Topic:

Próximos retos de la viticultura. Encuentro Técnico de la Fundación para la Cultura del Vino (FCV)

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La Fundación para la Cultura del Vino (FCV) organizó el pasado 27 de abril su décimo segundo Encuentro Técnico, que reunió en Madrid a alrededor de un centenar de profesionales del sector vitivinícola. En esta ocasión, el tema escogido fue el de los “Próximos retos de la viticultura”, que se abordó desde un punto de vista multidisciplinar, gracias a un extraordinario elenco de expertos. Desde la adaptación de las distintas variedades de vid y sus enfermedades y tratamientos, a los modelos climáticos, la influencia del cambio climático en el viñedo, el diagnóstico microbiológico, viticultura de precisión y, por supuesto, los aspectos económicos relacionados con la viabilidad del viñedo.

Tal y como quedó patente en la presentación de la jornada, los encuentros técnicos de la FCV cumplieron con el objetivo de entremezclar conocimiento científico, con la experiencia y las necesidades de las empresas vitivinícolas.

Mª José Hernández, subdirectora General de Frutas y Hortalizas, Aceite de Oliva y Vitivinicultura del Ministerio ya estableció desde un primer momento que el marco productivo en el que se va a mover el vino español es el de un potencial de más de 53 millones de hectolitros, por lo que resulta vital “estar preparados” como sector y “conocer las herramientas de las que se dispone” para gestionar ese potencial. Lo que puede resumirse en más autorregulación e incremento de la competitividad, gracias a herramientas como la reestructuración y reconversión del viñedo, siempre que se oriente hacia tres pilares, mantener la calidad máxima, adecuarse al mercado y adaptarse al cambio climático y sus efectos.

Javier Sanz (González Byass) planteó los principales retos para la viticultura en la próxima década, como la adaptación varietal, el traslado del viñedo, las variedades híbridas, las enfermedades y patologías, el estado hídrico, la zonificación de la producción o la viabilidad económica del sector.

Vicente Sotés, vicepresidente de la OIV, presentó la evolución climática y qué previsiones hay al respecto para el sector vitivinícola, así como qué estrategias de adaptación se pueden tomar. El clima de una zona determina las características del vino obtenido, especialmente su tipicidad, por el efecto en el desarrollo de los procesos de maduración y por la adaptación del ciclo de las variedades, por lo que un cambio climático “puede originar la pérdida de la producción específica de ciertas regiones”. Además, los escenarios de clima futuro implican cambios potenciales (riesgos y oportunidades) en la mayor parte de los sistemas de producción y, particularmente en España. No obstante, defendió que la mayor parte de los viticultores de España se pueden adaptar “potencialmente” al cambio climático, teniendo en cuenta los avances científicos y tecnológicos, aunque “no todas las regiones y sistemas de cultivo de la vid tienen el mismo potencial de adaptación”.

La recuperación de variedades tradicionales de vid fue el eje de la intervención de la investigadora Carmen Martínez (CSIC). La investigadora defendió que la “enorme riqueza varietal” de España (más de 250 variedades genuinas) “abre grandes posibilidades para las bodegas que, mediante la utilización y adaptación de muchas de estas variedades, podrán realizar una viticultura más rentable y más respetuosa con el medio ambiente, además de diversificar sus vinos y ofrecer a los mercados productos diferentes, únicos y exclusivos”.

El italiano Riccardo Bugiani (Servizio Fitosanitario de Emilia-Romagna) explicó cómo los modelos climáticos y pronósticos en la vid pueden servir como estrategia en el control de enfermedades y patologías del viñedo. Estos modelos de previsión pueden ser útiles para reducir el uso de agentes químicos e incrementar la eficacia de los mismos. Además, estos modelos pueden emplearse para avisar del riesgo en años siguientes.

A continuación, Jesús Yuste (ITACyL) ahondó en las estrategias vitícolas frente a la realidad del cambio climático, centrándose en la influencia en la maduración tecnológica y fenólica, así como en el aroma y la composición nitrogenada de la uva. Reflexionó sobre las variaciones meteorológicas y sus posibles efectos en el viñedo y planteó posibles adaptaciones o estrategias de cultivo que puedan paliar las hipotéticas consecuencias del cambio climático. A su juicio, las estrategias vitícolas para intentar paliar los efectos del cambio climático se centrarán en factores y técnicas de cultivo como: lugar, latitud, altitud y exposición, orientación de las filas, densidad de plantación, portainjerto, variedad y clon, mantenimiento del suelo, sistema de conducción, poda en seco y en verde, operaciones en verde y regulación de cosecha y riego.

Por su parte, Javier Tardáguila (Universidad de La Rioja) vertió luz sobre los últimos avances tecnológicos orientados a la estimación objetiva de la cosecha mediante el empleo de desarrollos basados en visión artificial. Este nuevo sistema, desarrollado por un equipo multidisciplinar de investigadores del grupo Televitis de la U. de la Rioja y del Instituto de Ciencias de la Vid y el Vino, permite estimar la producción de uva del viñedo de forma rápida, precisa y georreferenciada, haciendo uso de la visión artificial para el conteo de flores y bayas y calcular una estimación de la producción final.

En la sesión vespertina, , José M. Martínez (ICVV) habló sobre las estrategias genómicas dela caracterización molecular del estado fisiopatológico de la vid y concluyó que, ahora que se cumplen 10 años de la publicación de la secuencia del genoma de referencia de la vid (hito que pasó casi inadvertido para el sector en su momento), las nuevas tecnologías de re-secuenciación genómica y de RNAseq constituyen herramientas muy potentes para el uso de la diversidad genética de la vid y para el seguimiento de sus respuestas a diferentes condiciones ambientales y de cultivo.

A continuación, el especialista Fulgencio Honorio (Universidad de Extremadura) presentó una caracterización y zonificación vitícola de la España peninsular, en la que detecta siete climas diferentes en la España peninsular, con 36 grupos climáticos. Además, considera que “hay una gran superficie potencialmente productora de uvas de calidad y que en la actualidad no está ocupada por el viñedo”.

El diagnóstico microbiológico del suelo del viñedo fue el tema de la ponencia que dirigieron Antonio Palacios (Lab. Excell) y Alberto Acedo (Biome Makers), mientras que Cristina Monteserín (Seresco) presentó la plataforma de viticultura de precisión Cultiva Decisiones. Anna Pedró (BASF) habló a los participantes de la innovadora molécula Initium y sus aplicaciones en el sector vitivinícola.

Desde la Plataforma Tecnológica del Vino (PTV), Trinidad Márquez presentó la estrategia de I+D+i 2017-2020 para el sector y José Ramón Lissarrague (UPM) analizó los costes de producción y la viabilidad económica del viñedo. El experto defendió que los modelos de viticultura deben ser diferentes “en función de las condiciones medioambientales, de los objetivos vitícolas y enológicos, de la estructura productiva, de los precios pagados en el cultivo del viñedo y de los precios percibidos por la uva”, pues la viabilidad económica del viñedo está condicionada por la elección y ejecución adecuada de viticultura en relación a los condicionantes y retornos económicos de cada explotación vitivinícola.

Abierta la convocatoria de los Cursos de Formador en Cava

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Los cursos de Formador en Cava van dirigidos a formadores del sector del vino y tienen como objetivo ampliar sus conocimientos de cava, de manera que puedan posteriormente aplicarlos a nivel profesional y como apoyo en la difusión de la cultura del cava.

Esta formación, impulsada por el Institut del Cava y patrocinada por el Consejo Regulador del Cava, se inició en 2011 y, hasta la fecha, se han diplomado 85 formadores en 8 promociones. Como resultado, centenares de alumnos de Escuelas de Hostelería, asociaciones de sumilleres y profesionales del mundo del vino están recibiendo formación en cava.

De alto nivel didáctico, el Curso de Formador en Cava tiene una duración de 3 días (miércoles, jueves y viernes) y se imparte en la zona del Penedés (Sant Sadurní d’Anoia y alrededores). Dicho curso, cuenta con la participación de ponentes especializados en viticultura, microbiología, enología, sostenibilidad, cata del cava, servicio y maridajes. El programa incluye seminarios, visitas a la viña, bodegas y laboratorio, además de degustaciones de mostos en proceso de fermentación y un taller práctico de maridaje.

En 2017, los cursos se impartirán durante el mes de septiembre. El primero de ellos tendrá lugar del 13 al 15 de septiembre y el segundo curso del 27 al 29 de septiembre. Cada curso está limitado a un máximo de 11 participantes. En la selección de candidatos se valorará especialmente su experiencia en la formación de vinos.

El plazo para las inscripciones estará abierto hasta el 19 de mayo. Para más información e inscripción consultar aquí.

Marcha de la vendimia 2017 en Argentina

 Publicado el por Paola Perticarari (colaborador)

Argentina.

  (photo: )

Argentina.

///ACTUALIZACIÓN///
Se dio a conocer recientemente el informe correspondiente a la semana 22 de la zafra de este año. El mismo indica que hasta el momento se han recolectado 1.952 millones de kilos de uva, en base a los cuales se elaboraron 1.026 millones de litros de vino y 265 millones de litros de mosto. En la provincia de Mendoza, principal productora del país, se observó hasta el momento un total de 1.266 millones de kilos de uva, con las que se elaboraron 743 millones de litros de vino y 98,2 millones de litros de mosto. San Juan, segunda provincia productora, lleva cosechados 548,6 millones de kilos de uva. Ya elaboró 218 millones de litros de vino y 156,5 millones de litros de mosto. Estos datos se desprenden del último informe presentado al respecto por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

El total recolectado hasta el momento en todo el país se encuentra dentro de lo estimado en el segundo pronóstico de cosecha presentado por el mencionado instituto, que esperaba un total comprendido entre los 1.879 y los 2.075 millones de kilos de uva (el primer pronóstico estimaba 22 millones de quintales aproximadamente).

A continuación, información para suscriptores.

PNA en Italia: los números de un éxito, con miras al 2020

 Publicado el por Il Corriere Vinicolo (colaborador)

Italia. (photo: )

Italia.

Artículo publicado originalmente por ‘Il Corriere Vinicolo’ y reproducido con su autorización por ‘La Semana Vitivinícola’. Todos los derechos reservados. Para consultar el artículo original, visite www.corrierevinicolo.com Artículo con tablas en pdf adjunto.

MIncremento de las exportaciones de los 3.500 millones de 2007 a los 5.600 millones de euros de 2016 (+63%); renovación del 36% de la superficie de viñedo en Italia (235.000 hectáreas de las 645.000 actuales) e inversiones que en el último quinquenio han traído a las bodegas italianas innovaciones y mejoras por un valor de más de 460 millones de euros: el balance de las medidas estructurales del Plan Nacional de Apoyo (PNA) que en estos años han ayudado al crecimiento de la vitivinicultura italiana, presentado en la jornada organizada en Vinitaly por parte del Ministerio de Agricultura (Mipaaf) y el Osservatorio del Vino, bajo el título “Reforma de la PAC y OCM del vino, el PNA que viene”.

Según los datos aportados por Michele Alessi, responsable de vino de la Dirección de Política Internacional y de la UE del departamento de Agricultura, y por Tiziana Sarnari, del Ismea, los fondos europeos utilizados por las empresas vitivinícolas italianas, sobre todo por las medidas estructurales (promoción, reestructuración e inversiones), han sido capaces de generar un gran desarrollo competitivo del sector, tanto en términos de capacidad y de calidad productiva, como en el frente de la comercialización.

A continuación, información para suscriptores.

El mexicano Antonio Ortuño gana el quinto Premio Ribera del Duero

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

El escritor Antonio Ortuño (Zapopan, Jalisco, México, 1976) se ha alzado ganador del quinto Premio Ribera del Duero con su obra La Vaga Ambición. El jurado de esta quinta edición ha estado presidido por Almudena Grandes, una de las grandes escritoras españolas de todos los tiempo. El Jurado lo integran además otras reconocidas figuras de las letras hispanas, como Juan Bonilla y Sara Mesa, y representantes del Consejo Regulador y de la Editorial Páginas de Espuma.

 

La Vaga Ambición son seis cuentos en los que, sin que sea un motivo estructural del libro, la importancia de la escritura está muy presente, aunque las historias no mantengan una unidad temática y pasen de las relaciones familiares a la crítica social. En todos ellos se respira –cuando no se explicita- la opción de la escritura como escapatoria y la motivación para contar historias, pero también el pasado como detonante de los hechos que contamos y la política como causa de muchos sucesos personales.

 

El jurado del premio ha valorado de la obra presentada por Antonio Ortuño “el gran dominio que presenta para desarrollar un tema común en todos los relatos, como es la naturaleza de la escritura”. Destaca también la capacidad humorística, “que en el autor no va en detrimento de la emoción, logrando la hazaña de divertir y conmover al lector”.

 

Durante el fallo del Premio, el Presidente de la Denominación de Origen Ribera del Duero destacó el carácter internacional del premio, que cada año recibe manuscritos desde todos los rincones del mundo, destacando la participación por parte de autores españoles, argentinos y mexicanos. “Estamos orgullosos del Premio Ribera del Duero, por lo que significa para los escritores de todo el mundo, por lo que supone ganarlo. En estas cinco ediciones hemos visto como un escritor novel, Javier Sáez de Ibarra, lanzaba definitivamente su carrera tras recibir el Ribera del Duero. Cómo autores ya consolidados, como Marcos Giralt Torrente, eran reconocidos con premios tan prestigiosos como el Nacional de Narrativa. Como dos grandes escritoras latinas, como Guadalupe y Samantha, se convertían definitivamente en figuras imprescindibles del panorama literario internacional. Nos complace saber que hemos contribuido al éxito de personas que merecían ser reconocidas por su talento”. Enrique Pascual García se ha reafirmado también en el compromiso de la Ribera del Duero con el panorama cultural internacional. “Nos complace llamarnos mecenas de la cultura y ver que iniciativas como la nuestra son tan necesarias y tan aplaudidas en todo el mundo”.

 

Juan Casamayor, editor de Páginas de Espuma, ha señalado que “el premio se ha consolidado, hasta convertirse en una referencia en la actual geografía literaria en español. Ha ganado visibilidad, prestigio, reconocimiento y presencia, lo que refleja su gran acogida, la alta participación”.