Topic:

El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) podría hacer menos competitivos a los vinos europeos en los mercados norteamericano y asiático

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El refrendo por cada uno de los 12 países signatarios y la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), firmado el pasado 5 de octubre en Atlanta (Estados Unidos), podría suponer una merma de la competitividad comercial de los vinos comunitarios en un futuro próximo en mercados de gran potencial de crecimiento del consumo en Norteamérica y Asia-Pacífico, con la excepción de China.

Ello debido, por un lado, a que se trata de un área donde existen importantes mercados de destino: Estados Unidos (que lidera las exportaciones de vino procedentes de la UE y es el primer consumidor mundial); Canadá y Japón (ambos países a la espera aún de la entrada en vigor de su acuerdo comercial bilateral con la UE); México (que tiene pendiente su revisión del acuerdo con la UE); Singapur y Vietnam (con el que la UE firmó recientemente un acuerdo bilateral de libre comercio, que debería suponer una mejora del acceso a ese mercado).

Pero, por otro, también porque en el TPP participan cuatro de los principales denominados “nuevos” países productores de vino, como Australia, Chile, Estados Unidos y Nueva Zelanda, sin descartar que se pueda unir también, tras el cambio presidencial, otro de los grandes, como Argentina. Y, por el lado consumidor, probablemente otros mercados de destino importantes, como Corea del Sur, Filipinas, Tailandia o Taiwán, y quién sabe si también a medio plazo la misma República Popular China.

A continuación, información exclusiva para suscriptores.

El COPA-Cogeca apuesta por un nuevo régimen vitivinícola más simple y dinámico en la UE a partir del 2020

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Thierry Coste, en el centro, flanqueado por sus vicepresidentes Palma Esposito y Rudolf Nickenig. (photo: )

Thierry Coste, en el centro, flanqueado por sus vicepresidentes Palma Esposito y Rudolf Nickenig.

El viticultor cooperativo francés, Thierry Coste, ha sido ser reelegido presidente del Grupo de Trabajo Vino del Comité de Organizaciones Profesionales Agrarias y del Comité General de Cooperativas Agrarias de la Unión Europea (COPA-Cogeca) para los dos próximos años. La principal prioridad de Coste, según indicó a los medios, será el nuevo régimen vitivinícola comunitario posterior a 2020, como garantía de un sector dinámico y viable en el futuro.

En su intervención, tras la votación de la pasada semana en Bruselas, Coste declaró ser optimista en cuanto a la repercusión que va a tener en el sector el nuevo sistema de autorizaciones de plantaciones de viñedo en la UE, en vigor ya desde el pasado 1 de enero de 2016.

A continuación, información exclusiva para suscriptores.

UPA alega que el incremento de potencial productivo debería ser un testimonial 0,001%

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La organización agraria UPA remitió el pasado viernes 22 de enero sus alegaciones a la propuesta de resolución del Ministerio de Agricultura que fija en un 0,6% el porcentaje a nivel nacional de la superficie plantada de viñedo a 31 de julio de 2015 que se podrá conceder para autorizaciones de nuevas plantaciones en 2016, lo que equivale a 5.752 hectáreas, tal y como informó SeVi.

Esta organización de agricultores cree que el porcentaje de nuevas plantaciones debe ser lo más próximo a 0, al menos para el primer año de aplicación. La normativa europea (Reglamento 1308/2013) establece que el incremento anual de superficie de viñedo debe oscilar entre el 0 y el 1%. “En 2016 el incremento debería quedarse en un 0,001%”, han señalado fuentes de UPA.

UPA fundamenta su rechazo a nuevas plantaciones en las perspectivas de mercado: La producción en los últimos años tiene una tendencia alcista, con producciones medias anuales de más de 40 millones de hectolitros, a pesar de la menor superficie de viñedo a nivel nacional –de 1,15 millones de hectáreas en 2000 a 0,96 millones en 2015.

“Los precios del vino ya están lo bastante hundidos”, explican desde UPA. El bajo precio del vino en las últimas campañas, y en especial el de las uvas destinadas a transformación, hace temer que autorizaciones de nuevas plantaciones, más allá de las provenientes de los derechos de plantación, supongan una mayor presión a la baja en dichas cotizaciones, con el correspondiente perjuicio para la renta de los viticultores, ya de por sí muy perjudicados por los datos de renta del 2015 (estimación del Magrama DIC-2015): con un descenso del valor de un 7,8 % (segundo sector agrícola en pérdidas).

“El descenso paulatino del consumo tampoco invita a plantar más cepas”, aseveran en UPA. El consumo de vino en España ha descendido desde 14,4 millones de hectolitros en el año 2000, a 10,4 millones de hectolitros en 2010 y hasta 9,81 millones de hectolitros en 2014. En este escenario, “apostar por incrementar nuevas superficies a través del sistema de autorizaciones nos parece bastante temerario”.

“Las exportaciones se han incrementado, sí, pero a qué precio”, explican. Según UPA lo han hecho a costa de los precios más bajos por litro en el mercado internacional -poco más de un euro por litro y alrededor de 0,40 euros/litro si consideramos el vino a granel-, lo cual se traslada a unos precios muy bajos en las uvas para transformación.

La existencia de una cartera de derechos de plantación cifrada en 68.051 (a 31 de julio de 2015) supone un factor muy a tener en cuenta ante las próximas plantaciones que se podrían efectuar en 2016, sobre todo teniendo en cuenta que a 31 de julio de 2016 caducan 14.748 y otros 10.884 en julio de 2017, aparte de los 42.419 restantes, que aunque su caducidad es mayor, también se pueden utilizar para plantar una parte de ellos en el presente año, muchos de ellos comprometidos con los planes de reestructuración.

Por tanto, la previsión de nuevas plantaciones a partir de estos derechos en cartera, que pueden incrementar notablemente nuestro potencial productivo, de momento en 2016, haría no recomendable la autorización de nuevas plantaciones, “si no queremos provocar un mayor hundimiento de precios tanto de la uva como del vino”. Además, existe el problema de la falta de plantas y su encarecimiento, que se vería aún más agravado si se autorizan nuevas plantaciones.

Las explotaciones de carácter familiar, mayoritarias en nuestro país, serían las más dañadas por este incremento de la superficie, han concluido desde UPA.

Avance de producción a 30 de noviembre de 2015

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Avance completo en pdf adjunto.

El Magrama estima, en su avance de producción con datos a 30 de noviembre, que la producción española de vino y mosto en la campaña 2015/16 quedará en 40,48 millones de hectolitros, frente a los 44,42 con los que cerró la campaña precedente.

Manifiesto de profesionales a favor de los vinos de excepción españoles

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El exclusivo Club Matador de Madrid ha hecho público recientemente un manifiesto, impulsado por el bodeguero Telmo Rodríguez, que aboga por los viñedos de excepción. Con el apoyo y la firma de un grupo variopinto de profesionales ligados a este mundo, en el que se encuentra, entre otros, el propietario de Bodegas Artadi, Juan Carlos López de la Calle, que decidió recientemente abandonar la D.O.Ca. Rioja, se insta a un debate para ir más allá del “corsé” actual que imponen las Denominaciones de Origen, a las que se les reconoce, no obstante, el papel jugado hasta ahora, sobre todo desde el punto de vista del lugar de procedencia de los vinos.

En este sentido, según el citado manifiesto, se considera que “el sistema de Denominaciones de Origen ha sido eficaz para poner las cosas en su sitio desde el punto de vista del origen, pero no ha tenido como objetivo la diferenciación de los suelos y los paisajes, ni ha abanderado la doctrina de la calidad”, añadiendo que “en España se han desarrollado políticas para convertir nuestro viñedo en el mayor del mundo, pero no ha habido acciones encaminadas a convertirlo en el mejor”.

En el manifiesto, firmado también por Pepe Raventós, de Raventós i Blanc, que abandonó también en 2012 la D.O.P. Cava y por Felipe Gutiérrez de la Vega, cuya bodega salió de la D.O.P. Alicante el pasado año, figuran igualmente (ver listado a 11 de enero), más de 200 personas con influencia en el mundo del vino, entre bodegueros, sumilleres, críticos, distribuidores, minoristas, etcétera.

Este amplio grupo considera que “es necesario realizar cambios profundos y abrir un nuevo camino que permita poner en valor el indudable patrimonio vinícola que tenemos”. Abogan al respecto, por un cambio global que afecte a todos y cada uno de los estamentos del sector, desde los productores hasta la Administración”.

Para ese amplio colectivo, que sigue sumando adeptos, “la mejor forma de identificar los vinos en relación a su origen, calidad, identidad y autenticidad es promoviendo una estructura piramidal. En la base estarían los vinos elaborados con uvas procedentes de cualquier lugar de las Denominaciones de Origen, después los vinos de pueblo y, en la cima de la pirámide, los vinos de parcelas”. Su objetivo sería “explicar mejor la realidad vinícola de nuestro país y ayudar a vender mejor el resto de los vinos.

Sensibilidad

En este sentido, se demanda, a través de este Manifiesto a los Consejos Reguladores de las DD.OO.PP, que “sean sensibles a la nueva realidad vitivinícola que está aflorando en España y que ayuden a mostrar la diferenciación dentro de cada una de las denominaciones existentes en nuestro país”, porque  “esa diferenciación es el principio de la excepcionalidad y porque el movimiento de los vinos de terruño es imparable y se perfila, además, como el mejor camino para lograr que el vino español sea cada vez mejor y más apreciado”.

El Club Matador, celebró el pasado 4 de noviembre una mesa redonda titulada “Reflexiones sobre el gran viñedo español” en la que participaron con sus textos varios profesionales influyentes del mundo del vino, como Salus Álvarez, Juan Manuel Bellver, Paco Berciano, Greg Bilckaert, Amaya Cervera, Víctor de la Serna, Luis Gutiérrez, Daniel Landi, Juan Carlos López de la Calle, Antonio Lucio, José Peñín, Josep Raventós, Telmo Rodríguez, Vicent Todolí y Joan Valencia.

Ver video

Estos textos (ver archivo) giran en torno a la gran y extraordinaria riqueza del viñedo de nuestro país, que cuenta con el 60% de la biodiversidad de toda Europa y en donde se cuestionan si nuestros viticultores y bodegueros han sabido hablarnos de estos sitios; si nuestro sistema de Denominaciones de Origen ha sido capaz de delimitarlos y preservarlos; si nuestro país, el mayor viñedo del mundo, genera una imagen de calidad sin dar protagonismo a estos viñedos excepcionales, etcétera.

El objetivo del Manifiesto y del debate en torno al mundo del vino es que los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen adopten medidas que vayan encaminadas a poner más en valor el vino español de calidad, con otro tipo de catalogación, en el que prevalezcan la excelencia y las marcas de prestigio, frente al volumen y el mero origen geográfico. Sus ideas han sido ya difundidas entre los distintos Consejos Reguladores, el Ministerio de Agricultura, las Administraciones autonómicas, etcétera.

Diversas fuentes señalan que si los Consejos Reguladores no introducen cambios en la manera de catalogar sus vinos, defendiendo el origen de la uva de calidad, más que el lugar del embotellado, algunos bodegueros no descartan emprender por su cuenta el camino de lanzar sus propios sellos de calidad, como ya sucede en otros países, caso de Alemania.