Topic:

Eva Merloni, bióloga especialista en cambio climático: ‘El viticultor tiene capacidad para adaptarse a los desafíos’

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Eva Merloni. (photo: )

Eva Merloni.

Licenciada en Biología y con una especialización en ecología aplicada, investiga las estrategias de adaptación a la empresa vitivinícola a los efectos del cambio climático, una temática que pondrá sobre la mesa en su participación en el Encuentro Internacional del Vino de Benlloch, que se celebró del 30 de octubre al 1 de noviembre.

¿Afecta el cambio climático al sector vitivinícola?

Efectivamente. El sector vitivinícola es uno de los más afectados por el cambio climático ya que su producción está fuertemente conectada con las características del territorio y tanto la cantidad como la calidad del vino producido por la vid (Vitis vinifera L.) depende en gran parte de las condiciones atmosféricas que se manifiestan en la temporada de crecimiento. De hecho, la vid es extremadamente sensible a los cambios climáticos, ya que su vida productiva incluye un periodo de alrededor de 25 años y, durante este tiempo, la meteorología puede fluctuar significativamente. De todas formas, la variable climática que más afecta a una bodega es la temperatura, cuyo aumento podría llevar a una reducción de la calidad de vino producido.

¿Qué impacto tendrá en el futuro del sector?

La estrecha relación entre el cambio climático y la producción de vino es ampliamente reconocida en la literatura científica y algunos estudios sugieren una pérdida (en un escenario bien pesimista que no incluye ningún tipo de adaptación de los viticultores) de más del 81% de la superficie vinícola para el vino de calidad en California y 85% en el Mediterráneo dentro del año 2050, debido al aumento de temperatura y de la reducción de la disponibilidad de agua. Al mismo tiempo, zonas ahora poco adecuadas como Inglaterra podrían llegar a ser aptas para el cultivo de uvas.

Por supuesto, la capacidad de las empresas de adaptarse, a través de técnicas o estrategias específicas e innovadoras, representa la clave para mantener el sector vitivinícola productivo. Sin embargo, con toda probabilidad, el desafío más difícil será ver como los viticultores responden "culturalmente" a los cambios de la "identidad" de un determinado territorio.

¿A qué aspectos condicionará más, a la producción, a la graduación de los vinos…?

El cambio climático puede actuar sobre diferentes aspectos tanto de la vid como del vino: la fenología y la calidad, la productividad, la graduación alcohólica, las plagas, el terroir, es decir, el contexto local adecuado para la producción de vino, y los precios. Por ejemplo, un aumento en la temperatura media de 2 grados podría suponer un desplazamiento de una región vinícola a una zona climática mayor, manifestando un crecimiento vegetativo más rápido y la tendencia a desarrollar perfiles aromáticos desequilibrados.

Si es a la producción, ¿en cuánto se estima que afecte?

Varios investigadores estiman una disminución de un tercio de la producción en las principales regiones vinícolas del mundo, como Burdeos y la región del Ródano en Francia así como en la Toscana y el Valle de Napa de California y en Chile, reducción que debería producirse en 2050. En un estudio Kliewer (1977) examina diversas variedades (por ejemplo, Pinot Noir y Cabernet Sauvignon) y compara su comportamiento a diferentes temperaturas, como por ejemplo 25/200C, 30/250C, 35/300C y 40/350C, encontrando que el calentamiento por encima de una temperatura óptima reduce drásticamente los rendimientos de cultivos.

¿Y a la graduación?

En un ambiente más "caliente" de lo "ideal" en una determinada área, las fases fenológicas de la vid se anticiparán y, en particular, presentará una acumulación de azúcar mucho más rápida e intensa. Por otra parte, en la espera de la aparición de los aromas "típicos", las altas temperaturas (incluso por la noche) llevaran a una fuerte pérdida de acidez que, en los límites de lo posible, va a requerir operaciones enológicas correctivas. El progresivo aumento del grado alcohólico del vino en las diferentes zonas vinícolas ya es un hecho. Un estudio hecho por Duchêne y Schneider (2005) demostró que el alcohol potencial de las uvas Riesling crecidas en Alsacia aumentó de 2,5% (en volumen) en los últimos treinta años y que esta tendencia está significativamente relacionada con las temperaturas más altas en el periodo de maduración de las uvas, así como a los ciclos fenológicos anticipados.

¿Qué tipo de uva será la más dañada?

El cambio climático actúa de forma heterogénea en diferentes regiones pero también en diferentes variedades. En Italia, por ejemplo, las uvas que presentan un ciclo vegetativo más corto, como Albana y Sangiovese, son más sensibles a las variables climáticas entonces más afectadas por los efectos del cambio climático. Mientras que variedades como Cabernet, Merlot y Chardonnay, con periodos vegetativos más largos, resultan menos impactadas por el cambio climático, en particular por lo que concierne a los eventos extremos.

¿Será la zona del Mediterráneo una de las más afectadas debido a sus condiciones meteorológicas?

Lamentablemente, sí. Además porque algunos de los mejores terrenos para la producción de vino se encuentran justamente en las regiones de clima mediterráneo, con temperaturas suaves, veranos secos e inviernos raramente fríos. Pero los datos climáticos demuestran que la dinámica de calentamiento ha sido más pronunciada en Europa y, en particular, en las áreas del Mediterráneo. De hecho, el calentamiento más evidente (más de 2,5° C) se registró en España y el sur de Francia y estos lugares corren el riesgo de ser demasiado calurosos para producir vino de calidad.

¿Hay alguna solución para paliar las consecuencias de este fenómeno en el vino?

Yo creo que el riesgo mayor surge cuando los fenómenos meteorológicos inesperados actúan sobre un sistema vinícola no preparado, mientras que una empresa vitivinícola capaz de adaptar su sistema de producción a estos fenómenos le permite evitar los posibles efectos e identificar soluciones técnicas, modalidad de gestión, prácticas y estrategia a largo plazo que garanticen altos niveles de cantidad y calidad del vino.

Una teoría para mí muy interesante, pero todavía no muy profundizada es la conversión a producción biológica como estrategia de adaptación al cambio climático, ya que aumenta la resistencia o la capacidad de reaccionar ante la adversidad y los acontecimientos negativos. De hecho, la producción orgánica, a través de aportaciones prácticas de baja energía (no-uso de fertilizantes minerales y productos sintéticos) y el aumento de la fertilidad del suelo con materia orgánica, reduce tanto las emisiones de gases de efecto invernadero (mitigación) como los fenómenos de lixiviación y la erosión (adaptación). A esto se suma también una mayor multifuncionalidad de la empresa que juega un papel social y medio ambiental.

¿Habrá capacidad para afrontar los desafíos que plantea el cambio climático?

Por supuesto. En Europa se produce vino desde hace siglos y los viticultores tienen toda la sensibilidad y capacidad para adaptar sus producciones a los nuevos desafíos, aunque porque lo que hacen cada año es adoptar prácticas o técnicas para obtener el mejor vino posible en relación a las condiciones agroclimáticas anuales. Gracias a las técnicas de adaptación, como la recolecta anticipada y/o de noche, las modificación de la orientación de las filas, el riego por goteo, nuevos ‘portainjertos’ resistentes a la sequía y el desarrollo de sistemas de predicción de la producción y maduración de las uvas, la calidad del vino producido está a salvo, al menos por un par de décadas. Ironía aparte, yo creo que el cambio climático dará lugar a cambios en el producto final, a los cuales el consumidor lentamente se acostumbrará, pero no hará desaparecer nunca una producción tradicional como la del vino.

¿Qué soluciones técnicas hay para que la industria bodeguera mantenga la calidad de sus vinos?

Como decíamos antes, el cambio climático también afecta a la calidad de las uvas y de los vinos, especialmente con un mayor contenido de azúcar y una menor concentración de ácidos, polifenoles y antocianinas. También en este caso las empresas pueden aplicar técnicas de adaptación, tales como la reducción del contenido de azúcar del mosto a través de ósmosis inversa o ultrafiltración y la acidificación. De todas formas, el conocimiento de los futuros escenarios climáticos permitirá a las empresas del vino desarrollar métodos para una agricultura de precisión que permita adaptar los requisitos agronómicos, con el consiguiente ahorro en el uso de productos químicos agrícolas, fertilizantes, agua, energía y disminuyendo así las emisiones de dióxido de carbono.

¿Cree necesaria una solución consensuada para atajar la problemática?

Por supuesto, creo que la cooperación entre todos los actores del sector sea una de las clave para fortalecer la capacidad de las empresas y de los gobiernos locales a la hora de enfrentarse a los efectos del cambio climático. Políticos y técnicos deberían trabajar en conjunto para obtener resultados concretos. Acciones colectivas ya están en marcha, por ejemplo Chile ha puesto en marcha un programa para proteger la biodiversidad en relación con el vino y el cambio climático y otras iniciativas similares existen en California y Sudáfrica.

Y por el contrario, ¿el cambio climático tendrá alguna repercusión positiva en el mundo del vino?

El calentamiento global está cambiando las zonas típicamente adecuados para la producción de vino de calidad hacia latitudes más altas, sobre todo en el hemisferio norte. De hecho, zonas históricamente aptas para la producción la calidad del vino podrían perder su idoneidad en favor de zonas que, gracias al incremento de la temperatura, podrán ampliar el número de variedades de cultivos. Así que, para estas áreas, el cambio climático representa una posibilidad positiva de desarrollo del sector vitivinícola.

¿Se puede decir que cambiará el mapa mundial del vino?

Está claro que el impacto del cambio climático en la distribución geográfica de las diferentes variedades no es de ninguna manera generalizable y varía fuertemente en función de la zona climática asignada a un genotipo. Pero también es evidente que un calentamiento progresivo e inexorable llevará fatalmente, tarde o temprano, a "empujar" una región vitícola por encima de su límite térmico, dentro del cual todavía es posible, con las variedades actuales, la producción de vinos de alta calidad. Esto no significa necesariamente que no habrá más viñedos en ciertas zonas, pero necesitaremos de sistemas de riego y otras actividades especiales para asegurar el cultivo, implicando un coste siempre más alto.

La Monastrell reivindica su lugar

 Publicado el por SeVi (colaborador)

A.M. Navarro, presidente del C.R.D.O.P. Alicante, durante la inauguración del Congreso. (photo: )

A.M. Navarro, presidente del C.R.D.O.P. Alicante, durante la inauguración del Congreso.

Más de 600 profesionales se dieron cita el pasado 12 de noviembre en el Congreso Internacional: “Monastrell Alicante, La España Mediterránea”, que contó con la participación de un gran número de expertos del mundo del vino a nivel internacional, así como de representantes de otras regiones del mundo en las que también se cultiva la variedad Monastrell, como es el caso de Australia o de la región francesa de Bandol.

El Secretario General Alimentación y Agricultura del Magrama, Carlos Cabanas, fue el encargado de inaugurar la cita y manifestó que el congreso “supone la culminación de un trabajo bien hecho que permite orientar esta variedad a nivel internacional, con la posibilidad de proyectar nuestras variedades autóctonas en un sector tan complejo como es el del vino”. Cabanas señaló la necesidad de aprovechar este congreso para demostrar las virtudes del vino y fomentar la recuperación del consumo interno, sobre todo entre los más jóvenes “a quienes hay que inculcarles la cultura del vino”.

Por su parte, el presidente de la D.O.P. Vinos Alicante, Antonio Miguel Navarro, mostró su satisfacción ante la gran respuesta del público y defendió la necesidad de crear un evento de tal envergadura con el principal objetivo de reivindicar la personalidad y creciente interés de la Monastrell con el objetivo de dar a conocer su historia así como el potencial de esta variedad única.

“Era el momento de celebrar un Congreso que reuniera todas las voces que, no solo a nivel local sino, por supuesto, a nivel internacional, están trabajando con pasión en la elaboración y revalorización de esta variedad; y hacerlo desde Alicante, epicentro del Mediterráneo, escenario estrechamente ligado a la variedad, y con el apoyo de las tres DD.OO.Almansa, Bullas, Jumilla y Yecla que, junto a la de Alicante, más hectáreas de Monastrell cultivan en España”, apuntó Navarro.

El programa permitió escuchar algunas de las voces más autorizadas sobre la Monastrell, como las de Vicente Sotés, Adrián Martínez Cutillas, David Bernardo López Lluch, José Ramón Lissarrague, Dave Brooks, Garance Marcantoni, Francisco Calvo o el Master of Wine Pedro Ballesteros, entre otros.

Por otra parte, el Congreso albergó un showroom de bodegas y vinos, abierto a todos los participantes y en el que se mostró el magisterio de las bodegas con los diferentes tipos de Monastrell que se elaboran en todo el mundo.

Participaron 25 bodegas de las DD.OO. Alicante, Jumilla, Yecla, Bullas y Almansa, que ofrecieron sus vinos junto con una selección de vinos procedentes de Monastrell de Australia y de la región francesa de Bandol. Un total de más de 125 vinos de todo el mundo, el “Universo de la Monastrell” en un solo día.

Tercer Simposio de Producción Agraria Ecológica sobre viticultura y enología (25 y 26 nov)

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Programa completo en pdf adjunto.
Los días 25 y 26 de noviembre se celebrará en Vilafranca del Penedès (Barcelona) el tercer Simposio de Producción Agraria Ecológica que se dedicará a la viticultura y enología ecológica. Lo organizan el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación i el Institut Català de la Vinya i el Vi (Incavi), con la colaboración del IRTA, Covides, la UAB y la UPC.

El vino ecológico proporciona muchas posibilidades al sector vitivinícola catalán, que es ya uno de los sectores agroalimentarios con un nivel más alto de profesionalidad. Aún así, el sistema de producción ecológica comporta ciertas diferencias y plantea nuevos retos tecnológicos, tanto a nivel de la producción como a nivel de la elaboración. Estos retos pueden condicionar el resultado final, tanto cuantitativo como cualitativo, así como la competitividad del sector y sus perspectivas de futuro. El objetivo de este simposio es ofrecer información técnica de interés a productores del sector con la participación de expertos tanto de dentro como de fuera de Cataluña.

El simposio se hará en el Auditorio Municipal de Vilafranca del Penedès. Para asistir es necesario inscribirse previamente rellenando la inscripción y enviándola a INCAVI:

- Teléfono: 938900211

- Correo electrónico: incavi.vilafranca@gencat.cat

- Precio: 20 € (incluye los desayunos y el almuerzo del día 25)

Más de 200 profesionales en el 5º Foro de Reflexión Gastronómica de Zaragoza

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: Miguel Angel Vicente. Val @ALMOZ)

El “5º Foro de Reflexión Gastronómica. Gastronomía y Salud. Aragón 2015”, celebrado el pasado 10 de noviembre en Zaragoza, reunió a más de 200 profesionales relacionados con la gastronomía, la salud y la nutrición. El foro fue inaugurado por Mikel Iturbe, director de ‘Heraldo de Aragón’; y Sergio Alarcón, director financiero de Mercazaragoza.

Todos los participantes profundizaron sobre el concepto de “alimentación saludable” y su gestión. Salid y placer no tiene por qué estar separados, como quedó reflejado en la primera mesa de la jornada, moderada por el científico y divulgador Manuel Toharia. Para combinar estos dos aspectos, es “fundamental” de “desde la infancia se inculque la cultura gastronómica”, como defendió Manuel Alonso, del restaurante Casa Manolo (Daimús, Valencia).

Pero, al parecer, se trata de una asignatura pendiente, ya que, como expresó Enrique Barrado, profesor de Hostelería y Turismo de la Escuela de Hostelería de Miralbueno en Zaragoza muchos de los alumnos “llegan a estudiar sin haber probado muchas texturas, especias o productos”. Por su parte, Koldo Rodero, del restaurante Rodero de Pamplona (1 estrella Michelin) recalcó que dicha cultura se debe basar en la cocina saludable y que, para ello, es muy importante generar foros de debate que impulsen hábitos de vida saludables.

También quedó patente le importancia de un correcto etiquetado, que sea informativo para el consumidor, de forma clara y sin generar confusiones. También se abordó la publicidad de alimentos y la necesidad de conjugar una alimentación sana, con una vida saludable. Esta mesa concluyó con la presentación del inventario de la Dieta Mediterránea en Aragón, de la mano de Domingo Valiente, director ejecutivo de la Fundación Dieta Mediterránea, que expresó que hay que “defender la Dieta Mediterránea” ante otros patrones de consumo y en esa batalla “el restaurador ha de ser un aliado”.

El vino y la salud, la gastronomía como contenido de entretenimiento, el microbioma, las novedades científicas y la crítica gastronómica fueron otros temas que completaron el programa del foro, clausurado por José Luis Bonet, presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio de España.

Séptima Jornada Vitícola del Moscatel de la Marina Alta, el 28 de noviembre en Dénia

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La Associació de Defensors del Moscatell de la Marina Alta, en colaboración con el Ayuntamiento de Dénia (Alicante), está organizando la séptima Jornada Vitícola del Moscatel de la Marina Alta, que se celebrará el sábado 28 de noviembre, de 9 a 14.00 horas, en la Casa de la Cultura de Dénia, ubicada en plaza de Jaume I.

Está dirigida a profesionales agrícolas, agentes turísticos, estudiantes y, en general, a todas aquellas personas interesadas en acercarse al conocimiento de la uva de Moscatel y, en esta edición, se centrarán en la actualidad de la variedad. Se expondrán y se analizarán los proyectos actuales de cultivo y elaboración de la uva, tanto en la Marina Alta como en el resto del territorio nacional.

Ya es posible inscribirse y reservar plaza. Para ello, los interesados han de dirigirse al Departamento de Medi Ambient (Agricultura y Pesca) del Ayuntamiento de Dénia, teléfono 96 578 01 00, ext. 2007 (Elvira) o enviar un email a la dirección electrónica esanchez@ayto-denia.es.