Topic:

El IPC medio del vino en España bajó 3,5 puntos durante 2014

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

Tablas en pdf adjunto.

Los precios medios al consumo del vino en España descendieron un 3,5% durante 2015 respecto al ejercicio 2013, según revelan las estadísticas del Índice de Precios al Consumo (IPC) elaboradas por el Instituto Nacional de Estadística. Así, tomando como base 2011 (2011=100), el IPC medio del vino durante el ejercicio 2014 fue de 105,769, frente al histórico índice de 2013 (109,426)

El cultivo de viñedo ocupa un 3,4% de la SAU en España, con 803.130 ha

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Tablas en pdf adjunto.
La superficie agrícola utilizada (SAU) en el cultivo de viñedo se redujo un 5,8% y en 49.488 hectáreas entre 2009 y 2013, pasando de 852.618 a 803.130 hectáreas, según el resultado de la última Encuesta sobre la Estructura de las Explotaciones Agrícolas 2013, dada a conocer recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que compara el Censo de 2009 y esta última.

El viñedo ocupó un 3,4% de la SAU en España, que se elevó a 23.300.221 hectáreas en 2013, un 1,9% menos que lo calculado en el Censo de 2009, sobre una superficie total de 30.042.209 ha (-1,9%), repartida entre unas 965.002 explotaciones agrícolas (-2,5%).

España lidera la exportación mundial de vino en volumen

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Exportación. (photo: )

Exportación.

Tablas en pdf adjunto.

Las exportaciones mundiales de vino muestran una ligera mejoría en volumen, pero con una tendencia global negativa en valor y en precios medios, según el interesante análisis de los datos de aduanas de más de 80 países llevado a cabo por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV). El informe, que puede adquirirse en su web (www.oemv.es) recoge una cifra de volumen mundial de vino exportado de 10.066,2 millones de litros, con un ligero repunte del 0,8%. En valor, no obstante, figura un retroceso del 1,3% hasta un total mundial estimado de 25.623,5 millones de euros. En los mercados internacionales, el vino se exporta a una media de 2,55 euros/litro (-2,1%), con las lógicas diferencias según país de origen.

Fivin convoca a más de 150 profesionales a la jornada sobre enoturismo organizada con el objetivo de potenciar un estilo de vida saludable

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

España tiene que ser un referente enoturístico, puesto que es uno de los principales países del mundo donde se puede disfrutar de experiencias vinícolas, de un estilo de vida saludable, donde la gastronomía juega un papel protagonista siendo uno de sus grandes referentes, la Dieta Mediterránea, Patrimonio de la Humanidad. Valores añadidos para convertir España en la zona enoturística más prestigiada del mundo. Este es el primer objetivo para el sector vitivinícola y del turismo, en general, que pueden convertir el enoturismo en un gran motor económico y de referencia.

Un objetivo real y de éxito que se trató durante la jornada sobre enoturismo que se celebró en Manresa, donde la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (Fivin) reunión a más de 150 profesionales del sector vitícola y del sector servicios relacionados con el turismo.

En esta tercera edición se debatió la potencialidad turística y como incrementar su visibilidad para los visitantes. Muy especialmente, se incidió en los valores patrimoniales del territorio como reclamo añadido para atraer el turismo de calidad. Así, se abordaron aspectos como la relevancia del paisaje del vino, la importancia de maridar identidad y territorio, el descenso del consumo social del vino (en contraste con el incremento del interés turístico por este negocio), la recuperación de la cultura popular asociada al entorno vitivinícola.

Los participantes dieron argumentos para potenciar la actividad enoturística, sobre todo en cuanto a la valoración del patrimonio tanto material como inmaterial de los entornos de viña del territorio.

Una intensa jornada de reflexión y debate que demuestra el gran interés existente en que la oferta enoturística española sea un referente y una de las más importantes a nivel internacional.

Domingo Valiente, Secretario General de Fivin explicó durante la inauguración que “desde el sector del vino creemos firmemente en las posibilidades que el enoturismo tiene como atractivo turístico. Desde la primera jornada, hemos visto como este modelo de turismo ha ido en auge, con la implicación de todas las partes: de la oferta y la demanda, de las bodegas y del sector servicios”.

El enoturismo es un tipo de turismo que contempla la importancia de nuestra cultura e historia vinícola, la preservación del medio ambiente, potenciando y gestionando la riqueza de cada una de las zonas vitivinícolas.

Por una información y conocimiento más profundos

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

Si hace unos días les anunciábamos que cumplíamos 70 años y que nos encontrábamos hechos unos chavales, llenos de ilusión y con grandes proyectos que nos permitieran seguir otros setenta años al frente del sector vitivinícola, apoyándolo y sirviéndole de altavoz a sus necesidades y logros alcanzados. Hoy nos llena de orgullo presentarles el primer monográfico, un número que intenta analizar en profundidad temas de actualidad para el sector y ofrecer las diferentes alternativas que se nos presentan.

Y como estamos hablando de futuro, hemos querido que el tema elegido para abrir esta serie de monográficos sea el que más preocupa a nuestro sector, en el que más nos jugamos y sobre el que más tendremos que trabajar en los próximos lustros, ya que en él se encuentra una buena parte de nuestras posibilidades de éxito.

Sabemos que contamos con excelentes vinos, elaborados por cualificados técnicos y provenientes de históricos viñedos. Pero somos conscientes de que esa calidad ya no es suficiente, que no es ahí donde se encuentra su valor añadido, sino en la capacidad de acceder al consumidor con nuestra propia marca y ser capaces de generar fidelización. Algunos bodegueros ilustres y con la cabeza muy bien amueblada se han atrevido a declarar públicamente que el sector del vino español debía evolucionar rápidamente de los graneles hacia los envasados y que solo de esta manera sería posible la subsistencia y el futuro de nuestros viticultores y bodegueros.

Y a tenor de los últimos datos de exportación, correspondientes al mes de noviembre de 2014, pero que no hacen sino corroborar lo que ya viene sucediendo desde mediados de año, y lo que ha sucedido el año anterior, y el otro, y el de más allá... Y que no es otra cosa que nuestro principal argumento de venta solo es el precio, el bajo precio de nuestros vinos. Estoy de acuerdo con que habrá que incrementar el precio medio que, para quien no lo sepa, en dato interanual se sitúa en 1,15 €/litro (-19,9%), pero que si entramos en desgloses, los graneles se venden a 0,41 €/litro (-34,5%) frente los 2,06 €/litro (-3,4%) al que lo hacen los envasados. Parecen argumentos más que justificados para pensar que debemos envasar nuestros vinos.

Aunque llegar a conseguirlo no sea, ni muy fácil, ni rápido, ni deba hacerse de una única manera. Como así lo demuestran los mercados, definidos por unos consumidores cuyos hábitos de compra, momentos de consumo, preferencias, expectativas, lugares de compra,… han cambiado mucho y lo van a seguir haciendo en los próximos años.

Conocer las diferentes alternativas que se nos presentan a la hora de envasarlo, cerrarlo, etiquetarlo,… son cuestiones prioritarias que debemos conocer y sobre las que en este primer número monográfico sobre packaging hemos querido abordar con la independencia y profundidad de un medio especializado.

En los planes de estudio se nos exige cada vez más especialización, en la comunicación concreción, en la industria sencillez ¿y en nuestra definición de los vinos que elaboramos, para quién lo hacemos, en qué tipo de mercado se van a vender, a qué precio, en qué formato, con qué presentación,…?

Podemos gastar el dinero que queramos en intentar desplazar a un vino francés, italiano, australiano o chileno de los lineales de los principales mercados. Lo podemos hacer de la mano de una marca paraguas como una denominación o individualmente. Pero si no hemos estudiado ese mercado, sus consumidores y nuestras posibilidades (que no sirven para todo), las posibilidades de éxito serán muy bajas y el esfuerzo altísimo.

Conocer e informarse parecen dos requisitos imprescindibles.