Un desplazamiento peligroso

 Publicado el Por

Se hace difícil de entender, aunque mucho más de explicar, cómo es posible que el paso de los años en lugar de hacer más fluido el funcionamiento de la Unión Europea, lo que lo esté haciendo es que resulte mucho más complicado legislar y adecuar la norma a las necesidades de la ciudadanía o, como en este caso, a las de un sector tradicional como el del vino, amplia e históricamente regulado.
La incorporación del Parlamento Europeo en la toma de decisiones que supuso el Tratado de Lisboa está ocasionando que Comisión y Ejecutivo deban añadir a sus tradicionales discrepancias las procedentes de un Parlamento, en el que confluyen intereses políticos de muy amplio espectro que apenas van más allá de los estrictamente partidistas.
Aunque, quizás el problema no esté en el poder del que ahora disfruta el Parlamento y sí en que no somos capaces de sustituir un poder por otro, tomando la salida más fácil: ir sumándolos, con el consiguiente desgobierno que ello supone. Aunque luego nos lamentemos de estar fuertemente regulados y de que las empresas queden con un estrecho margen de maniobra con el que trabajar.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Un desplazamiento peligroso”

Comentarios disponibles para usuarios registrados