Topic:

Sopexa apunta buenas expectativas para el vino español

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

La compañía Sopexa, dedicada a la comunicación y al marketing internacional de alimentos y bebidas, ha publicado recientemente los resultados de su informe “Wine Trade Monitor 2016”, relativo al vino tranquilo (es decir, sin contar licores, vinos fortificados ni espumosos), basado en 1.100 encuestas a profesionales del sector como importadores, mayoristas y detallistas, en el que se revela que los vinos españoles presentan expectativas positivas de futuro.

El estudio se centra en siete mercados clave, como son los EE.UU., Canadá, Rusia, China, Hong Kong, Japón y Corea del Sur.

Entre las conclusiones que extrae la firma, Francia, con un porcentaje del 94%) sigue siendo el país productor de vino más popular en los catálogos de los marchantes internacionales de vino, seguido de Italia (80%) y de España, con un 76%. Unos países del Viejo Mundo, que ven como los ¿nuevos? productores les van comiendo terreno. Entre estos productores el Nuevo Mundo destaca el dinamismo de Chile (64% de los encuestados), que supera a los vinos de Australia (62%) y de los Estados Unidos (58%).

A continuación, información para suscriptores.

El sector vitivinícola ejecutó todas las ayudas del PASVE 2016

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El sector vitivinícola español percibió ayudas comunitarias por importe de 212,45 millones de euros del Fondo Europeo de Garantía Agraria (FEAGA) en el ejercicio presupuestario de 2016 (de 16 de octubre de 2015 a 15 de octubre de 2016), en el marco del Programa Nacional de Apoyo (PASVE) 2014-2018 de la actual Política Agraria Común (PAC). Es un importe similar al del ejercicio anterior, con apenas una subida del 0,18% y de 388.000 euros, según los datos avanzados por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA)

Cabe recordar que desde el ejercicio de 2015 se excluyen del PASVE los 142,75 M€ del pago único, que han ido a parar a la caja común del Régimen de Pago Básico (RPB) y que históricamente venían percibiendo los viticultores que se habían beneficiado de las ayudas por destilación de uso de boca y por elaboración de mosto con destino a zumo. Por tanto, la detracción de ese importe, que no está necesariamente vinculado al desarrollo de la actividad vitivinícola, ha supuesto que nuestro país haya pasado de ser el primer perceptor de ayudas comunitarias del PASVE a ser el tercero, tras Italia y Francia.

A continuación, información para suscriptores.

El Mapama sitúa el valor de la producción de vino y mosto en 1.002 M€ en 2015 (-1%)

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) ha vuelto a modificar los datos sobre la evolución de la renta agraria durante 2015, mejorando los datos relativos al valor corriente a precios básicos de la producción de vinos y mostos. Según está actualización estadística, ese valor de la producción vitivinícola durante el pasado ejercicio fue de 1.002 millones de euros, superando así las dos anteriores estimaciones (926,2 M€ en la segunda estimación y de solo 888 M€ en la primera).

A continuación, información para suscriptores.

El récord de septiembre atenúa la caída en volumen y mejora casi un 2% en valor las exportaciones de vino acumuladas en 2016

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

Según el análisis del OEMV, el mes de septiembre fue récord tanto en volumen de vino exportado (2,63 Mhl), como en valor (205,8 M€) y permite recortar en el acumulado anual el descenso de ventas en volumen hasta 1.672,2 Mltrs (-6,9% y 1,23 Mhl menos), elevando, en cambio, su valor, hasta 1.901,8 M€ (+1,9% y 34,7 M€ más), gracias a un precio medio de 1,14 €/litro (+9,4%).

A continuación, información para suscriptores.

¿Tenemos que pagar los del vino el ajuste de los 5.000 millones de euros que exige Europa a España?

 Publicado el por Juan Fuente (colaborador)

Desde Cooperativas Agro-alimentarias CLM nos sumamos a la reclamación y manifiesto del sector de bebidas con contenido alcohólico (todos a una en un acto sin precedentes en el que han participado representantes de toda la cadena de valor sector agrícola, industrial, distribución comercial y canal HORECA), exigiendo el mantenimiento de la fiscalidad en los términos actuales, con el objetivo de seguir aportando al crecimiento de la economía española y su competitividad, a la generación de empleo y a la contribución retributiva a la hacienda pública.

Es decir, no creemos que poner más impuestos al vino, uno de los sectores amenazados por la nueva presión fiscal –aumento de impuestos- que el Gobierno de España quiere poner en marcha para cumplir los objetivos de Europa en los que exige a España un ajuste en el gasto de 5.000 millones de euros- sea el camino para cumplir este objetivo de reducción del déficit.

Por eso, desde Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha nos unimos a la defensa del mantenimiento de los niveles de fiscalidad actual, apoyándonos en el análisis del informe “El sector de bebidas con contenido alcohólico y su relevancia en la economía española”, elaborado por AFI (Analistas Financieros Internacionales) y suscrito entre otras organizaciones por Cooperativas Agro-alimentarias de España, en el que se detallan y cuantifican los efectos del mantenimiento de la política fiscal actual en el sector, en términos de contribución a la economía, la generación de empleo y la recaudación fiscal, así como el impacto de un hipotético incremento de la fiscalidad en estos ámbitos.

¿Qué pasaría si se mantiene la política fiscal?

· La actividad económica (VAB, Valor Añadido Bruto) se incrementaría en 3.448 M€ (representaría un incremento del 8,6% sobre la contribución actual del sector al PIB);

· Podrían generarse 64.061 empleos en toda la cadena de valor; y

· La contribución fiscal de la cadena de valor del sector aumentaría en 1.718 M€.

¿Qué pasaría si se aumenta la política fiscal?

· Disminución de la actividad económica (VAB) de 3.660 M€, equivalente al 9,2% de la contribución total del sector;

· Una pérdida de 52.734 puestos de trabajo en el conjunto de la cadena de valor (un 7,1% del total de puestos del trabajo actuales); y

· Una pérdida fiscal neta para las arcas públicas de 46 M€.

Pero si no nos creen a nosotros, a los viticultores y a toda la cadena de valor en general que engloba, no solo al vino, sino al resto de producto con graduación alcohólica, crean a los datos:

· Con la fiscalidad actual y las previsiones de crecimiento, la contribución fiscal de la cadena de valor del sector podría incrementarse en 1.718 M€, en 3.448 M€ el VAB y generarse 64.061 empleos (2014-2017)

· Incrementando la fiscalidad, en base a las hipótesis establecidas, se reduciría la actividad económica (VAB) en 3.660 M€, se perderían 52.734 empleos y habría una pérdida fiscal neta de 46 M€ en el primer año

· El balance entre ambos escenarios muestra que el mantenimiento de la fiscalidad actual generaría una contribución de 3.977 M€ más al PIB (0,4% del total), 73.879 empleos y 709 M€ adicionales de recaudación fiscal

· El aumento de la recaudación por impuestos especiales e IVA se vería más que contrarrestado por la pérdida de contribución fiscal del resto de figuras impositivas, por una caída de la actividad, tanto en la cadena de valor como en el conjunto de la economía

· Potenciales incrementos del IVA podrían afectar a los segmentos sociales de menor renta (efecto regresivo en la distribución de la renta) y al turismo, por su sensibilidad al precio

· Casos internacionales recientes muestran que la fiscalidad, a partir de un cierto umbral, es un instrumento ineficaz.