparto está definido en la normativa comunitaria. El responsable de Agricultura explicó que dentro del margen de acción que tienen los Estados miembros, la normativa nacional de aplicación en España “se ha ido adaptando e introduciendo cambios en los criterios de admisibilidad y prioridad aplicados, con el objetivo de ir mejorando el sistema de reparto, atendiendo las demandas del sector y las propuestas de las comunidades autónomas”.

En todo caso, informan desde su gabinete, España ha solicitado en el marco de la reforma de la PAC, mayor flexibilidad a los Estados miembros para adaptar el sistema de reparto de autorizaciones de nuevas plantaciones a las necesidades detectadas en su Plan Estratégico.

Por último, se le ha recordado al ministro el compromiso del sector en materia de responsabilidad social y autorregulación y se le ha pedido que defienda al sector vitivinícola tanto en España como Europa para evitar políticas desproporcionadas en la lucha contra el consumo abusivo de alcohol, actuando de forma coordinada con el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

La Interprofesional del Vino de España busca incrementar la presencia del vino en hostelería

 Publicado el por Interprofesional del Vino de España (colaborador)

 (photo: )

Una vez más, el vino se ha acercado a la hostelería de la mano de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE). Tras la acción del #terraceoconvino del pasado verano, OIVE ideó para final de año una nueva iniciativa denominada #Vinéfilos de la que ya se conocen los resultados. Según el informe encargado al Grupo Bent, se estima que con la activación de #Vinéfilos las ventas de vino de los locales participantes se vieron incrementadas entorno a un 24% de media respecto al año anterior.

Iniciativa bien acogida

Los comandos #Vinéfilos recorrieron los 80 locales, seleccionados previamente para la acción, repartidos en cinco ciudades de nuestro país: Madrid, Barcelona, Sevilla, Oviedo y Gijón. Durante los fines de semana del 23 de noviembre al 15 de diciembre, se propuso a los clientes que se encontraban consumiendo vino un juego de preguntas sobre cine y series en el que se podían conseguir entradas de cine, suscripciones a la plataforma Netflix o cenas gratis en los propios establecimientos de la campaña.

Con esta acción se ha conseguido un consumo total de 17.640 copas de vino repartidas entra las cinco ciudades con una media de 1,97 copas/persona. El informe destaca que Asturias (Oviedo y Gijón) lideró el consumo acumulado llegando a suponer un 36,5% del total de copas consumidas. Además de los buenos resultados en cuanto a venta de vino, tanto los hosteleros participantes como los propios consumidores mostraron gran interés y acogieron muy bien esta iniciativa que persigue dinamizar el consumo de vino en la hostelería.

Hostelería, pilar estratégico para el vino

La propuesta #Vinéfilos se suma a la de #terraceoconvino, otra acción que OIVE desarrolló en verano, en los meses de junio y julio que también recabó buenos resultados. En esta ocasión la propuesta se llevó a cabo en 100 locales de hostelería de 8 ciudades españolas (Valencia, Alicante, Barcelona, Bilbao, Zaragoza, Sevilla, Madrid, y Málaga). La hostelería es un pilar estratégico para el sector del vino. En la última década se ha pasado de 461 millones de litros de vino consumidos en 2007 a los 280 de 2017, según datos del OEMV. Por ello, OIVE ha ido desarrollando a lo largo de 2018 acciones para incrementar la presencia del vino en este canal con muy buenos resultados lo que se alargará en los próximos años.

Nuevo mecanismo de modificación de pliegos de condiciones de las DD.OO.: mejor capacidad de respuesta ante los cambios del mercado

 Publicado el por David Palacios Algarra (colaborador)

Con la reciente entrada en vigor de los nuevos reglamentos de la Unión Europea que regulan los procedimientos ligados a las D.O.P.s y a las I.G.P.s, a las menciones tradicionales y determinadas disposiciones en materia de presentación y etiquetado, las denominaciones de origen de vino ven satisfechas algunas de sus peticiones: que las modificaciones de sus pliegos de condiciones sean más rápidas y que el papel del Estado miembro, que conoce mejor la realidad productiva de las DD.OO. de su territorio, se vea reforzado en las decisiones sobre las solicitudes de modificación.

El lunes 14 de enero entraron en vigor el Reglamento Delegado UE 2019/33 y su correspondiente Reglamento de Ejecución UE 2019/34. Estos regulan los procedimientos ligados a las D.O.P.s e I.G.P.s (registro, oposición, cancelación…), a las menciones tradicionales, así como algunas cuestiones referidas al etiquetado y a la presentación. Son elementos que ya estaban regulados por el Reglamento de la Comisión 607/2009, que estaba en vigor desde julio de ese año y al que estos reglamentos sustituyen, quedando derogado. Los nuevos reglamentos salvaguardan buena parte de las disposiciones de aquel, pero vienen a mejorar, simplificar, agilizar y armonizar con los del resto de productos agroalimentarios aquellos elementos que habían demostrado mayor ineficiencia, caso, sin duda, del procedimiento para la modificación de los pliegos de condiciones de las D.O.P.s e I.G.P.s.

Desde el punto de vista de las denominaciones de origen, esta es sin duda la gran novedad de estas nuevas regulaciones. Y es que en los últimos años se había generado un considerable atasco en los servicios de la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural (DG Agri) de la Comisión Europea, ya que hasta el verano de 2017 habían transcurrido varios años sin que se aprobase ninguna de las muchas solicitudes de modificación que esperaban resolución. Eso reveló la necesidad de cambiar el mecanismo de modificación, de darle más peso en el mismo a los Estados miembro, puesto que las DD.OO. están intrínsecamente vinculadas a sus territorios y son, por tanto, quienes mejor conocen sus necesidades, y de agilizar el proceso.

Así, las instituciones de la UE y los Estados miembro, urgidos por la necesidad de dar respuestas más ágiles a las DD.OO., dotándoles de mayor flexibilidad y, por tanto, de una mayor capacidad de respuesta ante los cambios del mercado y ante los retos económicos y medio ambientales a los que tienen que hacer frente los operadores, comenzaron a trabajar en los nuevos reglamentos. Lo hicieron aprovechando además la necesidad de simplificación y de adaptación de la legislación vitivinícola al llamado Tratado de Lisboa y en base al retorno obtenido de las organizaciones representativas de las denominaciones de origen en todo este proceso.

El Tratado de Lisboa, por el que se modifican el Tratado de la Unión Europea y el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, entró en vigor el 1 de diciembre de 2009. Introdujo los reglamentos delegados y de ejecución y exige que los reglamentos de base (caso de la Organización Común de Mercados de los productos agrarios, que regula el sector del vino) tengan que ser desarrollados vía reglamentos delegados, que se ocupan de aquellos aspectos que los reglamentos de base delegan en la Comisión Europea, y de ejecución, que recogen los trámites y procedimientos administrativos, así como los plazos, ligados a las disposiciones del reglamento delegado y que concretan su aplicación.

En cuanto al nuevo mecanismo de modificación de pliegos de condiciones ya en vigor y regulado por los nuevos reglamentos, este divide las modificaciones en dos tipos: modificaciones normales, que se aplican inmediatamente tras la aprobación por el Estado miembro ya que no requieren un procedimiento de oposición a escala de la Unión, y modificaciones de la Unión, que no son aplicables hasta que la Comisión las aprueba una vez concluido el procedimiento de oposición a escala de la Unión. El nuevo reglamento delegado considera modificaciones de la Unión las siguientes:

  • Un cambio del nombre de la D.O.P. o I.G.P.;
  • El cambio, la supresión o el añadido de una categoría de producto vitivinícola, de acuerdo al anexo VII del Reglamento (UE) 1308/2013;
  • Un cambio que pueda invalidar el vínculo existente entre la calidad y las características del producto y el entorno geográfico particular, con los factores naturales y humanos inherentes a él.
  • Un cambio que lleve aparejadas nuevas restricciones de comercialización del producto.

Las modificaciones de la Unión sí requerirán la validación de la Comisión Europea, para lo cual esta se fija un plazo de 6 meses. Si bien, en contra de los deseos de las Denominaciones y de los Estados miembro, no se trata de un plazo de obligado cumplimiento, algo a lo que la Comisión se ha negado, en caso de rebasarse este plazo, la Comisión deberá informar por escrito al solicitante de los motivos de la demora. Serán además los Estados miembro los que cataloguen las diferentes modificaciones como estándar o de la Unión. El reglamento de ejecución recoge la información que debe contener una solicitud de modificación de la Unión (art. 9), así como los datos que deben contener las comunicaciones del Estado miembro a la Comisión Europea sobre las modificaciones normales.

Asimismo, los nuevos reglamentos mantienen también las llamadas  modificaciones temporales para que los productos de una D.O.P. o de una I.G.P. puedan seguir comercializándose con los nombres protegidos en caso de catástrofe natural o condiciones meteorológicas adversas, o cuando se adopten medidas sanitarias o fitosanitarias que impidan temporalmente a los operadores cumplir el pliego de condiciones.

Con todo, el resto de disposiciones contenidas en los dos nuevos reglamentos recogen y salvaguardan las disposiciones que sobre las D.O.P.s y las I.G.P.s ya contenía el 607/2009 sin modificar el statu quo y sin cambios relevantes sobre los mismos. Concretamente, el reglamento delegado establece disposiciones en materia de D.O.P.s, I.G.P.s y términos tradicionales, en lo que se refiere a las solicitudes de protección, al procedimiento de oposición, a las restricciones de uso de las D.O.P.s e I.G.P.s, a las modificaciones del pliego de condiciones y las modificaciones de los términos tradicionales y a la cancelación de la protección, así como mantiene y precisa los elementos de etiquetado y presentación que ya estaban contenidos en el Reglamento 607/2009.

Así, el nuevo reglamento contiene disposiciones sobre la presentación de las indicaciones obligatorias (donde deberán aparecer, tamaño mínimo de los caracteres), la necesidad de que las etiquetas puedan llevar las indicaciones requeridas por la legislación del país importador y la forma de indicar, entre otros elementos: el grado alcohólico adquirido; la procedencia; el nombre y la dirección del embotellador dirección del embotellador, productor, vendedor o importador; el contenido de azúcar en el vino espumoso, el vino espumoso gasificado, el vino espumoso de calidad o el vino espumoso aromático de calidad; las indicaciones facultativas (año de cosecha, variedades de uva, términos referidos a determinados métodos de producción, explotación en la que se cultiva el viñedo o referencias a unidades geográficas menores o más amplias que la D.O.P. o la I.G.P.).

Clara oposición de Francia, Italia y España a permitir el uso de seis nuevas variedades vitícolas en la UE

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Los tres principales países productores de vino en la Unión Europea (España, Francia e Italia) rechazaron este lunes 28 de enero la propuesta para autorizar el cultivo de seis nuevas variedades de vid, que hasta ahora estaban prohibidas y que, según Bruselas, podrían ayudar a reducir el uso de pesticidas o fitosanitarios. Este asunto iba en la orden del día del Consejo de ministros de Agricultura de la Unión Europea y el objetivo era debatir sobre si autorizar o no seis variedades de vid, como la Vitis Labrusca, que ya fueron prohibidas hace años por razones que la Comisión Europea no considera ya válidas.

Este asunto, que podría parecer en principio menor, suscitó un acalorado debate en la reunión del Consejo, en el que los tres principales países productores de cerca de tres cuartas partes de la producción comunitaria de vino demandaron a la CE que no introdujera cambios al respecto.

A continuación, información para suscriptores.