Topic:

Mercados 20-01-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Mercados 13-01-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Introducción al ecodiseño en el packaging del vino

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

El Zigpack, una ingeniosa solución ejemplo de ecodiseño. (photo: )

El Zigpack, una ingeniosa solución ejemplo de ecodiseño.

El packaging del vino, podríamos definirlo como “todo aquello que se comercializa y consume junto con el vino, pero que no es vino”. Es decir, el envase (botella, bag-in-box, PET, pouch…), la etiqueta, la cápsula, el cierre (corcho, sintético, rosca, cristal…), malla, cajas (de madera, cartón… individuales o para varias unidades…).

Como vemos, un conjunto de elementos que cumplen básicamente dos funciones. Por un lado la labor primaria de cada elemento que integra el concepto packaging (por ejemplo, la etiqueta ha de aportar información y contener los elementos obligatorios por ley). Pero por otro, hay una función del packaging y que es la de conectar con el consumidor para transmitirle (o intentar hacerlo) el mensaje que la bodega pretende. Es decir, el packaging del vino es una herramienta potente de marketing. De forma resumida, el packaging del vino transporta, contiene, protege, informa, transmite y vende.

Una vez asentadas estas bases, podemos seguir avanzando. En los últimos tiempos ha ido ganando fuerza el concepto de “ecodiseño” y su aplicación al mundo del packaging, en general, y al del vino, en particular, es una de las tendencias más importantes. Una aproximación a esta idea sería entender el ecodiseño (o diseño sostenible, o green desgin) como el diseño que considera acciones orientadas a la mejora ambiental del producto en todas las etapas de su ciclo de vida, desde su creación en la etapa conceptual, hasta su tratamiento como residuo.

A continuación, información exclusiva para suscriptores.

Aproximación al coste de algunos elementos del packaging tradicional del vino

 Publicado el por SeVi (colaborador)

En el pdf adjunto encontrarán una infografía con una aproximación al coste de algunos elementos del packaging tradicional del vino. Fuente: Consultas directas a bodegas. Precios puramente orientantivos. En el caso de las etiquetas no está reflejado el coste de las contraetiquetas.

Innovación y packaging: más allá de la etiqueta

 Publicado el por Plataforma Tecnológica del Vino (PTV) (colaborador)

La innovación en el envase y embalaje del sector del vino puede ser una vía de diferenciación y crecimiento empresarial. (photo: )

La innovación en el envase y embalaje del sector del vino puede ser una vía de diferenciación y crecimiento empresarial.

El packaging es una de las principales herramientas de la estrategia de marketing que permite diferenciar un producto ante un mercado cada vez más saturado. Un canal de comunicación directo entre el consumidor y el producto, en el que los valores y filosofía de la marca deben quedar claramente plasmados. Concretamente en el sector vitivinícola, no se debe perder de vista la doble función que cumple el diseño del envase: por un lado, atraer la atención del consumidor y fomentar la venta, pero de igual o mayor importancia es proteger y conservar el producto en óptimas condiciones.

Tal como indica Carlos Enguix, jefe del Departamento de Tecnologías del Envase de AINIA, “el vino es un producto muy singular en el que el packaging cobra un papel fundamental, ya que debe preservarlo de agentes externos como la luz, o la entrada de oxígeno y, además, evitar la pérdida de aromas, lo que puede generar cambios organolépticos indeseados”. Así, se hace evidente que el envase, en términos de vino, debe aunar diseño e innovación, a partes iguales.

El papel del diseño en el mundo del vino es cada vez más importante. Tanto es así que, desde el Ministerio de Economía y Competitividad, se ha puesto en marcha recientemente un Grupo de Trabajo de Innovación y Diseño, en el que la Plataforma Tecnológica del Vino (PTV) ha sido invitada a participar activamente. Este grupo, persigue estudiar cómo el diseño está presente en distintos sectores, entre ellos el vitivinícola, validando que, en efecto, el diseño es uno de los factores clave de toda la cadena de valor del vino.

Líneas estratégicas y tendencias en innovación

La importancia que a nivel técnico tiene el envase para el vino, quedó además plasmada en la Agenda Estratégica de Innovación del Sector del Vino, que se desarrolló desde la PTV, y en la que se priorizan las estrategias y objetivos científico-técnicos del sector. De esta manera, las principales tendencias en I+D sobre packaging de vino, se pueden resumir en tres grandes estrategias: control y trazabilidad, conservación-vida útil del producto y sostenibilidad.

Control y la trazabilidad del producto:

Las principales líneas de actuación que atienden a esta estrategia van encaminadas a desarrollar nuevos envases inteligentes, que permitan conocer la trazabilidad en toda la cadena de valor del vino y aporten información valiosa sobre el producto como, por ejemplo, seguimiento de estrés durante el transporte y comercialización, indicador termocrómico o indicador de autenticidad.

Actualmente ITENE (Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística) es uno de los centros tecnológicos de mayor especialización y relevancia en el campo de la investigación del envase y el embalaje. Desde esta institución han identificado el auge de los envases inteligentes para el mercado de bebidas, debido a la gran cantidad de información que pueden proporcionar. Son capaces de detectar e informar sobre cambios en el ambiente externo que pueden influir en el producto, ayudan a confirmar su autenticidad a lo largo de la cadena de suministro y también pueden interaccionar con otros aparatos electrónicos como smartphones para obtener más información sobre la marca o el producto.

Conservación del vino:

En cuanto a la conservación y prolongación de la vida útil del vino, las innovaciones se centran principalmente en el desarrollo de envases activos. A diferencia del objetivo tradicional del envasado, orientado a ser una barrera pasiva entre el alimento y el medio, el envasado activo es un concepto innovador, que busca optimizar la conservación de los alimentos alargando la vida útil o mejorando las propiedades sensoriales.

Por otro lado, existe también un gran interés entre la comunidad científica en la búsqueda de nuevos materiales. Así, una de las principales tendencias identificadas y desarrolladas por ITENE son los nuevos diseños basados en el aligeramiento de los productos, mediante la sustitución de materiales pesados por otros más ligeros como el plástico, que está comenzando a desbancar al vidrio y al metal.

El cierre de la botella es otro de los componentes del envase que influye de manera directa en la conservación del vino. Así, las líneas de investigación no solo se dirigen hacia preservar el producto, sino a la caracterización y adecuación de los distintos cierres a las necesidades de cada vino. Actualmente no solo preocupa la interacción corcho-vino, sino también la búsqueda de otros materiales alternativos (silicona, tapón de rosca, etc.) y la determinación de la velocidad de transferencia de oxígeno de cada uno, en relación a distintos tipos de vino.

Sostenibilidad:

La sostenibilidad es otra de las grandes preocupaciones, no solo del sector del vino, sino del conjunto de la sociedad. Existe una tendencia de los consumidores por obtener productos ecológicos, respetuosos con el medio ambiente y, en definitiva, más sostenibles en todas las etapas del producto: desde la selección de las materias primas, pasando por la fabricación y distribución hasta el consumo del mismo.

Si bien, el vidrio es considerado el material reciclable por excelencia, actualmente el mercado está demandando, cada vez más, envases “verdes”. Ejemplo de ello es el incremento del uso del PET, uno de los plásticos más reciclados en Europa.

Bodega Sierra Norte (Ecovitis) ha sido una de las pioneras en el uso de este material. Una bodega, ubicada en la comarca de Utiel-Requena, en la que las más novedosas tecnologías conviven con los usos más tradicionales en la producción de vino.

Su clara apuesta por la I+D+i, que le llevó en 2014 a sumarse a la Plataforma Tecnológica del Vino, junto con el afán de romper fronteras, han propiciado que, actualmente, alrededor de un 15% de su facturación corresponda a exportación de vinos de calidad, en dos tipos de envases: Bag-in-box (BIB) de 3 litros para vino envejecido en barrica de roble, y botellas PET de 0,75 litros.

Estas iniciativas, que han gozado de una gran acogida en regiones europeas como países bajos o escandinavos, son una muestra de que la innovación en el envase y embalaje del sector del vino puede ser una vía de diferenciación y crecimiento empresarial.