Topic:

La D.O.P. Valencia da el do de pecho en la noche de sus vinos

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

Con el Palau de les Arts Reina Sofía como marco, la 12ª edición de La Noche del Vino de la D.O.P. Valencia volvió a congregar, el pasado 13 de junio, a los profesionales de la restauración, distribución, sumillería, prensa… Las cuatro subzonas de la D.O.P. Valencia estuvieron representadas a través de cerca de 40 bodegas participantes, que dieron a conocer su amplia y diversa oferta.

Blancos secos de Merseguera, Macabeo o de Moscatel, como variedades autóctonas más identificativas, bien elaborados y con potencial, también de variedades internacionales; una gama de rosados cada vez mayor y en la tónica de las tendencias más globales; tintos jóvenes y con crianza de los que destacamos las propuestas con cepas autóctonas como la Mandó, la Forcallá, la Monastrell o la Garnacha Tintorera…; las mistelas, espumosos, vinos de baja graduación… Una diversidad que también es un patrimonio.

Tras la recepción de los profesionales y las primeras catas de nuevas referencias y de las últimas añadas de las etiquetas más conocidas, la parte más protocolaria del acto consistió en la entrega de premios y reconocimientos.

En primer lugar se entregaron los galardones Distinguidos Valencia 2016 de la Asociación Valenciana de Sumilleres (Asvasu), que recayeron en Blanc d’Enguera 2014, de Bodegas Enguera, en la categoría de blancos; Vegamar Selección Merlot Rosé 2015, de Bodegas Vegamar), en rosados; Los Frailes Monastrell 2015, de Bodegas Los Frailes, en tintos jóvenes; Venta del Puerto Nº 12 2013, de Vinos de La Viña-Anecoop, en tintos con crianza y en Cuva Vella 1980, de Cherubino Valsangiacomo, en la categoría de dulces.

A continuación, se entregaron las distinciones de la D.O.P. Valencia. En esta ocasión los galardonados fueron: mejor tienda especializada en Vinos D.O.P. Valencia Bodegas Baviera; restaurante con mejor carta de vinos de la D.O.P. Valencia Restaurante Goya Gallery; mejor sumiller Bruno Murciano; y la medalla de oro al mérito vitivinícola a Daniel Belda, de Bodegas J. Belda.

El presidente del C.R.D.O.P. Cosme Gutiérrez, cerró con una intervención en la que valoró el trabajo y labor de los viticultores y bodegas de la D.O.P. Valencia. Una denominación que ha logrado comercializar en el mercado interior alrededor 17 millones de botellas, con un crecimiento notable, mientras que en exportación ronda los 30 millones de botellas.

La D.O. Ribeiro entrega a Salvador Manjón su premio a la ‘Mejor Tarea de Comunicación’

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Salvador Manjón, director de SeVi. (photo: )

Salvador Manjón, director de SeVi.

El Monasterio de San Clodio en Leiro (Ourense) será el marco que acogerá la Gala de los Premios D.O. Ribeiro el miércoles 29 de junio, que llegan a su quinta edición. Los Premios, organizados por su Consejo Regulador, reconocerán a los mejores vinos blancos, de bodega y de colleiteiro, y tinto de la Denominación de Origen más antigua de Galicia. Habrá además distintos galardones a iniciativas profesionales. Así, Mayte Santa Cecilia, directora de Marketing y de Compras de las madrileñas tiendas Bodega Santa Cecilia desde 1990, recibirá el Premio “Mujer y vino”; mientras que Salvador Manjón, director de La Semana Vitivinícola desde hace 24 años, recogerá el Premio “Mejor Tarea de Comunicación”.

Mayte Santa Cecilia.

Mayte Santa Cecilia.

Sobre recibir el galardón Mujer y Vino, Mayte Santa Cecilia apunta: “es para mí una gran ilusión después de 30 años en el mundo del vino recibir un reconocimiento a mi labor y dedicación. Cuando empezaba era muy joven y el mundo del vino estaba absolutamente copado por hombres, pero nunca tuve ninguna duda de poder encontrar mi sitio en él y, mirando hacia atrás, puedo decir que han sido años preciosos en los que aprendí casi todo lo que hoy sé de este sector, un sector que ha cambiado mucho y en el que, afortunadamente, hoy ya hay muchas mujeres en puestos importantes”.

Salvador Manjón señala sobre la trayectoria de la revista especializada La Semana Vitivinícola: “somos parte del sector, hemos participado en la historia de sus últimos setenta años y contribuido a lo que hoy es. Con sus luces y sus sombras hemos luchado por su desarrollo empresarial y la valorización de nuestros vinos; incentivando su profesionalización y apostando por un cambio en el consumo que vaya acorde al de nuestra sociedad”.

Por su parte, el Premio “Persoeiro de Honra 2016” es para el periodista gallego Cristino Álvarez, en reconocimiento a su trayectoria y a la divulgación de los vinos de la D.O. Ribeiro a través de sus crónicas. En 2015, el galardón fue recogido por los restaurantes y cocineros gallegos con Estrella Michelín y en la edición 2014 fue recogido por el sumiller Josep Roca (El Celler de Can Roca).

En el transcurso de la gala del próximo 29 de junio se conocerán los ganadores del resto de categorías: Premio “Mejor servicio de vino en restaurante”; Premio “Mejor tienda especializada - vinoteca”; Premio “Mejor taberna – bar de vinos”; Premio “Mejor vino blanco bodega”; Premio “Mejor vino blanco colleiteiro” y Premio “Mejor vino tinto”.

En el histórico Monasterio de San Clodio, cuna de la viticultura gallega y sus variedades autóctonas, se reunirán profesionales del sector del vino llegados de toda España.

La D.O.P. Ribeiro nombra al periodista Cristino Álvarez ‘Persoeiro de Honra’

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La gala repetirá escenario en el Monasterio de San Clodio. (photo: Jaime Diaz  jaime@inventio.es)

La gala repetirá escenario en el Monasterio de San Clodio.

La D.O.P. Ribeiro vivirá el 29 de junio en el Monasterio de San Clodio (Leiro), su gran cita anual: la entrega de los Premios D.O. Ribeiro que este año cumplen su quinta edición. Los Premios, organizados por su Consejo Regulador, reconocerán a los mejores vinos blancos, de bodega y de colleiteiro, y tinto de la D.O. más antigua de Galicia. En el transcurso del evento se entregará el Premio “Persoeiro de Honra” 2016 al periodista gallego Cristino Álvarez (Caius Apicius), en reconocimiento a su trayectoria y a la divulgación de los vinos de la D.O. Ribeiro a través de sus crónicas. En 2015, el galardón fue recogido por los restaurantes y cocineros gallegos con Estrella Michelín y en la edición 2014 fue recogido por el sumiller Josep Roca (El Celler de Can Roca).

Asimismo, se conocerán los ganadores del resto de categorías: Premio “Mejor tarea de comunicación”; Premio “Mejor servicio de vino en restaurante”; Premio “Mejor tienda especializada-vinoteca”; Premio “Mejor taberna-bar de vinos”; Premio “Mejor vino blanco bodega”; Premio “Mejor vino blanco colleiteiro” y Premio “Mejor vino tinto”.  Sin duda, una gran fiesta de la viticultura gallega.

Récord de participación en los Premios Mezquita

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La 22ª edición de los Premios Mezquita, cuyas catas se celebraron el pasado 14 de junio en Córdoba, batió un récord de participación, con 520 muestras (procedentes de España y de Portugal) presentadas a concurso, la cifra más elevada de su historia, según indicó el presidente del Aula del Vino y de la Academia del Vino de Córdoba y organizador del concurso, Manuel López Alejandre.

Un jurado compuesto 45 catadores procedentes de Francia, Suiza, Portugal y España evaluaron los vinos participantes. Sus puntuaciones serán las que determinen los Gran Mezquita en sus distintas categorías, y el oro, la plata y el bronce. Este año, además, con motivo del 75º aniversario del ‘Diario de Córdoba’, habrá un premio al mejor vino de la provincia de Córdoba.

La entrega de los Premios Mezquita 2016 y del tercer Concurso Ibérico a la Calidad de los Aceites de Oliva Virgen Extra se entregarán el 28 de octubre en el Alcázar de los Reyes Cristianos. Ese día se inaugurará la quinta Muestra Ibérica de Vinos y AOVE, que estará abierta hasta el 30 de octubre en Caballerizas Reales.

Más información en http://www.premiosmezquita.com/

Selections Mondiales des Vins 2016

 Publicado el por John Umberto Salvi (colaborador)

 (photo: )

Este concurso se autodenomina, y con propiedad, “el mayor concurso internacional de vinos de Norteamérica”. Se celebra cada año desde hace ya casi tres décadas. Mi primera participación fue en 1989. Por aquel entonces pertenecía y era organizado por la SAQ (Sociedad de Alcoholes de Quebec). Por motivos políticos se decidió no darle continuidad y, tras una breve pausa, Ghislain K. Laflamme, que solía trabajar con ellos, decidió hacerse cargo del concurso, resucitándolo y gestionándolo de forma privada.

Este año se conmemoraba su 10 aniversario como concurso privado, con más de 2.000 muestras. Magnífico. Todo un éxito que debía ser celebrado.

Se trata de una cata enorme, con más de 2.000 vinos a catar llegados de 26 países. Nos alojamos en el Hotel Delta, en el corazón de Quebec y la cata se desarrolló en una gran sala de conferencias, fresca, ventilada y bien iluminada en la primera planta del hotel. Catar en el mismo lugar en el que te alojas es muy cómodo y nos permitió acceder a las habitaciones si era necesario.

El presidente del concurso fue Ghislain K. Laflamme; con Carole Cliche y Denys Paul-Hus como vicepresidentes. El certamen contó con el patronazgo de la OIV y de Vinofed, cuyos vicepresidentes, que estuvieron presentes en el concurso, son Ziilai Zoltan y François Murisier. El certamen es totalmente privado y se financia solo con las tasas que pagan las muestras remitidas.

Las condiciones de cata fueron excelentes. Mantelería blanca, escupideras plateadas, agua mineral, biscotes, servilletas de papel y dos copas por catador. Esto fue un aspecto a mejorar en mi opinión. Me hubiera gustado contar con alguna copa más, pero me dijeron, que no había espacio suficiente en las mesas. Éramos 13 jurados de seis jueces cada uno, aunque en nuestra mesa uno de los jueces canadienses de Quebec fue baja y fuimos, por tanto, solo cinco. Los jueces llegaron de 23 países y Ghislain intenta cada año renovar el 25% de los catadores.

Las catas ocuparon cuatro mañanas, con 45 vinos por sesión, según marcan las normas de la OIV. Además se aplicó la norma OIV según la que solo un máximo del 30% de los vinos a concurso puede recibir medalla. Yann Ybann, adjunto a la Dirección General de la OIV, estuvo presente con su mujer. Ambos actuaron como jueces y Yann, además, como presidente de su jurado. En su discurso de clausura, se destacó la buena organización del concurso y la adhesión tan eficiente a las reglas.

El último día se celebra un concurso paralelo, pero de menor dimensión. Se trata de La Copa de las Naciones, cuyo presidente es Denys Paul-Hus. Es muy divertido porque se catan solo productos del Quebec, como vinos de hielo, sidras de hielo.

Se empleó la ficha de cata de la OIV/UIV. Con 82 puntos se accedía a una medalla de plata, con 85 a la de oro y con 92 puntos se alcanzaba la categoría de gran oro. Un gran incentivo para enviar muestras fue la promesa de la SAQ de que todos los vinos ganadores de una medalla de gran oro serán incluidos en la próxima lista de vinos del monopolio alcoholero del Quebec.

Ya hemos hablado en otra ocasión de ello. Hay una nueva ley absurda aprobada por el Ministerio de Agricultura francés, según la que los concursos en Francia ya no pueden conceder grandes oros, puesto que entienden que genera confusión en el consumidor. Por tanto, los vinos con grandes oros en Canadá no pueden ser vendidos en Francia con el adhesivo correspondiente en la botella.

El programa social de este año fue relativamente ligero. Todos los desayunos y comidas se desarrollaron en el hotel. Tuvimos una cena de gala por el décimo aniversario de su segunda época (la tercera noche) en una sala especial, con un bufet especial y vinos muy especiales.

De una forma muy interesante e inteligente, cada mañana antes de las catas, había una ponencia por parte de un experto sobre vinos de su país. Fueron fascinantes. El primer día no hubo ponencia como tal, sino que Ghislain presentó el concurso, su mecanismo y su filosofía del vino como elemento de placer y disfrute. Al día siguiente fue el turno de Edita Durcova, que presentó los vinos de Eslovaquia. La tercera jornada llegó Cristina Pandolfi para presentar los vinos de Argentina y, finalmente, Anibal-José Coutinho, de Portugal. Estas intervenciones son tan interesantes que otros concursos deberían adoptar una idea similar.

Tras la cata de la primera jornada y la comida, tuvimos la tarde y la noche libres. Mi esposa y yo acabamos en el restaurante La Bête, donde comimos una fantástica carne madurada durante 55 días. La noche siguiente se celebró la cena del 10 aniversario que he mencionado antes.

A la tarde siguiente tomamos un autobús para visitar la impresionante cascada de Montmorency, y visitamos el delicioso viñedo de Sainte Pétronille, donde recibimos una detallada charla de viticultura, poda, calzado de la viña en invierno y una cata de deliciosos quesos madurados, salchichas, cóctel de cangrejo y de sus diversos vinos. Una atención generosa que agradecimos mucho. Esa noche cenamos en el Pub d’Orsay.

El día siguiente era el último y tuvimos la tarde libre antes de otra cena de gala, bajo el título “Cena de reconocimiento” en el noble hotel Château Frontenac. Una velada espléndida cargada de bonhomía y amistad, buena comida y grandes vinos. Se anunciaron los ganadores del concurso. Se concedieron 9 medallas de gran oro y entre ellas dos para el vino español: Finca Malaveïna 2012, de Cavas Castillo de Perelada; y Don PX Solera Gran Reserva 1983, de Bodegas Toro Albalá. El palmarés completo puede consultarse aquí.

El palmarés español estuvo compuesto por estos dos grandes oros, 61 medallas de oro y 21 medallas de plata. 84 medallas en total.

Un importante espaldarazo para los vinos canadienses fue el hecho de que el vino destacado fue el canadiense Strewn Riesling Icewine 2013, de Strewn Winery. Ahora la SAQ debe mantener su promesa y tendremos nueve nuevos vinos en su listado, ¡incluyendo al vino canadiense!

La mañana siguiente la tuvimos libre y comimos en el hotel antes de ser transportado al aeropuerto para regresar a Burdeos vía Montreal y París. Solo me queda agradecer a Ghislain, Carole y Denys por su amabilidad, generosidad y eficiencia, sin olvidar a todos los implicados en la organización del concurso.

Tal y como le dije a Ghislain, “para mí es una cita ineludible en mi agenda”. Espero seguir siendo invitado, aunque soy consciente de que ya he tenido mi cuota. Mi mujer lo ha hecho incluso mejor que yo y fue reconocida por haber participado cada año en la última década.

Traducción: Vicent Escamilla