Topic:

Dos buenos ejemplos

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Mientras las Denominaciones de Origen, a través de la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV), toma la iniciativa y aborda el grave problema del consumo de vino en España, poniendo el dinero necesario para realizar una nueva campaña, esta vez bajo el título: “Movimiento Vino D.O.”, con la que revitalizar el consumo de vino entre los jóvenes;   la puesta en marcha de una Organización Interprofesional del Sector Vitivinícola (OIVE) hace agua por todos los sitios y desinfla una aspiración histórica del sector con la que disponer de una mayor, mejor y más actualizada información. Así como una herramienta con la que ser  capaz de realizar acciones conjuntas a favor del sector en su conjunto y que, básicamente, repercutan sobre la rentabilidad, transparencia y recuperación del consumo de vino en España.

Parecía que la firma del documento de constitución de la OIVE era un principio lo suficientemente sólido como para creernos que podía ser verdad. Que el sector vitivinícola español, por fin, tendría una Interprofesional que defendiera los intereses colectivos y dispusiera de recursos con los que ejecutar medidas encaminadas a su desarrollo. Es más, incluso el acuerdo alcanzado en la redacción de la extensión de norma, por la que se establecía el importe que cada uno de los operadores tendría que aportar, permitía pensar que se habían superado los recelos de épocas anteriores y la profesionalización del sector se había impuesto a posiciones dominantes de unos pocos.

Con lo que no contábamos era con que el organismo que menos tenía que decir en todo esto, el que se había hartado de animar al sector a que la sacara adelante, el que en todas las ocasiones que tenía aprovechaba para advertir que haría lo que el sector le pidiese que hiciera... Ese mismo organismo público, el Ministerio de Agricultura, sería el que acabara torpedeando su puesta en marcha.

Falta sensibilidad

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

De una forma o de otra, parece que todo el mundo se ha vuelto contra el modelo de indicaciones de calidad. Un modelo que ha hecho posible llevar a los vinos europeos al top de los vinos en el mundo, que ha facilitado el acceso de los consumidores a un producto complicado en su elección y que, especialmente, ha significado una garantía de origen de máximo nivel, cuando los organismos certificadores estaban en otros productos muy alejados de los alimenticios.

¿Tenemos que hablar en pasado? Eso me pregunto yo cada día, ya que en estos últimos meses no hay día que no amanezcamos con algunas noticias que de una forma u otra cuestionan la continuidad del modelo o ponen de relieve algunas de sus más destacables carencias.

No hay ninguna duda de que el papel que han jugado en estos últimos cincuenta años en el mundo del vino ha sido fundamental, como tampoco que al modelo le pueden quedar muchos años de vida. Eso sí, hay que adaptarse a los nuevos tiempos, sistemas de control, consumidores, medios de comunicación, etc., etc.

Mercados 10-03-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Mercados 02-03-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Bodegas Torres incrementa un 9,7% su facturación en 2015 y alcanza los 263 millones de euros

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Bodega Waltraud, de Torres. (photo: Enrique Marco)

Bodega Waltraud, de Torres.

Bodegas Torres cerró el ejercicio 2015 con un incremento de la facturación de 9,7%, llegando hasta los 263 millones de euros. Esta mejora de la facturación se ha visto influenciada por un cambio de divisas favorable, que no ha repercutido significativamente en el resultado de este ejercicio debido a los seguros de cambio euro/dólar tomados a finales del 2014. Las exportaciones de vino y brandy, que suponen el 72% del total de ventas en valor, han mostrado una correcta evolución en Europa y Asia. También destaca la buena actuación de sus filiales internacionales de China, Chile y Suecia.

El mercado doméstico, por su parte, ha registrado un ligero crecimiento del 2% en valor, continuando con la tendencia ascendiente de los últimos dos años. Cabe destacar el buen comportamiento de zonas turísticas como Canarias y el incremento de las ventas de sus vinos de alta gama, que han aumentado un 12% en valor en comparación con el año anterior y se han concentrado sobre todo en el canal de la restauración. Las ventas de brandy en España también han crecido en valor, aunque en menor proporción, en un 4%.

2015 ha sido un año especialmente bueno para Miguel Torres Chile, no solo por ser la filial que más ha crecido en valor, alcanzando una facturación de 23 millones de euros, sino por haber llevado a cabo uno de sus proyectos más ambiciosos desde que se fundó en 1979: lanzar al mercado el vino Escaleras de Empedrado, un Pinot Noir procedente de terrazas de piedra pizarra que ha requerido 20 años de trabajo y más de 3,6 millones de euros de inversión. China, por su parte, continúa siendo la primera filial de Bodegas Torres en cuanto a facturación y a número de colaboradores, con unas ventas que han superado en 2015 los 35 millones de euros y una plantilla de cerca de 300 personas.

La nota negativa viene dada, en parte, por mercados como Rusia y Brasil, cuya devaluación de la moneda ha conllevado una disminución de la rentabilidad en dichos mercados. Sin embargo, el decrecimiento del mercado ruso se ha visto parcialmente compensado con las ventas de brandy, que sitúan a este país entre los principales mercados de brandy de Bodegas Torres, después de México, España y Lituania. En cuanto al vino, sus principales mercados son España, Reino Unido, Chile, Canadá, China y Suecia, de un total de 150.

Según Miguel Torres Maczassek, director general de Bodegas Torres: “Aunque 2015 no ha sido un año fácil en muchos mercados, hemos conseguido crecer en valor y mejorar nuestra presencia en la restauración, gracias al excelente trabajo realizado por nuestros 1.400 colaboradores en todo el mundo. Nuestro principal objetivo para 2016 es continuar invirtiendo para crecer en valor con un claro enfoque en nuestros vinos de gama alta, destinados a la restauración. Todo ello manteniendo nuestra política de sostenibilidad y lucha contra el cambio climático”.

En cuanto a las inversiones realizadas en 2015, Bodegas Torres ha invertido 16 millones de euros en global, en línea con el año anterior. Cabe mencionar proyectos como la compra de 14 hectáreas de viñedo en Ribera del Duero para elaborar un vino de alta gama, la fase final de las obras de adecuación de la bodega de Santa Margarida d’Agulladolç (Penedès), destinada a la crianza del cava que verá la luz a finales de este año, y la construcción de una bodega de microvinificaciones en Pacs para la investigación, entre otros, de variedades ancestrales. Bodegas Torres ha destinado el 11% del total de la inversión a proyectos relacionados con el cambio climático, entre ellos la adquisición de la caldera de biomasa de la bodega de Pacs del Penedès, que hasta ahora funcionaba en modalidad ESE (Empresa de Servicios Energéticos).

Finalmente, en el ámbito de la viticultura, Bodegas Torres ha iniciado en 2015 la certificación ecológica de 300 hectáreas de viñedo en el Penedès, que se sumarán a las 500 hectáreas certificadas con las que cuenta actualmente y que harán de la compañía en uno de los mayores viticultores ecológicos de España.