Topic:

Manual de laboratorio de la ciencia del suelo

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La obra ‘Manual de laboratorio de la ciencia del suelo. Principios agrícolas y medioambientales’ está planteada para complementar de manera práctica cualquier libro de texto en un curso de introducción a la ciencia del suelo. Los usuarios encontrarán, como se expresa en el título, un equilibrio entre agricultura y principios medioambientales a lo largo de los diferentes ejercicios. En este libro se han admitido las sugerencias de los usuarios, ampliando las explicaciones, aclarando los pasos a seguir en los procedimientos, utilizando de manera general las unidades del Sistema Internacional, y reforzando la unión entre los resultados del aprendizaje y las actividades de los estudiantes requeridas en cada práctica de laboratorio. Se inicia con la descripción del perfil del suelo, su entorno y sus características, incluyendo más adelante diagramas, ecuaciones, análisis químicos, propuestas de vídeos, soporte para trabajo de campo y medidas físicas y su evaluación. Por todo ello la obra resulta  un recurso muy útil para la enseñanza sobre la ciencia del suelo como para el aprendizaje de los estudiantes.

Autores: S. J. Thien y J. G. Graveel

Editorial: Acribia

Precio: 49,00 euros

Pedidos a esta revista. Envíos contra reembolso

Fallece Germán León Vaquero, fundador de Agrovin

 Publicado el por Agrovin (colaborador)

 (photo: )

Hoy es un día triste en Agrovin, tenemos que lamentar profundamente el fallecimiento de Don Germán León Vaquero a sus 88 años de edad.

Don Germán León Vaquero fundador de Agrovin y con una trayectoria profesional impecable de más de 60 años, era una persona de grandes cualidades humanas, muy trabajador y atento.

Gracias a su visión y a su afán de superación, hoy Agrovin es una empresa consolidada y reconocida en la comunidad enológica.

               Siempre será recordado con mucho amor.

               Su esposa, hijos, familiares y amigos ruegan una oración por su alma.

El funeral se celebrará mañana miércoles, día 3 de enero de 2018, a las 11:00 horas en la Parroquia de Santa Quiteria de Alcázar de San Juan.

Descanse en paz.

Informe de vendimia de la familia Torres en Bodega Magarín (D.O.P. Rueda)

 Publicado el por Juan Ramón García (colaborador)

Juan Ramón García, en los viñedos de Villafranca del Duero. (photo: )

Juan Ramón García, en los viñedos de Villafranca del Duero.

En la D.O. Rueda, la cosecha 2017 ha venido marcada, más que por las heladas, por la sequía. Si bien es cierto que la helada de finales de abril ha arrasado 3.000 hectáreas en la zona de Segovia, el resto de la denominación no se ha visto afectada y se auguraba una cosecha similar a la del año anterior. Pero no contábamos con los efectos de la sequía y las altas temperaturas que hacían que, día tras día, los racimos fueran perdiendo peso. Y esto ha hecho que la producción haya caído un 23% en toda la denominación frente al año pasado.

Por ello, este año ha sido muy importante el manejo del riego en verano de todas nuestras parcelas para evitar deshidrataciones de las bayas debido a las altas temperaturas registradas. Aun así, el inicio de la vendimia con la variedad Sauvignon Blanc se ha producido un mes antes que el año anterior. Hemos empezado a cosechar esta variedad el 23 de agosto y la Verdejo el 24 de agosto en nuestra parcela de Magarín. En ambos casos, la vendimia se ha realizado de noche, aprovechando las bajas temperaturas nocturnas y asegurando la mínima oxidación.

Hemos finalizado la entrada de uva Verdejo el 19 de septiembre, con una uva centenaria en vaso rastrero de la zona de Segovia que ha sobrevivido a la helada de abril y que hemos cosechamos a mano y seleccionado en mesa.

En ambas variedades, la sanidad ha sido excepcional con uvas muy equilibradas. Si bien la madurez de la Sauvignon Blanc es superior a la del año anterior, el perfil aromático es de gran calidad y a nivel de boca estamos ante vinos muy voluminosos. Los verdejos ya presentan una gran intensidad aromática y gran volumen de boca, así como las típicas notas frescas y anisadas de esta variedad.

Principales novedades

Una de las novedades ha sido la incorporación de dos nuevos depósitos ovoides (huevos) de cemento de 1.800 litros de capacidad que se destinarán a la elaboración del vino Camino de Magarín, sumándose a los tres que ya teníamos en la bodega. También hemos instalado una nueva prensa con sistema de inertización con gases para realizar maceraciones y prensados en condiciones no oxidativas.

De los trabajos que hemos realizado en el viñedo, destaca la instalación de la espaldera en la plantación de verdejo que hicimos el año pasado y que está situada en una ladera anexa a la bodega.

En materia de energías renovables, hemos iniciado la instalación de 58,5 kW de placas fotovoltaicas para autoconsumo, que generarán aproximadamente el 25 % de la electricidad requerida en la bodega. Esta nueva instalación, que finalizaremos a lo largo de 2018, responde a la política medioambiental de todas las bodegas propiedad de la Familia Torres, con la que se pretende reducir la huella de carbono a partir del uso de energías renovables y eficiencia energética, entre otras actuaciones.

Meteorología

Las condiciones meteorológicas durante el ciclo vegetativo, es decir de abril a septiembre, se han caracterizado por la falta de precipitaciones. Este año ha llovido prácticamente la mitad de lo que es habitual, si tomamos en consideración la media desde 1999, registrándose 80 ml frente a los 140 ml de media.

Las temperaturas durante este periodo han sido ligeramente superiores a la media, situándose en 19,1 °C en comparación con 18,7 °C de media. En cambio, durante los meses de maduración de la uva, de agosto a septiembre, las temperaturas han sido algo inferiores: se han registrado 19,8 °C frente a 20,6 °C de media.

Informe de vendimia 2017 de la familia Torres en la bodega Celeste (Ribera del Duero)

 Publicado el por Juan Ramón García (colaborador)

Viñedo en Fompedraza, con el Castillo de Peñafiel al fondo. (photo: )

Viñedo en Fompedraza, con el Castillo de Peñafiel al fondo.

La del 2017 será una de esas añadas que se recordarán y se citarán como ejemplo de las cosechas venideras. Estamos ante una cosecha histórica y singular debido a muchos factores: la helada de finales de abril, la sequía y el adelanto de la maduración de la uva.

Este año hemos padecido una de las heladas más fuertes y devastadoras de los últimos tiempos. La gran helada de primavera se produjo a finales de abril y principios de mayo y sostuvo temperaturas de -4 °C durante varias horas y tuvo picos de -8 °C.

La sequía es otro de los factores que han marcado esta cosecha. La cuenca del Duero ha registrado el menor número de precipitaciones de los últimos años. De hecho, no recordamos una vendimia sin tener que parar de cosechar porque llueve. Este año no hemos parado.

Las temperaturas durante todo el ciclo han sido más altas de lo habitual –y se han mantenido altas durante la vendimia, que fue muy calurosa–. Estas temperaturas han provocado un adelanto de la brotación en primavera y una deshidratación en el final del ciclo. La helada se encontró a la viña con este adelanto de brotación y la sequía acumulada durante toda la maduración nos llevó a una pérdida de peso en el racimo constante.

Todo esto ha hecho que esta sea una de las vendimias menos productivas de los últimos años; en nuestro caso, hemos cosechado un 19% menos de uva que el año pasado, mientras que la reducción de la cosecha en toda la denominación ha alcanzado el 60%.

Nuestras fincas propias han sufrido los rigores de la helada. De las dos parcelas de Piñel, El Obispo ha sido la más afectada con pérdidas de hasta un 80%, ya que la parte baja es más sensible a las heladas, mientras que Santa María se ha visto afectada en un 70 %. La finca de Valdegumiel en La Horra ha sufrido menos daño, un 50 %, dando un buen rendimiento. Esta reducción de producción ha generado en Piñel uvas de gran concentración y calidad aromática y en La Horra uvas de gran estructura y amplitud.

Además de poco productiva, la vendimia 2017 ha sido también una de las más tempranas. Las altas temperaturas han provocado un notable adelanto en la maduración de la uva, que ha sido de diecisiete días antes que al año anterior, y hemos empezado a cosechar la uva en una fecha insólita, un 18 de septiembre, por la zona de Quintanilla de Onésimo, y finalizamos el 6 de octubre en la zona de Villanueva de Gumiel y La Aguilera.

A pesar de todas las dificultades de esta cosecha, la calidad y sanidad de la uva han sido muy buenas. Los vinos actualmente presentan un gran color, gran concentración y expresividad a nivel aromático; auguran grandes vinos para el envejecimiento.

Principales novedades

Este 2017, en bodega, hemos iniciado la instalación de placas fotovoltaicas para autoconsumo. Se trata de una instalación de 97,9 kW, que permitirá cubrir el 25 % de las necesidades energéticas de la bodega. Esta instalación, que finalizaremos a lo largo de 2018, se enmarca en la política medioambiental común para todas las bodegas de la Familia Torres, que tiene como objetivo reducir las emisiones de CO2 mediante el uso de energías alternativas y la eficiencia energética, entre otras actuaciones.

Meteorología

El ciclo vegetativo de las plantas, es decir de abril a septiembre, ha estado marcado por la sequía y las altas temperaturas. Los valores de precipitaciones se han situado por debajo de lo que es habitual, si consideramos la media desde 1999. Así, en 2017, durante este periodo, se han registrado 143 ml frente a 176 ml de media. Las temperaturas se han disparado en comparación a la media, situándose en 18,5 °C de abril a septiembre, en comparación con 17 °C de media de la última década, y se han mantenido por encima de la media también durante el periodo de maduración de la uva, de agosto a septiembre. Los termómetros han registrado durante estos dos meses una media de 19,1 °C frente a 18,8 °C, que es el valor habitual según la media de los últimos años.

Castilla-La Mancha trabaja en un plan vitivinícola para duplicar la facturación y hacer más competitivo al sector

 Publicado el por Elisa Laderas (colaborador)

Tareas en la última vendimia. (photo: )

Tareas en la última vendimia.

El Gobierno de Castilla-La Mancha trabaja en un plan estratégico para el sector vitivinícola “muy ambicioso” con el objetivo de que en la próxima década se pueda pasar de los aproximadamente 1.200 millones de facturación actual a los 2.500 millones, lo que supondría aumentar 4 puntos el PIB de la comunidad autónoma y hacer más competitivo al sector.

El plan en el que la Administración regional trabaja desde el inicio de legislatura podría ponerse en marcha una vez que el borrador sea analizado pormenorizadamente con el sector y que podría estar resuelto en el primer semestre del año, según ha confirmado a la SeVi el consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, que ha destacado los “espectaculares” datos de facturación registrados en la exportación por valor de 621 millones de euros, según el acumulado interanual a octubre 2017, lo que supone un incremento de 100 millones en los dos últimos años.

Aunque son datos muy positivos, hay que seguir “una dirección determinada”, ha subrayado el consejero, que ha recordado que su departamento ha apostado ya por un aumento de la calidad en el campo mediante la reducción del rendimiento máximo del viñedo autorizado, al pasar de los 40.000 kilos por hectárea de hace un año, a los 30.000 actuales, aunque se seguirá reduciendo aún más.

A continuación, información para suscriptores.