Topic:

No confundir síntomas con enfermedad

 Publicado el por Juan Antonio Mompó (colaborador)

Hacía tiempo que se conocía el rumor de una posible acción del gobierno chino, en defensa de los intereses de sus bodegas, denunciando a los vinos procedentes de la Unión Europea por dumping y subvenciones ilegales ante la OMC. Este hecho no se ha producido hasta recientemente, el pasado lunes día 17 de junio. El Gobierno chino, que tenía guardada en un cajón esta denuncia, esperaba la resolución de la UE en relación a las importaciones de paneles solares procedentes de la R.P. China. Como es sabido, finalmente el expediente anti-dumping acabó resolviéndose con una imposición adicional de aranceles a este producto. En este expediente la industria alemana fue especialmente activa, en defensa de los intereses de sus industriales, presionando para que esta sanción fuera impuesta.
Las consecuencias de la imposición de este arancel suplementario fueron inmediatas, ya que el gobierno chino inició un expediente anti-subvención y otro anti-dumping contra los vinos importados procedentes de la UE. El procedimiento anti-dumping se dirige a todas las bodegas europeas mientras que el anti-subvención hace referencia a determinadas ayudas regionales de España, Francia y Alemania.
Resolver esta denuncia implica proceder a una investigación sobre los precios de ventas de las bodegas europeas. La investigación se realiza en colaboración entre las autoridades chinas y las empresas europeas que voluntariamente acepten la misma (que deberán inscribirse en un registro específico que se abrirá para ello en el Ministerio de Comercio chino). Este proceso será muy costoso para las empresas que sean seleccionadas como empresas colaboradoras. La situación es, desde luego, muy complicada y afecta de un modo especial al sector francés, principal exportador a China, pero también al resto de países productores europeos y, en especial, a España.
El proceso va a ser muy complicado, ya que lo que las empresas españolas y europeas tendrán que demostrar es que no se está vendiendo en China a precios más baratos que en el mercado local. Es decir, hay que poder demostrar que productos, que pueden tener una marca reconocida en el mercado español o europeo, cuando son comercializados en China, donde no tienen ese conocimiento de marca y hay que intentar conseguirlo con una competencia mucho mayor y con un menor control del mercado del que se tiene del mercado local, se comercializan a los mismos precios que en el mercado nacional. De aquí la dificultad y la alta probabilidad de que, finalmente, se apliquen aranceles complementarios.
Por tanto, este grave problema debe ser una prioridad para la Comisión Europea. El esfuerzo que se debe realizar para apoyar al sector vitivinícola es importante, pero esta defensa, sin coste material para la Comisión, es definitivamente imprescindible en estos momentos para evitar lo que puede ser a medio plazo un lastre imposible de superar para el sector vitivinícola.
China es ya, no una promesa, sino una realidad, como uno de los principales países importadores de vinos. El vino es un producto cuyo consumo crece (sus ventas en datos del ICEX casi se duplican entre 2005 y 2011 por un valor superior ya a los tres millones de hectolitros). Las estimaciones del crecimiento del volumen de mercado, siendo diversas, muestran una clara tendencia a que China, por su incremento y cantidad, se convierta en uno de los principales países importadores de vino.
La importancia, de una pronta y satisfactoria resolución de este conflicto es vital para el sector español. Es cierto que los vinos españoles no tienen en este país una cuota de mercado importante, pero somos el cuarto país en volumen; Francia, Australia y Chile, por este orden nos superan; y el quinto, si consideramos solo el vino embotellado, ya que en este caso también somos superados por Italia. Pero la realidad es que hay dos factores que hacen especialmente interesante este mercado para los exportadores españoles: por un lado el que el crecimiento de las ventas españolas es, en porcentaje, mucho mayor que el de nuestros países competidores; y por otro que en China el porcentaje que representan los vinos franceses hoy en la importación de vinos deberá ir moderándose en favor de una mejor cuota de otros países como España e Italia.
Hay que añadir que el mayor volumen de vinos españoles importados en China se encuentra en la franja de precio en la que nuestros vinos son directamente competidores con los vinos chilenos y que tienen la ventaja de gozar de la condición de país preferencial, sin aranceles, con lo que la imposición de un arancel suplementario sería letal para los intereses de los vinos españoles.
Además, el esfuerzo que están haciendo muchas bodegas españolas para posicionarse en este mercado está siendo muy importante y, por tanto, una “sanción” en forma de un arancel suplementario (ya de por sí es alto) va a pesar como una losa en este crecimiento. El mercado del vino en China está empezando a desarrollarse ahora y por ello es el momento de sembrar en este destino. Una eventual sanción va a cortar de raíz todo el desarrollo conseguido por los vinos españoles, en provecho de otros vinos que pueden sustituirlos, como son los chilenos, argentinos y australianos.
Una posible multa como con la que estamos amenazados perjudicará mucho lo que ha sido una muy buena evolución de los vinos españoles en estos últimos años e indirectamente ayudará a que sea nuestra competencia la que pueda, más fácilmente, poner los cimientos imprescindibles para un futuro posicionamiento de sus productos. China ya es una realidad como país importador, tal y como he señalado, pero se encuentra en un momento clave. El mercado chino, que empezó a abrirse para el vino a mediados de los años 90, ha sufrido una gran transformación. De ser un mercado caótico en la que las importaciones se realizaban sin ningún tipo de estrategia por importadores no profesionales, ha pasado a una incipiente reorganización. Los distribuidores chinos empiezan a ser empresas profesionales. Estas empresas comienzan a realizar un verdadero trabajo profesional, es decir están pasando de “vender” a “hacer marca”. A conseguir esto, en el caso de los vinos europeos, ha ayudado mucho el desarrollo de la línea de promoción. Hacer marca en China es difícil por múltiples circunstancias, que no son objeto de este artículo, pero sí que quiero significar que, si los vinos españoles que hoy están ganando posiciones ven interrumpida esta línea que han emprendido, luego va a ser imposible recuperar el terreno perdido.
Es por esto por lo que es necesario que el Gobierno español y la Comisión Europea tomen, con la máxima urgencia, el camino de una resolución política, puesto que se trata de un tema que no podrá solucionarse de otro modo y evitar un perjuicio a corto plazo pero además y sobre todo la perdida de una oportunidad de futuro, ya que el sector se resentirá, casi de un modo definitivo al perder una oportunidad de posicionarse en un país que esta llamado a ser el principal importador.
 

Unas 700.000 ha de viñedo podrían formar parte del nuevo pago base directo de la PAC

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Informe completo en pdf adjunto.
El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) remitió el pasado 9 de julio, tal y como estaba previsto, el informe “Reflexiones para la definición del modelo de aplicación de la nueva PAC en España” a las comunidades autónomas y al sector (organizaciones agrarias, cooperativas y asociaciones de la industria agroalimentaria), en el que se incluyen 52 preguntas, que deben responder en 10 días (hasta el 19 de julio), sobre cómo quieren que se aplique la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) en nuestro país.
Las respuestas, junto con la opinión del propio Ministerio de Agricultura, serán la base de las reuniones que mantendrá este departamento con las organizaciones agrarias y el resto del sector agroalimentario el próximo 23 de julio; y con las CC.AA. los días 24 y 25 de julio.

EE.UU. se convierte en el primer importador mundial de vino

 Publicado el por Rafael del Rey (OEMV) (colaborador)

Tablas en pdf adjunto.
Los análisis publicados recientemente por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) sobre los principales vendedores mundiales de vino, por una parte, y los principales compradores, por otra (ambos con datos interanuales a marzo del 2013), muestran una tendencia común hacia la reducción del comercio mundial en volumen, pero con un aumento considerable de los precios medios del vino, que eleva la facturación de forma sensible, tanto para unos como para otros. Se comercializa mundialmente algo menos de vino, pero más caro. Y ello ha afectado más a quienes vendemos y a quienes compran los vinos más económicos, mientras que los vinos de mayor valor se están comportando de forma más estable. España es donde más caen las exportaciones en volumen y Francia donde más caen las importaciones. En medio de esta tendencia, Estados Unidos sobrepasa a Reino Unido como principal comprador mundial de vino, con China, Japón y Canadá creciendo fuertemente.

Registro masivo de bodegas españolas para sortear las sanciones en China

 Publicado el por Ginés Mena (EFE) (colaborador)

Las bodegas españolas se registran de forma masiva ante las autoridades chinas para evitar que las incluyan en el listado de “no colaboradoras” y les impongan tasas o sanciones elevadas, tras las investigaciones anti-dumping y anti-subvención. El plazo de registro finaliza el próximo 20 de julio y las compañías han tomado conciencia del problema con una respuesta generalizada.
La Federación Española del Vino (FEV) se registrará como parte interesada ante las autoridades chinas para defender a las bodegas en el proceso de investigación, al tiempo que realiza una labor titánica contrarreloj para asesorar a las compañías, para lo que han contratado al despacho de abogados Ashurst y los socios chinos de éste (Guantao). De momento la FEV ha atendido a más de 300 empresas en una semana, y solo se ha cumplido la mitad del periodo para el registro oficial, lo que muestra un seguimiento de la medida “muy representativo” de las firmas. El aluvión de peticiones muestra la disposición de bodegas, empresas, consorcios y otros operadores para colaborar “con transparencia” con China.
Las investigaciones chinas a los vinos europeos, incluidos espumosos, envasados y graneles, que llegan como represalia a los impuestos de la UE a los paneles solares chinos, suponen un jarro de agua fría para las compañías, enfocadas en la exportación. Pese a este freno, administraciones y operadores son optimistas sobre las perspectivas del vino de España en otras latitudes. Creen que podría liderar el mercado internacional del vino en 2020, aunque tendrán que pisar fuerte para mejorar la comercialización, aparcar complejos y, por qué no, aprender de caldos australianos, sudafricanos y chilenos, de su márketing y adaptación al mercado. En 2020, España podría así lograr 3.288 millones de euros de facturación exterior, según los expertos, superar a Francia e Italia y consolidar su posición actual como primer viñedo del mundo.
Las perspectivas en rentabilidad y ventas son satisfactorias de cara a la próxima campaña, aunque es probable que caigan algo los precios, según algunas cooperativas. Por zonas geográficas, en la Ribeira Sacra la evolución de las vides lleva unos diez días de retraso, el clima ayuda y las uvas se “encuentran en buenas condiciones” y óptimo estado sanitario. En Rías Baixas termina la floración y las perspectivas son algo inferiores a los 19 millones de litros de 2012. Navarra acumula igualmente un retraso de 20 días en la evolución de la uva respecto a un año normal pero el verano “ha entrado con fuerza” y las altas temperaturas favorecerán la maduración. Las cepas presentan bastante vegetación y buen color en áreas andaluzas como la Campiña de Jerez.

Los profesionales piden a Bruselas una promoción más efectiva

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Las organizaciones profesionales agrarias comunitarias y sus cooperativas (COPA-Cogeca) han demandado que los programas de promoción de los productos agrarios (en los que se incluirá al sector del vino por vez primera a partir de 2014) sean más flexibles y efectivos, y estén mejor diseñados. En especial para las marcas que han sido desarrolladas por productores y cooperativas, y que les permiten incrementar el valor de su producción. Además, exigen que su aplicación se simplifique desde el punto de vista administrativo.
La Comisión Europea presentará próximamente una propuesta de reforma de la política europea de promoción de los productos agrarios en el mercado interior y en países terceros, tras la comunicación que sobre este asunto publicó el 30 de marzo de 2012.