Topic:

La protección del racimo

 Publicado el por BASF (colaborador)

Programa de tratamientos (photo: )

Programa de tratamientos

Los factores que determinan una buena calidad del racimo son varios; clima, suelo, poda, adaptación de las variedades, labores culturales, etc...., pero nos queremos centrar en los factores derivados de los ataques de plagas y enfermedades. Dentro de ellos, los problemas más graves, para la calidad de la uva, en el estado sanitario de los racimos son los que hacen referencia a las enfermedades y no a plagas, enfermedades como mildiu, oídio y botrytis. Pensando en la producción de uva de alta calidad no parece que se pueda admitir la más mínima proporción de racimos afectados por alguna de estas enfermedades.

Un ataque de enfermedades nos supone el riesgo de tener un efecto negativo en la calidad del vino. También aparecen problemas fermentativos no deseados que hay que solucionar. Además, puede suponer un impacto sobre la maduración de las uvas y un retraso de la madurez fenólica, retraso en el crecimiento de la baya, fragilidad de la pulpa, disminución de la producción, mayores costes en la vendimia al tener que separar los racimos sanos de los podridos, etc…Una buena gestión en el control de estas enfermedades es vital por todos estos efectos negativos ya mencionados.

Con este objetivo presente, BASF pone a disposición de los viticultores la familia de productos Enervin®, gama que reúne todas las ventajas del fungicida líder en viña, con los nuevos beneficios de Initium®, la revolucionaria molécula desarrollada por BASF para el control del mildiu. Consigue un racimo perfecto con la familia Enervin®, la solución anti mildiu que se adapta a cada momento del cultivo.

La gama está compuesta por Enervin® Pro (Initium® + Fosfonato Potásico), Enervin® Top (Initium® + Metiram) y Enervin® Duo SC (Initium® + Dimetomorf). El primero de ellos ofrece protección sistémica que refuerza las defensas de la viña, el segundo de los productos combina una doble protección preventiva y el último  es excelente en situaciones de alta presión de mildiu, al unir la protección de Initium® con el poder curativo de Dimetomorf.

Por otro lado, BASF ha puesto en marcha Agro-Radar, un nuevo servicio online basado en alertas y asesoramiento técnico personalizado. Cualquier agricultor registrado podrá recibir alertas sobre situaciones que puedan poner en riesgo sus cultivos.

Más información en www.agro.basf.es

Recorrido por tres décadas de historia de los vinos de Valtravieso

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

Valtravieso Bodegas y Viñedos se fundó en 1984, con la plantación de las primeras vides en la Finca La Revilla, en un páramo de la Ribera del Duero a unos 915 metros sobre el nivel del mar. Todo un viñedo de altura, óptimo para elaboración de vinos finos. Diez años más tarde se elaboraba la primera añada. Con la llegada, en 2002, de la familia González Beteré y un nuevo equipo de gestión arranca el “nuevo Valtravieso”, que impulsa la construcción de una nueva bodega.

El pasado 28 de junio, la bodega organizó en Madrid una interesante cata vertical por tres décadas de historia, guiada por el enólogo de Valtravieso, Ricardo Velasco, en la que se compararon tres pares de añadas del crianza de la bodega que han marcado la historia de la bodega. Una apuesta honesta la de hacer esta presentación con el crianza, que a la postre es el vino que más éxito de ventas tiene y el que más reconoce el público; y no con los vinos de más alta gama.

Arrancó el recorrido con Valtravieso Crianza 1994 (Tinta Fina, Cabernet Sauvignon y Merlot), que se mantuvo elegante, con una nariz compleja en la que encontramos agradables torrefactos y concentración. Siguió Valtravieso Crianza 1995, mismo coupage, en la que el factor añada se traduce en finura y delicadeza.

El siguiente emparejamiento lo inició Valtravieso Crianza 2004, que sigue jugando con la misma tríada de uvas. Año de mucha concentración, que dio como resultado un vino con sensación más licorosa y denso. Por su parte, Valtravieso Crianza 2005, de vendimia más adelantada, se expresó con mayor ligereza en nariz y una ligera astringencia.

Cerró la cata Valtravieso Crianza 2014, encontramos de nuevo la Tinta Fina predominante, acompañada de Cabernet Sauvignon y Merlot, de la finca propia y de viticultores controlados. Un Ribera con buena acidez, fresco y con el alcohol perfectamente integrado. Llamado a mejorar en botella. Y su par fue Valtravieso Crianza 2015, hijo de una cosecha muy equilibrada en la que abunda la fruta negra bien madurada, equilibrada con una magnífica acidez.

Cheste Agraria y Bodegas Reymos celebran 100 años haciendo del Moscatel un producto con futuro

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

Hablar de  la cooperativa Cheste Agraria (1918-2018) es hablar de éxito, de un gran proyecto empresarial cooperativo, basado en la firmeza, el trabajo y el compromiso con sus agricultores, socios y su entorno. Con 100 años a sus espaldas, es una de las cooperativas fundadoras de Anecoop, efeméride que se conmemoró el pasado 29 de junio en Cheste, en un acto que congregó a 500 invitados, entre los que se encontraba el president de la Generalitat, Ximo Puig. La cooperativa cuenta con más de 2.000 socios, integrados en todas o en alguna de sus secciones económicas: Bodegas Reymos; la sección hortofrutícola (con una superficie superior a las 900 hectáreas dedicadas al cultivo de cítricos); la sección de crédito; sección almazara; su sección de frutos secos y suministros y servicios. De las cerca de 400 cooperativas agroalimentarias registradas en la Comunitat Valenciana, Bodegas Reymos-Cheste Agraria es una de las 10 cooperativas hortofrutícolas y de las dos vitivinícolas que han alcanzado los 100 años de vida.

El presidente de Cheste Agraria y Bodegas Reymos, Alejandro Monzón, destacó que entre 1991 y 2015 “hemos conseguido impulsar la fusión de seis cooperativas en una sola y aglutinar en una única entidad todas las secciones para dar al socio una cobertura de 360 grados”. El vino ha sido clave y más desde el lanzamiento en 2001 de proyecto Reymos, que puso en valor “uno de nuestros mayores tesoros: la uva de la variedad Moscatel”. La bodega, con D.O.P. Valencia, mantiene el liderazgo con la variedad Moscatel, no solo por la cantidad de hectáreas de viñedos que cultivan sus socios, sino por la diversidad de productos que se elaboran a partir de esta variedad.

El gerente de la cooperativa, Francisco Alemany, valoró que Cheste Agraria ha conseguido unirel cooperativismo de Cheste. “Hemos sabido ofrecer una alternativa de cultivo para nuestras tierras de secano, y con futuro: el Moscatel. Somos líderes en España en la producción de moscatos y frizzantes, un segmento del que somos la Versión Original con Reymos, disponiendo además de algo muy importante: una marca. La marca Reymos que con Anecoop Bodegas ha logrado una gran expansión internacional. Hemos dado un futuro a los jóvenes agricultores”.

Acelere la reanudación de sus paradas fermentativas con Fermivin® Champion Booster

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Fermivin Champion Booster es un nuevo producto recientemente comercializado por Oenobrands. Gracias a una nueva formulación que potencia la cepa de levadura 67J, al mejorar su implantación y rendimiento fermentativo, Fermivin Champion Booster es óptimo para conseguir una reanudación más rápida de las fermentaciones paradas.

Desde su lanzamiento en 1978, la cepa de levadura 67J (seleccionada y validada por el INRA en 1967) ha demostrado su eficacia en condiciones muy diferentes y particularmente problemáticas. 67J es una levadura Saccharomyces cerevisiae ex. bayanus excepcionalmente robusta, caracterizada por una tolerancia al alcohol muy alta y una gran capacidad para asegurar fermentaciones completas, incluso en condiciones muy difíciles (alcohol potencial alto, compuestos tóxicos, turbidez muy baja, NFA bajo).

La habilidad de esta cepa de reanudar las fermentaciones paradas es debida a su mayor capacidad de fermentar glucosa y fructosa, al ser una levadura fructofílica con un transportador de hexosas único (versión HXT3 de la cepa 67J) con una mayor afinidad por la fructosa.

Probado y validado por el INRA

Fermivin Champion Booster fue probada y validada por el INRA por su capacidad para reanudar fermentaciones paradas más rápidamente que otras cepas.

En un vino Chardonnay con parada de fermentación a 12,85% vol de grado alcohólico y 21,1 g/L de azúcares residuales - pH: 3,50 - AT: 3,90 g/L H2SO4 - AV: 0,46 g/L H2SO4 - SO2 libre: 14 mg/L - SO2total: 92 mg/L (después de la adición de 4 g/hL), la fermentación se reanudó más rápidamente que con otras dos cepas y acabó tres días antes que el control más rápido (Fermivin Champion).

Fermivin Champion Booster estará disponible en paquete de 500g para las vendimias 2018 a través del distribuidor oficial de Oenobrands en España, Erbslöh.

info@oenobrands.com - www.oenobrands.com

La Niña de Cuenca, vinos de Bobal nacidos del barro

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Valentín López Orozco, en la parcela conocida como La Perilla, de Bobal emparrado hace más de 20 años. (photo: )

Valentín López Orozco, en la parcela conocida como La Perilla, de Bobal emparrado hace más de 20 años.

Que a los niños les gusta jugar es algo que no se puede negar. Va en su naturaleza. Que hay pocas cosas más atractivas para ellos que el barro es incuestionable. El barro es un elemento que refresca, que es dúctil y manejable y que tiene mucho de sensualidad. A la bodega La Niña de Cuenca (Ledaña, Cuenca, D.O.P. Manchuela) le va mucho jugar con vino y con barro. Tanto es así que en esta joven bodega familiar (fundada en 2016) las tinajas de barro son axiales para su proyecto vitivinícola. Nada de acero inoxidable o roble. Sus vinos fermentan y se crían en tinajas tradicionales y ovoides, de 500 y 1.000 litros de capacidad. Su lema: “Natus lutus” (nacido del barro).

Tinaja con sistema de frío en el que se cría Rubatos 2017 de La Niña de Cuenca.

Tinaja con sistema de frío en el que se cría Rubatos 2017 de La Niña de Cuenca.

La bodega es fruto del empeño de los hermanos López Orozco por elaborar un gran vino en su pueblo, por ofrecer algo diferente de viñedos que saben con personalidad. La materia prima, la uva, nace de viñedos de entre 30 y cien años de edad, con suelos que, según parcelas, varían el porcentaje de gravas y cantos rodados, con materiales arcillosos y calcáreos. Un clima extremo, con escasa precipitación y elevadas temperaturas desde primavera y una altitud media de 700 metros sobre el nivel del mar. Valentín se encarga de la viticultura, de facto ecológica, mientras que Lorenzo es el responsable de comercializar los vinos.

La parte enológica de La Niña de Cuenca recae en Diego Morcillo, recientemente nombrado mejor enólogo del año por la Federación Española de Cofradías Vínicas y Gastronómicas (FECOES) por su labor al frente de Coviñas (Requena).

La apuesta por el barro huye de tendencias. Sostienen que emplean las tinajas por “coherencia” con el origen, la tradición y la historia vitivinícola de Ledaña y de Manchuela. Cuentan actualmente con tres vinos en el mercado. Todos ellos de la variedad autóctona Bobal, a la que “castigan” para obtener uvas concentradas, sacrificando los elevados rendimientos que de por sí arroja la Provechón (como también se conoce) si no se está encima de las cepas.

Los López Orozco y Morcillo creen firmemente en la variedad Bobal y en su expresión y potencia y la consideran óptima para fermentar y envejecer en tinaja. Vinos que no buscan perfecciones si ello conlleva sacrificar identidad frutal o expresión de origen. Pero no por ello renuncian a la evolución. De hecho, la gestión de la temperatura durante todos los procesos en bodega (y en campo también), con sistemas de frío adaptados a las tinajas y vendimias nocturnas huyendo de los calores estivales de Ledaña.

Las tres referencias en el mercado actualmente de La Niña de Cuenca.

Las tres referencias en el mercado actualmente de La Niña de Cuenca.

Hemos dicho que cuentan con tres vinos de Bobal. El primero de ellos es el rosado Velvet and Stone 2016. Bobal 100%, suavemente prensado (menos de dos atmósferas de presión) y elaborado en tinajas ovoides de barro, donde permanece seis meses hasta su embotellado. De precioso color fresa pálido, intensidad media alta en nariz con marcado carácter varietal Bobal, frutillos rojos, cerezas incluso en licor, con un fondo fresco y ligeramente balsámico. Acidez frutal en boca, equilibrada con la sensación grasa que le aporta el trabajo con lías. Fresco. Gana complejidad con la aireación y será curioso ver su evolución en botella.

A continuación, el tinto Rubatos Bobal 2016, que fermenta en tinajas, donde también se cría durante 10 meses, para pasar a afinarse al menos otros tres en botella. Vino con empaque e intensidad, brillante y profundo color. La nariz es intensa y en ella hayamos frutos negros de óptima maduración, incluso acompotados y ciruelas en licor, pero también frutos rojos más vivos, bosque mediterráneo y hierbas aromáticas, cierto perfil floral y profundidad (trufa). La boca es amplia, concentrada, pero fresca gracias a un fondo mineral y terroso que está perfectamente equilibrado con un tanino maduro, sedoso y seductor.

Por su parte, Ildania 2016, fermentado y criado durante 18 meses en tinajas, es un vino de paraje (Los Villares). Un 50% de la uva fermenta despalillada y estrujada, un 25% fermenta con raspón y el otro 25% realiza una maceración carbónica. Supone varios peldaños más en concentración y complejidad. Mantiene un color muy vivo y joven. Aromas de fruta negra muy madura, pero con la frescura que le aportan las notas balsámicas (menta, hierbabuena) y aún guarda fruta roja ácida. Perfil mineral. Boca amplia, con sensaciones terrosas y frescas. Mayor acidez que el anterior. Se recomienda decantar antes de disfrutar de él.

Pero este proyecto no acaba en Bobal, La Niña de Cuenca está empezando a jugar con variedades blancas…

De izquierda a derecha: Diego Morcillo, Valentín López Orozco y Lorenzo López Orozco.

De izquierda a derecha: Diego Morcillo, Valentín López Orozco y Lorenzo López Orozco.