Topic:

D.O. Ribera del Duero: un prestigio ganado a pulso

 Publicado el por Luis Comino (colaborador)

Atardecer en Adrada de Haza (Burgos). 
FOTO: C.R.D.O. Ribera del Duero / Fernando Fernández. (photo: Fernando Fernández Álvarez)

Atardecer en Adrada de Haza (Burgos). FOTO: C.R.D.O. Ribera del Duero / Fernando Fernández.

Constituida en 1982, la D.O. Ribera del Duero se erige como una de las regiones vitivinícolas más acreditadas y respetadas tanto dentro como fuera de nuestras fronteras gracias, esencialmente, al ingente, constante y metódico esfuerzo dedicado por sus cooperativas y bodegas, las cuales han sabido combinar magistralmente su ancestral tradición vinícola con las más modernas tecnologías siempre con un objetivo común: lograr unos vinos de calidad sublime.

Para brindar a los enoturistas una idea más precisa de la relevancia y magnitud de la D.O. Ribera del Duero, sita en la comarca homónima, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, les diremos que, actualmente, está integrada por más de 8.000 viticultores, más de 1.000 marcas registradas, más de 260 bodegas inscritas y casi 21.000 hectáreas de viñedos repartidas a lo largo de más de 100 términos municipales distribuidos entre las provincias de Burgos (60), Valladolid (19), Soria (19, incluyendo anejos y pedanías) y Segovia (4), extensísima área vitivinícola de aproximadamente 115 kilómetros de longitud y 35 de anchura, vertebrada por el río Duero, en la que destacan las poblaciones de Pedrosa del Duero, La Aguilera, Gumiel de Hizán, La Horra, Valbuena de Duero, Peñafiel, Aranda de Duero y Roa de Duero.

Las variedades de uva tinta autorizadas por esta D.O. son la Tempranillo, también denominada Tinta del País o Tinto Fino, autóctona de la Ribera del Duero, la cual representa, al menos, un 75% de la uva utilizada en la elaboración de sus vinos; la Cabernet Sauvignon, la Merlot, la Malbec y la Garnacha Tinta, constituyendo la Albillo, o Blanca del País, el único ejemplo de variedad blanca.

Con estas materias primas se confeccionan unos tintos, en general, muy potentes, aromáticos, afrutados, elegantes, complejos, carnosos y redondos, dotados de un notable cuerpo, óptima acidez y perfecta estructuración; unos rosados frescos, sabrosos y bastante ligeros, con una graduación que oscila entre los 11º y los 12,5º; así como unos estupendos blancos de gran frescura muy agradables de beber.

Todos ellos maridan perfectamente con las deliciosas especialidades gastronómicas de esta zona entre las que despuntan la sopa de ajo, el cocido castellano, la caldereta, los estofados de legumbres y verduras, las judías con chorizo, las lentejas con morro de ternera, el bacalao “estilo taberna” (tradicional en la Semana Santa y durante el invierno en muchos merenderos),la torta de aceite de Roa, el conejo y la liebre guisados o estofados; el lechazo, el cabrito y el lechón asados en horno de leña; las chuletillas de cordero asadas en sarmiento, los quesos (de Valdeón, Burgos o el del Cerrato), las morcillas (de Burgos, León, Aranda, Cigales, Palencia o Valladolid), la panceta asada, los torreznos olas manitas de cerdo. A los más golosos les recomendamos que no dejen de probar postres tan exquisitos como las almendras garrapiñadas, las tejas de almendra, los roscos de yema, las hojuelas, los pestiños castellanos, las mariquitas, las yemas de Santa Teresa, las rosquillas de palo, las torrijas, las bolillas, los borrachos y las pastas de vino de Peñafiel o los empiñonados.

Paraíso enoturístico
En estas tierras de marcados contrastes, el oficio de viticultor ha acabado transformándose en una arraigada tradición y esta, a su vez, en historia, convirtiéndose la viticultura en una parte indisoluble de la idiosincrasia, cultura y filosofía de vida de sus ciudades y gentes. Entre los numerosos ejemplos de lo anteriormente expuesto descuellan tres enodestinos: Roa de Duero, Aranda de Duero y Peñafiel.

En Roa de Duero (Burgos) sobresale la sede del Consejo Regulador de esta D.O., una construcción ubicada en el antiguo Hospital de San Juan Bautista, del siglo XVI, que fue profundamente remodelada en 2011 siguiendo unos cánones modernos y vanguardistas, desde donde pueden admirarse unas maravillosas vistas sobre viñedos y bodegas. Otros emplazamientos significativos son el Monumento a la Vendimiadora, la excolegiata de Nuestra Señora de la Asunción, la Iglesia de San Esteban, las ermitas de la Virgen de la Vega y de San Roque, patronos de la villa; el Paseo Mirador de El Espolón, la Casa de la Alhóndiga...

Por su parte, Aranda de Duero (Burgos), la capital comarcal, ofrece a los amantes del vino dos auténticos tesoros. En primer lugar, el subsuelo de su centro histórico acoge una impresionante red de bodegas ejecutada, desde el siglo XII hasta los albores del XVIII, con el fin de almacenar las cosechas de vino, ya que en su interior se daban las condiciones de temperatura y humedad óptimas para el reposo, maduración, conservación y obtención de este producto, el cual suponía su principal medio económico. Aún hoy pueden ser contempladas más de 120 bodegas con una extensión que supera los 7 kilómetros.

El patrimonio arandino se ve completado con el CIAVIN (Centro de Interpretación de la Arquitectura Asociada al Vino), un espacio museístico instalado en un subterráneo de la Plaza Mayor, bajo una estructura abovedada, que ayuda a descubrir el legado histórico que la cultura vitivinícola ha ido plasmando en la Ribera del Duero desde la época romana hasta la actualidad. Instalado en una edificación del siglo XVIII, el CIAVIN, además de mostrar a través de visitas guiadas, audiovisuales y maquetas, entre ellas una de la villa basada en un plano de 1503 considerado como el mapa urbano más antiguo de España, toda la arquitectura tradicional relacionada con el ámbito vitivinícola (lagares, zarceras, bodegas, casetas de guardaviñas…), cuenta también con una sala de catas, coronándose su recorrido con la visita a la carismática Bodega de Las Ánimas donde se recrean las distintas actividades y trabajos relacionados con la tradicional elaboración del vino a través de audiovisuales, esculturas humanas a tamaño real, maquetas e infinidad de elementos etnográficos, cuyas escenas ayudan a comprender y valorar el trabajo que efectuaban los boteros, cesteros, cuberos, bodegueros, tiradores, etc. para producir el vino en estas galerías bajo tierra.

Finalmente, en Peñafiel (Valladolid) los enoturistas deberían hacer una parada en el Museo Provincial del Vino, un singular enclave instalado en el majestuoso castillo que preside esta urbe, declarado Monumento Histórico Nacional en 1917, que muestra a sus visitantes algunas de las técnicas, curiosidades y secretos más fascinantes vinculados con el universo vitícola.

Como colofón, la Ruta del Vino de la Ribera del Duero permite a los enoturistas disfrutar de experiencias tan variopintas como, entre otras, la posibilidad de visitar bodegas emblemáticas donde poder maridar sus vinos, alojarse en establecimientos con encanto, disfrutar de espléndidos circuitos de spa, sin olvidar mencionar la vinoterapia, una atractiva propuesta consistente en aplicar los tratamientos más innovadores para el cuerpo y la mente empleando el vino como elemento esencial.

En definitiva, en los vinos de la D.O. Ribera del Duero prima la calidad, hecho que ha sido refrendado, año tras año, convirtiéndose en una de las regiones vitivinícolas con mayor reputación y proyección del mundo.

En busca de mayor corresponsabilidad

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Tal y como era de prever, teniendo en cuenta el escaso margen de maniobra con el que cuenta el Magrama, la propuesta lanzada el pasado viernes por el secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, de inmovilizar entre tres millones y medio y cuatro millones de hectolitros de vino blanco sin indicación geográfica en aquellas regiones donde su producción hubiese sido muy elevada, y que debería afectar a aquellos productores con rendimientos muy altos, se ha topado con el problema presupuestario que ha resuelto con el establecimiento de una norma que no llevará pareja ninguna remuneración.

Mercados 03-07-14

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

El conseller de Agricultura de Cataluña, Josep Mª Pelegrí, asume la presidencia del Instituto Catalán del Corcho (Icsuro)

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El conseller Pelegrí, en el centro de la imagen. (photo: )

El conseller Pelegrí, en el centro de la imagen.

El conseller de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalitat de Cataluña, Josep Mª Pelegrí, ha asumido durante la reunión de Junta General Ordinaria en la sede de este organismo en Palafrugell, la presidencia del Instituto Catalán del Corcho (Icsuro), “después de una falta de gobernanza de más de 4 años y en un momento clave en que resulta indispensable reinventarse y adaptarse a la coyuntura actual, replanteando sus ejes estratégicos y el órgano de gobierno”, según un comunicado enviado por el Icsuro.

El Icsuro se creó en el año 1991 por Decreto de la Generalitat de Cataluña con unos ejes concretos: normalización y calidad, I+D, formación a prescriptores y promoción del sector corchero catalán. En este sentido, Manel Pretel, director de este consorcio, y atendiendo la demanda del conseller Pelegrí, ha presentado un replanteamiento de los ejes estratégicos para iniciar una nueva etapa de colaboración entre el sector público, privado y tecnológico: en clave de clúster.

El plan estratégico 2014-2020 de esta institución, alineado con el horizonte 2020 de la UE, destaca cuatro ejes de actuación: 1) Credibilizar la calidad del corcho catalán, 2) Desarrollar nuevas aplicaciones del corcho, 3)  Revalorizar los territorios corcheros y 4) Acreditar las credenciales ambientales del corcho.

Este plan, necesita de la incorporación de nuevos miembros para su ejecución, como el Clúster Innovi (el pasado 28 de mayo de este año el Icsuro pasó a formar parte de la Junta Directiva de éste clúster, tal y como informó SeVi), el Centro Tecnológico Forestal de Cataluña, Inédit-Innovació, LEITAT y la empresa Quality Suber, los cuales ya han expresado su interés en formar parte de este consorcio, así como la continuidad de algunos ya existentes, como son el Departamento de Agricultura, Aecork, Retecork, Consorci Forestal de Cataluña y los Ayuntamientos de Palafrugell y Cassà de la Selva.

Asimismo, durante la reunión se ha informado de la viabilidad financiera de este organismo, en la que ha quedado reflejada la caída drástica de las aportaciones de sus miembros, motivo por el cual en los últimos cuatro años, este consorcio ha tenido que reestructurar algunos capítulos de gastos. De la misma manera, los ingresos propios, provenientes mayoritariamente de su laboratorio Cork Center, tocaron fondo el año 2009 sufragando sólo el 29% del presupuesto.

Por el contrario, se ha revertido la tendencia año tras año hasta representar un 64% del presupuesto del 2013. Esta recuperación ha permitido que el laboratorio Cork Center generase por primera vez en la historia beneficios que han seguido aumentando hasta permitir en 2014 autofinanciar el 100 % del presupuesto del Icsuro de unos 500.000 euros y al mismo tiempo, llevar a cabo un plan de inversiones para mejorar el equipamiento del propio laboratorio.

La garantía de pervivencia de este organismo ha permitido replantear su proyecto de futuro.

La burbuja del roble americano

 Publicado el por Gonzalo Gil (esporádico)

 (photo: )

El sector tonelero español se enfrenta a una crisis de suministro de duelas de roble americano sin precedentes. Además de la crisis económica nacional, las tonelerías tienen que, literalmente, competir entre sí para obtener su materia prima básica. Como consecuencia de dicha escasez, los precios han crecido un 83% desde principios del 2012. Las razones para este fenómeno son varias y en este artículo intentaremos explicarlas de forma resumida.

La principal es el boom de las bebidas espirituosas (whisky y bourbon). Las grandes multinacionales destiladoras de whiskys y bourbon prevén unos incrementos de la demanda de sus productos a nivel mundial superiores al 10% anual. Un buen ejemplo sería Brown-Forman (Jack Daniel’s) que fabrica actualmente en su tonelería de barriles de bourbon 3.500 barriles/día y está construyendo una nueva, que abrirá en el 2015, para ampliar su capacidad hasta 5.500 o 6.000 barriles/día. Su capacidad de producción anual será de 1.560.000 barriles, mientras que la capacidad del sector tonelero español es de aproximadamente 150.000 unidades/año.

Esto nos permite tener una mejor idea de la situación de presión sobre el mercado de la duela. Como consecuencia, el barril de bourbon ha duplicado su precio en los últimos tiempos y toda la producción esta vendida no solo para el 2014 sino también el 2015 y 2016.

El segundo factor que explica este incremento en la demanda de materia prima, es el fin de la crisis económica en EE.UU. y el resurgimiento de la construcción. Los americanos construyen sus casas con madera y desde el 2012, se han producido incrementos mensuales de dos dígitos en la venta de casas.

El tercer factor fue la climatología adversa durante el año 2013 con un invierno muy largo y cálido con unas lluvias torrenciales que impedían la entrada en los bosques. El verano continuo también con elevadas lluvias, la consecuencia es que hubo serrerías que permanecieron cerradas durante meses por falta de troncos.

El cuarto factor, estriba en considerar a los chinos y la demanda global por el roble. Actualmente el roble blanco esta de “moda” en la decoración. Tenemos que entender que el roble es una materia prima que se esta convirtiendo en escasa y limitada, ya que se tarda un siglo en crecer hasta lo que se entiende como un árbol plenamente aprovechable y por lo tanto tenemos una cantidad limitada de recursos que quizás se hayan sobreexplotado. Debido al incremento del precio del roble americano, el roble europeo también esta empezando a sentir la fuerte demanda mundial y después de 5 años, la duela francesa ha subido también un 10%

Y por último, el aspecto financiero. Los bancos americanos ahora han reducido su exposición al riesgo, es decir prestan menos dinero y eso dificulta el crecimiento de la oferta de cualquier producto. En especial, los proveedores de troncos que abandonaron la actividad en el crack del 2008, ahora no encuentran recursos financieros para retornar a la actividad forestal.

Como conclusión y analizando los factores aquí expuestos creemos que la burbuja del roble americano esta aquí para quedarse al menos durante los próximos 2 o 3 años y quizás posteriormente pueda haber ajustes de precios a la baja, pero nunca volverán a acercarse a los niveles del 2012.