Topic:

Los mayores de 50 años consumen el 74% del vino en el canal doméstico

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

Durante 2018, prácticamente tres de cada cuatro litros de vino (el 73,5%) que se consumieron en el canal hogar fueron tomados por una persona mayor de 50 años. Una situación que contrasta con la tardía incorporación de los más jóvenes al consumo de vino, pues, según el Informe de Consumo Alimentario en España 2018 presentado recientemente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), la población con una edad inferior a los 35 años, tan solo es responsable del 4,45% del volumen total consumido en este canal.

Así, los mayores de 50 años presentaron durante el pasado ejercicio un consumo per cápita de 12,16 litros, por encima de la media general (7,89 litros) y muy por delante del dato de consumo por habitante y año de los menores de 35 años (2,66 litros); y de aquellos que cuentan entre 35 y 49 años (4,44 litros per cápita).

Según el citado informe, el consumo doméstico de total vinos a lo largo del año 2018 disminuyó un 2,4% con respecto a 2017, hasta los 361,1 millones de litros. Contrariamente, el valor de la categoría aumenta un 4% hasta los 1.044,9 millones de euros. De este modo, el precio medio del vino consumido en el canal hogar cerró 2018 en 2,89€/l, con un incremento del +6,6% respecto al año anterior. En nuestro número de Estadísticas ampliaremos la información con más detalle.

A continuación, información para suscriptores.

La AICA ha recibido 26 denuncias relativas al vino desde su creación

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

Informe completo aquí.

Desde su creación, con la Ley 12/2013, de 2de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) ha recibido un total de 243 denuncias, de las que 26 correspondían al sector del vino. Así se recoge en un informe/resumen de los cinco primeros años de funcionamiento de esta agencia ministerial.

Además de las 26 denuncias recibidas, la AICA ejecutó 754 inspecciones de oficio a operadores del sector vitivinícola en estos cinco primeros años de actividad vigilante. De ellas, 172 han terminado con sanción. Las sanciones han estado vinculadas de forma mayoritaria a los plazos de pago (el 88% de los casos), seguida de los contratos (10%). Las industrias son las que acumulan más sanciones (90% de los casos), seguido de los mayoristas (7% del total) y minoristas (3%).

Poniendo el vino en contexto, ha representado el 11% de las denuncias recibidas por el AICA, frente al 19% de las inspecciones de oficio y solo el 11% de las infracciones con sanción.

España es el país de la UE con más pérdidas económicas por vulneración de los derechos de propiedad intelectual en vino y licores

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

La Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) ha realizado un informe de situación de 2019 sobre las pérdidas anuales debidas a la falsificación y la piratería, vulneración en suma, de los Derechos de Propiedad Intelectual (DPI) en 11 sectores económicos clave de la UE, entre ellos el sector de vinos y bebidas espirituosas, en el que estima unas pérdidas anuales medias de alrededor de 60.000 M€ (periodo 2012-2016), de los cuales algo más de 6.700 millones (11,2%) se calcula que corresponderían a nuestro país.

En el sector de vinos y espirituosos las pérdidas económicas directas por estos motivos en la UE se elevarían, según calcula la EUIPO, a 2.398 M€ de media anual en el periodo 2012-2016, un 5,9% de sus ventas totales, mientras que en España alcanzarían los 438 millones (581 M€ de media anual en 2012-2015), con una tasa sobre ventas más elevada que la media comunitaria y que sería del 8,3% del total.

Por tanto, España es con diferencia, según las estimaciones de esta oficina comunitaria, el país de la UE con mayores pérdidas económicas directas anuales por vulneración de los DPI en este sector. Ya lo era en el análisis desglosado que se hizo en el informe de la EUIPO 2018, con 581 M€ (21,2% del total comunitario), como se ve en el cuadro adjunto en esta información.

A continuación, información para suscriptores.

El MAPA modificará de nuevo la normativa que regula el potencial vitícola español

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Proyecto de RD en pdf adjunto (para suscriptores)

El Ministerio de Agricultura ha elevado a consulta pública hasta el próximo 10 de julio, incluido, un proyecto de real decreto que viene a modificar el RD 1338/2018, de 29 de octubre, por el que se regula el potencial de producción vitícola, referido en concreto, a la normativa básica para regular el sistema de autorizaciones de plantaciones de viñedo, el potencial productivo vitícola y la clasificación de variedades de uva de vinificación autorizadas.

El objetivo del MAPA es dotar de más estabilidad al sector vitivinícola y garantizar mayor seguridad jurídica en algunos aspectos, por lo que, por un lado, se realizarán algunos ajustes técnicos a la normativa actual y, por otro, se actualizará la lista de variedades de uva de vinificación.

Con este fin, en lo referente a la aplicación del sistema de autorizaciones se modificarán varios artículos (7, 8, 10, 11, 17, 18 y 23) y el Anexo I de la normativa actual (RD 1338/2018) para mejorar la aplicación del proceso de concesión de autorizaciones de nuevas plantaciones de viñedo.

A continuación, información para suscriptores.

Bruselas defiende que un vino con D.O.P. puede llevar sacarosa como ingrediente de fuera de la región de producción

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

La Comisión Europea, a través de una respuesta europarlamentaria del comisario de Agricultura, Phil Hogan, señala que “los ingredientes distintos de las uvas, utilizados por la elaboración de un producto vitivinícola con Denominación de Origen Protegida (D.O.P.), incluida la sacarosa, pueden proceder de fuera de la región de producción”.

Es más, añade que “si dichos ingredientes y su uso cumplen con la legislación de la UE, no hay ninguna razón por la que el producto vitivinícola no pueda tener derecho a una D.O.P., ya que, al aumentar el grado alcohólico de un producto vitivinícola, este no pierde necesariamente sus otras características atribuibles a factores naturales y humanos, presentes en la zona de producción. Además, el grado alcohólico es un elemento que, en el caso de determinados vinos, depende esencialmente del factor humano”.

En su argumento, el eurodiputado del Partido Popular Europeo (PPE), José Ignacio Salafranca, había señalado que la definición de D.O.P. (artículo 93 del Reglamento (UE) nº 1308/2013) establece que la calidad y características del producto protegido se deben básica o exclusivamente a los factores naturales y humanos de la zona geográfica de producción, vínculo necesario que debe estar debidamente acreditado en el pliego de condiciones a que se refiere la letra g) del artículo 94 de dicho Reglamento.

El eurodiputado madrileño, J. Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra, preguntaba si, “en el caso de que un mosto de uva o vino de la categoría 1) de los productos vitícolas perteneciente a una zona geográfica de D.O.P. fuera chaptalizado, con el correspondiente aumento de su grado alcohólico natural por la incorporación del alcohol producido por la fermentación del azúcar de remolacha añadido, consideraba la Comisión Europea que esta modificación de las características del vino es ajena a los factores naturales y humanos de la zona geográfica, que desvirtúa el vínculo exigible a vinos de la D.O.P. con su zona geográfica y que, en consecuencia tal vino chaptalizado debería perder el derecho a ser reconocido y comercializado como D.O.P”..

Y, en caso negativo, es decir si no desvirtúa ese vínculo exigible a los vinos de la D.O.P. con su zona geográfica, cuáles eran los argumentos de la Comisión para justificar y avalar que dicho vino chaptalizado tiene derecho al uso de la D.O.P.

Para Bruselas, la definición de “denominación de origen”, en virtud del artículo 93, apartado 1, letra a) del Reglamento (UE) nº 1308/2013, “es una condición básica para registrar y proteger las denominaciones vinícolas como denominación de origen protegida (D.O.P.). Según esta definición, una D.O.P. tiene que poseer calidades y características que sean básica y exclusivamente atribuibles a factores naturales y humanos presentes en la zona de producción, es decir, a su origen geográfico”.